Pakistán: declaración conjunta del PTUDC y el RSF sobre el coronavirus

La Campaña de Defensa Sindical de Pakistán (PTUDC) y el Frente Estudiantil Revolucionario (RSF) emitieron la siguiente declaración conjunta en respuesta a la pandemia de coronavirus. La Federación Nacional Estudiantil de Jammu Cachemira (JKNSF) y el Movimiento de Jóvenes Desocupados (BNT) respaldan esta declaración plenamente.

La pandemia de coronavirus ha desatado una situación en todo el mundo en la que las sociedades se están cerrando, los sistemas de salud se están desmoronando, se están imponiendo fuertes restricciones y las condiciones están cambiando bruscamente. Pakistán no es la excepción. La pandemia está exponiendo la histórica incompetencia del capitalismo, incluso en los países más desarrollados, a una escala sin precedentes. En medio del brote, no hay un solo país en el que el sistema de salud pueda manejar una fracción de los pacientes con coronavirus. Los países capitalistas avanzados, desde Estados Unidos hasta Europa, enfrentan una grave escasez de camas, barbijos, medicamentos, respiradores y otros equipamientos médicos y de protección personal (EPP). Es evidente que el sistema capitalista actual, con una abundancia de tecnología avanzada, recursos naturales e industriales y mano de obra, ha sometido a la humanidad a la impotencia, la miseria y la destrucción. La clase dominante también está explotando el Covid-19 como excusa para implementar medidas represivas, discriminatorias y/o inconstitucionales para coartar los derechos humanos básicos y aplastar a la clase trabajadora y sus movimientos. Las patronales de todo el mundo ahora utilizan el coronavirus como cortina de humo para desatar más ataques contra los trabajadores, con recortes salariales, despidos forzados y medidas de ajuste.

Esta pandemia puede prevalecer por un período más largo, lo que significa que la incertidumbre actual puede continuar durante varios meses. La tasa de mortalidad del coronavirus se registra de menos del 1 por ciento en Corea del Sur al 7,9 por ciento en Italia, según The Guardian. Un importante estudio en China encontró que alrededor del 80 por ciento de los casos confirmados tenían síntomas bastante leves (definidos como infecciones de pulmón no significativos). Sin embargo, dada su propagación extremadamente rápida, puede matar a millones de personas y la situación puede ser peor en países subdesarrollados como Pakistán. Algunos expertos también advierten que la pandemia puede tener múltiples olas, y que las posteriores serían más mortales que las anteriores. Estar infectado con coronavirus no implica una muerte súbita. Pero es importante mantener el coraje, el optimismo y la paciencia porque aún no existe una vacuna o cura exacta contra esta pandemia. Según las estadísticas disponibles, no se requerirá un tratamiento especial en el 80% de los casos, mientras que el 15% de los pacientes pueden recuperarse con medicamentos menores. Se estima que, a la larga, al menos el 70 por ciento de los seres humanos se infectarán con el virus. En ausencia de una vacuna, la humanidad puede desarrollar una respuesta de inmunidad. Pero esta inmunidad colectiva tendrá el costo de numerosas muertes. Los Estados están en pánico, están tratando de frenar la propagación mediante bloqueos para ganar algo de tiempo. En este momento hay muchas formas posibles, esto puede seguir y necesitamos prepararnos para cualquier posibilidad.

Se están implementando cuarentenas y otras medidas similares para no sobrecargar los sistemas de salud que ya se encuentran en ruinas. Mientras tanto, se puede descubrir una cura o vacuna que pondrá fin a la pandemia o la hará lo más inofensiva posible.

A medida que se escribían estas líneas, aparecieron más de 800 casos confirmados de coronavirus en Pakistán, el número real sería mucho mayor. El Gobierno temía una reacción masiva de millones de trabajadores que quedarían desocupados y morirían de hambre en caso de una cuarentena. También esperaban implementar una cuarentena no anunciada para no tener que apoyar a los sectores más pobres de la clase trabajadora, incluyendo los que viven de changas, mientras que ya se están haciendo planes para rescatar a los capitalistas con cientos de miles de millones de rupees en exenciones fiscales y otros medios.

Pero con el brote creciente, los militares tuvieron que anunciar una cuarentena en todo el país el 23 de marzo, tras días de vacilación del primer ministro Imran Khan. El ejército ahora se está desplegando en todo el país. Ali Wazir, diputado marxista de la Asamblea Nacional (parlamento), organizó la cuarentena de su distrito de Waziristán del Sur el 22 de marzo mientras el Gobierno Provincial del KPK esperaba órdenes de Islamabad. Esta es probablemente la primera cuarentena desde abajo en cualquier parte del mundo, mientras muchos sindicatos en varios países amenazan con acciones de huelga para hacer cumplir la cuarentena.


Tuit de Ali Wazir: “Tras consultar con la Administración, vamos a cerrar en cuarentena al distrito de Waziristán del Sur a partir de mañana por dos semanas. Su cooperación en este sentido es esencial. Las farmacias, tiendas de alimentos y estciones de servicio se mantendran abiertas. #CoronavisusPandemic #StopStateTerrorism


A pesar de las horribles condiciones socioeconómicas y de que los trabajadores pierdan sus medios de vida, en este caso, la cuarentena puede ser la única forma de frenar la propagación del coronavirus y mantener seguras las vidas de las clases trabajadoras.

Pero nuestro apoyo condicional está sujeto a las siguientes demandas.

  1. Todos los proveedores de servicios de salud privados, incluidos hospitales, fabricantes farmacéuticos, cadenas de farmacias, deben ser nacionalizados de inmediato. El Estado debe anunciar de inmediato un plan nacional integral para hacer frente a la pandemia.
  2. Los equipos de protección personal para médicos, enfermeras y personal paramédico deben proporcionarse de inmediato. Si es necesario, deben importarse de manera expedita. El Estado debe organizar su fabricación en el país y nacionalizar todas las industrias necesarias.
  3. Hay una grave escasez de respiradores. Se deben importar al menos cien mil de inmediato, que también se pueden usar después de la pandemia.
  4. Garantizar que no haya escasez de kits de prueba de coronavirus. Estos kits deben importarse en cantidades suficientes.
  5. Instalaciones gratuitas de prueba, cuarentena y tratamiento en todos los pueblos y ciudades de Pakistán.
  6. Los edificios gubernamentales, así como los grandes edificios privados (salas de banquetes, villas vacías, hoteles, salas de conferencias, etc.), deben convertirse en áreas de cuarentena y hospitales de campaña sin ningún pago de dinero público.
  7. Rechazo a todos los préstamos imperialistas y prohibición de la importación de todos productos de lujo, excepto las necesidades urgentes, y desviar todas las divisas hacia la compra de equipos médicos y de protección esenciales.
  8. Durante la cuarentena, garantizar el suministro gratuito e ininterrumpido de alimentos esenciales para los trabajadores asalariados e informales y los pobres. Las facturas de electricidad, gas y agua deben eximirse y los alquileres de viviendas deben pagarse de la Hacienda estatal.
  9. Ningún empleador debe poder despedir o retener el salario de ningún trabajador. En caso de violación, todos los bienes de los propietarios deben ser confiscados.
  10. Reclutamiento inmediato de profesionales médicos para satisfacer la grave escasez de personal.
  11. Todos los bancos privados, instituciones financieras y compañías de seguros deben nacionalizarse para obtener capital para estas iniciativas.
  12. La lucha contra la pandemia de coronavirus no debe dejarse en manos de las fuerzas del mercado y para ello debe usarse una fuerte planificación centralizada y nacionalización.
  13. En lugar de rescatar a los capitalistas, todos los fondos deben gastarse en bienestar público gravando las ganancias.

En países subdesarrollados como Pakistán, las cuarentenas pueden generar desempleo generalizado y crisis económica y no se puede descartar la posibilidad de protestas masivas. Esta situación también puede conducir al caos completo y la destrucción de la ley y el orden, por lo que toda la culpa recaería en el podrido sistema capitalista y sus instituciones. Sin embargo, nuestra principal responsabilidad revolucionaria es la seguridad de nuestros camaradas y los trabajadores. Para eso, debemos evitar las multitudes y practicar el distanciamiento social. Quédate en casa. Lávete las manos con jabón frecuentemente durante al menos 20 segundos, especialmente después de regresar a casa. Mantén una buena dieta para garantizar la inmunidad contra el virus y evita fumar.

Los revolucionarios y los trabajadores deben mantener sus espíritus altos y su determinación fuerte. Cada crisis sirve para fortalecer nuestra creencia científica en la revolución socialista. La lucha contra el capitalismo continúa bajo todo tipo de condiciones difíciles. ¡Lucharemos, ganaremos!