Turquía: Una perspectiva marxista sobre el Genocidio Armenio

Por Derya Koca

Hace 105 años, los armenios otomanos fueron arrancados de sus tierras de una manera irreversible. No sólo armenios, sino también griegos, asirios, judíos, kurdos y muchos más exiliados, masacrados o asimilados con “suerte”. ¿Pero por qué? Sin este horrible genocidio, ¿no sería posible vivir juntos fraternalmente? ¿Por qué la clase dominante del nuevo país, que fue establecido por los cuadros burocráticos civiles y militares del Imperio Otomano, eligió destruir a toda la población armenia?

Siglo de Genocidio, Extinción Masiva, Deportación y Migración

La principal diferencia que distingue los siglos XIX y XX de sus antecedentes es el surgimiento de una nueva forma de estado con el surgimiento del capitalismo: el estado nación. El Estado nación no es más que la creación de un mercado interno para la clase dominante de la nación recién “inventada”. La historia fundacional de estos estados reveló conceptos como el genocidio y la migración. El colapso del Imperio Otomano y la fundación de la moderna República de Turquía en el siglo XX también se llevó a cabo con estos crímenes. La razón básica para la formación de corrientes entre los burócratas de alto nivel a finales del período otomano era salvar al imperio de la disolución. Intentaron “salvarlo” sobre la base del otomanismo, el islamismo y luego el turcoísmo. Los Jóvenes Turcos (İttihat ve Terakki, última organización de los Jóvenes Turcos) llegaron al poder después de la revolución de 1908, que fue posible gracias a la lucha unida de turcos y armenios – ya que eran las principales potencias organizadas de la época – y fue acogida con gran alegría por los pueblos otomanos, entraron en una orientación de nacionalismo turco durante este período como una ruta de salvación. Los Jóvenes Turcos, que entraron en la Primera Guerra Mundial, intentarían borrar a los no musulmanes de estas tierras para purificar las últimas tierras restantes de otras identidades nacionales.  La decisión de “deportación” tomada contra los armenios en 1915 fue en realidad una declaración de genocidio. En la década de 1920 y más allá, los nuevos ejecutores de la orden serían los cuadros kemalistas, que se encargaron de las partes faltantes del proyecto. Esas partes que faltaban eran los Rum (griegos) y judíos ubicados principalmente en Estambul. El Partido Demócrata continuó el proyecto al exhibir los llamados “eventos del 6 al 7 de septiembre” en la década de 1950, que fue una enorme campaña de linchamiento contra los Rums en Estambul, casi completando el trabajo de exterminio a los no musulmanes. Por lo tanto, hay continuidad de la limpieza étnica desde el periodo otomano tardío hasta la nueva República.

Los armenios fueron el primer objetivo, pero sería incompleto entender el genocidio simplemente como la forma más avanzada que puede adoptar un conflicto étnico seguro de sí mismo. Detrás de este proyecto, en el que colaboran los Jóvenes Turcos y la República de Turquía, se encontraba la “creación” de una clase burguesa turca musulmana. Porque, en la sociedad otomana, los empresarios, comerciantes y sectores ricos de la sociedad eran abrumadoramente no musulmanes, a saber, armenios, judíos y griegos. Se necesitaba una solución rápida, que pudiera tomar toda la riqueza de las minorías, para crear la burguesía nacional de turcos que llegaban tarde al desarrollo. Además, si la Primera Guerra Mundial terminaba mal, estas minorías podían separarse y establecer su propio estado. La solución sería destruir y/o desterrar a los armenios y griegos masivamente. Según el informe que el gobernador de Alepo envió al Ministerio de Comercio en 1915, el 80% del comercio había estado en manos de los cristianos, y ahora el 95% estaba en manos de los musulmanes (1). Así, el peligro del surgimiento de estados cristianos en Anatolia desaparecería para siempre, y la riqueza de los cristianos beneficiaría el surgimiento de una burguesía musulmana y turca de la noche a la mañana. El Joven Turco Kara Kemal expresaba así esta cuestión básica de su programa, que sería también el programa de la república en los años siguientes: “En Europa, los gobiernos dependen de una base en la clase trabajadora o en la burguesía. Tienen apoyo social en el que pueden confiar en momentos de poder. ¿En qué clase nos apoyaremos nosotros? ¿Hay una clase así de fuerte en Turquía? Ya que no la tenemos, ¿por qué no crearla?”.

A pesar de que se intentó legitimar el genocidio con afirmaciones tales como: racionalizar las órdenes dadas por el propio Talat Pasha y las masacres cometidas por el Teşkilat-ı Mahsusa [1], diciendo que los armenios fueron los que cometieron la masacre, y que querían crear un terreno para la ocupación colaborando con los rusos. Obviamente, estuvo motivado por el miedo a la división y al dinero. Desde los Jóvenes Turcos hasta la República, su objetivo histórico común se hace evidente en el turkismo. En términos de ambas secciones, los armenios y los griegos son “tumores internos” y deben ser desmantelados.

Genocidio armenio

El primer paso de la operación de limpieza étnica a los armenios comenzó con el terrorismo y la migración forzada de los griegos. Las casas, campos y cultivos de los griegos concentrados en Esmirna, Dikili, Bergama y Menemen fueron quemados y fueron obligados a emigrar con el terrorismo desatado sobre ellos por las Fuerzas Especiales de Te-kilat-a Mahsusa. 300.000 griegos fueron desterrados en un comienzo. Desde el comienzo de las guerras de los Balcanes, aproximadamente 600.000 griegos fueron exiliados de Anatolia o asesinados.

Con el inicio de la Guerra Mundial, los desastres comenzaron a suceder uno tras otro. Los armenios que una vez fueron aliados de los Jóvenes Turcos contra el sultán Abdlhamit, que gobernó el Imperio Otomano con una opresión brutal que dio forma a los primeros movimientos políticos revolucionarios y modernos, se convirtieron en enemigos internos potenciales después de que la guerra comenzó y tuvieron que ser “limpiados” urgentemente. Las masacres armenias que comenzaron en los acontecimientos de Zeytun y Adana en la década de 1890 se convirtieron en un genocidio durante los años de la guerra. Los cristianos llevados a batallones de trabajo en la guerra experimentaron el primer desastre.  La escritora socialista griega Dido Sotiriyu – que era de una familia griega en Anatolia – en su novela Adiós Anatolia en la que habla de estos años desastrosos en la región, describe los batallones de trabajo, el primer movimiento de la matanza de armenios durante los años de la guerra: “El gobierno turco no confiaba en los cristianos y los envió a tropas especiales llamadas batallón de trabajo sin darles armas o uniformes. Sería más apropiado llamar a estas tropas especiales “batallones de la muerte”. ” (pág. 67)

Los armenios no eran mayoritarios en las ciudades donde se encontraban, pero tenían una población muy grande en las provincias de Anatolia Oriental y algunas ciudades importantes como Estambul, Adana, Esmirna, Samsun, etc.  En lo que coinciden diversas fuentes es que los armenios formaban una población total cercana a la población musulmana compuesta por kurdos y turcos en estas provincias. Los armenios también fueron la minoría cristiana más grande y organizada en el Imperio Otomano. Desde la década de 1880, el de Partido Taşnaksütyun e Hınchak se encontraba en acciones que expresaban las demandas del pueblo armenio. Se lanzó un gran plan de limpieza étnica hacia los armenios contra un posible intento de invasión rusa basada en el reclamo de derechos sobre la región donde vivian los armenios ortodoxos rusos.

El 24 de abril de 1915, cuando comenzó el genocidio armenio, los armenios en Estambul fueron exiliados para ser enviados a las cercanías de Áanksor y Ankara. Para el 27 de mayo, esta práctica se había convertido en una operación nacional. Talat Pasha ni siquiera necesitaba preparar una cobertura legal, excepto por una decisión oficial de deportación. Los gobernadores, las pandillas y el Mahsusa de Tekilat aplicaron la liquidación en todas partes de inmediato y muy rápidamente. La decisión de desplegar a pie a cientos de miles de armenios, en su mayoría campesinos pobres, en los desiertos de Deyr Zor, no puede considerarse como una precaución, sino como una masacre planeada. También se sabía en ese momento que nadie sobreviviría a este viaje bajo el hambre, la sed, la pobreza, las enfermedades y los ataques planeados de las pandillas. Esto es exactamente por lo que se llevó a cabo.

Es el plan para la eliminación de todos los armenios y debe describirse claramente como genocidio, independientemente de cuántos murieron. Aun más, incluso en 1919, Damat Ferit Pasha anunció al gobierno que “el número de armenios que murieron durante la deportación es de 800.000” admitiendo sus crímenes. Debe tenerse en cuenta que este número oficial está muy por debajo del número real.

Durante el reinado del sultán Abdul Hamid II y Mehmed V, el Imperio Otomano sufrió importantes derrotas militares a manos de los italianos en Libia, y de la Liga de los Balcanes, que expulsó al Imperio Otomano de sus territorios europeos restantes. Los refugiados turcos inundaron Turquía y el imperio se declaró en bancarrota. El sultán fue derrocado por el Comité de Union y Progreso  (CUP -Jóvenes Turcos) que reformaron la constitución. Con la Primera Guerra Mundial en ciernes, el Partido de los Jóvenes Turcos vio a los armenios y griegos como espinas a sus cabezas, asumiendo que lucharían junto al avance del Imperio ruso que tenía sus ojos puestos en Anatolia Oriental. Con un movimiento nacionalista en ascenso, la población de Turquía quería una sociedad puramente homogénea. Este trasfondo ideológico fue muy alentado por el Imperio alemán. El Imperio alemán fue la fuerza aliada de los otomanos en la Primera Guerra Mundial. Los comandantes alemanes dirigieron las fuerzas turcas y esta colaboración e interacción dio lugar a la idea de limpieza étnica con la que el ejército alemán estaba familiarizada. El pan-turkismo no sólo fue muy eficaz para el nuevo estado burgués turco, sino también para los intereses del imperialismo alemán. Por lo tanto, la idea de una “limpieza” radical fue puesta en práctica.

La liquidación de las sectas religiosas cristianas llegó a su pleno apogeo el 24 de abril de 1915, cuando los líderes mencionados del Imperio fueron arrestados en Estambul, para luego ser ejecutados. El 29 de mayo de 1915, el CUP promulgó la Ley Temporal de Deportación (Ley Tehcir), que permitió a los militares remover por la fuerza a todos los armenios. Esta ley esencialmente inició las marchas de muerte forzadas de armenios desde Anatolia hasta el desierto sirio. Los armenios estaban virtualmente muertos de hambre y deshidratados durante sus marchas de muerte, y los que sobrevivieron a los desiertos sirios fueron ejecutados en las provincias de Alepo, Raqqa y Deir Ezzor. Además, el Te-kilat-a Mahsusa organizó ataques a armenios a través de las fuerzas tribales kurdas[2].  Más de 1,5 millones de armenios perdieron la vida. Cerca de 1 millón de griegos fueron asesinados en su genocidio.

Turkización del Capital

Los Jóvenes Turcos emitieron leyes consecutivas para matar dos pájaros de un tiro. A los armenios exiliados no se les permitía llevar sus riquezas con ellos, firmaban documentos por la fuerza para aceptar que recibirían su dinero del gobierno y que sus bienes no se les enviarían. El objetivo de estas órdenes, cada una de las cuales está en los archivos del Estado, era asegurar que las pertenencias y la riqueza de los armenios, que no podían ser devueltas, cambiaran de manos muy rápidamente. Los propios jóvenes turcos, sus círculos cercanos y sus bandas de tiradores se apoderaron de estas riquezas o las transfirieron a los capitalistas turcos. Mercancías vendidas a un valor muy bajo; después de un tiempo, se desarrollaron otras medidas para evitar que otros elementos no musulmanes (griegos y judíos) tomaran estos bienes. Talat Pasha no dudó en solicitar a los bancos extranjeros la información sobre las cuentas bancarias personales y los pagos de seguros de los armenios que fueron asesinados diciendo que “de todos modos están muertos” (2). Después de las expulsiones, las iglesias fueron destruidas, los nombres de las aldeas-ciudades fueron cambiados y se les dio nombres turcos; niños y mujeres abandonados se fueron obligados a asimilarse.

Yaşar Kemal registró la masacre y el saqueo en Adana Çukurova En su novela “El asesinato del mercado de los herreros”: “En unos años, ese hombre inauspicioso se convirtió en “Sir Kabakzade” al quedarse con las tierras de los armenios a través de su comunión con el oficial a cargo.”

El capitán Ahmet Refik Altánay expresó el saqueo organizado y masacre de este período con las siguientes palabras, que lo condenarán a vivir en la miseria hasta el final de su vida: “En términos de comercio nacional, fue casi un asesinato nacional. Para participar en este asesinato, los oficiales, oficiales del tesoro, los gobernadores renunciaron a sus cargos, y estaban tratando de matar a la gente miserable. Pero los que están más involucrados en este asesinato son los diputados del Partido de los Jovenes Turcos relacionados con el comercio. Para asegurar los asesinatos de los Jóvenes Turcos, Topal’smail Hakko estaba arrojando azúcar en la boca de estas personas, y Talat estaba distribuyendo papeles de concesión.” (3)

Período Republicano

Después de la firma del Acuerdo de Mondros, que declaró la derrota de los otomanos y allanó el camino para que Estambul fuera ocupada, tres líderes históricos de los Jóvenes Turcos, Enver, Talat y Cemal Pasha inmediatamente abandonaron el país y se propusieron salvarse a sí mismos. Mustafa Kemal, que era un soldado de bajo rango y Joven Turco, y sus amigos comenzaron a organizar el movimiento antiocupación utilizando los elementos restantes establecidos anteriormente Comités de los Jóvenes Turcos. La estrategia de la República, que fue construida gracias al gran prestigio de la victoria militar contra los griegos, se formó a través de una ruptura histórica del Estado Otomano. Por lo tanto, el nuevo poder basado en Ankara actuaría con el discurso de que ni los turcos otomanos ni los Jóvenes Turcos asumirían ninguna responsabilidad del pasado. Por esta razón, las masacres armenias fueron mostradas y aceptadas como las acciones de los Jóvenes Turcos. Por otro lado, los estados aliados podrían usar esta masacre cristiana. Mustafa Kemal querría suavizar esto también. Sin embargo, hay una aparente continuidad entre la República y los Jóvenes Turcos tanto en términos de figuras personales, ideología y programa. Luego de batallas como la Batalla de Sakarya y el Gran Ataque, que dieron confianza y afirmación al movimiento, Mustafa Kemal comenzó a mostrar su posición, revelando su intención.

Los juicios de los criminales de la masacre armenia fueron sólo una tragicomedia realizada por el Consejo de Guerra. La acusación por las que los procesaron fue el asesinato de 1 millón de armenios y 550.000 griegos.  Talat Pasha y Enver Pasha fueron condenados a muerte en su ausencia. Muchos criminales fueron completamente absueltos de culpa en dos años. Con una decisión tomada en abril de 1924, los bienes del pueblo armenio fueron otorgados a estos verdugos o a sus familias por razones tales como el salario y la compensación. Muchas personas que fueron los responsables directos de la masacre, fueron promovidas dentro de las filas del CHP[3]. El más conocido de estos nombres es Celal Bayar, que fue el ejecutor de la masacre griega perpetrada por Jóvenes Turcos en el Egeo, especialmente en Esmirna. ¡Entonces se convirtió en ministro, primer ministro y presidente!

La negación del genocidio es la principal política en la República de Turquía desde los primeros años porque este crimen fue operado por una gran variedad de burócratas, políticos, capitanes, comerciantes, jefes tribales y otros aliados. Diputados, ministros, soldados… Todos fueron parte de este desastre. Otra razón para la negación es el peligro haya reclamos por la riqueza sobre la burguesía turca musulmana. En caso de que se acepte el genocidio, será necesario la devolución de bienes de las minorías. Lo que significaría que la clase dominante renuncie al menos a algunas de sus propiedades.

Completar el proyecto

La ausencia del propio Mustafa Kemal en el genocidio fue el enfoque utilizado por la nueva República para eludir este tema. Por otro lado, la misma estrategia nacionalista racista fue seguida por el Impuesto sobre el Patrimonio de 1942[4] y los eventos del 6 -7 de septiembre, continuando la tradición del Estado Otomano y los Jóvenes Turcos. El programa para la creación de una burguesía musulmana ha sido el principal proyecto económico de la república burguesa. Además, el hecho de que los kurdos que se resisten a la turkificación hayan sufrido migración, masacre y asimilación en manos de la República revelan la continuidad en la tradición estatal.

La asociación con respecto a la liquidación de armenios continuó también: Mustafa Kemal dijo las siguientes frases al hablar con los tenderos Adana el 16 de marzo de 1923: “Los armenios no tienen derechos en este país inmaculado. Tu ciudad natal es tuya, de los turcos. Este país fue turco en la historia, por lo que es turco y vivirá como turco para siempre. Los armenios y así sucesivamente no tienen derecho aquí. Estos suelos fértiles son justos y pura patria turca.”(4)

Desde los primeros años de la república, el régimen kemalista fue leal al programa de creación de clases burguesas turcas musulmanas. El CHP proporcionó esta continuidad con el Impuesto sobre el Patrimonio que emitió en 1942. El Primer Ministro de la época, el Sr. Saraolu, defendió este impuesto, que significa la represión de los no musulmanes y el saqueo de sus bienes, de la siguiente manera: “Así, eliminaremos a los extranjeros que dominan nuestro mercado y pondremos el mercado turco en manos de los turcos”. (5)

En los años del Partido Demócrata, en 1955, los acontecimientos del 6 al 7 de septiembre [5], fueron casi el último punto. El general retirado Sabri Yirmibeşoğlu dijo: “Qué operación de guerra especial perfecta que también alcanzó su objetivo”. Miles de casas, iglesias, sinagogas, escuelas, lugares de trabajo fueron atacados al final del saqueo y la matanza de dos días, las mujeres fueron violadas, los griegos y los armenios fueron asesinados o lisiados en Estambul.

Conclusión

Los pueblos de anatolia no estaban destinados a enfrentarse en la matanza del otro. En la frontera oriental, el bolchevismo estaba fundando la fraternidad entre las personas bajo la bandera del socialismo. Los revolucionarios armenios, que lucharon contra la autocracia de Abdulhamit, gritaron “socialismo” en los bancos de la muerte, y el fuego de la revolución de 1908 creó una gran ola de alegría. La única condición para que esta historia fuera distinta era el socialismo, que es la única alternativa a un escenario de masacre que operó para crear una clase burguesa y un estado nación. Siendo muy conscientes de esto, nombres como Yahya Kahya y Topal Osman, que fueron los asesinos de armenios y griegos, también masacraron a los comunistas Mustapa Suphi – fundador bolchevique del Partido Comunista de Turquía – y sus 15 camaradas bolcheviques mientras estaban en su camino de la Rusia soviética a Anatolia en 1920.

Las hostilidades nacionales se heredan hoy en día. Los prejuicios hostiles sobre kurdos, armenios, griegos y turcos dividen la lucha internacionalista y sólo benefician a la burguesía de esas naciones. Todas las burguesías, cuyas historias están llena de asesinatos y crímenes, y sus estados intentan aprovechar la cuestión del genocidio. Sin embargo, ningún estado burgués puede ser el verdadero amigo del pueblo armenio, solo los revolucionarios. Nosotros, los revolucionarios en Turquía, luchamos por vengarnos de los genocidios de los sanguinarios estados burgueses con la lucha por el socialismo, el único poder que puede derrotar a esos asesinos.

La única solución es construir un Oriente Medio y un mundo socialistas.


Referencias

1) Erik Jan Zürcher, İmparatorluktan Cumhuriyete: Türkiye’de Etnik Çatışma, İletişim Yayınları, s. 155

2) Erik Jan Zürcher, İmparatorluktan Cumhuriyete: Türkiye’de Etnik Çatışma, İletişim Yayınları, s. 150-152

3) Ahmet Refik, İki Komite İki Kıtal, Tarih Vakfı Yurt Yayınları, s. 60

4) Osman Nuri Mecelle-i Belediye’den aktaran Tevfik Çandar, Milli Mücadelenin Ekonomik Kökenleri, İstanbul, Körfez Yayınları, s. 145

5) Barutçu Faik Ahmet’ten aktaran; Sait Çetinoğlu, Sermayenin Türkleştirilmesi, Resmi Tarih Tartışmaları, Özgür Üniversite, 2009, s. 145.


[1] La Organización Especial. Una organización islamista y panturca de la unidad de fuerzas especiales del gobierno imperial otomano bajo el Departamento de Guerra y fue supuestamente utilizada para reprimir el separatismo árabe, las organizaciones armenias y otras minorías. Esta unidad también desempeñó un papel importante para la primera organización nacional burguesa contra la ocupación occidental.

[2] Las tribus kurdas eran leales al Imperio Otomano, ya que su poder autónomo era en interés de los terratenientes kurdos.  Los gobernantes utilizaron fuerzas tribales kurdas para masacrar a los armenios que viven en el Kurdistán; a su vez tomaron las pertenencias, tierras, casas y dinero del pueblo armenio pobre.

[3] Partido Republicano del Pueblo- el primer partido legal de la República que fue establecido por Mustafa Kemal Ataturk. Gobernó Turquía bajo un régimen de partido único hasta 1950.

[4] Un impuesto racial propuesto por el gobierno de los partidarios nazis. El objetivo era transferir el capital de las minorías al Estado turco y a los capitalistas turcos. La mayor parte de la población minoritaria restante eran los griegos en Estambul. Debido al proyecto de ley, los armenios cristianos tuvieron que pagar el 232%, los judíos 179%, los griegos cristianos 156% y los musulmanes 4.94% de su riqueza en 15 días. Con el fin de pagar su enorme deuda tributaria, los no musulmanes agotaron todo lo que tenían y la mayoría de ellos no pudieron encontrar el dinero necesario, ya que sus propiedades perdieron un enorme valor debido a que miles estaban tratando de vender sus pertenencias al mismo tiempo. Capitalistas turcos, comerciantes y políticos compraron estas fábricas, tiendas, casas que los convirtieron en los nuevos ricos de Estambul principalmente. Aquellos que no podían pagar su deuda tributaria eran enviados a campos de trabajo, lo que era una idea inspirada en la Alemania nazi.

[5] El pogromo de Estambul, también conocido como los disturbios de Estambul o los acontecimientos de septiembre, fueron ataques de turba organizados dirigidos principalmente a la minoría griega de Estambul del 6 al 7 de septiembre de 1955. Los disturbios fueron orquestados por una unidad de operaciones especiales del ejército turco establecida como la rama turca de la Operación Gladio. Los acontecimientos fueron desencadenados por la falsa noticia de que el día anterior, los griegos habían bombardeado el consulado turco en Tesalónica, en Grecia, la casa donde Mustafa Kemal Atatárk había nacido en 1881. El pogromo aceleró en gran medida la emigración de los griegos de Turquía, y la región de Estambul en particular. La población griega de Turquía disminuyó de 119.822 en 1927, a unos 7.000 en 1978. Sólo en Estambul, la población griega disminuyó de 116.108 a 49.081 entre 1955 y 1960. Las cifras de 2008 publicadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores turco situaban el número de ciudadanos turcos de ascendencia griega en 3.000-4.000; mientras que otras fuentes estiman ser 2.500.