EEUU: Notas rápidas sobre el putsch de Trump

Por: Ashley Smith, militante y escritor socialista, miembro del DSA y del Colectivo Tempest.

1. Lo que pasó. Trump incitó a una multitud de matones fascistas y de extrema derecha a saquear el edificio del capitolio en DC. Esto fue planeado durante varias semanas. La protesta atrajo a varios miles, si no más de diez mil, y estuvo coordinada con acciones en varias capitales de Estado en todo el país, en las que los participantes iban desde unas pocas docenas hasta cientos. Esto marca el surgimiento de una nueva derecha fascista en el país.

2. Esto no es un golpe, sino un “putsch” patético y fallido organizado por la extrema derecha que fue sofocado con relativa rapidez. Trump y su círculo íntimo le dieron luz verde. Pero fue condenado uniformemente por la clase capitalista (Asociación Nacional de Manufactureros, Cámara de Comercio, directores ejecutivos de todas las grandes corporaciones, así como Twitter y Facebook, que cerraron las cuentas de Trump), ambos partidos políticos, el liderazgo del ejército y la policía, y el medios burgueses. La clase capitalista, sus diversos representantes y aparatos represivos se unieron contra esta acción y la frenaron. Poco después, el Congreso volvió a reunirse para confirmar a Biden. Como era de esperar, los mercados de valores de todo el mundo se recuperaron con el alivio de que una nueva administración restablecerá los “negocios como de costumbre” (al menos eso esperan).

3. El saqueo del capitolio sólo pudo ocurrir con la connivencia de la administración y la policía. Comparen la respuesta de la policía ante esta abierta amenaza de violencia de la extrema derecha con su respuesta frente a las protestas de Black Lives Matter en todo el país. Frente a la derecha, los policías se tomaron selfies y estrecharon la mano de los fascistas. Cuando BLM marchó en DC y en otros lugares, se encontró con la represión del estado policial. Imagínese si BLM hubiera marchado hacia el edificio del capitolio. La gente habría sido asesinada a tiros en masa. El alcance de la complicidad sigue sin estar claro. Claramente, el liderazgo de la administración no levantó un dedo para movilizar la seguridad del edificio del capitolio y Trump alentó el asalto. Independientemente de si hubo coordinación, no debería sorprender que la policía usara guantes de seda con los fascistas. La mayor concentración de sentimiento pro-Trump se encuentra entre la policía y el ICE y, por lo tanto, están predispuestos a alentar a los nazis.

4. El estado movilizó sus fuerzas para sofocar la protesta una vez que quedó claro que era una amenaza para el establishment político. Ambos partidos políticos, la alcaldesa de DC y el establishment empresarial se aseguraron de eso. La Guardia Nacional fue movilizada desde Maryland y Virginia y la policía desde DC. Realizaron detenciones de decenas y dispersaron las protestas. Se restauró el orden y se confirmó la elección de Biden, incluso la fanática Trumpista, Lindsay Graham, se encolumnó detrás del apoyo a la validación de los resultados.

5. Estos eventos tendrán los siguientes resultados políticos. Será contraproducente para Trump en el futuro inmediato. La clase capitalista, el establishment político y el aparato de seguridad/militar/policial respaldarán la confirmación de Biden para restablecer los negocios como de costumbre en casa y la credibilidad imperial en el extranjero (los sucesos fueron un golpe enorme para el poder blando de Estados Unidos). Considerarán la posibilidad de invocar la Enmienda 25, la destitución y enjuiciamiento legal a Trump antes de que termine su mandato y más acciones después de que deje su cargo. Deben subrayar que el estado sigue siendo invencible.

6. La burguesía y sus representantes políticos pedirán mayores poderes para que sus militares y policías vigilen, arresten y detengan a los “extremistas”. Lo harán nominalmente para arrestar y procesar a los fascistas. Pero el principal objetivo de la represión serán la gente Negra, los inmigrantes, los Musulmanes, la izquierda y los sindicatos.

7. Ninguna de estas acciones detendrá el crecimiento del trumpismo y su corriente fascista. Emergen de las acciones de ayer envalentonados y confiados, a pesar de que algunos serán arrestados, procesados ​​y encarcelados. Creen que están protegiendo sus derechos contra un gobierno de Biden que es ilegítimo. Tienen las bases para un crecimiento aún mayor. La derecha tiene una infraestructura de medios (QAnon, etc.), organizaciones como los Proud Boys y redes en todo el país capaces de convocar acciones coordinadas. Dicho esto, todavía son pequeños y ampliamente superados en número por nuestro lado si se movilizara. Recuerden, 26 millones de personas marcharon este verano en protestas BLM. Ayer, sólo unos 15.000 marcharon por todo el país. Pero, si no hay oposición, sus filas aumentarán. Las condiciones que generaron su ascenso – una crisis en la vida de la pequeña burguesía causada por los fracasos del neoliberalismo, los cierres de sus pequeñas negocios por la pandemia y el fracaso de esos negocios en medio de la recesión – sólo se agudizarán en los próximos meses y años. Por lo tanto, la derecha se convertirá en una amenaza clara, presente y peligrosa para los trabajadores y oprimidos.

8. Trump, junto con su círculo íntimo y secuaces republicanos, unieron ayer su suerte a la extrema derecha y los fascistas. Trump había tenido la opción de optar por capitalizar su presidencia para ganar dinero o convertirse en el Führer de un nuevo movimiento fascista. Ahora, completamente aislado en la clase dominante y el establishment político, no tiene más remedio que elegir lo segundo. Algunos en el Partido Republicano lo seguirán, la mayoría no. Pero Trump sigue siendo popular para alrededor del 40 por ciento de la población, independientemente de lo que sucedió ayer, y tiene la base para construir una alternativa al Partido Republicano que ahora lo repudia. ¿Se dividirá el Partido Republicano? ¿Se formará un nuevo partido de extrema derecha en torno a Trump? Ambas son ahora posibilidades, a pesar de que antes eran impensables. Trump, irónicamente, podría ser el vehículo involuntario para una ruptura muy sucia del Partido Republicano.

9. Biden se moverá hacia la derecha para abrazar al Partido Republicano que se plegó a su confirmación y llevar a cabo un gobierno bipartidista para “unir al país y restaurar el orden”. Ese fue siempre su plan y lo hará aún más ahora. Intentará superar la pandemia,

intentará restaurar el funcionamiento capitalista y rehabilitar al imperialismo estadounidense para competir con China. Será difícil que tenga éxito en ese frente y tendrá la oposición militante de Trump y la extrema derecha que considerarán a su gobierno como ilegítimo.

10. Los liberales se encolumnarán detrás de la unidad capitalista bipartidista y la represión estatal para hacer frente a la amenaza fascista. Ayer hubo un consenso absoluto en torno a la ley y el orden articulado por ambas partes, las autoridades policiales (especialmente el ex jefe de policía Negro de DC, Ramsey) y los medios de comunicación, especialmente CNN, que apoyaba el despliegue policial para reprimir a la derecha. Las fuerzas liberales no resistirán este giro hacia la ley y el orden porque ven al Estado, no a la acción antifascista masiva, como la clave para lidiar con la derecha. Por lo tanto, serán incluso menos críticos con Biden que antes.

11. Los socialistas debemos trazar un rumbo diferente. No debemos apoyar al establishment burgués, la nueva administración de Biden y su represión estatal en el país y la reafirmación imperial en el extranjero. En cambio, debemos unir nuestras fuerzas para construir frentes únicos antifascistas en todas partes para enfrentar a la derecha en grandes cantidades y expulsarla de las calles. Y, igualmente importante, debemos redoblar nuestros esfuerzos para construir una alternativa socialista militante que luche independientemente de los Demócratas por demandas que aborden las múltiples crisis del sistema capitalista: un Green New Deal; Medicare para todos; $15 la hora de Salario Mínimo y Sindicatos; Desfinanciar a la policía; Abolir ICE; y recortes masivos al presupuesto de guerra.

12. Debemos argumentar con vehemencia por la reorientación de la izquierda socialista, especialmente del DSA, desde su enfoque abrumadoramente electoral hacia la organización de la lucha desde abajo, especialmente BLM y las luchas en los lugares de trabajo. Estamos en medio de las crisis más profundas (sí, plural) del sistema capitalista desde la década de 1930. Estos continuarán alimentando una profunda polarización dentro de los países, oleadas de luchas sociales y de clases y un mayor conflicto entre los estados capitalistas en la jerarquía del imperialismo global. De ahí nacerá una nueva izquierda socialista que tomará forma organizativa. Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para armarla con ideas, estrategias y tácticas socialistas revolucionarias.