Agresión sionista en Gaza: solidaridad de clase para derrotar al Estado sionista

Agresión sionista en Gaza: solidaridad de clase para derrotar al Estado sionista

Por Hassan Jan

La sangre palestina está siendo derramada una vez más por el Estado terrorista sionista de Israel. Más de 100 palestinos inocentes, incluidos 20 niños, han muerto y cientos han resultado heridos hasta ahora por el bombardeo israelí en la Franja de Gaza. Con el pretexto de atacar a los militantes de Hamas, los aviones de combate israelíes han arrasado dos edificios residenciales, lo que puede aumentar aún más el número de muertos. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha dicho que “llevará tiempo” completar la misión y Hamas y la Jihad Islámica “han pagado y pagarán un precio muy alto”. Aparentemente, la reciente crisis se inició cuando el 2 de mayo, las autoridades israelíes entregaron órdenes de desalojo a seis familias palestinas en Sheikh Jarrah de Jerusalén Oriental. 28 familias más esperaban órdenes de desalojo de los tribunales israelíes el 9 de mayo. En solidaridad con las familias afectadas, se llevaron a cabo protestas en Sheikh Jarrah y otros barrios de mayoría árabe. Los manifestantes palestinos se enfrentaron con la policía y los colonos judíos. La policía israelí allanó la mezquita de Al-Aqsa con proyectiles de gas lacrimógeno y granadas paralizantes. En respuesta a las redadas en mezquitas, Hamas comenzó a lanzar cohetes desde la Franja de Gaza contra las ciudades israelíes cercanas. Israel tomó represalias bombardeando indiscriminadamente a palestinos inocentes en la Franja de Gaza. En vista del gobierno de Benjamin Netanyahu, asolado por la crisis, el primer ministro israelí estaría aprovechando la tan probada receta del general y teórico militar prusiano Clausewitz de que la guerra es la continuación de la política por diferentes medios.

Las familias palestinas en Sheikh Jarrah viven allí desde 1956, cuando el gobierno jordano (cuando Jordania controlaba Cisjordania y Jerusalén del Este) en cooperación con la organización de las Naciones Unidas para los refugiados, alojó a estos refugiados palestinos allí con derechos de arrendamiento. Sin embargo, después de la tercera guerra árabe-israelí en 1967, el área quedó bajo ocupación israelí. En 1972, estas propiedades fueron registradas bajo fideicomisos judíos que exigían rentas a los inquilinos palestinos. Posteriormente, los fideicomisos judíos vendieron las propiedades a una organización de colonos judíos de derecha que llevaron adelante repetidos intentos de desalojar a los residentes. Según las leyes de propiedad israelíes, los israelíes pueden reclamar propiedades en Jerusalén del Este que fueran propiedad de judíos antes de 1948. Sin embargo, no existe ninguna ley que permita a los palestinos recuperar sus propiedades dentro de Israel que perdieron durante la Nakba en 1948. La organización de colonos judíos afirma que las propiedades de Sheikh Jarrah fueron compradas por un fideicomiso judío a terratenientes árabes en la década de 1870. Por otro lado, el cartógrafo palestino Khalil Tufakji viajó a Ankara en 2010 y encontró un documento de la era otomana que negaba cualquier propiedad judía de dicho inmueble, pero el tribunal israelí rechazó el documento. Teniendo en cuenta los acontecimientos recientes, el tribunal israelí ha postergado la decisión por un mes.


Tal vez te interese: Declaración de la LIS: el Estado sionista será destruido y un Medio Oriente socialista se levantará de sus cenizas


Antes del advenimiento del movimiento sionista a fines del siglo XIX, los judíos constituían el 3 por ciento de la población de la Palestina histórica que no tenía aspiraciones de un Estado judío separado. Sin embargo, los imperialistas europeos promovieron la idea de un Estado judío separado y fundaron el movimiento sionista. Se desplegaron escrituras religiosas de la Biblia hebrea e interpretaciones para justificar el establecimiento de un Estado judío en el territorio de la Palestina histórica. Posteriormente, se inició el proceso de emigración de judíos de todo el mundo a Palestina para provocar un cambio demográfico con el fin de “imponer hechos consumados” para el futuro establecimiento de un Estado judío.

Después de la desintegración del Imperio Otomano durante la Primera Guerra Mundial, el territorio palestino quedó bajo mandato británico. Los colonialistas británicos, a través de su Declaración Balfour de 1917, establecieron formalmente las bases de un futuro Estado sionista en Palestina. Con la compra de tierras a los “propietarios ausentes” se aceleró la construcción de asentamientos judíos. El creciente antisemitismo en Europa y la persecución de judíos por parte del gobierno fascista de Hitler y otros aceleraron aún más la emigración de judíos a Palestina. Tanto es así que antes del anuncio del plan de partición de Palestina de la ONU, la población judía ya constituía el 27 por ciento de la Palestina histórica.

Según el plan de partición de Palestina de la ONU, el 55 por ciento de la tierra palestina se asignó a los judíos, incluidas muchas ciudades de mayoría árabe, tierras agrícolas y las importantes ciudades costeras de Haifa y Jaffa. Los palestinos rechazaron este plan y estalló la primera guerra árabe-israelí. Por un lado, las fuerzas paramilitares sionistas, armadas hasta los dientes con pleno respaldo imperialista, continuaron masacrando a palestinos inocentes, aniquilando pueblos enteros, desalojando y desarraigando a los residentes; por otro lado, las monarquías árabes vecinas estaban más interesadas en apoderarse de la tierra palestina restante que en la liberación de palestina. A fines de 1949, el Estado sionista había ocupado el 78 por ciento de la Palestina histórica. Jordania y Egipto se apoderaron de Cisjordania y la Franja de Gaza, respectivamente. En la tercera guerra árabe-israelí de 1967, Israel capturó también Cisjordania, Gaza y las alturas del Golán, impulsando otro proceso de asentamientos judíos que continúa hasta la fecha.

Durante las últimas cinco décadas de ocupación de Cisjordania y Jerusalén del Este, el Estado sionista ha estado construyendo asentamientos judíos dentro del territorio palestino. Estos colonos judíos son en su mayoría elementos lumpen y extremistas fuertemente armados. Regularmente dañan propiedades palestinas e incendian sus huertos de olivos. Acosan y torturan habitualmente a los palestinos vecinos mientras la policía israelí observa. Según algunas estimaciones, hay alrededor de 800.000 colonos judíos en Cisjordania y Jerusalén Este que residen en 160 asentamientos legales y 120 ilegales. Todos estos asentamientos se han construido en tierras arrebatadas a los palestinos mediante desalojos forzosos. Uno de los propósitos de estos asentamientos es lograr un cambio demográfico tal que pueda obstruir el camino hacia un futuro “Estado palestino”, aunque la fórmula de dos estados para la cuestión palestina siempre ha estado condenada al fracaso. El establecimiento de un Estado palestino independiente que linda con un poderoso Estado sionista es una utopía.

Estas atrocidades israelíes también pusieron al descubierto el papel repugnante de la comunidad mundial (imperialista) y sus medios de comunicación mercenarios. Hace unos días, durante una rueda de prensa del Departamento de Estado estadounidense, la hipocresía del imperialismo estadounidense quedó claramente expuesta por algunas preguntas de los periodistas allí presentes. El portavoz del Departamento de Estado se refirió a los daños causados ​​por los cohetes disparados por Hamas, pero cuando se le preguntó sobre las muertes causadas por el bombardeo indiscriminado de Israel en Gaza, se negó a comentar “porque los informes aún no se han verificado”. Los medios corporativos retratan hipócritamente la invasión israelí de Gaza como “hostilidades” entre palestinos e israelíes a pesar del hecho de que los magros cohetes caseros de Hamas no son rival para el poderoso ejército israelí.

Estas atrocidades israelíes coinciden con la peor crisis del gobierno de Netanyahu en los últimos años. Se enfrenta a cargos de corrupción, sobornos y abuso de confianza. Últimamente, ha habido grandes manifestaciones de protesta contra él. Tan profunda es la crisis política que se han celebrado cuatro elecciones generales en los últimos dos años; a pesar de esto, su Partido Likud no logró obtener suficientes escaños para formar gobierno fácilmente. En marzo de este año, su partido obtuvo 30 escaños en las elecciones generales, muy por detrás de los 61 necesarios para formar gobierno. No cumplió con el plazo del 4 de mayo fijado por el presidente para formar gobierno. Las atrocidades en Gaza podrían ser una hoja de parra para disipar la crisis interna con el fin de ganar el apoyo de fundamentalistas judíos de extrema derecha para formar una coalición o (en caso de una nueva elección) atraer los votos judíos de extrema derecha.

Décadas atrás, León Trotsky dijo: “El intento por resolver la cuestión judía mediante la migración de judíos a Palestina ahora puede verse como lo que es, una trágica burla del pueblo judío…. Nunca estuvo tan claro como hoy que la salvación del pueblo judío está inseparablemente ligada al derrocamiento del sistema capitalista”. Los eventos de las últimas siete décadas son prueba de los resultados desestabilizadores de la creación de un Estado sionista en el Medio Oriente. Incluso los judíos de clase trabajadora en Israel han estado sufriendo bajo el miedo constante a los conflictos y guerras. Todo ciudadano israelí tiene que pasar por dos años de servicio militar obligatorio. Sin embargo, a pesar de toda la propaganda antiárabe y antimusulmana del Estado sionista, existe una hermandad creciente y una solidaridad de clase entre la clase trabajadora árabe y judía que se manifiesta en todos los movimientos y protestas contra el gobierno. El ejemplo más grande es el movimiento en torno a la Primavera Árabe de 2011 cuando las clases trabajadoras de Israel rechazaron toda la propaganda sionista y se solidarizaron con los movimientos revolucionarios de sus hermanos árabes. Ninguna fuerza en la tierra puede borrar esta solidaridad de clase. Las corruptas monarquías árabes, que han estado derramando lágrimas de cocodrilo por la difícil situación de los palestinos, están estableciendo vínculos con el Estado sionista. Este es su tipo de solidaridad de clase. De la misma manera, las clases trabajadoras judías y árabes tienen una lucha común contra el estado sionista de Israel. Los palestinos no pueden luchar solos contra el Estado sionista. En esta lucha, las clases trabajadoras de Israel son sus aliados naturales, que también están oprimidos por el mismo Estado. Las clases trabajadoras de Israel, Cisjordania y Gaza deben unirse para derrocar al Estado capitalista sionista y establecer una federación socialista voluntaria de judíos y árabes, que es su única salvación.