Irán: el verdugo del Régimen de los Mulás en la presidencia

Por Emre Guntekin

Como se esperaba, el presidente del Poder Judicial y candidato conservador apoyado por Jamenei, Ibrahim Reisi ganó las elecciones presidenciales en Irán. Decimos “como se esperaba” porque el mecanismo electoral en Irán deja poco margen para las sorpresas, de manera que se preserva la continuidad y la seguridad del régimen. Al llegar a estas elecciones, el Consejo de Protección Constitucional, que tiene el poder de controlar la lealtad de los candidatos al régimen y vetar sus candidaturas cuando lo consideran necesario, desactivó las figuras reformistas y conservadoras moderadas.  592 personas presentaron candidaturas antes de las elecciones, y sólo 7 de ellas obtuvieron el derecho a participar por parte del Consejo.

El veto a algunas figuras que querían ser candidatos aporta pistas para entender la orientación del régimen en el nuevo periodo: el primer adjunto de Rouhani, Ishak Cihangiri, el ex presidente Mahmut Ahmadinejad, el ex presidente del parlamento Ali Larijani. Los tres sirvieron fielmente al régimen en el pasado y ocuparon la cúspide del mismo. Sin embargo, uno de los puntos destacados entre las razones por las que el líder religioso Jamenei y las válvulas de seguridad del régimen, como la Guardia Revolucionaria y el Consejo para la Protección de la Constitución, se pusieron de acuerdo sobre Reisi y organizaron la posibilidad de su elección de forma que no quedara al azar, es que Reisi pasó al primer plano como candidato a ser líder religioso en el periodo posterior a Jamenei. Después de la revolución, Reisi, que asumió importantes funciones en la burocracia judicial del régimen, se aparece como una figura política menor y cayó derrotado ante Hassan Rouhani en las elecciones de 2017. En la actualidad, la presidencia se considera una especie de proceso de “ensayo” para Reisi en su camino hacia el liderazgo religioso.

Reisi es un nombre que aparece con frecuencia por las sangrientas páginas que abrió en la historia para las masas revolucionarias y opositoras iraníes, que han sido sometidas a duras pruebas con ejecuciones, torturas y encarcelamientos. Tras el final de la guerra entre Irán e Irak en 1988, fue uno de los organizadores de la masacre en la que se asesinó a unas treinta mil personas en las cárceles. Después de que Jamenei se convirtiera en líder supremo en 1989, Reisi se convirtió en una de las figuras clave del aparato judicial del régimen y avanzó en su carrera. El nombre de Reisi también sale a relucir en la definición de las ejecuciones realizadas tras las acciones de noviembre de 2018.

El proceso de designación de candidatos hizo que la cuestión de la participación en las elecciones fuera controvertida para la oposición. El ex presidente Mahmoud Ahmadinejad llamó a boicotear a Mir Hussein Mousavi, que está bajo arresto domiciliario, y al ala pro-reforma. El efecto de esta situación se manifestó en el índice de participación en las elecciones, que con un 48,8%, fueron las más bajas desde la Revolución del 79.

La crisis económica que se agudizó especialmente debido a las sanciones internacionales; el efecto de la pandemia del Covid-19, que el régimen no supo combatir; la aparición de la corrupción dentro del régimen; y el aplastamiento por parte del régimen del más mínimo deseo de cambio, incluso dentro de las fronteras del orden, empujaron al régimen de los mulás a una profunda crisis de legitimidad. Aunque muchas acciones grandes y pequeñas en los últimos años expresaron el descontento no sólo de las clases trabajadoras y la juventud, sino también de las capas pequeñoburguesas y conservadoras conocidas por su cercanía al régimen, esta situación no llegó a convertirse en un estallido social. Pero la baja participación en las elecciones da una idea de la magnitud de este descontento. La sensación de que todo está predeterminado y que votar carece de sentido se ha reflejado en gran medida en las urnas. Las gestiones de Jamenei para aumentar la participación a medida que se acercaban las elecciones y romper los llamamientos al boicot de la oposición no tuvieron efecto.

Hasta ahora, el régimen de los mulás había permitido que compitieran candidatos de diferentes líneas políticas, por supuesto conservando la obediencia al régimen. Se intentaba mantener un equilibrio entre las tendencias políticas que oscilaba entre los candidatos reformistas y los conservadores durante los procesos electorales. Cuando este delicado equilibrio se vio alterado, como en las elecciones de 2009, tuvieron que activar el poder duro. Sin embargo, en este momento, el régimen de los mulás no necesita confirmar su legitimidad en las urnas, ni siquiera para salvar las apariencias. Para el régimen, éste puede ser el punto más destacable de estas elecciones. Esto demuestra que los grupos cercanos a los reformistas, que esperan un cambio en el régimen, no tienen más remedio que acercarse a opciones más radicales. Para las clases trabajadoras pobres y los jóvenes que buscan un cambio, que fueron empujados a una profunda pobreza con la crisis económica, no ha habido otra opción que la calle durante muchos años. En las acciones radicales de 2019 y 2020, las clases trabajadoras hicieron añicos las divisiones sectarias de las que se había beneficiado el régimen de los mulás durante años y trazaron una gruesa línea entre ellos y los reformistas.

¿Es posible un cambio en la política exterior de Irán?

            En la profunda crisis económica de Irán, es innegable el impacto de las sanciones que Trump inició en 2018 tras el fin de las negociaciones nucleares. Las exportaciones de petróleo, la fuente de ingresos más importante del país, se redujeron de 2.800.000 barriles en 2018 a 200.000 barriles en unos pocos meses en 2020. Durante este período, el rial iraní perdió casi el 70% de su valor; en abril de este año, la inflación había alcanzado casi el 50%. Si bien el régimen canceló varios subsidios debido a la crisis económica, las sanciones han supuesto un duro golpe para la lucha del país contra la pandemia de Covid-19. Este proceso llevó a Rouhani, considerado una figura moderada, a ser calificado como el presidente más fracasado de la historia en su segundo mandato.

            Para el régimen de los mulás, este es el punto que conecta la política exterior con la política interior. Porque, a menos que se encuentre una solución a la crisis económica, la base material de la explosión social se profundiza en casi todas las regiones del país. Esto incluye a los diversos grupos conservadores pequeñoburgueses que hasta ahora han sido leales al régimen.

Es posible ver pasos parciales para poder respirar ante la crisis interna durante la era de Reisi. De hecho, tras ganar las elecciones, Reisi mostró su primera postura sobre la política exterior con la declaración “Empezaremos por establecer relaciones con todos los países excepto Israel…” Sin embargo, no hay que olvidar que la política exterior del régimen es un proceso cuyos límites y objetivos están determinados en gran medida por el Líder Supremo Jamenei y la Guardia Revolucionaria, otro importante componente del establishment.

El escándalo de las grabaciones de audio que tuvo lugar en mayo y en el que el ministro de Asuntos Exteriores, Javad Zarif, estuvo en el centro, demostró que la postura dominante de los Guardias Revolucionarios en la política exterior provocó grietas en el régimen. En el segmento de tres horas de su entrevista de siete horas con el economista reformista y profesor de la Universidad Mártir Beheshti, el Dr. Said Leylaz, que se filtró a la prensa, Zarif acusó al comandante de la Fuerza Quds, Qassem Soleimani, que murió en un atentado de Estados Unidos el 3 de enero de 2020, de sabotear las negociaciones nucleares y de traspasar su iniciativa en política exterior. Zarif dimitió en febrero de 2019 por no haber sido informado de la visita de Bashar Assad a Teherán por iniciativa de Soleimani y por no haber participado en las conversaciones, pero su dimisión no fue aceptada por Rouhani.

Se puede decir que la influencia de la política exterior del país será débil durante su mandato, y veremos estas grietas con menos frecuencia. Las pequeñas diferencias en los detalles dependerán de a quién lleve Reisi en su misión.

Para los trabajadores, los jóvenes, las mujeres y los oprimidos iraníes, ¡no hay otra opción que la lucha!

El régimen de los mulás de Irán, que está envuelto en todo tipo de corrupción y suciedad, y cuya legitimidad social ha tocado fondo, ha conseguido evitar que las divisiones políticas en su seno causen graves problemas al sistema. Sin embargo, si hay una cuestión que el régimen no ha conseguido, y no parece poder conseguir, es obtener el consentimiento de las clases trabajadoras pobres, de los jóvenes, de las mujeres y de amplios sectores de los pueblos oprimidos. Todos los que se han visto empujados a la pobreza y la miseria en Irán ven que se teje una amplia red de corrupción desde lo más alto hasta lo más bajo del régimen. A pesar de los enormes ingresos petroleros del país, sólo se enriquecen los poderes del régimen. Como hemos visto en los últimos años, lo que el régimen puede prometer a las clases trabajadoras está limitado por una profunda miseria y opresión. Por lo tanto, lo que determinará la encrucijada en Irán, más que las preferencias del régimen, será cuánto tiempo las clases trabajadoras permitirán que esta situación continúe.

El obstáculo más importante para los trabajadores iraníes es la ausencia de una vanguardia revolucionaria que pueda unir a escala nacional la lucha de clases que ha sido bastante radical en diversas zonas locales, y que dote a la intensa energía de las clases trabajadoras de la perspectiva de tomar el poder. Si una vanguardia bolchevique, armada con la perspectiva de la Revolución Permanente, echa raíces en suelo iraní, inevitablemente causará una profunda conmoción no sólo en Irán sino también en Oriente Medio.