Turquía: la necesidad de una intervención socialista

Por V. U. Arslan

Turquía avanza hacia un giro. ¿Somos testigos de los últimos días del régimen del AKP o tenemos tiempos más difíciles por delante? Por un lado, una gran masa de gente tiene la esperanza de que “el AKP esté retrocediendo en las urnas”, por otro lado, temen que el AKP lleve a cabo un golpe electoral. Desafortunadamente, la fuerza a la que las masas están tratando de aferrarse es el bloque burgués de oposición, en el que el CHP es el que manda. Su programa es el programa burgués neoliberal de normalización. Transmiten un ánimo de “ganaremos las elecciones, mantengan la calma y esperen las elecciones”. Si ganan, lo que prometieron a los trabajadores no es nada diferente a “los primeros años de gobierno del AKP”.

Entonces, ¿qué harán los socialistas, que representan los intereses más generales de los trabajadores? ¿Deben esperar pasivamente las elecciones, como hacen los partidos burgueses de oposición? y apresurarse a conseguir uno o dos escaños en el parlamento? Desafortunadamente, los socialistas han limitado sus actividades principalmente al “activismo” de las redes sociales durante mucho tiempo. Las actividades que requieren determinación y energía, como organizar a los trabajadores y formar cuadros revolucionarios entre la juventud, no son comunes en la izquierda socialista de hoy. En estas circunstancias, desafortunadamente, hay una gran expectativa en las elecciones y la vida se pasa en el activismo en las redes sociales. Quienes pueden hacerlo hacen conjeturas parlamentarias.

Para los socialistas, sin embargo, es hora de intervenir en la vida. Estamos atravesando un período en el que la crisis económica empobrece a los trabajadores. La insatisfacción es cada vez más intensa. Hay millones que no pueden pagar sus alquileres, facturas de luz y gas, cuotas de préstamos y están deprimidos por el desempleo y la falta de dinero. Los hechos que abordamos fácilmente aquí son las tragedias de los individuos.

Para abreviar una larga historia, los socialistas deben encontrar formas de intervenir en la vida. Por ejemplo, hay un aumento terrible en los alquileres de las casas, especialmente en las grandes ciudades. Tanto es así que los alquileres se han duplicado en algunas zonas. El precio de alquiler de una casa adecuada, incluso en los distritos obreros de las grandes ciudades, alcanzó el umbral de 2000 TL (2/3 del salario mínimo). Y, sin embargo, ¿no pueden los socialistas liderar acciones enérgicas en estos vecindarios impulsadas por campañas efectivas contra precios exorbitantes?

Es imperativo que se dé una respuesta a la mala gestión del gobierno del AKP, que empobrece rápidamente a los trabajadores. Este tema no es algo que deba pasarse por alto con declaraciones hechas desde la tribuna parlamentaria, canales de televisión o redes sociales. Necesitamos una lucha de clases, no una guerra de palabras. Es decir, las protestas deberían surgir del lado de los trabajadores contra la crisis económica. Si esto sucede, el AKP se encontrará en una situación muy difícil. Si los pobres urbanos salen a las calles contra el alto costo de vida y el desempleo, el AKP se meterá en un lío. Más allá del AKP, los trabajadores habrán obtenido una victoria dorada contra el sistema capitalista.

Miedo a la calle

Diferentes segmentos nos dan advertencias como “no salgas a la calle”, “el AKP tiene hombres armados” o “vas a ser funcional al AKP” y nos señalan nuevamente las urnas. No voy a decir “el miedo a la calle es en vano” y tirarlo a la basura. Digamos esto por ahora: no será fácil atacar a los trabajadores que salen a la calle a reclamar sus derechos. No es como golpear a los estudiantes que protestan. ¡Mientras los obreros salgan a la calle con sus propias reivindicaciones, mientras la lucha se generalice un poco más! Si atacan, se volverá contraproducente. El AKP tiene poco que hacer frente a la legitimidad, simpatía y poder de estas acciones. Además, sacar al AKP junto con acciones generará una gran experiencia y autoconfianza en la resistencia de los trabajadores para el próximo período contra los planes burgueses de normalización. Fue la Primavera Obrera del 89 lo que dispersó la oscuridad del golpe del 12 de septiembre, sacó a Özal y preparó el ambiente fértil de la década de 1990 para una nueva ola de protestas. ¿Por qué no algo similar hoy? Los socialistas están ante una prueba histórica. No tenemos el lujo de ser pasivos.