Turquía: un nuevo Oriente Medio

Ha habido cambios significativos en el equilibrio de poderes en Medio Oriente en los últimos diez a quince años. Durante este tiempo, Irán y Rusia lograron avances importantes en sus posiciones. En 2003, Estados Unidos derrocó a Saddam y le hizo un gran favor a Irán. Luego, en 2006, el éxito de Hezbolá en detener la ocupación israelí del Líbano fue un indicador importante de estos cambios de posición. Con el comienzo de la Guerra Civil siria en 2011, Rusia no solo regresó a Oriente Medio como actor protagónico, sino que también regeneró su industria de armas, llevó a Turquía hacia su periferia nuevamente y se convirtió nuevamente en una superpotencia. Las milicias pro iraníes, especialmente Hezbolá, desempeñaron un papel decisivo en la Guerra Civil siria y mejoraron en gran medida su capacidad militar. Hashdi Shabi, que se estableció con el apoyo popular después de 2014 cuando ISIS amenazó a Bagdad, se convirtió en una importante carta de triunfo de Irán. La guerra civil que comenzó en Yemen en 2015 se convirtió en una gran victoria para Irán, ya que los saudíes fueron vencidos por las fuerzas hutíes.
Además, Irán ha demostrado un gran avance en tecnología militar. En 2011, logró derribar el avión no tripulado estadounidense RQ-170, que violó el espacio aéreo de Irán, sin daños. Desde entonces, Irán ha avanzado en tecnología de drones y comenzó a brindar esta capacidad a los grupos armados que ha estado apoyando y que está cambiando los tradicionales equilibrios de guerra. Con esta habilidad, los hutíes comenzaron a atacar a los saudíes en su propio territorio. Los ataques a Aramco, la refinería de petróleo más grande del mundo, han sido un punto de inflexión. El hecho de que las decenas de miles de millones de dólares en sistemas de defensa aérea vendidos por los EE. UU. a los saudíes sean inútiles muestra que nada será igual en el equilibrio militar. Con drones y una nueva generación de tecnología de misiles, los aliados de Irán en los campos de batalla se han vuelto más peligrosos que nunca.

Un cambio en las composiciones de las fuerzas

Medio Oriente se describe como una bola de conflictos que se forman en torno a relaciones y partidos muy complejos. Sin embargo, en el período histórico que estamos atravesando, las partes parecen estar formadas en un terreno muy simple: Irán por un lado y el bloque estadounidense-israelí-saudita por el otro. Siria, Líbano, Palestina, Yemen e Irak están en guerras a gran escala o al borde de una posible guerra. Por el contrario, las discusiones sobre Estados Unidos pueden afectar las instalaciones estratégicas en Irán e incluso declarar una guerra total, el hecho de que las capacidades de contraataque de Irán hayan aumentado en los últimos años, intimida a sus enemigos.
Aunque nos referimos a Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita como un bloque, no utilizamos el término bloque para Irán y Rusia, porque las relaciones entre Irán y Rusia contienen contradicciones importantes. Mientras Irán lucha contra Estados Unidos-Israel-Arabia en toda la región, Rusia solo está en el frente sirio. Además, Putin no acoge con satisfacción la hegemonía de Irán en Siria, incluso Rusia no bloquea los ataques aéreos israelíes contra Irán y sus aliados en Siria. A diferencia de Irán, Rusia no tiene una política anti-Israel y se esmera en mantener sus relaciones con Israel.
Fue notable que en agosto el Hezbolá pro iraní y otras fuerzas de la milicia chiíta no participaron en las operaciones con las que el ejército sirio liberó al Khan Sheikh Sheikh de los islamistas. Porque, sin el apoyo de Hezbolá y otras milicias chiítas en la fuerza de ataque en el terreno, las operaciones se prolongan y las víctimas aumentan. Además, como resultado de las negociaciones de Putin con Erdogan, el progreso del ejército sirio se detiene. Además, la intervención para preparar el escenario para una nueva ocupación del ejército turco en Siria no es algo que Irán disfrute.
Además, después de las recientes sanciones, las exportaciones de petróleo de Irán cayeron significativamente y la crisis económica se profundizó aún más. Debido a esto, después de la reducción de la ayuda de Irán a Siria, la guerra civil siria experimentó sus dificultades económicas más importantes. Se sabe que extender las líneas de combustible causa un fuerte rechazo popular, mientras que la ayuda de Putin, que pagó la factura de cada ayuda que brindó a Damasco, recientemente fortaleció su monopolio en Siria. Algunos acontecimientos recientes pueden recordar a Damasco lo importante que es el apoyo iraní: después de que el buque iraní que transporta petróleo a Siria fue detenido varias veces en el Mediterráneo, Irán tomó represalias en el Golfo Pérsico y el buque apenas llegó a Damasco.

Los límites excedidos de una guerra indirecta

Todos saben que Israel y Arabia Saudita han deseado durante mucho tiempo una operación estadounidense contra Irán. Durante el año pasado, las aguas del Golfo Pérsico se calentaron varias veces: un avión no tripulado de US $ 400 millones fue derribado y se bombardearon barcos en el Golfo Pérsico. Después de Siria, hubo ataques contra Irán y sus milicias aliadas en Irak y para tomar represalias, Hezbolá llevó a cabo un ataque exitoso en Israel. Por otro lado, Israel apunta a destruir Palestina con un plan llamado Acuerdo del Siglo, mediante la firma de un acuerdo con Trump. Por eso Palestina está lista para incendiarse. No es otro que Irán que brinda apoyo militar y económico a los grupos palestinos y los únicos partidarios sunitas de Irán son los palestinos en manos de Israel.
En Medio Oriente, se llama guerra indirecta, pero ya pasó ese punto porque los ataques contra Irán y sus aliados están firmados directamente por Estados Unidos e Israel. Porque el frente estadounidense-israelí-saudita no tiene fuertes aliados en el terreno, excepto el YPG kurdo. Por eso tienen que llevar a cabo los ataques ellos mismos.
Para Irán, la situación es muy diferente. El estado sirio encabezado por Assad, Hezbolá, Hashdi Shabi, los grupos hutíes y palestinos, como enormes aliados militares, hacen de Irán una fuerza de disuasión. Además de estos, Irán tiene una influencia sociológica significativa en la población chiíta en Afganistán, Bahrein, Arabia Saudita e incluso Azerbaiyán.

La situación en Rojava

La situación en Rojava se determina en torno a estos nuevos campos. El movimiento nacional kurdo está claramente del lado estadounidense en estas divisiones. Las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) estiman que mientras los Estados Unidos los apoyen, pueden mantener su área liberada en sus manos. Estas regiones se extienden más allá de las zonas en las que la población kurda es la mayoría, incluye regiones como Deir ez-Zor y Raqqa. Las cuencas petroleras en el Deyr ez-Zor están bajo el control del YPG y los movimientos del ejército sirio hacia él fueron severamente castigados por los Estados Unidos. La crisis económica del Estado de Assad, debido a la pérdida de las fuentes de petróleo, está empeorando. Las fuerzas de la milicia chiíta al otro lado del Éufrates, justo al otro lado de los campos petroleros, son bombardeadas regularmente por Estados Unidos e Israel. Se sabe que los drones de Israel, que está avanzada en tecnología de drones, despegan de las regiones controladas por el SDF. Además, los sauditas están fortaleciendo sus lazos con el Kurdistán sirio y consolidando su presencia en la región.
Debido al hecho de que EE. UU. protege la región del SDF, Turquía y EE. UU. tienen problemas. Esto acerca a Turquía al bloque ruso en el equilibrio de Oriente Medio. Los esfuerzos del SDF para establecer una región autónoma kurda como en el norte de Irak es una línea roja para el Estado turco, no solo para el AKP. La diferencia política del AKP a este respecto es que quiere proteger a los islamistas en Idlib y rechaza cualquier colaboración con Assad.
Estados Unidos, por otro lado, sigue apoyando al SDF, que es la única fuerza aliada que tiene. Estados Unidos es consciente de que la exclusión del SDF sería una gran victoria para Assad, Irán y Rusia, así como para Turquía. En tal caso, el bloque Irán-Irak-Siria-Líbano-Palestina se fortalecería, Israel estaría en peligro y Estados Unidos sufriría una derrota absoluta. Por otro lado, Estados Unidos toma un rumbo intermedio para responder a las intensas objeciones del AKP. Aunque el farol de “acción unilateral” del AKP parece ser en vano, parece que Estados Unidos puede abrir más áreas a las Fuerzas Armadas turcas en Siria. Después de todo, el suelo debajo de los pies del SDF es bastante resbaladizo. Hace dos años, fuimos testigos de cómo el aliado de EE. UU., Barzani, se quedó solo y se  evaporaron las conquistas críticas de los kurdos. En resumen, no hay necesidad de ir lejos ni demasiado atrás para tomar lecciones de las políticas de los Estados Unidos.

Conclusión

¿Cómo debería tomar una posición el movimiento obrero revolucionario en Turquía sobre  Medio Oriente?
Es nuestra principal tarea oponernos a los ataques contra Irán, Siria y Yemen. Y es necesario exponer la verdadera cara de la izquierda liberal, que ha estado guardando silencio.
Por otro lado, es necesario ser solidario con el movimiento obrero que lucha contra los mulás capitalistas en Irán. El fortalecimiento de los movimientos de izquierda que luchan es el eje de la política de clase independiente en Irán y será de importancia histórica.
Se debe defender el derecho a la autodeterminación de los kurdos en Siria. Deberíamos luchar contra la agresión nacionalista que no otorga a los kurdos el derecho a la vida, pero nuestro apoyo al movimiento kurdo debe ser un apoyo crítico.
Estas posiciones, que parecen ser contradictorias entre sí, en realidad se refieren a la unidad de nuestras tácticas con el antiimperialismo, el internacionalismo y una posición de clase independiente.

V. U. Arslan