Líbano: revueltas de hambre en cuarentena | Videos

El 29 de marzo, a altas horas de la noche, la gente tomó las calles en los barrios pobres de Trípoli y el norte de Beirut, rompiendo el toque de queda nacional anunciado hace dos días debido a la epidemia de COVID-19. En las acciones espontáneas, cientos de personas salieron a la calle cantando, “mejor morir de coronavirus que de hambre”. En el blanco de la ira estuvieron los bancos, que son el símbolo del capitalismo y la actual crisis financiera en el Líbano, y el régimen. La policía atacó a los manifestantes que bloqueaban las carreteras y se concetraban con consignas. Después de las protestas, muchos manifestantes fueron detenidos mientras la ciudad de Trípoli estaba cerrada.

Revueltas de hambre provocadas por la epidemia de Covid-19 en El Líbano.
En un barrio pobre la gente salió a la calle cantando “mejor morir de coronavirus que de hambre”.
¡Que las patronales paguen por la pandemia!

El 80% de los hospitales en el Líbano son privados. Todos los hospitales tienen un máximo de 20 camas que pueden atender a pacientes con coronavirus. En términos de calidad y cantidad, el sistema de salud no está en condiciones de manejar una epidemia de este tipo. En el país han muerto 16 personas debido a la epidemia de coronavirus y el gobierno declaró el estado de emergencia el 15 de marzo. A partir del 27 de marzo, se declaró toque de queda de 7 p.m. a 5 a.m. Salir a la calle, a los restaurantes, cafés, bares y espacios públicos está prohibido, lo que causa que los pequeños empresarios y trabajadores verdaderamente pasen hambre. Aproximadamente el 55% de las personas que trabajan en el país tienen trabajos precarios y remunerados día a día. Los pobres, sin apoyo financiero del gobierno, podrían soportar las medidas de brote solo por dos días. Las acciones en Trípoli continuaron de 7 p.m. a 5 a.m. bajo la consigna “Queremos vivir, queremos comer”. La semana pasada, cuando la policía multó a un taxista por infringir la prohibición de no tener más de un pasajero al mismo tiempo, el taxista incendió su automóvil frente a la policía.

Un taxista quemó su automóvil esta mañana en el área de Sports City de Beirut, en protesta de la medida que prohíbe transportar más de un pasajero a la vez en el transporte público.

La economía, que ha experimentado un shock global debido al brote de coronavirus, elevó el dólar. La vida cotidiana del país, que depende de productos importados comprados con dólares, se ha paralizado literalmente. El Estado libanés se declaró en quiebra el 9 de marzo debido al brote de coronavirus y la gran caída de los precios del petróleo. El país cayó en incumplimiento al no pagar su deuda de $ 1.2 mil millones de dólares hoy. El primer ministro, Hassan Diab, dijo que El Líbano no pagará un bono de $ 1.2 mil millones de dólares el lunes: “La deuda se ha vuelto más grande de lo que El Líbano puede soportar, y más grande que la capacidad de los libaneses de cumplir con los pagos de intereses”. Si bien los bancos no podían suministrar dólares a las personas, el hecho de que las personas solo pueden usar dólares en la vida cotidiana, la situación actual profundizó la crisis. La lira libanesa cayó un 40%. La economía libanesa, que está luchando con la inflación de los alimentos, el empobrecimiento extremo y el desempleo, no puede manejar una situación tan extraordinaria. El Estado libanés, que se declaró en bancarrota económica, comenzó nuevamente las negociaciones de la deuda con el FMI.

La gente en El Líbano había comenzado acciones a largo plazo con un movimiento callejero que comenzó en octubre antes del brote de coronavirus. El pueblo libanés, que padece problemas de infraestructura y servicios deficientes, también salió a las calles para cambiar el orden político establecido sobre bases sectarias después de la guerra civil. El 27 de marzo, aprovechando el brote de coronavirus, el gobierno libanés demolió las carpas de la Plaza de los Mártires, el centro de las protestas, después de la declaración del toque de queda. Sin embargo, los activistas continúan reuniéndose en Internet y se preparan para volver a salir a la calle.

El gobierno liderado por Hezbolá ve las medidas de la pandemia como una oportunidad para controlar la calle, ya que sabe que una gran explosión social puede ocurrir después de la profundización de la crisis. Hay un intenso control policial y de soldados en las calles.

https://www.facebook.com/watch/?ref=external&v=263429434820302

Debido al brote de coronavirus, los trabajadores están perdiendo empleos en todo el mundo. Los toques de queda y las cuarentenas que los gobiernos implementaron como precaución ante el brote provocan que millones mueran de hambre en sus hogares. Si bien era solo cuestión de tiempo que las calles evacuadas por la pandemia se volvieran a llenar, la gente en el Líbano salió a la calle porque literalmente enfrentan el hambre. Los socialistas libaneses dicen que el toque de queda del régimen no puede ser a largo plazo, y el público romperá el toque de queda, especialmente en la parte más pobre del Líbano, el Norte. El Líbano se está preparando para acciones masivas nuevamente para el futuro cercano.

A medida que la pandemia ataque a las clases trabajadoras, las rebeliones estallarán nuevamente en las calles del mundo.