Colombia: protección al capital, corrupción y represión. Las medidas de Duque frente al COVID – 19

Por Impulso Colectivo en la Liga Internacional Socialista.

Ante el natural avance del Covid-19, constatado en el aumento progresivo en casos de infección y muertes (243 muertos y 5.597 contagios hasta el 28 de abril), las decisiones del gobierno de Duque muestran sus primeros resultados y proyectan un futuro abrumador. La declaratoria de Estado de Emergencia por 30 días, ya extendida por 10 días más, trajo consigo una serie de medidas económicas que se podrían resumir en: las dirigidas a solventar la liquidez del sector financiero, las utilizadas para financierizar a las PYMES y la llamada clase media, y las encaminadas a fortalecer los programas asistencialistas.

Estas medidas puestas en práctica han significado precariedad para el pueblo trabajador y explotado, y grandes beneficios para los pocos de siempre. La primera y la segunda, al enfocarse en salvar la economía y salvaguardar los intereses de la clase dominante, se acompañan de directrices represivas que posibilitan el control de protestas de quienes no tienen garantías reales para asumir la cuarentena, y la tercera pone aún más en evidencia la putrefacción de las instituciones estatales, puestas al servicio de la ya tan histórica forma de acumulación ilegal de riqueza: la corrupción.

Las medidas en contra del pueblo trabajador.

Colombia es un país donde el 1% de la población concentra el 51,7% de la riqueza monetaria y el 1% posee el 89% de la tierra. La tasa de desempleo ronda el 12,2% a febrero de este año, la informalidad es del 47%, el acceso real en salud es del 45%, 3,6 millones de personas no acceden a agua potable y 5,6 millones no poseen alcantarillado, el salario mínimo solo cubre el 61% de la canasta familiar y solo el 1,5% de los y las trabajadoras pueda costearla[1]. Sin embargo, esta realidad parece desconocida para el gobierno central y su gabinete ministerial, dado que las medidas tomadas para la cuarentena se caracterizan por otorgar grandes beneficios para los ricos, y endeudamiento y represión para los y las trabajadoras.

  1. Subsidios para los Bancos, deudas para combatir la pandemia.

Las medidas más robustas en materia económica no se diferencian de los demás países alineados al FMI y el Banco Mundial. El Banco de la República inicialmente destinó 17 billones de pesos y 1.000 millones de dólares para liquidez cambiaria a favor del sector financiero[2], mientras el gobierno de Duque direccionó 70 billones de pesos del Fondo de Ahorros y Estabilización (FAE), los ahorros de los y las colombianas, al Sistema General de Garantías, órgano dedicado a fortalecer financieras y bancos[3], esto con el fin de salvar dichas entidades en medio del derrumbe de los precios del petróleo y el aumento el precio del dólar, cuyas repercusiones proyectan un PIB entre el 2% y el -2,5%, devaluación del peso, aumento de la inflación, desempleo y la deuda externa, como lo auguran analistas del medio[4].

El salvavidas otorgado por el gobierno no solo buscaba evitar la caída del sector financiero, sino también fueron medidas orientadas a recuperar la tasa de ganancia de los grandes capitales. El sector financiero amparado por el Decreto 444, utilizó los recursos públicos para generar utilidades a través de una serie de políticas crediticias dirigidas a grandes sectores de la clase trabajadora y las pequeñas empresas (las PYMES), responsables de 7,6 millones de trabajadores y el 32% de la producción del país[5].

Si a lo anterior le sumamos que, ahora Colpensiones tendrá que asumir las pensiones de más de 20,000 personas a cargo inicialmente de los fondos privados, gracias al decreto 558 del 15 de abril aprobado por el Ministerio del Trabajo, la oleada de despidos masivos y rebajas salariales, ya denunciadas por la USO y otros sectores, y las más de 2400 investigaciones hechas por esta entidad a empresas por dichos motivos[6]; nos dejan más que claro que el gobierno de Duque condenó a los y las trabajadoras al hambre y a las PYMES a endeudarse con los bancos para poder salvaguardar los intereses de los financiadores de su campaña presidencial.

Como si no fuese poco ya para la clase trabajadora, mientras la presidenta del FMI, Kristalina Georgieva, confirma la recesión económica mundial provocada por el sobreendeudamiento que asciende al 226% del PIB mundial y profundizada por la pandemia[7], el gobierno colombiano en cabeza del ministro de hacienda Alberto Carrasquilla, solicitó la renovación del crédito por 11 mil millones de dólares a este organismo con la excusa de la pandemia[8], acrecentando la deuda externa que ya asciende al 49,8% del PIB del país y seguirá creciendo debido a la subida del dólar y la caída del precio del petróleo, lo que desencadenará una serie de medidas de ajuste a corto plazo como una nueva reforma tributaria, pensional y laboral (reformas rechazadas en las calles desde el año pasado), recayendo sobre los hombros de la clase trabajadora la crisis, mientras los que la provocaron son subsidiados y salvados. 

En conclusión, el gobierno de Duque convirtió la crisis sanitaria en un excelente negocio para los capitalistas y el FMI.

2. Pañuelos rojos vs corrupción  

Esta cuarentena ha puesto de manifiesto el privilegio de asumirla por unos pocos y la debilidad del régimen colombiano, ya que han sido los sectores populares los más afectados por la falta de garantías sociales reales por parte del gobierno, sin mayor respuesta de la burocracia sindical. Por las calles de los barrios marginados y periféricos se ha popularizado el trapo rojo en las ventanas y puertas de las casas como símbolo de hambre y pedida de ayuda, que se multiplican a mayor velocidad y contundencia que la propia pandemia, profundizando décadas de precarización de las condiciones de vida de estos sectores en el confinamiento.

La respuesta de Duque para las miles de personas que hoy tienen que elegir entre resguardarse del virus o salir a la calle a buscar su subsistencia, fue el fortalecimiento y generación de medidas asistencialistas (cuya función es mantener controlada una capa social empobrecida), como lo datan los sobregiros a programas como Familias en Acción, Jóvenes en Acción, (programas que solo cubren el 20% de los y las necesitadas),la creación del “Ingreso Solidario” (160.000 pesos por familia), la devolución del IVA, (80.000 aprox. y solo por una vez), entre otros. Por otro lado, estas medidas insuficientes han sido un gran campo de disputa por los corruptos de nuestro país, valiéndose de la fragilidad de las instituciones, a través de sus grietas han venido drenando estos recursos, como lo constatan los escándalos por el registro de nombres y números de cédulas falsos, con los cuales se filtraban la destinación del ingreso solidario y las más de 990 investigaciones iniciadas por la procuraduría a los contratos estatales referentes al COVID-19[9], las irregularidades con el programa “Colombia Agro Produce” dado que el 94% de los recursos destinados para atender la emergencia en el campo, se los estaban llevando grandes comercializadores y agroindustriales[10], dinero que tuvieron que devolver debido a la presión realizada.  

Esta cuestión es indignante, juegan con el hambre de las mayorías y se burlan de ello como lo demuestran los reveladores chats de WhatsApp de concejales de Montería.[11]

Esta modalidad de apropiación de recursos públicos, al parecer ejecuta a “espaldas del Gobierno central” como lo han anunciado su gabinete,  nos devela toda una maquinaria dedicada no solo al robo de los recursos públicos sino también a la manipulación de las elecciones en todo sus niveles, dado el caso de la “Ñeñe política” y las declaraciones hechas por Aida Merlano, que salpican directamente al Presidente Duque, el fuerte cuestionamiento a miembros de su gabinete, como lo fue el Ministro de Defensa Botero, el hoy Ministro de Hacienda Carrasquilla, son los condimentos que hacen hoy a la medida de cuarentena un privilegio para pocos y la miseria y hambre para muchos.

3. Para los de abajo solo represión. 

Como se ha puesto de manifiesto más arriba, Duque priorizó a los ricos en sus políticas, cuya consecuencia deriva en aplicar a la demás población fuertes medidas de control social y represivo para poder contener los brotes de protestas que se han venido masificando en todo el territorio nacional.

En la generalidad se hallan dos tipos de fuerzas represivas “distintas” pero íntimamente relacionadas, las fuerzas estatales (policía y ejército) y las fuerzas paraestatales. La tarea general de la policía es el control de la población civil y el resguardo de zonas y lugares importantes de la ciudad a través de la represión y la vigilancia, buscando generar supuestos ambientes de seguridad y protección; si bien esta institución se desplaza hasta territorios rurales la tarea represiva allí mayormente es encomendada al ejército acompañado por el paramilitarismo. 

Al concentrarse la gran mayoría de casos de muerte e infección en las zonas más pobladas, gracias al fácil contagio del virus en los centros urbanos, la policía es la primera herramienta represiva a utilizar, confirmada con: el despliegue rápido y efectivo del ESMAD controlando (a su típico modo) las manifestaciones del pueblo marginado y precarizado[12], el actuar de la policía vigilando y reprimiendo brutalmente en las calles con una aparente impunidad[13]; divisiones de cantones y cuerpos policiales patrullan las “zonas peligrosas” de las ciudades y realizan redadas, como la sucedida el 9 de abril en Belén y Altavista (Valle de Aburrá),“garantizando la seguridad” de quienes “respetan” la medida o, más bien, de quienes pueden quedarse en sus casas;  la represión, tortura y asesinato por parte del ESMAD y el INPEC dentro de las cárceles[14].

Los supuestos gobiernos alternativos como la alcaldía de Bogotá en manos de Claudia López o la alcaldía de Medellín de Daniel Quintero, han querido ocultar la represión brutal por medio de solidarias donaciones, donde el ESMAD y la policía llegan un día a los barrios populares con gases y balas y al otro día con mercados bajados de tanquetas y patrullas, esto ha generado un repudio generalizado que vuelve a poner en la mesa la necesidad del desmonte del ESMAD y la hipócrita actualización de la doctrina militar.

Con los más de 74 mil millones de pesos destinados al ESMAD para mantener la represión y 9.600 para renovar las camionetas blindadas de Duque[15], se hubiese podido comprar miles de mercados, financiar verdaderas políticas de ayuda al pueblo trabajador más precarizado o mejorar las condiciones laborales de los y las médicas del país, entre otros.

Paralelo a esto, el paramilitarismo ha recobrado su fuerza natural y vigencia en muchos territorios rurales, pues este llega “allí donde las demás respuestas legales-estatales fueron insuficientes”. Ante la crisis de los centros económicos nacionales (Bogotá, Medellín, Cali, etc.) los territorios rurales, los excluidos de la planeación centralizada, han tomado protagonismo demostrando “que no se come petróleo”. A pesar de esto, el abandono consciente estatal hacia estos territorios trae consigo una fuerte resistencia de los procesos sociales, escenario donde la forma paramilitar es efectiva, profundizando el asesinato sistemático e incesante de lideresas y líderes sociales, defensores y defensoras de DD.HH, Indígenas y liberadores de la madre tierra, campesinos y campesinas y de exintegrantes de las FARC[16], mecanismo cuyo objetivo es conservar intacta la frágil democracia burguesa en la cual se envuelve el poder político en el país.

Lo que necesitamos construir.

Los y las marxistas revolucionarias tenemos un papel en el marco de esta coyuntura histórica para la humanidad. La polarización entre capitalistas y trabajadores sigue abierta y en algún momento encontrará su solución, ya sea por derecha, es decir, que la Burguesía se mantenga y desencadene proyectos de agudización autoritaria o por izquierda, vía revolución socialista. Es allí donde nuestra intervención cobra un carácter fundamental, pues hoy la socialdemocracia y el reformismo, son el obstáculo que impide a la clase trabajadora obtener una verdadera victoria y es nuestra tarea ayudarles a superarlo.


Tal vez te interese > ¿Quiénes somos?


Si bien en nuestro país aún no podemos dilucidar en el horizonte cercano una revolución social, el acumulado de luchas contra los proyectos de la burguesía en la última década y el evidente panorama de pelea social que se avecina, provocado por la precarización de las condiciones de vida de la clase trabajadora por la crisis económico-sanitaria actual, nos abre una fuerte posibilidad para impulsar un proyecto alternativo a la burguesía y a la socialdemocracia. Hoy la pelea por mejoras para las mayorías ha cobrado un carácter anticapitalista debido a la incapacidad de la clase dominante de priorizar la vida sobre la economía, pues su existencia depende de ello, por eso es trascendental poner en boca de los y las oprimidas esta contradicción, al mismo plantear su solución:  El Socialismo.

La prioridad es combatir la pandemia con unidad de clase, por ende, compartimos las propuestas hechas por otras corrientes las cuales hay que sostener y seguir agitando:

  1. El no pago de la deuda externa y detener cualquier renegociación de esta.
  2. Nacionalizar la banca y el comercio exterior, para impedir el escape de capital hacia el extranjero y direccionar los más de 80 billones entregados al sector financiero a garantizar la cuarentena de los y las trabajadoras y demás sectores populares.
  3. Impuesto extraordinario a los grandes capitales.
  4. Destinar recursos de las reservas internacionales.
  5. Congelar las deudas con los bancos a favor de clase trabajadora y los pequeños propietarios.

Con estos recursos financiar.

  1. Un sistema nacional de salud único, público y gratuito.
  2. Test masivos a toda la población.
  3.  Estatalizar las empresas de servicios públicos.  
  4. Aumentar salario mínimo al nivel del coste real de la canasta familiar.
  5. Subsidiar las responsabilidades salariales de las PYMES, establecimientos comerciales e independientes.
  6. Subsidiar la producción agrícola de mediana y baja escala, para combatir el alza de precios, entre otros.

Sabemos y se ha constatado que esta serie de medidas no están en la óptica de los regímenes burgueses, debido a ello nuestra fuerza también se debe replegar en la construcción de un partido y programa revolucionario que cristalice los interés de la clase trabajadora y demás sectores oprimidos, dando solución a través de una revolución socialista feminista a sus problemáticas, por eso desde la Liga Internacional Socialista e Impulso Colectivo, insistimos en construir una alternativa desde abajo, con la clase trabajadora, las mujeres y disidencias sexuales, el campesinado pobre, el movimiento afro e indígena, levante las banderas de una sociedad radicalmente distinta y siga fortaleciendo los espacios de organización democrática para discutir cómo continuar la lucha hacia un verdadero cambio. 


Tal vez te interese > La peste capitalista y la necesidad del socialismo


[1] Cifras oficiales del DANE.

[2] Economía y negocios. “Las medidas del emisor por impacto económico del coronavirus”. Portal El Tiempo. 12 de marzo de 2020. Recuperado de: https://www.eltiempo.com/economia/sector-financiero/medidas-del-banco-de-la-republica-por-la-crisis-del-coronavirus-472114

[3] Leal Acosta, Adriana Carolina. “De esta manera funciona la capitalización del Sistema General de Garantías”. La República. 30 de marzo de 2020. Recuperado de: https://www.larepublica.co/economia/de-esta-manera-funciona-la-capitalizacion-del-sistema-general-de-garantias-2985749

[4] Cifuentes M. Valerie. “Economía Nacional, ¿Hacia cuidados intensivos en 2020? Portafolio. 27 de marzo de 2020. Recuperado de: https://www.portafolio.co/economia-nacional-hacia-los-cuidados-intensivos-en-2020-539465

[5] Financiación. “Salvavidas para las PYMES será con más créditos, no con subsidios”. Portafolio. 11 de abril de 2020. Recuperado de: https://www.dinero.com/actualidad/articulo/coronavirus-abril-11-apoyo-para-salvar-nominas-de-pymes-sera-con-mas-creditos/284035

[6] Trabajo. “Coronavirus: investigan a 2400 empresas por decisiones durante la cuarentena”. Dinero. 20 de abril de 2020. Recuperado de: https://www.dinero.com/economia/articulo/investigaciones-del-ministerio-de-trabajo-por-el-coronavirus/284443

[7] Economía. “Economía mundial entró en recesión, advierte FMI”. Semana. 27 de marzo de 2020. Recuperado de: https://www.semana.com/economia/articulo/economia-mundial-entro-en-recesion-advierte-el-fmi/659381

[8] Manetto Francesco. “Colombia pide 11.000 millones de dólares al FMI para conjurar una crisis financiera en medio de la pandemia”. El País. 7 de abril de 2020. Recuperado de: https://elpais.com/economia/2020-04-08/colombia-pide-11000-millones-de-dolares-al-fmi-para-conjurar-una-crisis-financiera-en-medio-de-la-pandemia.html

[9] Procuraduría General de La nación. “Procuraduría revela primeras decisiones frente a presunta corrupción con la contratación por la emergencia sanitaria por el covid-19”. Boletín 248. 24 de abril de 2020. Recuperado de: https://www.procuraduria.gov.co/portal/Procuraduria-revela-primeras-decisiones-frente-a-presunta-corrupcion-con-la-contratacion-por-la-emergencia-sanitaria-por-el-covid-19.news

[10] Nacional. ¿Colombia ad portas de un nuevo Agro Ingreso Seguro? Diario La Piragua. 25 de abril de 2020. Recuperado de: https://www.lapiragua.co/colombia-ad-portas-de-un-nuevo-agro-ingreso-seguro/nacional/

[11] Política. “El pobre está acostumbrado a aguantar hambre”: filtran chats de concejales en Montería. Diario del Huila. 27 de abril de 2020. Recuperado de: https://www.diariodelhuila.com/-el-pobre-esta-acostumbrado-a-aguantar-hambre-filtran-chats-de-concejales-en-monteria

[12] Ovalle Ludys. “Menor murió en un enfrentamiento con el Esmad por falta de mercados”. El Tiempo. 23 de abril de 2020. Recuperado de: https://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/cuarentena-protesta-por-falta-de-mercados-deja-joven-muerto-en-cesar-487726

[13] Campaña. “Policía dispara a un joven y pone choques eléctricos a mujer embarazada”. Defender la Libertad, Asunto de todos. 17 de abril de 2020. Recuperado de: https://defenderlalibertad.com/policia-dispara-a-un-joven-y-pone-choques-electricos-a-mujer-embarazada/

[14] Oquendo Catalina. “Al menos 23 muertos y decenas de heridos en un motín carcelario en Colombia en medio de la pandemia”. El País. 22 de marzo de 2020. Recuperado de: https://elpais.com/sociedad/2020-03-22/al-menos-23-muertos-y-decenas-de-heridos-en-un-motin-carcelario-en-colombia-en-medio-de-la-pandemia.html

[15] Romero Salamanca, Guillermo. “En plena pandemia Duque renueva sus camionetas por más de $ 9 mil 600 millones”. UNIMINUTO Radio. 28 de abril de 2020. Recuperado de: https://www.uniminutoradio.com.co/en-plena-pandemia-ivan-duque-renueva-sus-camionetas-por-mas-de-9-mil-600-millones/

[16] Derechos Humanos. “Grupos armados en Colombia aprovechan la pandemia del coronavirus para ganar territorio” Noticias ONU. 24 de abril de 2020. Recuperado de: https://news.un.org/es/story/2020/04/1473382