Brasil: ningún trabajador de la salud tiene garantizada su seguridad

Presentamos una entrevista realizada por el medio alternativo Passa Palavra a la compañera Izabel de Lucha Socialista y Unidos para Luchar. En esto momentos Brasil es uno de los países donde la pandemia se ha descontrolado. Al 10-5 tiene 155.939 personas infectadas y 10.627 muertes. Entre ellos, han muerto 73 profesionales de enfermería, más que la suma de los profesionales fallecidos en España e Italia.

Izabel Cristina Firmino es técnica de enfermería desde hace 26 años en el hospital Antônio Pedro de la Universidade Federal Fluminense, ha trabajado en diversos sectores y es la coordinadora sindical de Sintuff, el Sindicato de Trabajadores de la Educación de la Universidad Federal Fluminense (minoría). En los últimos años el hospital ha visto reducida su capacidad de 450 a 160 camas. En la entrevista habla de los desafíos de la lucha contra la pandemia en medio de la precariedad del SUS (Sistema Único de Salud), la falta de preparación de los directivos que no tenían un plan. Las trabajadoras comenzaron a discutir por sí mismas y a cobrar por la seguridad de contar con insumos y equipo de protección individual. Esta entrevista se realizó a principios de abril y sin duda la situación en Río de Janeiro se ha deteriorado mucho desde entonces, confirmando muchos de los pronósticos esbozados en la entrevista.

Contanos cómo fue la preparación del Hospital Antonio Pedro frente a la pandemia.

Empezamos a darnos cuenta de que la cantidad de material que teníamos hasta entonces seguía el flujo normal de cuidados, no la de un hospital que tenía que empezar a prepararse para los probables pacientes con COVID-19. Entonces, empezamos a darnos cuenta de que no teníamos material para todos. Como para poner en situación normal la UTI, la UTI neonatal y la de adultos, que tiene que tener este material regularmente, la emergencia y el propio quirófano. Los EPIs (equipos de protección individual) venían siendo suficientes, pero en una situación con COVID empezaron a no dar.

No creo que sea sólo un problema del hospital António Pedro, creo que es de todos los HU [Hospitales Universitarios], de los hospitales del Ministerio de Salud y de la salud en su conjunto. Tengo colegas que trabajan en otros lugares y me dicen lo mismo que ocurre en la red de hospitales federales. Hay lugares que son aún peores porque ni siquiera tienen el N95 y están trabajando con dos mascarillas quirúrgicas. Tenemos una crisis de entrada muy grande. Desde que entró la EBSERH [Compañía Brasileña de Servicios Hospitalarios], hemos notado un pésimo nivel de insumos. La máscara de mala calidad, el guante de mala calidad y la falta de medicamentos. Estamos en una situación en la que nuestra rutina es no tener mucho material y siempre nos falta algo.

¿La pandemia puso de manifiesto una precariedad que ya existía?

Así es. La pandemia va a poner de relieve el desmantelamiento de la salud en su conjunto. Ahora se darán cuenta de que no tienen la cantidad de insumos que deberían tener, mucho menos en un hospital para atender una pandemia. Empezarán a darse cuenta de que no hay suficientes camas, empezarán a darse cuenta de que el número de camas para la UTI es insuficiente, ya que los casos más graves necesitarán la UTI para intubar y no la tendrán.

Podrías hablar de las iniciativas que han tomado entre los trabajadores para hacer frente a la pandemia.

Tenemos un grupo WhatsApp de enfermería donde el personal está haciendo una vaquita, porque somos de la clínica ambulatoria. Como no se nos considera un grupo de mayor riesgo, no hemos recibido material. Es una tontería, pero cuando llegue el momento de dar el N95, sólo se lo darán a los que están en sectores cerrados y para nosotros dirán que tenemos que llevar la mascarilla quirúrgica. Pero la mascarilla quirúrgica que ponen a nuestra disposición, en nuestra opinión y en la de quienes investigaron, porque nos tomamos la molestia de investigar, no es el tipo que debe utilizarse.

En la UTI y la CTI (centro de terapia intensiva), todo estaba tranquilo, en términos de material estaban bien. Y luego hay que tener en cuenta que parte de estos empleados que están en estos sectores son también empleados de Ebserh, y estos empleados no se quejan mucho. Porque, hace un tiempo, sacaron a los empleados del RJU [Sistema Jurídico Único] de los sectores donde puede ser muy problemático. Así que, por ejemplo, en el CTI hoy en día, casi no tenemos un RJU de nivel medio, la mayoría de ellos son todos de Ebserh. Están los gerentes que están en la RJU. Que es diferente del Centro Quirúrgico, donde la mayoría son de la UJR.

Así que, el día de la nueva parálisis, quienquiera que fuera Ebserh estaba un poco asustado. Pero entonces la gente de la URJ dijo: “¡Nadie va a entrar en la habitación! No, no lo van a hacer. ¡Nadie va a entrar porque no vamos a dejarlos!” Entonces la gente se quedó medio así, pero como eran la mayoría, se quedaron en la suya, tipo así: “vamos a quedarnos en la nuestra, porque si ponemos un pie ahí, ¡se va a cagar todo! ¡Porque se puso tenso!” Así que sabemos que hay algunos sectores que vamos a tener que averiguar si todo está bien, desde la propia camaradería, desde el momento en que él [el trabajador] ve que su vida está en peligro. Porque el profesional de la salud que no tiene el equipamiento, los EPIs disponibles para protegerse. Sabe muy bien que va a ser una puerta de entrada a las enfermedades, puede desarrollar enfermedades o ser un transmisor.

Entonces, incluso en el área de la salud, los trabajadores para garantizar la seguridad de ellos mismos y de los pacientes, ¿tienen que luchar por ello?

No sólo estamos haciendo esto, lo estamos haciendo más allá de las directrices que hemos recibido. Exigimos que los gerentes pasen a los gerentes de las tercerizadas. Por ejemplo, cada sector de éste tiene personas tercerizadas y sabemos que la responsabilidad de aclarar las EPI de estos trabajadores tercerizados recae en su empresa. ¡Así que tenemos que estar en la cima! Porque sino… Las dos primeras personas que se enfermaron, que fueron internadas – incluso hay una intubada – son tercerizadas.

Uno está en un estado razonable, no necesita intubación, está ventilado, pero sólo oxígeno. Y el otro está intubado. Agravó su situación después del carnaval, y luego más de quince días de hospitalización… Todavía están hospitalizados. Están allí en el mismo lugar. Uno que es razonable, sin intubación y sólo con oxígeno, y otra que está intubada, se agravó su situación después del carnaval y luego de más de 15 días de hospitalización.

¿Qué otras acciones han tomado?

En esos primeros quince días, ya que entramos en la tercera semana, esa ha sido nuestra batalla. Tanto los trabajadores como las dos directoras de sector. Estudiamos las demandas de cada sector, presentamos una solicitud judicial para que los hospitales proporcionen EPIs en número suficiente para que podamos salvaguardar la salud de los trabajadores. Sintuff es el que entró, pero los que estamos en primera línea somos nosotros, porque será una orden judicial, un papel que tomará tiempo en el sistema de justicia para ser contestado.

¿Y por qué se hizo esta petición judicial? ¿Hubo algún negativo del hospital en el suministro de materiales?

Sí, hubo varias quejas recibidas por Sintuff de insuficiente o inadecuado EPIs. Porque, más allá de lo que podíamos ver, la gente que está sindicalizada comenzó a cuestionar, a preguntar. Llamaron al director que conocen y también a otros que preguntaron. Son personas que quieren trabajar, pero quieren protegerse. Estoy en mi casa y cuando voy a la universidad, quiero tener un guante, quiero esto y aquello, porque de momento no lo hay. Así que fue una acción de Sintuff con respecto a varios trabajadores de la universidad, principalmente trabajadores del hospital.

¿Por qué piensas que hubo una negativa de proveer estos EPIs?

Lo que nos han dicho es: “tenemos el dinero y no hay EPIs que comprar, así que estamos esperando donaciones”. Esta, según ellos, es también la situación en otros lugares, que tienen el dinero, pero no el insumo para comprarlo. Pero algunos se quedan atascados en el almacén en nombre de una de las directoras y ella no dice a dónde va. Así que estamos interrogando, fuimos a su oficina tres veces y no nos respondió, enviamos una carta y cuando llegó el viernes pasado, durante una reunión, fue a otra reunión no sé dónde y no pudo responder a nuestra pregunta, al cuestionamiento de los trabajadores.

Hemos hablado con la dirección: queremos alcohol en gel, guantes, mascarilla quirúrgica y, cuando vamos al almacén, dicen que sólo se libera por orden del médico. Así que están reteniendo y distribuyendo sólo a los sectores que consideran más necesarios. Entonces, con eso, ¿qué está pasando? Las propias enfermeras, a partir de este fin de semana, comenzaron a investigar en Internet y se las arreglaron para pedir y pagar su propio EPIs para no quedar desprotegidas, porque ni siquiera comenzamos a imaginar el pico de la epidemia.

¿Pero cómo se definieron los sectores más importantes? ¿Es algo técnico? ¿Es política interna?

No, es una decisión técnica. Porque son los sectores que reciben a los pacientes más graves y con las enfermedades más complicadas de resolver. Son los CTI, la UTI, la UTI neonatal, la UTI grupal, el DIP, la emergencia (que sería el primer lugar por el que pasarían los pacientes antes de que su situación empeore e irían al DIP). Así que, según ellos, están guardando los EPIs porque estos serían los sectores que más necesitarían. A pesar de eso, sabemos de la orientación del Ministerio de Salud, ANVISA [Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria], todos los organismos de salud y todo lo que he investigado. El propio Albert Einstein, que es un hospital privado, da orientaciones para que los EPI se distribuyan a todo el mundo. Del empleado que recibe al paciente con enfermedades transmisibles por aerosol (y ni siquiera hablo sólo de COVID). ¿Y qué es el aerosol? Después de que la persona estornuda, no es esa gota de saliva, es lo que no se puede ver y se extiende alrededor de la persona después de estornudar. Puede que no te mojes, pero no es sólo lo que te mojas, es lo que esparces. Así que se entiende que existe el riesgo de que estos aerosoles se contaminen dentro de estos sectores.

¿Pero hay contacto entre los profesionales de los sectores no protegidos y los sectores protegidos?

Por supuesto que sí. El tipo en el ambulatorio, recibe al paciente, va a la sala de emergencias para llevar al paciente, el camillero mismo o el que empuja la silla, los que trasladan a los pacientes al hospital. Durante el tiempo que está en tránsito la orientación que tenemos es poner la máscara quirúrgica al paciente con cualquier síntoma de gripe. Nos ponemos la máscara para poder moverlo dentro del hospital. Así que en las regulaciones del MS [Ministerio de Salud], la OMS [Organización Mundial de la Salud], todos dicen que desde la puerta hasta el lugar final donde va el paciente es necesario usar el N95. Es desde la puerta hasta el final. Sabemos que es obligación de la dirección y seguiremos exigiendo: ¿dónde está la máscara, ¿Dónde está esto, dónde está aquello? El juego completo, los EPIs completos, el alcohol en gel que no suministran, que pedimos por el amor de Dios. Trabajé con diez mujeres embarazadas de alto riesgo, empecé a trabajar temprano, a las 7:30 empezaron a llegar, fui a pesar, a medir la presión, no había alcohol en gel, no había mascarilla, y tuve que atender a los diez pacientes sin protección. Para cuando llegaron, los pacientes ya se habían ido. Esto puso mi vida en riesgo, también puso a los pacientes en riesgo, porque, a cada uno de los que entran y salen, no sabemos qué tienen además del embarazo de alto riesgo. Esas son las cosas que discutimos.

¿Podes explicar mejor cómo están en el ambulatorio?

La clínica ambulatoria es ahora la puerta del hospital. Somos los que recibimos a los pacientes que necesitan continuar sus tratamientos y también a los pacientes con algún tipo de síntoma relacionado con la gripe, que puede ser H1N1, una gripe normal, pero también puede ser COVID-19. No estamos trabajando con el equipo necesario. Algunos acompañantes han sido colocados en la clínica de pacientes externos para dar mascarillas y guantes, para medir la temperatura de los pacientes. En mi opinión, deberían usar el N95.

Otra cosa, es la cuestión de la orientación, porque si tienes material en un momento que no es crítico y usas un N95 y llegas al final del turno lo tiras. En el otro turno puede tener el N95 porque el hospital está trabajando en su normalidad, pero en una situación como esta no puede ser así. Aquí es donde entra la CCIH [Comisión de Control de Infecciones Hospitalarias], que es responsable de toda la orientación relativa al uso del material, las enfermedades que entran, la cantidad de enfermedades que [los hospitales] reciben en un momento dado. Son los chicos que son investigadores dentro del hospital, que deben estar preparados para atender una epidemia, aunque sea pequeña, como la del dengue. Este es otro factor agravante durante la pandemia: vamos a tener una epidemia de H1N1 y vamos a tener una epidemia de dengue.

Así que la CCIH tiene que estar preparada para esto, porque todos los datos que son utilizados por los organismos oficiales, que le dirán que puede tener casos de zika, casos de dengue, casos de dengue hemorrágico… Tienen que estar en el frente del hospital para hacernos saber cómo guiar, estar entrenados, incluso en relación con el uso de las máscaras. Debido a que el N95 no puede ser utilizado de cualquier forma, tiene una larga vida útil, pero sólo tiene una larga vida útil si se te guían para usarlo de la manera en que lo han hecho. Es sólo que la mayoría de los empleados con los que hablamos en el sindicato – y fuimos de un sector a otro – no saben cómo usarlo correctamente. Aprendieron a usar la máscara en el día, están fuera de servicio, la recogen y la descartan, y eso no se puede hacer en el momento en que estamos viviendo.

¿Cómo crees que las personas que no trabajan en el hospital pueden apoyar y colaborar con los trabajadores de la salud para reducir el número de muertes por esta epidemia?

Hay una cosa que he visto que la UFRJ está haciendo, un grupo de voluntarios de la universidad de ingeniería están haciendo las máscaras de acetato que cubren desde la frente hasta más o menos la barbilla. Parece que la escuela de ingeniería de la UFF, han reunido un grupo de estudiantes y están haciendo estas máscaras. La UFRJ, la farmacia de la universidad, y también la farmacia de la UFF, están haciendo alcohol en gel al 70%, porque no es suficiente tener el alcohol en gel, tiene que ser del 70% para eliminar el coronavirus.

Entonces, ¿sería paralizar las actividades y dirigir la prioridad de la producción a la salud?

Sí, porque, por ejemplo, esta actividad de la Facultad de Ingeniería, la Universidad está cerrada, pero ellos mismos han entrado y están trabajando para hacer esta máscara. En UFRJ, como son de la farmacia, y es un sitio de servicio esencial, están produciendo para la propia red de hospitales, porque UFRJ tiene más de un hospital. No son EBSERH, son la gestión de la propia universidad, pero la situación también es mala.

¿Crees que la postura del gobierno federal de negacionismo, minimización, impacta allí en el piso del hospital?

Impacta, impacta con lo siguiente, no digo ni siquiera directo en el hospital, pero impacta en la sociedad y estamos muy preocupados por eso. Por ejemplo, estamos hablando todo el tiempo, si ves la red social de las personas que son del hospital, todo el mundo está poniendo “¡quédese en casa! ¡Voy a salir a trabajar para que puedas quedarte en casa!” Cuando vamos a trabajar, vemos que mucha gente que no es del área de la salud va a trabajar. Por ejemplo, voy a tomar el tren a las cinco de la mañana, porque UFF puso un autobús para transportarnos de la Central de Brasil a Niterói. El gobierno estatal ha cortado la circulación de los autobuses interurbanos aquí en Río de Janeiro para restringir el movimiento de la gente. Pero Supervia disminuyó el número de trenes y la gente sigue saliendo, por lo que el tren pasa lleno, uno encima del otro, esto a la madrugada. Me preguntaba esta semana quiénes son estas personas. Trabajadores de la construcción y amas de casa, una población mayoritariamente pobre y negra. Como escuché esta semana: “El jefe quiere que vaya. Se encierra con sus hijos en su habitación, me pongo un traje, entro y limpio el baño, paso una escoba, hago la comida… tengo que ponerme una máscara para hacer comida. Cuando termino todo, le digo que me voy, y ella sale de la habitación. Así que esa es la historia de una persona en el tren, son personas que, si no van, no se les pagará.

Por mucho que el gobierno estatal intente controlar esta situación, la postura del gobierno federal, como está siendo la de Bolsonaro, es completamente irresponsable. Acabo de salir por la mañana para conseguir la vacuna y había un mercado de calle cerca, que la semana pasada no había. Había gente con niños, caminando con perros, un montón de ancianos. Abrió una farmacia, abrió una casa de materiales de construcción. Está abriendo todo. Creo que es una falta de responsabilidad, ves las declaraciones del tipo completamente sin fundamento. ¿Basado en qué? Basado en nada. Porque todo el mundo, incluido su propio gobierno, el propio Ministro de Salud, por mucho que se pase de la raya en su declaración de la semana pasada, dice: “El aislamiento horizontal es el método más eficaz para evitar la transmisión del virus. Así que el tipo, en lugar de tomar medidas para evitar que la enfermedad se asiente. El Presidente de la República viene y habla un montón de mierda en la televisión, dice que está preocupado por el tipo que no podrá vender el churrasquinho, pero no puede vender el churrasquinho, ¡no puede! En lugar de tomar medidas, de proponer a la Cámara [de Diputados] políticas como la Bolsa Família, algún tipo de política para mantener a estas personas en sus casas. En lugar de garantizarles dinero para que puedan comer, tener los materiales de limpieza, porque hay que tener higiene dentro de la casa, cuando sales y entras. El problema es mayor en las villas, donde la gente vive en multitudes y esta es otra preocupación, que la enfermedad ha empezado a golpear las villas y no tenemos noción… Mejor, sí tenemos noción, golpeará a mucha gente.

Entrando en esto, entonces, si sigue como está, vos, como trabajadora del hospital, ¿qué crees que pasará?

Vamos a tener una Italia, sólo que una Italia con la extensión de Brasil. Lo que pasó en Italia es que la población se quedó en la calle, pero no fue culpa de la población, el gobierno no tenía una orientación firme hacia la población, de aislamiento social. En un país que tiene el tamaño, digamos, de Maranhão, no pudo tener control sobre la enfermedad, tanto que hoy en día en Italia hay cien mil casos y once mil muertes, por lo que se imagina esto en proporción a Brasil.

En Italia se empezó a tener que elegir quién recibirá la UTI y quién no. ¿Crees que será así en Brasil?

Hemos estado haciendo esto aquí en Brasil antes de la pandemia. He sido intensivista durante 16 años, he visto tener que elegir, tener que sacar el tubo antes de tiempo porque otra persona lo necesita. Esto no es nuevo en el país, no es nuevo. He visto “fulano está mejor, saquémoslo del tubo bueno y pongámoslo en el peor. Porque la otra persona necesita el tubo”. Seguro, yo tengo una madre de 76 años, desde que volví de Brasilia no he ido a ver a mi madre en absoluto, está con mi hijo de 19 años. Estoy orientando y no voy a ir a la casa de mi madre porque yo sé. Mi madre contrajo una gripe muy fuerte el año pasado, ya está con la capacidad pulmonar comprometida, es hipertensa. Si contrae una enfermedad como esa, tendré problemas para conseguir tratamiento para ella, y si hay un tubo, ciertamente no será para ella. Tanto es así que una compañera de trabajo de 65 años, trabajó durante la primera semana y dijimos: “¡Con permiso ahora! Porque si te pasa algo, sabes muy bien lo que van a hacer, por cierto, lo que no van a hacer”. No hay duda, si el pico de la enfermedad comienza, la gente empieza a enfermarse, el VOCID-19, dependiendo de la parte respiratoria y la salud de la persona, los que son mayores, cardíacos, hipertensos, diabéticos, la tendencia de los síntomas es a empeorar muy rápidamente, la enfermedad evoluciona muy rápido. La semana pasada, las chicas dijeron que llegó un paciente que era un empleado del hospital, retirado, era de rayos X. Fue seguido en la clínica, se le hizo una broncoscopia, llegó al hospital, no se sentía bien. Tomaron una silla de ruedas, lo pusieron en la silla de ruedas, pero el personal pensó que era muy extraño, abajo. La enfermera vino, le puso una mascarilla, porque tenía la nariz que goteaba. Subió a hacerse el examen de broncoscopia: en cuanto lo acostaron, tuvo dos paradas cardíacas, no pudieron revertirlo y murió. Tomaron la sangre, para saber la causa de la muerte, para saber si tenía el COVID o no. Pero era un paciente que su situación de salud, probablemente si es COVID-19, le causó la muerte muy rápidamente, porque se desarrolló muy rápidamente, una hora y media, dos horas. Si la persona no tiene un buen seguimiento, podría morir de verdad. La evolución es muy rápida. Incluso puedes intubar, y ella puede evolucionar, e incluso puede morir. A causa del resto del cuerpo.

¿Crees que se está subnotificando sobre los casos?

Hay mucha subnotificacion. Hoy en día en Brasil hay 4.371 casos, en lo que va de la tarde. Esto con la contra-evidencia, que tarda siete días en estar lista. Hay 141 muertes de Covid hoy, pero pensamos – no lo creemos, estamos seguros – que está subestimado. Por la dificultad que tienen los lugares para acceder a la prueba, por el diagnóstico precoz, por el desguace de la red. Donde yo vivo hay una UPA [Unidade de Pronto Atendimento] y una clínica familiar, hay más de 100 barrios aquí en Río que no tienen ninguna de las dos cosas. En lo que el tipo pasa, con dificultad, dos, tres vecindarios para encontrar un lugar para tener cuidado y tiene esos síntomas, significa su empeoramiento. No sabemos, si muere, cómo va a entrar en la cuenta, si va a hacer la prueba, si tiene cómo tomar la prueba y cómo va a entrar esa notificación…

Está la cuestión de los Test, no tenemos una prueba rápida en Brasil todavía, así que todos los Test que se están haciendo allí en el hospital se hacen sólo para los pacientes que tienen síntomas de gripe. La muestra, la envía a [UFRJ], que es el responsable de realizar estos test, pero el resultado sólo sale siete días después. Así que, si el paciente llega hoy y el resultado sólo sale en siete días, muchas cosas pasan en el medio del camino. Ni siquiera se podía saber si el tipo era un trabajador del Churrasquito, la familia. Por eso el Test rápido es tan importante. Porque es suficiente, hace la prueba rápida, ya está informado, advierte a la familia, pone a todos en cuarentena, ¿entiendes? Es mucho mejor.

Si una familia que ha perdido a un pariente, o una persona que ha perdido a un ser querido, sospecha de COVID. ¿Crees que tiene sentido que ella reclame la prueba más tarde?

Creo que sí. En otros países, cuando se tiene un caso en la familia, todas las personas que estaban en ese mismo lugar, con la persona que fue identificada, entran, se ponen en cuarentena y la prueba se hace a todo el mundo. Esa es la orientación de la OMS, para todo el mundo. Si en Brasil no lo hacen, es porque no hay Test para todos. Es una seguridad familiar. Además del test, tienes que dar una ayuda mínimamente funcional. ¿Qué acciones positivas ha hecho ya el gobierno aquí en Río? Quitar de los hospitales, de las UPA, de las clínicas familiares, todo lo que no sea fundamental. Porque además de COVID vamos a enfrentar otras dos epidemias, que ya conocemos: la epidemia de H1N1 y una de dengue. Así que, eso fue un acierto. La mayoría de los hospitales están liberando camas, dando de alta a los pacientes que es posible, para hacer espacio para recibir a los pacientes exclusivos de Covid. Ahora, ¿qué falta? Equipamiento de los hospitales. He oído que van a hacer hospitales de campaña. Aquí en Río parece que va a ser el Maracanã con una capacidad de 200 o 300 camas. En mi opinión, se están moviendo para hacer algo, pero lo principal es meter la mano en el bolsillo. No tendrían  que estar discutiendo 600 reales, ya deberían haber depositado – en la red que han registrado en la Bolsa Familia – la asignación diaria. Creo que 600 reales es ridículo, apenas es posible -dependiendo del tamaño de la familia- hacer una compra razonable, pero el presidente de la república sigue pensando, me parece que la Cámara y el Senado ya lo han aprobado y han dicho que lo van a firmar hoy. Ahora, cuando se distribuirá esto, no lo sé. La primera medida para sacar a la gente de la calle, la gente, es decirles que tienen que quedarse en casa, pero que tienen que quedarse en casa. Si el tipo no puede quedarse en casa, no se va a quedar en casa pasando necesidades. Estamos viendo esto en las calles, junto con la irresponsabilidad del presidente de decir que no es así.

¿Hay algo más de lo que te gustaría hablar?

Sólo es importante registrar que la realidad que te estoy retratando es la realidad del HU de la UFF, pero es – probablemente – la realidad de todas los HU, es la realidad de los hospitales universitarios del Ministerio de Salud, y la realidad de los hospitales municipales, la realidad del Sistema de Salud. Ahora la población sabrá, sabrá de hecho, lo que todos estos gobiernos han dejado de hacer con el SUS, ahora pagaremos el precio de este intento de acabar con el SUS, de todos los gobiernos. Especialmente el gobierno del PT que entregó los Hospitales Universitarios en manos de esta gestión privada, lo que sirvió como desvío de dinero. La UFRJ, que no es EBSERH, y está en la misma situación, así que la cuestión es privatizar, poner fin a la salud pública para beneficiar a los tiburones de la salud y ahora vamos a pagar. La población verá toda la precariedad del SUS, todos sufrirán. Nosotros, como trabajadores de la salud, intentamos, como mínimo, que la gente tenga un trato digno. Esto es lo que dicen todos los profesionales, pero también nuestra preocupación por preservar nuestra salud, porque en Italia el 14% de los profesionales de la salud se enfermó de COVID-19. ¿Así que tienes razón en que queremos ponernos una máscara? Por supuesto que sí. No tenemos garantía de nuestra seguridad, ni trabajadores sanitarios, ya sean del HU, del Ministerio de Salud, de las municipalidades, del Estado. Estamos en una situación muy complicada y tenemos que decirle a la población que es… mierda. Sé que no vas a poner eso ahí, pero así es como es. No es fácil, estamos muy preocupados. Estamos muy preocupados.