Pakistán: “PARTICIÓN, ¿se puede deshacer?” De Lal Khan. El trauma de la partición

El 14 y 15 de agosto se celebra la independencia de Pakistán y la India del dominio directo del imperialismo británico. Se celebra con gran pompa y fervor, impulsado por el Estado y los medios corporativos. Los historiadores oficiales de las clases dominantes, tanto en India como en Pakistán, tienen sus propias interpretaciones de la lucha por la independencia, de acuerdo con los intereses de sus patrones. Sin embargo, esta independencia se produjo en medio de una traumática partición del subcontinente en dos Estados truncados, Pakistán e India, acompañada de un holocausto comunal. Se desató un frenesí de locura y una feroz campaña de asesinatos sobre bases religiosas y étnicas. Más de 750.000 personas fueron masacradas, cientos de miles mutiladas y 12 millones huyeron de sus hogares – principalmente en caravanas de carros tirados por bueyes y trenes salpicados de sangre – para buscar refugio al otro lado de la nueva frontera, en lo que fue el mayor éxodo de la historia. El torrente de salvajismo sexual dejó cicatrices que el tiempo no ha podido sanar. En Punjab, las atrocidades que sufrieron sus habitantes fueron consumadas con una orgía de violaciones. Decenas de miles de niñas y mujeres fueron secuestradas de trenes abarrotados, caravanas de refugiados y pueblos aislados en la ola de secuestros más repugnante de los tiempos modernos. Aquí, estamos publicando extractos de la obra maestra del camarada Lal Khan “PARTICIÓN: ¿se puede deshacer?” para nuestros lectores.

CAPÍTULO 3

EL TRAUMA DE LA PARTICIÓN

UN MOVIMIENTO EN BERSERK

Cuando la curva del desarrollo histórico

aumenta, el pensamiento público se vuelve más

penetrante, más valiente y más ingenioso.

Capta los hechos sobre el terreno,

y en el ala los une

con el hilo de la generalización…

Cuando la curva política indica una caída,

el pensamiento público sucumbe a la estupidez.

El regalo invaluable de la generalización política

desaparece en alguna parte

sin dejar ni rastro.

La estupidez crece en la insolencia, y

mostrando sus dientes, arroja burlas insultantes

contra cada intento serio de generalización.

Sintiendo que está al mando del campo,

comienza a recurrir a sus propios medios.

León Trotsky (1909)

Una situación revolucionaria o prerrevolucionaria no dura para siempre. Los movimientos de masas y los ascensos se mueven en flujos y reflujos. Una vez que un movimiento decae, el lado más oscuro de la sociedad pasa a primer plano. Después de la Segunda Guerra Mundial se produjeron levantamientos masivos en todo el mundo. Fue quizás la mayor movilización y conmoción de la humanidad desde la caída del Imperio Romano.

El imperio británico en retirada

La traición del movimiento de masas en India no fue única. En varios países, la socialdemocracia y los líderes estalinistas traicionaron a los movimientos revolucionarios de la posguerra. A medida que el movimiento decayó en el subcontinente y la revolución fue traicionada, las masas empobrecidas sufrieron las consecuencias.

Con la salida del PCI de la dirección del movimiento de liberación nacional, los representantes políticos de la burguesía india se hicieron cargo. Incluso en ausencia de una oposición real, no lograron mantener la lucha unida y llevar a cabo una transición pacífica. A decir verdad, la burguesía india nunca libró una lucha por la libertad. De hecho, negociaron y negociaron la lucha de las masas con los gobernantes británicos. Querían un gobierno directo en sus propias manos. Los británicos no pudieron aferrarse al poder. A medida que el movimiento avanzaba, se produjeron revueltas masivas y deserciones en los ejércitos británicos.

El 14 de agosto de 1945, se lanzaron dos bombas atómicas sobre Japón … no solo para derrotar a los japoneses, sino también para llevar la guerra a un abrupto final. La ola de deserciones de los soldados y de los jóvenes oficiales de los ejércitos aliados hizo cada vez más difícil para los capitalistas continuar la guerra. Al mismo tiempo, el sentimiento contra la guerra en Europa y los Estados Unidos de América iba en aumento. Estaban surgiendo varios movimientos contra la guerra. Winston Churchill y su Partido Conservador se enfrentaron a una humillante derrota en las primeras elecciones de posguerra en Gran Bretaña; el sentimiento contra la guerra había tenido un fuerte impacto en el electorado. El 26 de julio de 1945 se anunciaron los resultados de las elecciones nacionales británicas. Los laboristas, bajo el liderazgo de Clement Attlee, obtuvieron una gran victoria al obtener 388 escaños en el Parlamento británico. El gobierno británico ahora no tuvo más remedio que abandonar la India.

El gobierno laborista, a pesar de su postura reformista, estaba tan comprometida como los tories con la continuación del dominio capitalista en las que serían ex colonias del imperio. Todos sus esfuerzos se dirigieron hacia el objetivo de continuar la explotación imperialista de la India en el período posterior a la independencia. La elección de Attlee de designar a Lord Mountbatten (un nieto de la reina Victoria) como último virrey de la India dejó en claro que el gobierno laborista continuaría con las mismas políticas que sus predecesores conservadores.

A medida que el movimiento se intensificó, los gobernantes británicos en la India, el Congreso y los líderes de la Liga Musulmana hicieron esfuerzos frenéticos para socavar el movimiento de independencia nacional. Para fundamentar su postura sobre la partición, la burguesía musulmana contrató a Jinnah, que era un abogado competente de Lincolns Inn, Londres, y le dio carta blanca para defender su caso a favor de un Pakistán separado. La burguesía demostró que sus lealtades permanecieron con los británicos durante este período previo a la partición, y al borde de la independencia, su comportamiento expuso su carácter reaccionario. La partición ha sido un debate acalorado desde entonces.

Las acciones de Nehru, Gandhi, Patel y otros líderes hindúes y musulmanes del Congreso contradecían sus palabras. Como veremos en breve, su rechazo del Plan de la Misión del Gabinete Británico en 1946, y otros actos de subversión, en realidad allanaron el camino para la partición. La marea revolucionaria había alcanzado su punto máximo y el liderazgo estaba menguando debido a la falta de una perspectiva clara.

El Imperio Británico y sus representantes políticos no tenían un plan firme sobre cómo salir de la India. Como todos los gobernantes, por un lado, temían una revolución y, por otro, querían evitar la anarquía. Ambos resultados habrían obstaculizado y perturbado el sistema de ganancias y puesto en peligro las propiedades y los activos de las élites gobernantes. Por tanto, intentaron realizar una transición pacífica. Enviaron varias misiones desde Whitehall para desarrollar un plan factible que asegurara la continuación del dominio capitalista y el saqueo imperialista. Una de estas misiones fue la Misión del Gabinete enviada a la India en 1946.

La Misión del Gabinete

La Misión del Gabinete llegó a la India a principios de mayo. El 16 de mayo se publicó el Plan de Misión del Gabinete. El gobierno central sería responsable únicamente de la defensa, los asuntos exteriores y las comunicaciones. Dividió el subcontinente en tres zonas: A, B y C. La sección B incluiría Punjab, Sindh, NWFP (Provincia de la Frontera Noroccidental) y Baluchistán Británico. La mayoría de los musulmanes estaría en esta área. En la sección C, que incluía Bengala y Assam, los musulmanes tendrían una pequeña mayoría. La Misión del Gabinete pensó que este arreglo daría seguridad a la minoría musulmana y satisfaría todos los temores legítimos de la Liga Musulmana. Al principio, Jinnah se opuso completamente al plan. La Liga Musulmana había llegado tan lejos en su demanda de un Estado independiente separado que le resultó difícil volver sobre sus pasos. Azad, presidente del Congreso, se mostró a favor de aceptar la propuesta. El consejo de la Liga Musulmana deliberó durante tres días antes de tomar una decisión. El último día, Jinnah pareció favorecer la aceptación del Plan de la Misión del Gabinete. Le dijo al consejo que el plan presentado por la Misión del Gabinete era lo mejor que podían esperar y, como tal, aconsejó a la Liga Musulmana que aceptara el plan. El consejo votó por unanimidad a su favor. En realidad, esto significó un retiro de la partición. La aceptación del Plan de la Misión del Gabinete tanto por el Congreso como por la Liga Musulmana fue un evento importante en la historia del movimiento de liberación de la India.

Más tarde, sin embargo, comenzó a surgir una diferencia de opinión en los círculos internos del Congreso. Al mismo tiempo, debía considerarse la cuestión de un nuevo presidente para el Congreso. Maulana Abul Kalam Azad había sido presidente desde 1939 hasta 1946. Su jubilación estaba muy atrasada. Por un lado, Sardar V Patel y sus amigos competían por el puesto; por otro lado, a medida que la lucha entre facciones se intensificaba, se hacía cada vez más evidente que Jawaharlal Nehru se convertiría en presidente. El 26 de abril de 1946, Azad emitió una declaración en la que proponía el nombre de Nehru para el codiciado puesto y apeló al Congreso para que lo eligieran por unanimidad. Más adelante en las memorias de Azad, lo llamó:

“Quizás el mayor error de mi vida política. Fue un error que puedo describir, en palabras de Gandhi, como uno de dimensiones himalayas.”

Nehru fue aceptado por unanimidad. El Consejo de la Liga Musulmana había aceptado el Plan de la Misión del Gabinete, al igual que lo había hecho el comité de trabajo del Congreso; sin embargo, necesitaba la aprobación del Comité del Congreso de toda India (AICC). Se pensó que este podría ser un asunto formal, ya que la AICC siempre había ratificado las decisiones del comité de trabajo. En consecuencia, se convocó una reunión del AICC en Bombay el 7 de julio de 1946. Después de un intenso debate, se realizó una votación y se aprobó una resolución de aceptación por abrumadora mayoría. El 10 de julio de 1946, sin embargo, Nehru celebró una conferencia de prensa en Bombay en la que hizo una declaración asombrosa. Algunos representantes de la prensa le preguntaron si la aprobación de la resolución significaba que el Congreso de la AICC aceptaba el plan en su totalidad, incluida la composición del gobierno interino. Jawaharlal Nehru, en respuesta, declaró que el Congreso entraría en la asamblea constituyente: “completamente libre de acuerdos y libre para enfrentar todas las situaciones que surjan”. En respuesta a otra pregunta, Nehru dijo enfáticamente que el Congreso había accedido únicamente a participar en la Asamblea Constituyente y se consideraba libre de cambiar o modificar el Plan de la Misión del Gabinete como mejor le pareciera.

La suerte está echada

Este cambio de opinión por parte de Nehru hizo imposible evitar para siempre la partición burguesa. Este giro repentino de Nehru expuso la estrechez de miras de la burguesía india y las fuerzas secretas que trabajaban detrás de escena empeñadas en dividir el subcontinente. Obviamente, esas fuerzas temían que, en una India sin particiones, la amenaza de la lucha de clases y los levantamientos revolucionarios contra el capitalismo y la dominación imperialista se mantuvieran muy vivos y vibrantes. La posición de Nehru reflejaba las opiniones de la mayoría de la élite gobernante. El grado en que Lord Mountbatten, Lady Edwina y Mount Menon desempeñaron un papel en persuadir a Nehru para que hiciera esto sigue siendo un secreto de la historia.

La Liga Musulmana solo había aceptado el plan de la Misión del Gabinete bajo coacción. Naturalmente, Jinnah no estaba muy feliz por eso. En su discurso ante el consejo de la Liga, había declarado claramente que recomendaba la aceptación solo porque no se podía obtener nada mejor. Sus adversarios políticos comenzaron a criticarlo diciendo que no había cumplido sus promesas. Lo acusaron de haber renunciado a la idea de un estado islámico independiente. También se burlaron de él y le preguntaron por qué Jinnah había hecho tanto alboroto por un estado independiente si la Liga estaba dispuesta a aceptar el Plan de la Misión del Gabinete que negaba el derecho de los musulmanes a formar un Estado separado.

¡La declaración de Nehru había sido una completa sorpresa! Jinnah inmediatamente exigió una revisión completa de toda la situación y le pidió a Liaquat Ali Khan que convocara una reunión del Consejo de la Liga para emitir esta demanda. Ahora que el presidente del Congreso había declarado que el Congreso podía cambiar el esquema a través de su mayoría en la Asamblea Constituyente, esto dejaba a las minorías a merced de la mayoría. Jinnah’s sintió que la declaración de Nehru significaba que el Congreso había rechazado el Plan de Misión del Gabinete y que, debido a esto, el Virrey debería llamar a la Liga Musulmana, que había aceptado el plan, para formar el gobierno.

Jinnah siempre había estado profundamente resentido con los líderes del Congreso. El punto de inflexión en su carrera se produjo después de las elecciones de 1937, cuando el Congreso se negó a compartir con él y su Liga Musulmana el botín de los cargos en las provincias indias donde había una importante minoría musulmana. Jinnah era un hombre de altísima vanidad y tomó la acción del Congreso como una reprimenda personal. Se convenció de que él y la Liga Musulmana nunca obtendrían un trato justo de una India dirigida por el Congreso. El ex apóstol de la unidad hindú-musulmana se convirtió en el inquebrantable defensor de Pakistán, el proyecto que había calificado de “sueño imposible” apenas cuatro años antes.

Difícilmente podría imaginarse un líder más improbable de las masas musulmanas de la India. Lo único musulmán de Mohammed Ali Jinnah era la religión de sus padres. Bebía, comía cerdo, se afeitaba la barba religiosamente todas las mañanas y evitaba la mezquita religiosamente todos los viernes. Dios y el Corán no tenían cabida en la visión del mundo de Jinnah. Su enemigo político, Gandhi, sabía más versículos del Libro Sagrado musulmán que él. Jinnah había logrado la notable hazaña de asegurarse la lealtad de la gran mayoría de los musulmanes de la India sin poder articular más que unas pocas oraciones en su idioma tradicional, el urdu.

Jinnah despreciaba a las masas de la India. Detestaba la suciedad, el calor y las multitudes de la India. Le encantaba recorrer las ciudades musulmanas de la India en procesiones principescas, cabalgando bajo los arcos de la victoria en una especie de comparsa al estilo Rose Bowl, precedido por elefantes con arneses plateados y una banda que tocaba “Dios salve al rey” porque – según había observado Jinnah – era la única melodía que la multitud sabía. Jinnah solo tenía desprecio por sus rivales hindúes. Tildó a Nehru de Peter Pan, una “figura literaria” que “debería haber sido un profesor de inglés, no un político”, “un brahmán arrogante que cubre su engaño hindú bajo un barniz de educación occidental”. Gandhi, para Jinnah, era “un zorro astuto”, “un hindú fundamentalista”. Jinnah nunca olvidó la vista del Mahatma a su mansión, estirado en una de sus invaluables alfombras persas con su bolsa de barro en el vientre.

Congreso y Partición

El Consejo de la Liga Musulmana se reunió en Bombay el 27 de julio de 1946. Jinnah, en su discurso de apertura, reiteró la demanda de Pakistán como el único camino abierto para la Liga Musulmana. Después de tres días de discusión, el Consejo aprobó la resolución rechazando el Plan de la Misión del Gabinete. Decidió recurrir a la acción directa para la materialización de Pakistán.

Azad y varios miembros destacados del Congreso estaban perturbados por este nuevo acontecimiento. Exigieron una reunión inmediata del comité de trabajo del Congreso. Nehru aceptó de mala gana. El comité de trabajo del Congreso se reunió el 8 de agosto de 1946. En la reunión, Azad señaló que si querían salvar la situación debían dejar claro que la declaración del Congreso en la conferencia de prensa de Bombay era la opinión personal de Nehru y no se ajustaba a las decisiones del Congreso. Nehru respondió que sería vergonzoso para el Congreso y para él personalmente si el comité de trabajo aprobara una resolución que sostenía que la declaración del presidente del Congreso no representaba la política del Congreso. El comité de trabajo se encontraba ahora en un dilema. En última instancia, redactó una resolución que no hacía referencia a la declaración de Nehru. Un párrafo de la resolución decía lo siguiente:

“…el comité desea dejar en claro que, si bien no aprobó todas las propuestas contenidas en la declaración, aceptó el plan en su totalidad … El comité espera que la Liga Musulmana y todos los demás interesados, en los intereses más amplios de la nación, así como de los suyos, se unan a esta gran tarea.”

Sin embargo, Jinnah no se dejó engañar por esto y, convencido de que la declaración de Nehru representaba la posición real del Congreso, argumentó que si el Congreso podía cambiar su posición tantas veces mientras todavía estaba bajo dominio británico, ¿qué seguridad podrían tener las minorías de que el Congreso no volverá a cambiar de opinión una vez que los británicos se fueran?

Días negros en la historia de la India

Al comentar estos hechos, Azad, en su libro India gana la libertad, dedicado a “Jawaharlal Nehru, amigo y camarada”, explicó la tragedia de la siguiente manera:

“Esta fue una de las mayores tragedias de la historia de la India y tengo que decir con el más profundo pesar que gran parte de la responsabilidad de este desarrollo recae en Jawaharlal. Su desafortunada declaración de que el Congreso sería libre de modificar el Plan de la Misión del Gabinete reabrió toda la cuestión del arreglo político y comunal. El Sr. Jinnah aprovechó al máximo su error [el de Nehru] y se retiró de la inicial aceptación del Plan por parte de la Liga.”

En la mayoría de las obras sobre la partición, se retrata a Gandhi como el cruzado de la unidad. Azad, su socio cercano y ex presidente del Congreso, en India gana la libertad dijo sobre la posición de Gandhi sobre la partición:

“Pero cuando volví a encontrarme con Gandhi, tuve el mayor impacto de mi vida al descubrir que había cambiado. Todavía no estaba abiertamente a favor de la partición, pero ya no hablaba con tanta vehemencia contra ella. Lo que me sorprendió y me impactó aún más fue que comenzó a repetir los argumentos que Sardar Patel ya había usado. Durante más de dos horas le supliqué, pero no pude impresionarlo.”

Sardar Vallahbhai Patel fue el político por excelencia de la India. Era un jefe de Tammany Hall oriental que dirigía la maquinaria del Partido del Congreso con mano firme y despiadada. Patel tenía una merecida reputación de cruel. En sus días como abogado en ejercicio, le pasaron un cable anunciando la muerte de su esposa mientras caminaba por la sala de un tribunal de Bombay resumiendo su caso para el jurado. Lo miró, se lo metió en el bolsillo y prosiguió su perorata. El incidente formó parte de la leyenda de Vallahbhai Patel y fue indicativo del hombre. La emoción, observó una vez uno de sus asociados, no formaba parte de su carácter. Probablemente fue el líder más reaccionario del Congreso y fue el primer hombre en la India en adoptar la idea de Lord Mountbatten.

Cuando Lord Mountbatten sugirió que la partición podría ofrecer una solución a la dificultad del momento, encontró a Sardar Patel receptivo. De hecho, Sardar Patel ya estaba medio a favor de la partición antes de que Lord Mountbatten apareciera en escena. Estaba convencido de que no podía trabajar con la Liga Musulmana. Una vez más, Azad describe el papel de Patel en India gana la libertad: “Quizás no sería injusto decir que Vallahbhai Patel fue el fundador de la partición India”.

Patel se mostró muy receptivo al encanto de Lord Mountbatten y al poder de su personalidad. En privado, Mountbatten siempre se refería a Patel como una nuez, con una corteza muy dura por fuera, pero toda pulpa blanda una vez que la corteza es agrietada. Azad continuó:

“Me sorprendió cuando Patel dijo que, nos guste o no, había dos naciones en la India. Ahora estaba convencido de que musulmanes e hindúes no podían unirse en una sola nación. Era mejor tener una pelea limpia y luego separarse que tener peleas todos los días. Me sorprendió que Patel fuera ahora un partidario aún mayor de la teoría de las dos naciones que Jinnah. Jinnah pudo haber levantado la bandera de la partición, pero ahora el verdadero abanderado era Patel.”

Una vez convencida Patel, Lord Mountbatten dirigió su atención a Nehru. De nuevo según Azad:

“Jawaharlal no estaba preparado para la idea y reaccionó violentamente contra la idea de la partición. Lord Mountbatten persistió hasta que la oposición de Jawaharlal se fue desgastando paso a paso. Un mes después de la llegada de Mountbatten a la India, Jawaharlal, el firme oponente de la partición, se había convertido, si no en un partidario, al menos en conforme con la idea. Me he preguntado cómo Lord Mountbatten se ganó a Jawaharlal. Es un hombre de principios, pero también impulsivo y susceptible a las influencias personales. Creo que un factor responsable del cambio fue la personalidad de Lady [Edwina] Mountbatten. Ella no solo es extremadamente inteligente, sino que tiene un temperamento muy atractivo y amigable. Admiraba mucho a su marido y en muchos casos trató de interpretar sus pensamientos a quienes al principio no estaban de acuerdo con él.”

El análisis de Azad destaca las contradicciones entre los líderes burgueses indios y los gobernantes británicos.

La AICC se reunió el 14 de junio de 1947. El Congreso, que siempre había luchado por la unidad y la independencia de la India, estaba considerando una resolución oficial para dividir el país. Fue una rendición abyecta por parte del Congreso. Sardar Patel argumentó que la resolución de la división no surgió por debilidad o compulsión, sino que fue la única resolución verdadera en el contexto de las circunstancias existentes. Después del debate del primer día, hubo una reacción muy fuerte contra la resolución del Comité de Trabajo. Ni la persuasión de Pundit Pant ni la elocuencia de Sardar Patel habían logrado persuadir al pueblo de que aceptara esta resolución. Por lo tanto, fue necesario que Gandhi interviniera en el debate. Hizo un llamamiento a los diputados para que apoyaran al Comité de Trabajo del Congreso. El realismo político exigió la aceptación del Plan Mountbatten, y Sardar Patel hizo un llamamiento a los diputados para que aceptaran la resolución propuesta por Pundit Pant. Cuando se sometió a votación la resolución, solo 29 votaron a favor de la partición y 15 en contra. ¡Ni Gandhi pudo persuadir a más diputados para que votaran por la partición del país!

En la reunión de AICC, los diputados de Sindh se opusieron con vehemencia a la resolución. Se les dio todo tipo de garantías. En discusiones privadas, se les dijo que, si sufrían alguna ataque o humillación en Pakistán, India tomaría represalias contra los musulmanes en India. Esto implicaba que, tanto en la India como en Pakistán, los pueblos rehenes serían responsabilizados de la seguridad de la comunidad minoritaria en el otro Estado. Esta era una idea bárbara y solo podía aumentar las tensiones raciales. Acharya Kripalani, quien era presidente del Congreso en ese momento, se dio cuenta de estas peligrosas implicaciones y comprendió que una vez que se permitiera que tal sentimiento creciera, solo podría conducir a la opresión y al asesinato de hindúes en Pakistán y musulmanes en India. Los ríos de sangre que fluyeron después de la partición a ambos lados de la nueva frontera tuvieron su origen en este concepto de rehenes y represalias.

El gobierno británico había fijado originalmente un período de quince meses para completar la transferencia de poder. De hecho, Attlee había declarado explícitamente en febrero de 1947 que era la intención definitiva del gobierno británico hacer la transferencia del poder a “manos indias responsables” en una fecha no posterior a junio de 1948. Sin embargo, había sucedido mucho entre el 20 de febrero y el 3 de junio. Ahora que se había aceptado el plan para la partición, Mountbatten declaró que el plan se pondría en práctica lo antes posible. Probablemente temía que la demora pudiera traer nuevos obstáculos a su plan. Mountbatten estableció un plazo de tres meses para la partición de la India. Se decidió que el Dominio Indio entraría en existencia el 15 de agosto de 1947. La Liga Musulmana decidió que Pakistán debería constituirse un día antes, el 14 de agosto.

El 14 de agosto, Lord Mountbatten fue a Karachi para inaugurar el Dominio de Pakistán. Regresó al día siguiente y, a la medianoche del 15 de agosto de 1947, nació el Dominio Indio. Una vez más, según Azad: “Si una India unida se hubiera vuelto libre, habría pocas posibilidades de que los británicos pudieran conservar su posición en la vida económica e industrial de la India”.

Los dos nuevos Estados nacieron en medio de la masacre y el derramamiento de sangre que Ghandi quería evitar. Miles de años de armonía religiosa, étnica y comunitaria se rompieron en cuestión de días, ya que las familias fueron desarraigadas de sus pueblos y aldeas ancestrales y trenes enteros de personas fueron asesinadas en la carnicería. La partición del subcontinente indio fue probablemente uno de los episodios más horribles del siglo XX. El amanecer del 14 de agosto de 1947 fue rojo, no por la revolución, sino por la sangre de millones de inocentes oprimidos… sangre derramada por la locura reaccionaria del fanatismo religioso. La magnitud de la carnicería sorprendió incluso a aquellos que habían sido los principales defensores de la partición. Las atrocidades cometidas se han convertido en historias de terror para las generaciones futuras. Las regiones más brutalizadas fueron Punjab y Bengala. La ironía es que los dos primeros periódicos del Partido Comunista de la India se publicaron en Punjabi (Kirti (Trabajador) de Amritsar) y Bengali (Langal (Arado) de Calcuta). Sin embargo, los trabajadores y campesinos de Bengala y Punjab sufrieron la mayor masacre de partición. El estilete de la partición empapado en el veneno del odio comunal había atravesado el corazón de dos nacionalidades.

La insensibilidad del imperialismo británico

Mountbatten sabía que una cosa podía amargar en un instante el clima de “celebración” que estaba creando tanto cuidadosamente: la “adjudicación de fronteras” que Sir Cyril Radcliff estaba completando en su bungalow de contraventanas verdes. Mountbatten no quiso de ningún modo que se revelaran los detalles antes de que se llevaran a cabo las ceremonias de independencia. Sabía que la decisión de Radcliff causaría graves complicaciones. India y Pakistán llegarían a existir sin que los líderes de cualquiera de las naciones fueran conscientes de dos de los componentes vitales de su nacionalidad: la cantidad de ciudadanos cuya lealtad tendrían y la ubicación de sus fronteras más importantes. Miles de personas en cientos de aldeas del Punjab y Bengala tendrían que pasar el 15 de agosto con miedo e incertidumbre… sin poder celebrar porque no sabrían a qué Dominio iban a pertenecer. Además, habría zonas sin los arreglos administrativos y policiales adecuados. Sabiendo todo esto, Mountbatten igual estaba decidido a mantener la decisión sobre las fronteras en secreto hasta después del 15 de agosto. Se dio cuenta de que cualquier adjudicación que Radcliff definiera, enfurecería a ambas partes. “Que los indios tengan la alegría de su Independencia”, razonó, “…se enfrentan a la miseria de la situación después”. “Decidí”, le aconsejó a London, “que de alguna manera debemos evitar que los líderes conozcan los detalles de la adjudicación hasta después del 15 de agosto; todo nuestro trabajo y esperanza de tener buenas relaciones indobritánicas el día de la Transferencia de Poder correría el riesgo de ser destruido si no lo hiciéramos”.

El asistente del ICS (Servicio Civil Indio) de Radcliff entregó el informe a Viceroy House en dos sobres sellados de color manila en la mañana del 13 de agosto. Por orden de Mountbatten, los sobres se guardaron dentro de una de sus cajas de cuero verde del despacho virreinal. La caja fue colocada en su escritorio justo antes de su partida al mediodía hacia Karachi y las ceremonias que marcaron el nacimiento de Pakistán. Durante las siguientes 72 horas, mientras la India bailaba, esos sobres permanecerían en la caja del despacho del virrey como los espíritus malignos en la caja de Pandora, esperando el giro de la llave para entregar su mensaje sobrio a un continente que “celebraba”.

En el momento en que India estaba a punto de alcanzar su libertad, 3 millones de seres humanos en Calcuta vivían en un estado de desnutrición crónica, existiendo una ingesta diaria de calorías inferior a la de los reclusos de los campos de exterminio de Hitler. Hombres eran asesinados en Calcuta por bocados de arroz. Con los salvajes asesinatos del Día de Acción Directa en agosto de 1946, esa violencia adquirió una nueva dimensión, alimentada por el fanatismo religioso y racial que animaba a sus comunidades hindú y musulmana. Mientras la India esperaba para celebrar su libertad tan buscada, los miserables de los barrios bajos de Calcuta estaban a punto de ver agravadas sus infinitas miserias en un frenesí de matanza y destrucción comunales.

Trabajando lentamente de a pedazos, tomando primero las cosas más fáciles y evidentes, Radcliff extendió su frontera por el mapa de la India. Mientras lo hacía, un pensamiento lo perseguía:

Estoy pasando por este trabajo terrible lo más rápido que puedo”, se dijo a sí mismo, “y no importa porque al final, cuando termine, ¡todos van a empezar a matarse de todos modos!”

La matanza

En Punjab, ya habían comenzado a matarse entre sí. Las carreteras y vías férreas de la que había sido la provincia mejor administrada de la India eran inseguras. Hordas sijs vagaban por el campo como bandas de apaches, descendiendo sobre pueblos y barrios musulmanes. Un salvajismo particular caracterizó sus asesinatos. Los penes circuncidados de sus víctimas masculinas fueron cortados y metidos en la boca de las mujeres musulmanas asesinadas. En Lahore, una noche, un ciclista salió corriendo de un callejón y pasó junto a la abarrotada cafetería donde los criminales musulmanes más notorios de la ciudad se juntaban. Arrojó una enorme olla de bronce con el fondo acampanado que se usaba para llevar la leche a la terraza repleta. La olla atravesó la cafetería con estrépito, haciendo que sus ocupantes se lanzaran a buscar refugio. Cuando no explotó, un camarero lo abrió. La olla contenía un regalo para los criminales musulmanes de sus homólogos criminales sij en Amritsar. Metido en el interior, reconocible al instante, era una provocación suprema: decenas de penes circuncidados.

En Lahore, el asesinato y el incendio provocados eran tan absurdos, tan caóticos, que a un oficial de policía británico le pareció “como una ciudad que se suicida”. La Oficina Central de Correos se inundó con miles de postales dirigidas a hindúes y sijs. Tenían imágenes de hombres y mujeres violados y masacrados. En la parte de atrás tenían el mensaje: “…esto es lo que les ha estado sucediendo a nuestros hermanos y hermanas sij e hindúes a manos de los musulmanes cuando toman el control. Huye antes de que estos salvajes te hagan esto”. Estas postales formaban parte de una campaña de guerra psicológica llevada a cabo por la Liga Musulmana para crear pánico entre los sijs e hindúes. Entre agosto y septiembre de 1947, Punjab fue un infierno viviente. Este fue un cataclismo sin precedentes, de magnitud imprevista, patrón desordenado y sin razón en su salvajismo. Durante seis terribles semanas, como los estragos de una plaga medieval, una manía por el asesinato se extendió por la faz del norte de la India sin refugio de su azote. Tantos indios perderían la vida en esa matanza como la mitad de los estadounidenses muertos en cuatro años de combate en la Segunda Guerra Mundial. En todas partes, los fuertes atacaban a los débiles.

Collins y Lapierre relatan:

“El capitán R. E. Atkins de Ghurkhas 2/8 se quedó horrorizado al ver lo que tenía adelante. Un dicho que había escuchado pero que nunca había creído había cobrado realidad ante sus ojos. Las alcantarillas de Lahore estaban enrojecidas de sangre. El hermoso París de Oriente era una visa de desolación y destrucción. Calles enteras de casas hindúes estaban en llamas, mientras la policía y las tropas musulmanas observaban. Por la noche, los sonidos de los ladrones que saqueaban esas casas le parecían a Atkins como el crujido de las termitas perforando los troncos. En las cercanías de Amritsar, amplias secciones de la ciudad, sus secciones musulmanas, no eran más que montones de ladrillos y escombros, retorcidos rizos de humo flotando sobre ellos hacia el cielo, buitres vigilando sus paredes destrozadas, impregnando el penetrante aroma de los cadáveres en descomposición sobre las ruinas. En todas partes, el rostro de Punjab quedó desfigurado por una escena similar. En Layallpur, los trabajadores musulmanes de una fábrica textil se volvieron contra los sijs que compartían la miseria de sus telares y los mataron a todos.”

Robert Trumbull, un corresponsal veterano del New York Times señaló:

“Nunca me ha conmovido tanto nada, ni siquiera los cuerpos amontonados en la cabeza de playa de Tarawa. En la India, la sangre fluye hoy con más frecuencia que las lluvias. He visto muertos por centenares y, lo peor de todo, miles de indios sin ojos, pies ni manos. La muerte por disparos es misericordiosa, antes que ser golpeados hasta morir con palos y piedras, su agonía de muerte intensificada por el calor y las moscas.”

Las comunidades en guerra parecían rivalizar en su salvajismo. Un oficial británico de la fuerza fronteriza de Punjab descubrió cuatro cuerpos musulmanes “asados ​​como lechones al espiedo en una aldea asaltada por sijs”. Otro encontró a un grupo de mujeres hindúes, con los senos mutilados por fanáticos musulmanes encaminados a la masacre.

El horror no tenía raza, y la terrible angustia de aquellos días de agosto en Punjab se infundió con un equilibrio casi bíblico… ojo por ojo, masacre por masacre, violación por violación, crueldad ciega por crueldad ciega. Pocas fueron las familias punjabíes que no perdieron a un pariente en la matanza sin sentido. En los años venideros, Punjab estaría atormentado por recuerdos, cada recuerdo más conmovedor y desgarrador que el siguiente… relatos terribles de un pueblo repentinamente desarraigado de las tierras a las que habían estado vinculados durante años.

A fines del verano de 1947, los trenes se convirtieron en la única esperanza para que cientos de miles de indios pudieran escapar de las pesadillas que los rodeaban. Para decenas de miles, sin embargo, los trenes se convirtieron en ataúdes rodantes. Durante esos terribles días, cada aparición de un tren en las estaciones de Punjab provocaba las mismas escenas frenéticas. Como la proa de un barco atravesando un mar embravecido, el tren avanzaba a través de la masa de humanos que alborotaban las plataformas, aplastando en una pulpa de sangre y huesos a los desventurados inevitablemente empujados a delante de su paso. A veces los pasajeros esperaban días, a menudo sin comida ni agua, bajo el sol despiadado de un verano que el monzón se negaba a terminar. En un concierto de lágrimas y chillidos, la multitud se arrojaba sobre las puertas y ventanas de cada vagón. Atascaban sus cuerpos y las pocas pertenencias que llevaban en cada compartimento hasta que los flancos del tren parecieron hincharse visiblemente por la presión de los humanos dentro. Decenas más luchaban por un asidero en cada puerta, en los escalones, en los acoplamientos, hasta que un denso grupo de humanos envolvía cada vagón como una horda de moscas pululando sobre un terrón de azúcar. Cuando ya no quedaban asideros, cientos más trepaban a los techos redondeados, aferrándose con precaria incertidumbre al metal caliente hasta que cada techo estuvo revestido con un denso muro de refugiados.

Collins y Lapieree relatan gráficamente las escenas de Punjab en el verano de 1947:

“Aplastados bajo esa carga de miseria, el olor del humo del carbón abrumado por el hedor de los cuerpos sudorosos, sus silbidos ahogados por los gritos de los miserables que llevaban, los trenes rodaban, llevando sus lamentables cargas hasta la muerte o la Tierra Prometida.”

“ A medida que aumentaba el ritmo de la huida en ambas direcciones, esos trenes llenos de refugiados miserables se convirtieron en los principales blancos de asalto a ambos lados de las fronteras. Eran emboscados mientras estaban en estaciones o en campo abierto. Las vías se rompían para descarrilarlos frente a las hordas de asaltantes que esperaban. Los cómplices introducidos clandestinamente en sus compartimentos los obligaban a detenerse en los sitios elegidos previamente tirando del freno de emergencia. Los ingenieros eran sobornados o intimidados para que llevaran a sus pasajeros a una emboscada. A ambos lados de la frontera, el órgano sexual de un hombre se convirtió, en el sentido más estricto, en su bastón de vida. En India, sijs e hindúes merodeaban los vagones de los trenes emboscados; matando a todo varón circuncidado que encontraron. En Pakistán, los musulmanes corrieron a lo largo de los trenes asesinando a todos los hombres que no lo estaban. Hubo períodos de cuatro y cinco días seguidos durante los cuales ni un solo tren llegó a Lahore o Amritsar sin su complemento de muertos y heridos.”

A lo largo de las carreteras, los refugiados avanzaban lentamente, con los ojos y la garganta en carne viva de polvo, los pies magullados por las piedras o el asfalto abrasador, torturados por el hambre y la sed, envueltos en un hedor a orina, sudor y defecación. Continuaron fluyendo con sus sucios dhotis, saris y pantalones holgados, a menudo descalzos. Las ancianas se aferraban a sus hijos y las embarazadas a sus maridos. Los hombres llevaban en hombros a sus esposas y madres inválidas y las mujeres a sus bebés. Tuvieron que soportar su carga no solo por una o dos millas, sino por cien, doscientas, millas durante días y días, sin nada para nutrir su fuerza excepto un chapati y unos sorbos de agua.

Los lisiados, los enfermos y los moribundos a menudo se colgaban en cabestrillos atados a la mitad de un poste, cada extremo del cual descansaba sobre el hombro de un hijo o amigo. Sujetados a sus espaldas había bultos que superaban el peso de un hombre. En la cabeza de las mujeres había montones precarios de lo que habían podido rescatar de sus hogares: quizás algunos utensilios de cocina, un retrato de Shiva, el gurú Nanak o una copia del Corán. Algunos hombres balanceaban largas varas de bambú sobre sus hombros: un bebé en un saco en un extremo y una pala, una azada de madera o un saco de semillas colgando del otro.

Estos indios y paquistaníes indefensos no solo estaban encarando un corto viaje a otra aldea. El suyo era el viaje de los desarraigados… un viaje sin retorno a lo largo de cientos de millas, cada milla amenazando con agotamiento, hambre, cólera y ataques ante los cuales a menudo no había defensa. Estos hindúes, musulmanes y sijs eran campesinos analfabetos inocentes cuya única vida había estado en los campos que trabajaron. La mayoría de ellos no sabían qué era un virrey, eran indiferentes al Partido del Congreso y la Liga Musulmana y nunca se habían preocupado por temas como la partición o las líneas fronterizas… desconocían la libertad en cuyo nombre se habían sumido en la desesperación.

Siguiéndolos de un extremo al otro del horizonte, agravando sus miserias, estaba el sol cruel e implacable. Sus rostros demacrados se volvían hacia el cielo en llamas para rogar a Alá, Shiva, el gurú Nanak, por el monzón que se negaba a llegar. Lo peor de todo eran las lamentables imágenes de los niños abandonados a la muerte porque sus padres ya no tenían fuerzas para cargarlos, y los ancianos que se resignaban a la muerte, tambaleándose hacia los campos en busca de la sombra de un árbol bajo cuyas reconfortantes ramas podrían aguardan su fin. Los restos humanos que quedaron atrás fueron espantosos. Las cuarenta y cinco millas de camino desde Lahore a Amritsar se convirtieron en un largo cementerio abierto.

Como en todos los conflictos desde los albores de la historia, las tragedias y atrocidades de la partición fueron acompañadas de un torrente de salvajismo sexual y violaciones. Decenas de miles de niñas y mujeres fueron secuestradas de columnas de refugiados, trenes abarrotados y pueblos aislados en el secuestro de mayor escala de los tiempos modernos. Si una mujer era sij o hindú, su secuestro por lo general iba seguido de una ceremonia religiosa… una conversión forzada para hacerla digna de la casa o el harén de su captor musulmán. El décimo gurú de los sijs instruyó específicamente a sus seguidores contra las relaciones sexuales con mujeres musulmanas en un intento de prevenir lo que sucedió en el Punjab. Los sijs ignoraron la advertencia del gurú y dieron rienda suelta a sus fantasías, cayendo sobre las mujeres musulmanas en todas partes; esto dio lugar a la leyenda de que las mujeres musulmanas eran capaces de una destreza sexual particular.

Winston Churchill, que siempre se había opuesto a la libertad india, comentó sobre el espectáculo de la gente “que había vivido en paz durante generaciones bajo el gobierno amplio, tolerante e imparcial de la Corona británica, arrojándose unos sobre otros con la ferocidad de caníbales”. Es irónico que Churchill y la clase dominante británica, que habían diseñado la partición y fueron responsables de este holocausto, pudieran insultar tan cruelmente a la gente del subcontinente. Ellos fueron los responsables de esta tragedia y, sin embargo, la utilizaron para justificar la colonización de la India. Jinnah, Nehru, Gandhi, Patel, Liaqat Ali Khan, Sir Sayed Ahmed Khan, Nishtar y todos esos líderes de las élites gobernantes hindúes y musulmanas habían glorificado al Raj imperialista británico en la India. La dirección del PCI no había logrado cumplir con las tareas planteadas por la historia: paralizado por el estalinismo, había perdido el rumbo. Margaret Thatcher, la ex primera ministra de Gran Bretaña, durante la Conferencia del Commonwealth en Kuala Lumpur en octubre de 1989, dijo con su franqueza característica en una entrevista con la televisión Sky: “Se ataca a Gran Bretaña por explotar las colonias. A veces pienso que tuvieron mucha suerte de que fuéramos nosotros los que los colonizamos y no otras personas”.

A los millones de víctimas de la partición les esperaban largos y dolorosos meses de reasentamiento y reintegración. Habían pagado el precio de la libertad. Un grupo amargado de refugiados que pasaban hambre en un campamento de Punjab, en un exabrupto de rabia y frustración, gritó a un oficial británico: “¡Traigan de vuelta al Raj!” En 1995, una manifestación de los trabajadores de Alemania del Este había coreado un lema: “Queremos recuperar el Muro”. No se puede revivir el Raj ni el Muro de Berlín. Las masas tienen que avanzar y vengar sus heridas. Sólo mediante una revolución socialista se pueden vengar las atrocidades del pasado y garantizar un futuro próspero. La sangre derramada no será en vano.

Luchando por los huesos

Durante la partición, los gobernantes de India y Pakistán estaban más preocupados por la división de activos que por las agonías de las masas hindú, musulmana y sij. Querían crear nuevos Estados. La tragedia de la partición se vio agravada por los abrumadores deseos de las clases dominantes de India y Pakistán de ganar todo lo que pudieran de lo que los británicos dejaban atrás. En términos de distribución de ejércitos, activos y riqueza, exhibieron mezquindad y codicia. Se pasaron días discutiendo sobre quién pagaría las pensiones de las viudas de los militares. ¿Se esperaría que Pakistán pagara a todas las viudas musulmanas dondequiera que estuvieran? ¿Pagaría la India a las viudas hindúes en Pakistán? Pakistán funcionaría con 4913 millas de las 18.077 millas de carreteras de la India y 7112 millas de sus 26.421 millas de vías férreas. ¿Deben dividirse las topadoras, carretillas y palas del departamento de carreteras y las locomotoras, autocares y vagones de carga de los ferrocarriles de acuerdo con la regla 80/20 o el porcentaje del kilometraje de vías y carreteras que tendría cada nación?

Algunos de los argumentos más amargos se produjeron sobre los libros de las bibliotecas de la India. Los juegos de la Encyclopaedia Britannica se dividieron religiosamente, volúmenes alternos para cada dominio. Los diccionarios se partieron a la mitad, de la A a la K fueron a la India y el resto a Pakistán. Cuando solo se disponía de una copia de un libro, se suponía que los bibliotecarios debían decidir qué dominio tendría mayor interés en él. ¡Algunos de esos hombres supuestamente inteligentes llegaron a las manos sobre qué dominio tenía mayor interés cultural en Alicia en el país de las maravillas y Cumbres borrascosas!

Ciertas cosas no se pueden dividir. El Departamento del Interior señaló con cierta previsión: “…las responsabilidades de la oficina de inteligencia existente no es probable que disminuyan con la división del país”. Sus oficiales se negaron obstinadamente a entregar siquiera un archivo o un tintero a Pakistán. Sólo una prensa del subcontinente era capaz de imprimir dos de las insignias indispensables de la identidad nacional, sellos postales y moneda. Los indios se negaron a compartirla con sus futuros vecinos. Como resultado, miles de musulmanes tuvieron que fabricar una moneda provincial para su nuevo estado sellando enormes montones de billetes de rupias indias con un sello de goma marcado “Pakistán”.

Los musulmanes querían que se desarmara el Taj Mahal y se enviara a Pakistán, porque Mughal lo había construido. Los saddhus hindúes insistieron en que el Río Indo, que fluía a través del corazón de la India musulmana, debería ser suyo de alguna manera, porque sus Vedas sagradas habían sido escritas en sus orillas 25 siglos atras.

Cada dominio estaba extremadamente interesado en poseer los símbolos más llamativos del poder imperial que los había gobernado durante tanto tiempo. El tren virreinal blanco y dorado, cuya majestuosa silueta había cruzado las áridas llanuras del Deccan, se dirigió a la India. Los coches privados del comandante en jefe del ejército indio y del gobernador del Punjab fueron asignados a Pakistán. Sin embargo, la división más notable de todas tuvo lugar en los patios del establo de la casa del virrey. Se trataba de doce carruajes tirados por caballos: con sus ornamentados diseños de oro y plata labrados a mano, sus relucientes arneses y sus cojines escarlata, encarnaban toda la pompa pretenciosa y todo el desdén majestuoso que había fascinado y enfurecido a los súbditos indios del Raj. El ADC (Cadete adyacente) de Lord Mountbatten, el teniente comandante Peter Howes, propuso que esto se resolviera con el simple lanzamiento de una moneda. India ganó el sorteo. El destino había decidido que los carruajes de oro de las reglas imperiales de la India transmitirían a los líderes de una nueva “India socialista”. Howes luego dividió los arneses, látigos, botas de cochero, alas y uniformes que iban con cada juego de carruajes.

Después de semanas de arduas negociaciones, India y Pakistán finalmente llegaron a un acuerdo sobre la división de los últimos activos financieros y materiales. Al momento de la independencia, las reservas de efectivo de la India ascendían a 4.000 millones de rupias. Pakistán recibió un anticipo inmediato de 200 millones de rupias. Según el acuerdo, recibiría como saldo de su parte 550 millones de rupias adicionales (alrededor de £ 45 millones en ese momento). India argumentó que el dinero se usaría para comprar armas para matar soldados indios y se negó a pagar la suma hasta que se resolviera el problema de Cachemira. ¡Aún no se resuelve y bajo el dominio burgués del subcontinente nunca será resuelto! Esta decisión puso a Jinnah en una situación desesperada. Su nueva nación estaba casi en quiebra. Solo quedaban 20 rupias de los 200 millones de rupias originales. Más tarde, Gandhi convenció al gobierno indio de que entregara ese dinero a Pakistán.

La partición fue una herida infligida sobre cuerpo vivo de una de las civilizaciones más antiguas de la tierra. Una civilización rica en arte, arquitectura, música, literatura y otras formas de cultura humana… su diversidad cultural era su mayor belleza. El dolor aún permanece y ha dejado una cicatriz indeleble en millones de personas. La partición fue uno de los eventos más contrarrevolucionarios de la historia reciente. Más de medio siglo después, se plantea una pregunta en todo el subcontinente… ¿Se puede deshacer la partición?