Mineros de Soligorsk, Bielorrusia: “Todos los días hasta el final”

Por Rubén Tzanoff

Desde la Liga Internacional Socialista apoyamos la lucha obrera y popular en curso.

Desde su inicio, venimos reflejando las acciones populares contra el fraude electoral y la represión, por libertades democráticas y derechos sociales, contra el autoritarismo de Lukashenko y su régimen autoritario.

La lucha es muy dura, hay amenazas de los directores de fábricas, de los burócratas sindicales oficialistas, hay persecuciones y fuertes presiones del aparato estatal. Aún así, lxs trabajadorxs hacen asambleas, comités de huelga y se movilizan, intentando avanzar en la organización y coordinación.

Nuestrxs compañerxs nos siguen enviando información sobre las acciones cotidianas, en particular sobre las que protagonizan los sectores más combativos de la clase trabajadora. Y entre muchos otros ejemplos, hay noticias que destacan lo que están haciendo los mineros en Soligorsk, en la primera línea de la huelga indefinida y de las manifestaciones junto a la población. No es algo extraño, ya que interviene el Sindicato Independiente de Bielorrusia, que encabezan dirigentes que no se vendieron a las patronales ni al gobierno, son luchadores democráticos, que defienden los intereses de lxs compañerxs, algo que conocemos de primera mano.

A continuación, reproducimos una nota que nos ha llegado del país del Este europeo en lucha, publicada en NAVINY BY, con el objetivo de aportar información y de impulsar el apoyo de los pueblos a la rebelión bielorrusa.

“¡Todos los días hasta el final! Cómo los mineros de Soligorsk se declaran en huelga. A pesar de la fuerte presión de la dirección de Belaruskali, los mineros de Soligorsk continúan una huelga indefinida. Están listos para una huelga de hambre. Por la mañana, la plaza central de Soligorsk está abarrotada. Los mineros se han reunido aquí. Desde el 17 de agosto han declarado una huelga indefinida. Los empleados de Belaruskali exigen reconocer los resultados de las elecciones presidenciales como inválidos, llevar ante la justicia a Alexander Lukashenko y la jefa de la Comisión Electoral Central, Lidia Yermoshina por delitos contra el pueblo, liberar a todos los presos políticos y participantes en protestas pacíficas.

Se creó un comité de huelga en la empresa. Según el comité de huelga, más de 4.000 personas se inscribieron en la huelga. Más de 15 mil personas trabajan en Belaruskali. La parte activa de los huelguistas no va a trabajar. Se reúnen todos los días en el centro de la ciudad. “Tengo tres hijos, ahora mi mujer está embarazada del cuarto, pero voy hasta el final. Toda nuestra brigada (12 personas) está en huelga. La brigada vecina también está aquí. Estoy en contra de este régimen. Estamos cansados ​​de tener miedo”, dijo a Naviny.by Vadim Shchitkovets, un maquinista del cuarto departamento de minería.

La mayoría de los trabajadores de la potasa se fueron a trabajar porque necesitan “alimentar a sus familias y pagar préstamos”. Los empleados del primer departamento de minería dijeron que en sus lugares de trabajo están llevando a cabo una huelga italiana, o trabajan muy lentamente o no trabajan en absoluto. Según el comité de huelga de la mañana del 20 de agosto, solo una mina de cada seis no estaba funcionando, el resto, en un grado u otro, recibió mineral a la superficie. Todas las fábricas de enriquecimiento funcionaron; hay cuatro en la empresa. La huelga de los mineros se lleva a cabo bajo una presión sin precedentes de la administración empresarial. Los trabajadores están amenazados con la pérdida de bonificaciones, despidos e incluso responsabilidad penal.

En las vísperas el primer ministro Roman Golovchenko, dijo que el obstáculo para el trabajo de la empresa es el daño directo al proceso de producción. Según él, si la empresa sufre pérdidas, las personas que causaron el daño serán responsables de acuerdo con la ley. “La dirección de la empresa realizó un buen lavado de cerebro entre los huelguistas. En particular, el director general [Ivan Golovaty] llegó a los sitios y, mediante presión moral, así como desinformación, trató de convencer a los capataces de los complejos mineros y de túneles para que comenzaran a trabajar”, dijo el agregado de prensa del comité de huelga, Gleb Sandros. – En particular, aseguró que el sitio en el que se encuentra es el único que está en huelga. Naturalmente, los trabajadores empezaron a dudar y a dudar. Por el momento, algunos de ellos están desmoralizados y la moral de algunos ha bajado. Este fue el cálculo. “Pero no tenemos la intención de retroceder, porque no hay lugar.”

Los mineros de Solihorsk tienen experiencia en una huelga exitosa. Tuvo lugar en la primavera de 1992. Luego, los mineros exigieron salarios más altos. La huelga duró 44 días. Los trabajadores de Belaruskali pararon su trabajo, el mineral no fue sacado a la superficie. Los mineros bloquearon el transporte con productos para hacer cumplir sus demandas. Más de una docena de empleados se morían de hambre en el vestíbulo de la administración empresarial.

“Luego hubo demandas puramente económicas. Nuestros salarios se han incrementado 3,2 veces. Entonces todo salió bien para nosotros”, dijo el entonces presidente del comité de huelga Nikolai Zimin, quien había trabajado en Belaruskali durante 35 años.

Ahora las autoridades bielorrusas están tratando de convencer a la población de que los mineros en huelga están actuando fuera del marco legal. Dicen que, de acuerdo con la ley, el consentimiento para la huelga debe ser otorgado por la mitad del colectivo laboral y solo se pueden presentar demandas económicas, no políticas. “Ahora es el momento más importante de nuestra vida. Nos asustan, hablan de algún tipo de huelga ilegal. Pero un hombre cruzó la línea de la ley cuando comenzó a dispararnos en las calles. Entonces, ¿de qué tipo de legalidad podemos hablar ahora? Queremos que respondan por matar gente. Contamos con el apoyo de nuestros compañeros de trabajo en todo el mundo. Están listos para ayudarnos en lo que quieran, incluso hasta el punto de subirse a los rieles para no dejar ir los productos. Ahora solo queda lo más importante: ¡todos los días hasta el final! “- dijo en el mitin el presidente del Sindicato Independiente de Bielorrusia Maxim Poznyakov, quien vino a apoyar a los mineros en huelga.

En Soligorsk entienden el peso de la responsabilidad, todo el país los mira. Los mineros en huelga están listos para ir al último recurso y hacer huelga de hambre.”