El Amazonas y el Pantanal arden: “el aire es insoportable”

Por Mauricio Matos – Luta Socialista/PSOL

Cuando el Supremo Tribunal Federal – STF decidió publicar las imágenes de la reunión ministerial celebrada el 22 de abril de este año, la población brasileña pudo observar, asombrada, el bajo nivel de los debates que tienen lugar en la cumbre que gobierna el país. Entre otras, una frase llamó la atención: “(…) tenemos que hacer un esfuerzo aquí, mientras estamos en este momento de tranquilidad en el aspecto de la cobertura de prensa, porque sólo habla de Covid, para pasar la tijera y cambiar todas las reglas y simplificar las normas”.

Fue Ricardo Salles, Ministro de Medio Ambiente, en su batalla diaria por desmantelar todo el sistema de protección ambiental construido en Brasil tras el fin de la dictadura militar. Anteriormente afiliado al PFL y al DEM, se unió al gobierno de Bolsonaro a través de la cuota del Nuevo Partido. Antes de eso, fue Secretario de Estado de Medio Ambiente en la administración de Geraldo Alckmin (PSDB-SP), período en el que hubo movimientos millonarios en sus cuentas bancarias. En una de las acciones en las que se le investiga, los fiscales descubrieron 54 transferencias entre 2014 y 2017 que totalizan 2,75 millones de reales. El dinero pasó de la cuenta de su bufete de abogados a su cuenta personal. Se investiga la evasión de impuestos y el lavado de dinero.

Salles reúne una extensa lista de antecedentes penales, lo que llevó a la Fiscalía Federal a solicitar su destitución en julio/2020 en una demanda por improbidad administrativa firmada por 12 abogados de la República. El MPF identificó cuatro grupos de medidas adoptadas por Salles para romper la estructura de los organismos ambientales del gobierno: la desestructuración normativa, presupuestaria, de inspección y de transparencia/participación. Se trata de decretos, órdenes, ordenanzas, reducción de recursos para la inspección ambiental, desmantelamiento de la CONAMA (Consejo Nacional del Medio Ambiente), entre otros.

Intentó ser electo diputado federal en 2018. Su número (3006) era una referencia al calibre 30-06, estándar de las fuerzas armadas de EE.UU. hasta la guerra de Vietnam. En su material de campaña predicó abiertamente usando las balas del rifle “contra la plaga de los jabalíes” y “contra la izquierda y el MST”. Debido a su perfil reaccionario y a su desempeño al frente del MMA, los ambientalistas lo llaman “un ayudante bajo las ordenes de la Ministra de Agricultura”.

“No puedo respirar”

La frase que dijo George Floyd, cuando fue asfixiado por un policía racista en Minneapolis, EE.UU., traduce uno de los muchos problemas graves resultantes de los incendios en el Amazonas y el Pantanal. Un estudio realizado por el IPAM, el IEPS y Human Rights Watch evaluó el impacto en la salud humana de los efectos de los incendios en el Amazonas en 2019, asociados a la deforestación en la región. El pico de las hospitalizaciones ocurrió en septiembre de 2019. Se estima que la contaminación atmosférica alcanzó unos 4,5 millones de habitantes en 168 municipios situados en la frontera agrícola entre el cerrado, el pantanal y el bioma amazónico, zona que desde el decenio de 1980 se conoce como “arco de fuego” o “arco de deforestación”.

Los casos graves, que requirieron hospitalización, ascendieron a un total de 2.195, de los cuales el 70% eran pacientes identificados en dos grupos más vulnerables: el 21% eran bebés de 0 a 12 meses y el 49% eran ancianos de más de 60 años. Y los números deben ser más altos, ya que el estudio se limitó a las unidades de salud que forman parte del SUS, y también se debe considerar la porción de la población amazónica que ni siquiera tiene la posibilidad de ser atendida en un hospital. “El aire es insoportable”, resume un médico de Río Branco-AC.

¡Fuera Salles! ¡Fuera Bolsonaro y Mourão!

Al servicio de los terratenientes, los banqueros y los intereses económicos estadounidenses, el gobierno de Bolsonaro y su cuerpo de ministros reaccionarios constituyen un verdadero peligro para el medio ambiente en el Brasil y en el mundo, con repercusiones directas en la salud y la vida de los trabajadores.

Derrotar a un gobierno que promueve este tipo de destrucción es una tarea urgente para los ecologistas, los defensores de los derechos humanos, los trabajadores, las mujeres, los pueblos indígenas, las poblaciones quilombolas. Derrotar a un gobierno que contribuye a poner en riesgo la vida en el planeta Tierra es una tarea para todos nosotros. El aire es insoportable. Este gobierno también.