EEUU: entrevista con Ashley Smith, militante y escritor socialista. Miembro del DSA y el colectivo Tempest

Presentamos al entrevista realizada al compañero Ashley Smith, militante y escritor socialista del DSA y el colectivo Tempest, realizada por nuestro compañero Alejandro Bodart en la edición de Panorama Internacional del 12 de noviembre.

Alejandro Bodart: El sábado pasado Biden fue finalmente declarado ganador de las elecciones. ¿Cuál es tu análisis inicial de los resultados?

Ashley Smith: Bueno, es maravilloso despertarse en Estados Unidos y saber que Donald Trump no será presidente a partir de enero. Creo que, para la mayoría de la gente en los Estados Unidos, eso es un tremendo suspiro de alivio, especialmente para la clase trabajadora y las personas de color. Dicho esto, la elección de Biden realmente no debería alegrar a nadie. Porque lo que tuvimos en esta elección fue una elección clásica del “mal menor”, entre un nacionalista de extrema derecha, “EEUU primero”, de Donald Trump, y un restauracionista neoliberal en la forma de Joe Biden. A pesar de esas alternativas poco atractivas, hubo una participación masiva en las elecciones, un número récord de personas votando. Todavía hay un gran número de personas que no votan. Y lo extraño de la política estadounidense para la gente de todo el mundo, no hay garantía de que la persona que obtenga la mayor cantidad de votos gane. Entonces, a pesar de que Joe Biden obtendrá probablemente de 7 a 8 millones de votos más que Donald Trump, Biden solo ganará ajustadamente en el Colegio Electoral en base a algunos Estados clave que fueron en su dirección. Entonces será presidente en base a la victoria en el Colegio Electoral. Pero a los demócratas les fue bastante mal en las elecciones al Congreso en la Cámara de Representantes y en el Senado. En la Cámara perdieron varios escaños, por lo que tienen una mayoría más reducida. Y en el Senado, todavía está indefinido (depende de dos elecciones al Senado en Georgia) quién será el partido mayoritario en el Senado. El Senado podría permanecer fácilmente bajo el control del Partido Republicano cuando Biden asuma el cargo.

Entonces eso produciría, si ese es el escenario más probable, eso producirá un gobierno profundamente dividido, con una administración de Biden que tiene un mandato muy débil, y un Partido Republicano que aún obtuvo más de 70 millones de votos. Probablemente Trump obtendrá 74, 75, 76 millones de votos y el trumpismo estará vivo. Y eso pondrá al Partido Republicano en una posición donde podrá bloquear muchas cosas que Biden podría querer hacer de otra manera. Así que no conseguirá nombramientos de izquierda para el gabinete, lo que probablemente no iba a suceder de todas formas. Es probable que designe miembros del gabinete de derecha, del Partido Republicano. Y Biden ya lo ha señalado en su discurso de victoria, prometiendo la cooperación bipartidista, diciendo que será un presidente para todos los estadounidenses. Es decir, hará lo que hizo Bill Clinton, la triangulación clásica: moverse hacia la derecha para robarle energía a la derecha, pero en el proceso adoptar sus políticas. Entonces eso dejará una situación de una sociedad estadounidense profundamente polarizada, y un gobierno dividido que estará absolutamente paralizado y entregará muy poco para la gran mayoría.

Todo esto seguirá avivando el ascenso de la derecha. Veremos a Trump probablemente dejar el cargo sin reconocer que perdió, y diciendo que fue una elección robada, y alimentando, ya sea a través de medios de comunicación que él va a iniciar, o a través de Fox, un nuevo tipo de “Tea Party” con un componente de extrema derecha mucho más peligroso y cada vez más militarizado. Lejos de ser el fin del trumpismo, veremos el trumpismo en una nueva forma fuera del gobierno, que probablemente tomará la forma de protestas mucho más grandes. Podría haber una protesta en la toma de posesión de Biden, liderada no por la izquierda, sino potencialmente por la derecha, por lo que no nos dirigimos al final de la polarización, sino a la profundización de la polarización. La pregunta es, ¿será la izquierda un polo de atracción en eso? ¿O seguirá siendo una parte subordinada del Partido Demócrata?

A.B: Profundizando sobre algunos elementos que ya mencionaste, Biden ganó por un margen menor de lo que muchos predecían y Trump obtuvo, como dijiste, más de 70 millones de votos. ¿Qué podemos esperar de Trump y el trumpismo? ¿Y qué crees que puede pasar en el Partido Republicano?

A.S: Sí, creo que tenemos que reconocer cuán profundamente transformado está el Partido Republicano. Trump realmente ha consolidado una nueva política, que es una radicalización de una trayectoria en la que ya estaba el Partido Republicano, de una especie de nacionalismo de derecha. Pero Trump ha hecho cosas diferentes y ha apelado, especialmente a la clase media, los propietarios de pequeñas empresas y los sectores de la clase trabajadora que han sido duramente golpeados por la globalización. Así que Trump ha transformado al Partido Republicano, de lo que fue el partido histórico del capital estadounidense, en un partido que se enfoca cada vez más en movilizar a la pequeña burguesía radicalizada y a sectores de la clase trabajadora alienada, bajo un programa de nacionalismo de extrema derecha, con toda la xenofobia, racismo y otras formas de intolerancia que lo acompañan.

Creo que lo sorprendente de los resultados electorales es que Trump ha ampliado su base en el transcurso de las elecciones. Este es un voto mucho más grande que el que obtuvo en 2016. Y también logró avances entre la población Latina, y especialmente entre los hombres Negros, y aumentó el apoyo de sectores de la clase media de diferentes maneras. Así que tenemos un bloque complicado de extrema derecha que se ha consolidado bajo el liderazgo de Trump en el Partido Republicano. Tiene una base real y el trumpismo tiene una base real.

Es difícil saber qué hará realmente Donald Trump. Se enfrenta a cargos penales, podría terminar fácilmente en la cárcel. Tiene deudas masivas, como todos hemos descubierto en sus declaraciones impositivas, que debe, ya sabes, cientos de millones de dólares a los acreedores, especialmente a los bancos alemanes, que probablemente estén vinculados a    varios oligarcas en Rusia. Así que enfrenta tanto cargos criminales como un verdadero problema de deuda. Entonces se enfrenta a una situación de luchar o huir. Es decir, estará tentado a irse. Pero su carácter, como ha demostrado durante varias décadas, es realmente luchar en esta circunstancia. Creo que fácilmente podría comenzar su propio canal de medios, convertirse en una personalidad de Fox y continuar alimentando a la derecha. También podría convertirse en la figura a la cabeza de un nuevo Tea Party, como dije, con un componente armado que hace mítines para detener cualquier cambio que Biden quiera hacer cuando asuma el cargo. Así que creo que Trump verá lo que hace.

El trumpismo, más allá de lo que suceda con Trump, llegó para quedarse. Al igual que en todo el mundo, el nacionalismo de extrema derecha es un fenómeno creciente. No es exclusivo de Trump o de Estados Unidos. Se expresa desde Bolsonaro en Brasil hasta Viktor Orban o la figura que nombres, en todo el mundo, que está galvanizando el descontento con la crisis de nuestra sociedad, con base en un nacionalismo xenófobo de extrema derecha. Entonces ese es un fenómeno internacional y el trumpismo es su encarnación en los Estados Unidos. Y eso ciertamente llegó para quedarse.

Creo que, dentro del Partido Republicano, habrá una pelea entre los centristas más tradicionales como hemos visto a George Bush, un criminal de guerra, felicitando a Joe Biden por su victoria. Así que el tipo de Bush, quiero decir, es difícil hablar de esta manera, pero Bush ahora es un centrista en el Partido Republicano, lo cual es obsceno porque Bush es un criminal de guerra. Entonces tenemos a Bush, que es el “centro”, el centro clásico del partido republicano ahora. Intentarán liderar una lucha para domesticar a la derecha “trumpista”, con Mitt Romney queriendo ser la encarnación de eso. Pero creo que esa ala es bastante débil. El problema para el ala “trumpista” del Partido Republicano es que no tienen una figura carismática que pueda intervenir fácilmente para galvanizar lo que Trump ha hecho. Los hijos de Trump son bastante poco convincentes. Y no creo que sean quienes ocupen ese papel. Pero habrá una batalla entre el ala centrista y la nueva ala “trumpista” por los corazones y las mentes de esta enorme base de derecha que Trump ha creado. Así que podemos esperar que el Partido Republicano siga siendo un partido de extrema derecha, y que realmente obtenga avances en las próximas elecciones legislativas, ya que Joe Biden no puede ofrecer nada, salvo cambios superficiales que restablezcan el status quo anterior, para abordar la crisis en la vida de las personas. Así podemos ver que, a pesar de que el Partido Republicano Trumpista ha sufrido una derrota, podrían lograr importantes avances en las próximas elecciones de 2022. Así que la trumpificación del Partido Republicano, creo, es muy profunda, está aquí para quedarse, habrá una batalla sobre quién será el líder carismático que cohesione y movilice esa base, pero está ahí para ser cohesionada.

A.B: ¿Cuáles son las principales características que podemos esperar de la administración Biden?

A.S: Creo que es probable que la administración Biden sea el tercer mandato de la administración Obama. Y no será una desviación radical de ese legado. Es decir, será una administración de restauración neoliberal e imperial, ese será el objetivo, veremos cuánto pueden hacer realmente. Debido a que Biden entrará sin mandato, estará en una posición débil como presidente. Es un hombre muy viejo, personalmente. Probablemente será un presidente de un solo período. Se enfrentará a un Senado que probablemente estará bajo el control de los republicanos y Mitch McConnell. Y bloquearán todos los cambios importantes que pueda querer hacer, desde su gabinete hasta cualquier cambio de política. Entonces, en el mejor de los casos, van a llegar a arreglos en los que tanto los demócratas como los republicanos pueden estar de acuerdo. Y eso será el mantenimiento del neoliberalismo. Y de esto hablaré en un segundo, creo, de un imperialismo estadounidense cada vez más agresivo, que creo que es el resultado más peligroso de la elección de Biden.

Lo que hará Biden a nivel nacional es derogar los peores excesos de la administración Trump a través de decretos, se unirá a la OMS en medio de la pandemia, se unirá a los acuerdos climáticos de París, derogará la prohibición de ingreso al país desde algunos países musulmanes, hará todo lo posible. Hará todo ese tipo de cosas, que puede hacer a través de decretos, que básicamente restaurarán las cosas a la forma en que estaban bajo Obama, lo cual era deplorable para la gran mayoría de la gente: pobreza, racismo, creciente desigualdad, deportación de inmigrantes a gran escala. Por lo tanto, la restauración del status quo anterior por decreto será completamente insuficiente para satisfacer las necesidades de la gran mayoría de las personas en los Estados Unidos. No habrá grandes reformas, ninguna ilusión que tenga la izquierda de que Biden de alguna manera descubrirá que necesita implementar “Medicare para todos”,o el “Green New Deal”, eso está fuera de la realidad, eso no va a suceder. Tal vez consiga pasar algunas cuestiones liberales menores. Pero creo que eso es muy poco probable en el caso de un gobierno dividido. Así que va a acordar con el Partido Republicano sobre política interna en cuestiones que son aceptables para Mitch McConnell, que es un reaccionario. Así que creo que vamos a conseguir muy poco para la gente normal en el frente doméstico.

En el frente internacional creo que nos enfrentamos a una situación más peligrosa, porque en la política internacional existe un consenso imperial de la necesidad de levantarse y enfrentar a China y Rusia. Entonces, la retórica de la rivalidad entre las grandes potencias que hemos visto desarrollarse de una manera caótica e irracional bajo Trump es en realidad una expresión de un consenso más profundo sobre el que Biden es muy claro. Si lees sus artículos en Foreign Policy, a la que la gente llama la “reserva del cerebro imperial”, la revista del establishment de la política exterior. Dejó muy claro, junto con Hillary Clinton, cuál es su plan. Les gustaría reestructurar la economía estadounidense para que sea cada vez más competitiva con China. En 5G, saben que necesitan reconstruir la infraestructura de EE. UU para que ingrese al siglo XXI. Porque Estados Unidos en términos de infraestructura es una ruina en descomposición, y también necesitan competir en otros frentes de la alta tecnología. Y desarrollarán, o Biden pretende desarrollar, una política industrial para cohesionar eso a nivel nacional. Y el objetivo de eso es competir con China, en la carrera de alta tecnología, y también en el frente militar, porque el dominio estadounidense en Asia está amenazado por algunos de los desarrollos del ejército chino. Entonces, creo que vamos a ver, en un frente internacional, un programa de restauración imperial que está vinculado con la transformación o intento de transformación de la economía estadounidense para que sea más competitiva con China. Biden no hará eso de la manera “Estados Unidos primero”, sino a través de la estrategia clásica de lo que ellos llaman “internacionalismo liberal”, es decir, Estados Unidos reúne a sus aliados imperiales para formar un bloque contra el ascenso de China y contra Rusia. Así que creo que el resultado más peligroso de la victoria de Biden es la restauración imperial, que no se ha discutido en absoluto en las elecciones estadounidenses. Es como si el mundo dejara de funcionar y la gente solo hablaba de política doméstica. Lo más peligroso que se está desarrollando ahora es la reafirmación imperial a través de Biden, con la que el Partido Republicano está de acuerdo, con pequeñas diferencias tácticas. Veremos que pasa. Pero ya puedes ver los puntos de acuerdo. Marco Rubio, el senador de Florida está a favor de la política industrial, está haciendo una apuesta por el ala Trump del Partido Republicano. Por lo tanto, está de acuerdo con Biden en esta remodelación de la economía estadounidense para que esté en condiciones de competir con China. Así que creo que ese es el resultado más probable y peligroso, que es esta política de restauración imperial en la que hay un profundo consenso en el establishment de Washington.

A.B: Pasando a los debates en la izquierda. Ha habido muchos debates con respecto a las elecciones. Una parte importante de la izquierda llamó a votar a Biden, argumentando la necesidad de derrotar la posibilidad de un golpe y la deriva de Trump hacia el autoritarismo. ¿Qué balance haces de estos debates? ¿Y qué debates sobre la estrategia socialista servían de fundamento para las distintas posiciones ante las elecciones?

A.S: Creo que el debate de la izquierda fue esencialmente entre una posición clásica del “mal menor”, (que es votar por el mal menor para detener al mal mayor) que ha sido la posición dominante en la izquierda estadounidense durante 80 años, y una posición minoritaria, que yo comparto, que no se puede detener el mal votando por males menores. De hecho, fracasa, y generalmente termina fortaleciendo la jugada del mal mayor, porque el mal menor hará un trato con el mal mayor, se moverá hacia la derecha e implementará gran parte de sus políticas. Y si lo hace, desmoraliza a sus votantes, y entonces la derecha puede ganar en las próximas elecciones. Así que este ha sido el clásico fracaso del mal menor durante cuatro generaciones.

Creo que tenemos que ser honestos sobre la izquierda en Estados Unidos. Es una fuerza muy pequeña. Y está en un proceso de reconstrucción de sus fuerzas después de décadas de derrota y retirada. Y así, en la elección actual, creo que la izquierda jugó un papel marginal en cuanto a influir en el resultado. Las fuerzas que realmente controlaron esta elección fueron el establishment del Partido Demócrata y las diversas formaciones liberales que están adscritas al Partido Demócrata. Y la izquierda, incluido el DSA, no tuvo ningún impacto en el resultado de las elecciones. Y eso es importante de reconocer, porque creo que mucha gente tenía un sentido inflado de su propio significado, de que apoyar a Biden marcaría una diferencia material en el resultado de las elecciones. Y creo que siempre fue una exageración, y una exageración que condujo a compromisos políticos que podrían, en caso de no revertirse, debilitar a la izquierda en Estados Unidos. Porque la realidad es que, como acabo de decir, no vas a poder detener a Trump ni al trumpismo votando por un restauracionista neoliberal como Joe Biden. Y el mayor peligro ahora es que después de haber apoyado a Biden, la gente le dé una luna de miel o lo defenderá cuando sea atacado por la derecha, lo que sucederá de inmediato. Y esta es una posición contraproducente, porque lo que hace es garantizar que las únicas dos opciones disponibles para la gente sean la derecha en la forma de Trump y el Partido Republicano y el centro neoliberal del Partido Demócrata. Y eso producirá una situación en la que es muy fácil imaginar que la izquierda no juegue un papel independiente en ninguno de los debates, eso sería una tragedia. Porque creo que en el contexto de la polarización en la que nos encontramos ahora, con algunas de las luchas episódicas que hemos visto explotar en los Estados Unidos durante los últimos años, existe la posibilidad de construir la izquierda como un polo independiente que pueda, con el tiempo, desafiar tanto a la derecha en la forma del Partido Republicano como al establishment capitalista en términos del Partido Demócrata. Así que creo que tenemos que tener un debate y una evaluación real después de las elecciones sobre qué camino seguir para construir a la izquierda como un polo independiente.

Sobre el golpe. Creo que el golpe fue siempre una evaluación exagerada y sobrevalorada de lo que estaba sucediendo, que fue impulsada principalmente por el deseo de movilizar el voto por Joe Biden, porque en realidad, nunca hubo un golpe. La administración Trump no tenía el respaldo de los principales sectores de la clase capitalista estadounidense, la clase capitalista estaba abrumadoramente detrás de Biden. La burocracia estatal que dirige el gobierno de Estados Unidos no apoyaba a Donald Trump y no apoyaría un golpe. El ejército estadounidense dejó muy en claro que no apoyaría un golpe. Los únicos elementos en los que Trump tuvo algún apoyo para una toma del poder estatal fueron en el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y en los Departamentos de Policía. Pero no juegan el mismo papel y ni tienen el mismo peso social que la burocracia estatal, militar y la clase capitalista. Y el establishment republicano también se oponía a la amenaza de Trump de ignorar los resultados de las elecciones y permanecer en el poder. Así que todo el revuelo sobre un golpe terminó siendo un espejismo, no iba a suceder. Y creo que se usó (y lo sé por trabajar con muchas organizaciones que estaban preparando protestas electorales en defensa de los resultados), lo usaron principalmente para alentar el voto por Joe Biden. Entonces creo que fue el argumento liberal clásico de que tenemos que detener el fascismo votando por el Partido Demócrata. Trump en realidad no es un fascista, no podría dar un golpe de estado si lo soñara. Y la votación resultó de la manera que resultó. Y lo que ha hecho el Partido Republicano es simplemente cuestionar las cosas en los canales legales, lo que ha hecho durante generaciones. Este es el comportamiento clásico del Partido Republicano cuando pierde elecciones.

Entonces creo que todo esto lleva a lo que mencioné: tenemos que tener un debate en la izquierda. Creo que el mal menor, una vez más, demostrará ser una estrategia fallida. Nos hemos deshecho de Trump, pero no nos desharemos del trumpismo. Biden no hará mucho, se adaptará a la derecha, podría perder, los demócratas podrían perder las elecciones de mitad de período. Y eso producirá una revitalización y envalentonamiento de la derecha en Estados Unidos.

Y la izquierda tiene que salir de esta trampa del mal menor y comenzar a posicionarse como una fuerza independiente. De dos maneras, una, comenzando realmente a declarar la independencia política. Y dos, presentando candidatos con nuestra propia boleta y desafiando tanto a los Republicanos como a los Demócratas, especialmente en ciudades de un solo partido como Nueva York, donde los Republicanos básicamente no se postulan, entonces la cosa puede ser Socialistas contra Demócratas. Incluso si perdemos las elecciones, comenzamos a posicionarnos como una voz independiente tanto de la derecha como del Partido Demócrata. Pero más importante que eso, necesitamos orientar y reorientar a toda la izquierda en la construcción de las luchas: Black Lives Matter, la lucha por el derecho al aborto, las luchas de la clase trabajadora. Porque ese será el único mecanismo para lograr cambios bajo la administración Biden, que va a quedar atrapada en esta posición paralizada de un gobierno dividido incapaz de hacer nada, incluso si quisiera hacer, cosa que no quiere en términos de reformas importantes que responderían a las demandas de la gran mayoría de las personas en Estados Unidos. Entonces creo que necesitamos una reorientación importante de la izquierda.

A.B: La pregunta final, ya abordaste algo de esto. ¿Qué desafíos tiene la izquierda socialista en este nuevo momento? ¿Y en qué condiciones se encuentra para enfrentarlos? En tu opinión, ¿cuáles son las principales tareas de la DSA? ¿Y cuál debería ser su orientación?

A.S: Sí, bueno, creo que tenemos que dar un paso atrás y pensar en dónde estamos en el capitalismo global y estadounidense. En este momento, estamos en una crisis de largo plazo, múltiples crisis que son el resultado de la forma en que opera el capitalismo a escala global y en los Estados Unidos. Es decir, tenemos una pandemia que tiene sus raíces en la internacionalización del agronegocio, tenemos una profunda crisis económica que fue desencadenada, pero no causada por la pandemia. Y eso no muestra signos de disminuir, lo veremos. Estamos en medio de una recesión global, tenemos una crisis climática, tenemos una guerra internacional contra los inmigrantes, tenemos una epidemia de opresión racial y opresión de grupos minoritarios en todo el sistema mundial. Y tenemos, para la mayoría del mundo, crecientes desafíos para satisfacer nuestras necesidades básicas. Vivo en Vermont, que es el hogar de Bernie Sanders. Y acabo de leer en el periódico de hoy que una cuarta parte de la población enfrenta inseguridad alimentaria en este momento. Entonces estamos en condiciones muy espantosas. Y eso es lo que impulsó el ascenso de la derecha y está impulsando el ascenso de una nueva izquierda en Estados Unidos.

En muchos sentidos, creo que estamos en las primeras etapas del desarrollo de la nueva izquierda socialista en Estados Unidos. Y enfrenta grandes desafíos, pero también enormes oportunidades. El hecho de que hayan sido electas personas como Alexandria Ocasio-Cortez o la audiencia que obtuvo Sanders en sus dos candidaturas a la presidencia, es una señal de la profunda radicalización que se está desarrollando en el país. Creo que el desafío para la nueva izquierda socialista es el pensamiento de que realmente vamos a lograr cambios a través de la arena electoral. Porque creo que eso ha sido principalmente el foco durante los últimos cuatro o cinco años en la izquierda estadounidense. A través de las carreras para el Congreso, las elecciones locales y, especialmente, las candidaturas de Sanders dentro del Partido Demócrata. Y creo que la mayoría de la gente en el DSA todavía piensa en eso y también ve la importancia de la lucha. Y creo que necesitamos tener un debate dentro de DSA y de toda la nueva izquierda socialista sobre una reorientación del enfoque predominante en las elecciones hacia la organización de las luchas populares. Dicho esto, no creo que alguien deba oponerse a postular a personas para cargos públicos, creo que deberíamos postular a personas para cargos públicos, pero en nuestras propias boletas independientes, para que podamos forjar una posición que sea socialista, no contaminada por las políticas reaccionarias del Partido Demócrata. Pero tenemos que reconocer los límites de ser elegido para un cargo debido a las condiciones que describí al comienzo de la respuesta a esta pregunta. Es decir, tenemos un gobierno dividido. Debido a la crisis económica, cualquiera que sea elegido va a enfrentar una enorme crisis presupuestaria, es decir, un gasto masivo para aliviar las condiciones de la crisis económica y la pandemia, lo que significa que luego tendrán que hacer recortes presupuestarios, inmediatamente a nivel estatal y local o en el futuro. Y especialmente los republicanos van a presionar mucho por la austeridad fiscal. Así que lograr elegir a unos pocos socialistas en cargos en cualquier nivel va a enfrentar no solo las barreras políticas de un consenso Republicano y del Partido Demócrata contra lo que quieran los socialistas, sino también el impasse estructural de ser elegido para un estado en medio de la inacción, la crisis económica y presupuestaria en la cual la austeridad es la lógica de la situación. Eso significa que cualquiera que sea electo estará en una posición muy débil. Por eso creo que el nuevo movimiento socialista debe reorientar sus energías hacia la construcción de la organización de base en los sindicatos, la construcción en la lucha de clases, en los lugares de trabajo, va a haber huelgas contra las condiciones que están creciendo. Ya las hemos visto en medio de la pandemia, van a estallar. Y necesitamos que los socialistas se arraiguen más profundamente en esas luchas de la clase trabajadora. Y también en los movimientos sociales. Acabamos de tener el levantamiento más grande en la historia de este país, la rebelión de Black Lives Matter. Y en su mayor parte, el DSA y la izquierda socialista en general, no fueron un actor independiente en esas luchas. Y como resultado, esas luchas se desviaron del levantamiento de las vidas Negras importan, hacia los votos Negros importan detrás del Partido Demócrata. Y entonces creo que subraya la importancia de estar más profundamente implantados en las luchas sociales y en la lucha de clases.

Una cosa que se destaca como más importante es la lucha por los derechos de las mujeres. Si lo piensas bien, tuvimos esta serie masiva de marchas de mujeres, y luego el movimiento “Me Too”, y de alguna manera, como era de esperar, el Partido Demócrata pudo acorralar eso detrás de alguien que fue acusado de violación, quiero decir, con acusaciones de violación en su contra en la forma de Joe Biden. Así que creo que ahora que el movimiento de mujeres se enfrentará con Biden en el cargo, muy poco espacio para proteger los derechos al aborto y una Corte Suprema llena de reaccionarios que tienen sus ojos puestos en atacar los derechos reproductivos, y en particular los derechos al aborto y Roe vs Wade. Entonces tenemos que tener en esa circunstancia, cuando no hay forma electoral de defender lo que queremos defender en el derecho al aborto, tenemos que tener un movimiento electoral de masas para proteger los derechos al aborto y los derechos de las mujeres de manera más amplia.

Así que creo que necesitamos esa reorientación masiva hacia la lucha, la lucha de clases y social, así como hacia la política independiente. Creo que el DSA se enfrenta a este enorme debate sobre dónde deberíamos poner nuestro tiempo, dinero y energía. Y ese debate se desarrollará en la evaluación de lo que está sucediendo en esta elección y en el período previo a la Convención Nacional de la DSA, que tendrá lugar el próximo verano. Y creo que una de las cosas que debemos subrayar y quise decir esto antes, es a quién está culpando el Partido Demócrata por su pobre desempeño, están culpando a la izquierda. Y esa es una señal de que no somos bienvenidos en el equipo B de los capitalistas, o en realidad, ahora es el equipo A, su partido principal, que es el Partido Demócrata. Van tras AOC, van tras Bernie Sanders, van tras “Medicare para todos”, van tras el “Green New Deal” como la principal razón por la que los demócratas obtuvieron malos resultados en las elecciones al Congreso y al Senado. Eso muestra cuán de derecha es el Partido Demócrata y cuánto desprecian a los socialistas. Abren sus puertas a tener socialistas para tenerlos como una fuerza ineficaz y cooptada, pero los usarán como chivos expiatorios para explicar su fracaso en derrotar a la derecha. Entonces, en esa circunstancia, creo que tenemos que ganar una discusión dentro del DSA a favor de la política independiente, la lucha social y el posicionamiento del nuevo movimiento socialista como un polo de atracción. Que sea una alternativa tanto frente a la derecha como frente al Partido Demócrata, el centro neoliberal del sistema.

A.B: ¿Qué papel puede jugar un proyecto como Tempest ante estos desafíos?

A.S: Creo que Tempest es un proyecto modesto. Y está en sus etapas iniciales. Pero creo que ha comenzado a posicionarse como una voz crítica que evalúa la debilidad de esta estrategia electoral predominante que ha tenido el DSA en el nuevo movimiento socialista, y argumenta positivamente esta reorientación hacia la lucha de masas y la política independiente. Entonces, con suerte, Tempest y otras fuerzas dentro y fuera de DSA pueden plantear cada vez más un frente unido de fuerzas de izquierda que están a favor de esta reorientación hacia la lucha de clases y social y la construcción de un partido independiente propio, un nuevo Partido Socialista. Nominalmente, casi todos en el DSA están de acuerdo con ese objetivo. La pregunta es cómo y cuándo vamos a hacer eso. La mayoría de la gente en el DSA y sus alas predominantes, o ven apoderarse del Partido Demócrata como la finalidad (lo que creo que es un callejón sin salida como se puede ver en la respuesta a la izquierda y en esta elección), o una larga marcha a través del Partido Demócrata sumando representantes electos. Y algunas personas dicen que serán 20 o 50 años. No tendremos una sociedad habitable en 20 o 50 años. La ciudad de Nueva York estará bajo el agua con el cambio climático global. Así que necesitamos un argumento mucho más agresivo de la izquierda, que tenemos que empezar a sentar las bases para construir un nuevo partido propio. Eso no va a pasar por Tempest. No vendrá a través de ninguna organización o publicación en particular de la izquierda. Tiene que ser un frente de gente de izquierda discutiendo en esa dirección común, y ganando ese argumento dentro del DSA a través del debate y la discusión con paciencia y camaradería, y lo más importante, la colaboración en la lucha, donde podemos construir la confianza y dar el debate al mismo tiempo. Porque creo que estamos en un punto de inflexión, especialmente en la convención del DSA que se avecina este verano, donde necesitamos desesperadamente una reorientación de la izquierda socialista hacia la independencia y la lucha.