Pakistán: la trágica muerte de Karima Baloch

Por Musa

La reconocida activista baluche Karima Baloch fue encontrada muerta en Toronto después de estar desaparecida durante un día. Según el relato de su esposo Hammal Haider, el domingo 21 de diciembre salió a caminar por la isla central de Toronto, lo que solía hacer, pero nunca regresó. La policía de Toronto había solicitado información sobre su paradero en Twitter. Al día siguiente, su cadáver fue encontrado en la isla. A principios de este año, otro activista y periodista baluche, Sajid Hussain, también desapareció en Suecia y luego su cuerpo fue encontrado en un río. Se trata de una nueva ronda de horribles incidentes en los que los activistas baluchis exiliados desaparecen y luego son encontrados muertos en países supuestamente “democráticos” y “libres”. Tales actos horribles de asesinatos flagrantes muestran hasta qué punto los poderes fácticos se sienten amenazados por el renovado resurgimiento del movimiento baluchi que lucha contra la opresión nacional. Dichos asesinatos están destinados a silenciar las voces que se elevan contra la opresión nacional y la explotación en Baluchistán, pero cada nuevo incidente está dando impulso al movimiento contra la opresión nacional.

Karima Baloch fue la ex presidenta de la Organización de Estudiantes Baloch (Azad), de tendencia izquierdista. La organización era el grupo más vocal con respecto a la opresión nacional de Baluchistán y abogó abiertamente por la cesión. Innumerables activistas de la organización fueron desaparecidos por las autoridades. Posteriormente, la organización fue prohibida por el gobierno. Karima se vio obligada a abandonar Pakistán en 2016 y solicitó asilo en Canadá. Allí continuó sus actividades contra las desapariciones forzadas y la opresión baluchi. Según su esposo, regularmente recibía amenazas por teléfono y acoso en las redes sociales.

Hay una larga y tumultuosa historia de lucha contra la opresión nacional en Baluchistán, en la que la Organización de Estudiantes Baluchis y sus diferentes facciones jugaron un papel destacado. Miles de jóvenes baluchis sacrificaron sus vidas en esta serie de movimientos contra la subyugación nacional de Baluchistán. Históricamente, ha habido cuatro grandes rebeliones armadas en Baluchistán contra la explotación y la opresión nacionales. La lucha en curso, que comenzó a principios del siglo XXI y aún continúa con todos sus reflujos y flujos, es probablemente la más larga.

Por otro lado, la respuesta de las autoridades estatales a esta rebelión ha sido despiadada. La lucha se enfrentó a implacables operaciones militares y miles de activistas políticos baluchis han sido secuestrados, asesinados y sus cuerpos fueron luego arrojados. Según los partidos y activistas nacionalistas baluchis, las autoridades nutrieron numerosos grupos lumpen y fundamentalistas encargados de aplastar todo tipo de voces disidentes en Baluchistán. Los activistas políticos baluchis denominan a estos grupos “escuadrones de la muerte”. En realidad, son bandas de elementos criminales que gozan del patrocinio de las autoridades.

Pero recientemente la lucha contra la opresión nacional ha experimentado una nueva transformación. Ha tomado la forma de un activismo político radical. La lucha armada anterior ha dejado profundas huellas en la juventud baluche y han sacado valiosas conclusiones a través de sus experiencias.

En mayo de este año, una mujer baluche, Malik Naz, fue asesinada en Turbat (Baluchistán) durante un robo de una casa por parte de una banda de notorios “escuadrones de la muerte” y su hija resultó gravemente herida. Esto desató enormes manifestaciones de protesta en todo Baluchistán. Aunque el detonante inmediato de los acontecimientos fueron los actos criminales desenfrenados de los “escuadrones de la muerte”, la causa subyacente se adentra profundamente en la historia de décadas de opresión nacional. Durante estas protestas, los oradores pronunciaron discursos contra la opresión estatal y la explotación nacional. Unos meses más tarde ocurrió otro incidente horrible en Turbat en el que el joven Hayat Baloch fue brutalmente asesinado por personal paramilitar. El incidente desató otra serie de protestas y manifestaciones en toda la provincia. También se realizaron protestas solidarias en las principales metrópolis del país.

De manera similar, hubo enormes movilizaciones de estudiantes baluchis durante las cuarentenas de Covid-19. Los estudiantes de Baluchistán protestaron contra las clases virtuales porque no hay infraestructura de Internet en la provincia. Exigían que el gobierno proporcionara una infraestructura de Internet gratuita o que se abolieran las clases en línea.

Durante todas estas protestas, las mujeres baluchis fueron protagonistas. Entre ellas, Mahrang Baloch es la dirigente más destacada durante todos estos eventos. Se ha convertido en la cara pública del resurgimiento político de la lucha contra la opresión nacional. Estas manifestaciones de protesta son un punto de inflexión en la larga lucha contra la opresión nacional en Baluchistán. Estas protestas han ganado el apoyo de otras provincias y nacionalidades que anteriormente se mantuvieron al margen de las atrocidades y opresiones en Baluchistán.

La trágica muerte de Karima Baloch generará más movilizaciones y protestas. El Comité Baloch Yakjehti (Comité de Solidaridad Baloch) ya ha convocado protestas contra el asesinato de Karima. La muerte de Karima en Canadá ha dejado al descubierto el horrible rostro de las potencias imperialistas que se hacen pasar hipócritamente como defensores de la libertad de expresión y la democracia, pero al mismo tiempo brindan refugio a todo tipo de criminales indirectos que llevan a cabo sus operaciones criminales contra los disidentes con total impunidad. Para ellos, la difícil situación de las nacionalidades oprimidas es simplemente una herramienta para chantajear y obtener tratos favorables de sus rivales. Si Karima fuera de Venezuela, Cuba, Irán o cualquier país que no estuviera en los buenos libros de las potencias imperialistas, habrían movido cielo y tierra para encontrar a los culpables y luego incriminar hipócritamente a los gobiernos de esos países. Las potencias imperialistas no son amigas de las nacionalidades oprimidas. Los únicos amigos de los oprimidos baluchis son las masas oprimidas de otras nacionalidades.