Lo que Joe Biden significa para Afganistán y Medio Oriente

Por Hassan Jan – La Lucha de Pakistán

Por fin, las clases dominantes de Estados Unidos se deshicieron de uno de los presidentes más espantosos de la historia del país. Donald Trump abandonó la oficina oval el 20 de enero sin asistir a la ceremonia de juramento del presidente entrante Joe Biden. El establishment estadounidense junto con sus medios corporativos movilizaron todo su poder para derrocar a Donald Trump, al que consideraban un “forastero”. Los medios corporativos y sus expertos han descrito el fenómeno Trump como una aberración temporal de su sistema “democrático” que ahora han corregido con éxito al entronizar a Joe Biden en la Casa Blanca. En realidad, este fenómeno es el reflejo de la decadencia histórica del imperialismo estadounidense y la crisis orgánica del capitalismo a nivel mundial que se está replicando en un país tras otro. Donald Trump, a través de su imprudente franqueza, reveló la cara fea del imperialismo estadounidense, que hasta ahora ha estado bajo la fina capa de diplomacia hipócrita. Con la llegada de Joe Biden, el imperialismo estadounidense quiere reafirmar su “liderazgo global”, aunque de una manera humana.

En los últimos cuatro años, la imprudencia de la presidencia de Trump ha sido una fuente de vergüenza mundial para las clases dominantes estadounidenses y sus llamados valores democráticos liberales. Donald Trump rompió las sutilezas convencionales de la etiqueta burguesa. Desveló el rostro cruel de los medios corporativos estadounidenses llamándolos con razón “noticias falsas”. Durante las elecciones de 2016, llamó a su contendiente Hillary Clinton una “mujer desagradable”, aunque se merecía más que eso considerando sus antecedentes penales como secretaria de Relaciones Exteriores de Estados Unidos. Incluso criticó a sus generales de defender las guerras “para que todas esas maravillosas empresas que fabrican las bombas y los aviones y hacen que todo lo demás sean felices”. Aunque el mundo ya sabía cómo el complejo industrial militar tenía un apetito voraz por guerras continuas, tales afirmaciones de un presidente estadounidense son asombrosas.

Muchas de sus acciones y declaraciones no tenían precedentes en la historia de Estados Unidos, desde acusar a los latinos hasta imponer la prohibición de la inmigración de ciertos países musulmanes y describir el calentamiento global como un engaño y duros intercambios verbales con ciertos jefes de estado. Aunque no trajo ningún cambio fundamental a las políticas estadounidenses, domésticas o externas, su descaro al llevar a adelante los intereses estadounidenses trajo humillaciones a nivel mundial y, a veces, saboteando el proceso por completo. Incluso se le acusa de fomentar el racismo y las corrientes supremacistas blancas. Pero el racismo sistemático y las tendencias supremacistas blancas son parte integral del Estado imperialista estadounidense a lo largo de su historia. El hecho de que un “forastero” sin antecedentes políticos, con tendencias racistas, supremacistas blancas y xenófobas llegara a la Casa Blanca y una equilibrada y astuta Hillary Clinton fuera derrotada dice mucho sobre la decadencia histórica del imperialismo estadounidense con todos sus valores liberales y “tradiciones” democráticas.

El tumultuoso mandato de Donald Trump en la presidencia llegó a su fin en las elecciones del 3 de noviembre cuando fue derrotado por un astuto representante de las clases dominantes estadounidenses, Joe Biden. Trump no aceptó su derrota y acusó a su contrincante de manipulación generalizada. Históricamente, el rechazo de los resultados electorales y las acusaciones de manipulación han sido el sello distintivo de las elecciones en países del tercer mundo con malas condiciones económicas y crisis política crónica. ¡Pero estamos hablando de la mayor potencia económica y militar del mundo en la tierra! Este es un momento extraordinario, con el capitalismo global en la crisis más profunda de su historia. A veces, incluso la transición de poder parecía complicada. Los partidarios de Donald Trump, instigados por él, irrumpieron en el Capitolio y destrozaron el edificio donde se estaba llevando a cabo una sesión conjunta del Congreso para confirmar la victoria electoral de Joe Biden. Tales escenas de vandalismo en los pasillos del poder en Estados Unidos son desconocidas para los estadounidenses.

Por fin, el ejército estadounidense tuvo que intervenir de manera descarada. El Estado Mayor Conjunto emitió una declaración condenando los disturbios en el Capitolio y afirmó la victoria de Biden. La declaración decía: “Cualquier acto que perturbe el proceso constitucional no solo va en contra de nuestras tradiciones, valores y juramentos; es contra la ley”. Una vez más, no tiene precedentes en la historia de Estados Unidos que los militares intervengan de manera tan flagrante, aunque el Estado profundo y los altos mandos militares siempre han estado tomando las decisiones detrás de escena.

Biden asumió la Casa Blanca en un momento en que la economía de Estados Unidos se ha contraído entre un 4 y un 5 por ciento en 2020 como resultado de las restricciones de Covid y 22 millones de estadounidenses han perdido sus trabajos. Las empresas han quebrado. Hasta ahora, 456.000 personas han muerto debido a la pandemia de coronavirus. Las predicciones anteriores de una recuperación en forma de “V” parecen ser una ilusión, ya que varios estudios han sugerido que el PIB no volverá al nivel de 2019 hasta finales de 2022. Joe Biden ha presentado un paquete de 1,9 billones de dólares para la reactivación económica y la lucha contra la pandemia. Pero incluso esta cantidad es incapaz de reactivar la economía porque en todas las principales economías capitalistas la inversión del gobierno es alrededor del 3 por ciento del PIB y la inversión capitalista es de alrededor del 20 por ciento. Esto significa que cualquier resurgimiento económico importante en una economía capitalista es posible solo a través de la inversión capitalista, pero los capitalistas no están invirtiendo lo suficiente ya que la tasa de ganancia está en su mínimo histórico desde 1945.

En su primer discurso sobre política exterior, Joe Biden anunció “¡Estados Unidos ha vuelto, la diplomacia ha vuelto!” Es bastante irónico que pronunció la palabra “diplomacia” como si su predecesor hubiera lanzado guerra tras guerra y es el momento adecuado para poner fin a las guerras y emprender la diplomacia. El hecho es que Trump no inició ninguna nueva guerra mientras que el hombre de la diplomacia y el noble presidente estadounidense Barak Obama, laureado por la paz, lanzaron varias guerras en Libia, Irak y Siria. La razón por la que habla de diplomacia es porque el estado de la economía estadounidense y la decadencia orgánica del imperialismo estadounidense no le permiten lanzar más enfrentamientos militares después de las derrotas humillantes en Afganistán e Irak; aunque este hecho no les impide nutrir y apoyar a las fuerzas más bárbaras y salvajes como ISIS para librar sus guerras sucias indirectas en esos dos países.

Anunció el fin del apoyo de Estados Unidos a la guerra liderada por Arabia Saudita en Yemen. Esta fue en realidad una reacción a la creciente influencia iraní en el patio trasero de Arabia Saudita y también contra las interacciones diplomáticas cada vez mayores entre Irán y Estados Unidos, que más tarde culminaron en un acuerdo nuclear entre los dos. Durante toda la saga del acuerdo nuclear, Arabia Saudita e Israel intentaron descarrilar las conversaciones, pero no funcionó, para gran consternación de los saudíes e israelíes. En ocasiones, los saudíes incluso contemplaron comprar arsenales nucleares de Pakistán, aliado servil desde hace mucho tiempo. Es por eso que Estados Unidos tuvo que someterse a los saudíes, apoyó la guerra en Yemen y les brindó apoyo técnico.

Donald Trump rompió el acuerdo nuclear con Irán y volvió a imponer todas las sanciones a Irán para el deleite de los saudíes e Israel. Irán fue sometido a un bloqueo económico. A pesar de esta táctica de “máxima presión”, Estados Unidos no pudo contener la influencia regional de Irán en el Medio Oriente. Los mulás atribuyeron todos los sufrimientos económicos a las duras sanciones económicas impuestas por Donald Trump. Las sanciones y la “presión máxima” solo fortalecieron aún más a los mulás de línea dura. Todo lo que pudo hacer el belicista imprudente de Trump fue aumentar aún más la conflagración en la región. El asesinato del comandante iraní, general Qassem Suleimani, llevó a la región al borde de una guerra. Incluso los aliados de Trump en el Golfo se asustaron ante la perspectiva de una guerra total con Irán que podría envolver inmediatamente a todo Oriente Medio.

Ahora, con la presidencia de Joe Biden, su secretario de Estado, Antony Blinken, quiere revivir el acuerdo nuclear con Irán. El presidente Joe Biden ha designado a Robert Malley como su enviado especial a Irán. Malley jugó un papel de liderazgo en la formulación del acuerdo nuclear en 2015. Este nombramiento es un gesto serio de que Estados Unidos quiere volver a entrar al acuerdo nuclear. Los estadounidenses han puesto solo una condición: que Irán debe primero cumplir con sus obligaciones en virtud del acuerdo nuclear y solo entonces Estados Unidos volverá al acuerdo, mientras que los iraníes quieren que Estados Unidos primero regrese al acuerdo y levante las sanciones y luego Irán cumpliría.

Semanas antes de la toma de posesión de Biden, Irán comenzó a enriquecer uranio hasta un 20 por ciento de pureza. Este movimiento está destinado a ganar influencia en las próximas negociaciones para la reactivación del acuerdo, pero hay otros factores que podrían aumentar la complejidad del asunto. Sobre todo, Israel ha rechazado abiertamente la idea de que Estados Unidos vuelva a entrar en el acuerdo nuclear. Incluso han insinuado un ataque militar contra las instalaciones nucleares de Irán. Un Irán nuclear no solo es desagradable para Israel sino también para los países del Golfo, sobre todo Arabia Saudita. Definitivamente intentarían sabotear la reactivación del trato. El asesinato de un importante científico nuclear iraní, Mohsen Fakhrizadeh, a plena luz del día en Teherán tuvo la intención de descarrilar un inminente acercamiento entre Irán y Estados Unidos. El acuerdo actual garantiza un período de “ruptura” nuclear de un año para Irán. En caso de imposibilidad de un ataque militar en los sitios nucleares de Irán, Israel presionaría por un acuerdo más estricto para extender aún más el tiempo de “ruptura”.

Acuerdo o no acuerdo, de cualquier manera la inestabilidad en el Medio Oriente continuará. En caso de un acuerdo y el levantamiento de las sanciones, los mulás iraníes cobrarán una nueva vida con el descongelamiento de sus miles de millones de dólares en bancos extranjeros y la exportación de su petróleo. Se atrincherarán aún más en la región, lo que agregará más conflagración a las interminables guerras indirectas.

De manera similar, la nueva administración de la Casa Blanca ha planeado revisar el acuerdo alcanzado con los talibanes en febrero de 2020 que obligó a Estados Unidos a retirar todas sus fuerzas para fines de mayo de 2021. El acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes fue, por supuesto, un instrumento humillante de rendición por parte del imperialismo estadounidense. A pesar de su armamento moderno, el imperialismo estadounidense fue derrotado por un grupo reaccionario con armamento básico. Después de malgastar más de 1 billón de dólares en campañas militares para derrotar el “extremismo islámico” y 100.000 millones de dólares en “reconstrucción” y “democratización”, están dejando atrás un país devastado por la insurgencia talibán, una infraestructura destruida y todo el país envuelto por pobreza y miseria.

El acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes fue severamente criticado por el Congreso de Estados Unidos, pero la administración de Trump siguió adelante con el acuerdo. Ahora, con la creciente rivalidad con China y otros actores regionales, la nueva administración tiene ideas diferentes. Parece que la administración de Biden está considerando detener el proceso de retiro de tropas. Recientemente, un panel bipartidista del Congreso instó a Biden a extender la fecha límite del 1 de mayo para la retirada completa de las tropas. Incluso existen posibilidades de despliegue de nuevas tropas en el país. En tal escenario, el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes no valdrá ni el papel en el que está escrito.

Por otro lado, Pakistán ha instado a la nueva administración a ceñirse al acuerdo. El acuerdo fue una gran victoria para Pakistán, ya que siempre han fomentado a los talibanes como su activo estratégico en Afganistán. Si Trump hubiera ganado un segundo mandato, los talibanes habrían llegado al poder muy pronto en Afganistán. La derogación del acuerdo resultará ser una pesadilla para Pakistán. Con el conflicto más amplio con China a la vista, Estados Unidos se acercaría a la India en Afganistán, aumentando así una presión inexorable sobre Pakistán. Esto agravará aún más la crisis del Estado paquistaní ya sumido en la peor crisis económica de su historia.

A pesar de todas las conversaciones de diplomacia y otras sutilezas de la nueva administración en la Casa Blanca, los conflictos en Medio Oriente y Afganistán continuarán y surgirán otros nuevos. De la misma manera, las condiciones no serán diferentes para la clase trabajadora en los propios Estados Unidos excepto por cambios cosméticos. Estados Unidos solía ser el baluarte contra el comunismo como el país capitalista más avanzado con la economía y el poder militar más fuertes. Fue la historia del éxito del capitalismo. Solía ​​jactarse de su “sueño americano” de que si alguien con cualquier origen llega a Estados Unidos sin nada en su poder, puede trabajar y convertirse en una historia de éxito. Ese sueño americano se ha convertido ahora en una pesadilla con millones de personas obligadas a trabajar en dos trabajos pero aún incapaces de llegar a fin de mes. La decadencia capitalista es tan intensa que a pesar de toda la propaganda, las ideas del socialismo son más populares en Estados Unidos que en cualquier otro momento de la historia reciente. Esta popularidad se refleja en el meteórico ascenso de Bernie Sanders, quien se declara abiertamente socialista democrático. A pesar de todos los flujos y reflujos, las clases trabajadoras estadounidenses llegarán a la conclusión de que el socialismo es la única salida. Un derrocamiento socialista del capitalismo en Estados Unidos abrirá las compuertas de la revolución socialista mundial.