Se profundiza la crisis en Armenia

Por Emre Guntekin

En Armenia, que sufrió una aplastante derrota el otoño del año pasado contra Azerbaiyán, el Primer Ministro Nikol Pashinyan se enfrenta a un memorando enviado por las Fuerzas Armadas de Armenia el 25 de febrero. “El primer ministro y el gobierno de Armenia ya no pueden tomar decisiones adecuadas para el pueblo armenio en esta crisis y en esta fatídica situación”, dice la declaración en el memorando. Fue firmada por 70 oficiales de alto rango de las Fuerzas Armadas, con el Jefe del Estado Mayor Onik Gasparyan a la cabeza. La fuerza policial también la apoyó con la siguiente declaración: “instamos a todos nuestros oficiales a que se nieguen a cumplir con las órdenes ilegales de Nikol Pashinyan y no usar la fuerza contra el pueblo “.

Mientras tanto, Pashinyan se dirigió a sus partidarios a través de una publicación en Facebook, exigiéndoles que asalten las calles de Erivan para apoyarlo y pidió al ejército que cumpla con las órdenes del funcionario electo. También emitió un decreto el día 24, destituyendo al Jefe del Estado Mayor Gasparyan, pero el presidente Armen Sarkisyan se negó a firmarlo. Ante lo cual, Pashinyan acusó a Sarkisyan de colaborar con los instigadores del golpe y exigió que Gasparyan renuncie a su cargo por voluntad propia. Después de que Pashinyan llamara a sus partidarios a las calles, los grupos de oposición se concentraron frente al parlamento armenio.

No sorprende en absoluto el punto al que ha llegado la crisis después de la derrota que sufrió Armenia el pasado mes de noviembre. Era de esperar que hubieran consecuencias políticas negativas de la guerra y que Pashinyan estaría en una posición difícil después de la derrota. La oposición de derecha que se alinea con Rusia, cuyos principales testaferros son Robert Kocharyan y Serzh Sargsyan, se agazapaba contra los pashinianos pro-occidentales.

Por lo tanto, los desacuerdos entre Pashinyan y Sargsyan sobre por qué no se utilizaron los misiles Iskander en la guerra de Nagorno-Karabaj generaron un tironeo entre el gobierno y el ejército. El subjefe del Estado Mayor Tiran Kacharyan fue destituido después de que las noticias se burlaran de la respuesta que Pashinyan le dio a Sargsyan. Esta fue: “La persona rechazada no debe hacer preguntas cuyas respuestas conoce. ¿Puede responder por qué los misiles Iskander no funcionaron o por qué solo funcionó el 10% de ellos?” Las noticias de la prensa rusa muestran que después de la guerra, el hecho de que los misiles Iskander no se usaran durante la guerra se convirtió en una seria fuente de tensión entre Pashinyan y el ejército.

El 25 de febrero, el ex presidente Robert Kocharyan, que fue arrestado después de la revolución de terciopelo de 2018 y desde entonces ha sido uno de los líderes de la oposición contra Pashinyan, ha pedido al pueblo de Armenia que colabore con el ejército: “En este momento crucial le pedimos que sea el dueño de nuestro Estado, que esté al lado de nuestras Fuerzas Armadas, el Ejército de Armenia. El gobierno que perdió la guerra y entregó tierras debe irse. Esa es la primera garantía necesaria de nuestro renacimiento nacional, ese es el imperativo de hoy ”.

Aunque después de la guerra la legitimidad de Pashinyan a los ojos del pueblo armenio se ha erosionado, esto no resultó en un cambio hacia la oposición. Según los resultados de la encuesta publicada por Gallup International, el 43,6% de los armenios piensan que Nikol Pashinyan debería dimitir, mientras el 38,8% piensa que no debería hacerlo. En la encuesta, se pidió a los participantes que calificaran a los políticos de 1 a 5 y los resultados muestran que Pashinyan sigue siendo el político mejor calificado con 2,8 puntos, seguido por el presidente Armen Sargsyan con 2,3 puntos. Por otro lado, solo el 28,8% de los participantes culpa a Pashinyan por la pérdida de la guerra. Otro 16,1% piensa que la guerra se perdió porque Turquía se unió a la guerra y un 4,4% culpa al Ministerio de Defensa armenio y a algunos oficiales de las Fuerzas Armadas de Karabaj.

A pesar de que las estadísticas no son absolutas todo el tiempo, esto muestra que en la situación actual, el pueblo de Armenia no percibe a la oposición burguesa como una alternativa a Pashinyan. Esto se debe a que figuras prominentes de la oposición como Kocharyan y Sargsyan estuvieron en el gobierno durante muchos años y ni siquiera pudieron resolver los problemas más pequeños de la empobrecida clase trabajadora armenia. La pobreza, los problemas económicos y la corrupción se han cubierto con una retórica nacionalista y una tensión controlada con Azerbaiyán por el problema de Nagorno-Karabaj. La popularidad de Pashinyan aumentó en 2018 debido a su discurso contra la corrupción, de establecer una democracia de tipo occidental y extender las libertades.

Sin embargo, con la pandemia, Armenia ha estado en un espiral descendente tanto en la economía como en la salud pública. Y así, al igual que su predecesor, Pashinyan buscó la solución en la retórica nacionalista y en el aumento de las tensiones con Azerbaiyán por Nagorno-Karabaj. Mientras tanto, han estado circulando en la prensa informes sobre la participación de Pashinyan en la operación de contrabando de tabaco y diamantes con sede en Afganistán. Algunos informes incluso afirman que Pashinyan ha utilizado aviones del gobierno para contrabandear mercancías. Las acusaciones más concretas señalan la corrupción en la que están involucradas algunas figuras del círculo de Pashinyan.

En resumen, incluso si no se declarara el memorando, Pashinyan eventualmente enfrentaría una crisis u otra. Lo cierto es que, de estas tensiones, no hay nada favorable para la clase trabajadora empobrecida de Armenia. Los trabajadores armenios, que sufren bajo una recesión económica creada por años de aislamiento, no prevén un futuro brillante ya que hoy no existe una alternativa revolucionaria.