Acoso sexual, policía y tomar las calles en el Reino Unido

Por Corresponsal en Londres

Sarah Everard, una mujer británica de 33 años, desapareció el 3 de marzo en Londres. Después de una semana, sus restos fueron descubiertos en Kent. Un oficial de policía de 40 años en activo, que trabajaba con el comando de Protección Parlamentaria y Diplomática, fue acusado de asesinato.

Una organización de base, ReclaimTheseStreets, convocó una vigilia el 13 de marzo donde Sarah desapareció. Sin embargo, canceló la vigilia después de la presión policial y la amenaza de arresto. Entonces, otro grupo de mujeres llamado Sister Uncut ignoró a la policía y decidió realizar la vigilia en la fecha convocada originalmente. Los organizadores no esperaban más de 100 personas como resultado de las amenazas policiales y las restricciones de encierro.

La noche del 13 de marzo, miles de personas, en su inmensa mayoría mujeres, se reunieron en el sur de Londres. La vigilia comenzó con dolor y silencio para recordar a Sarah. Los manifestantes pidieron cambios que mantengan a las mujeres seguras. La ira fue visible y dirigida a la policía. La ira se agravó, dado que el asesino era un policía en activo.

La policía inicialmente se contuvo. Las mujeres sostenían carteles, velas y expresaban su ira. La policía, sin una razón aceptable, comenzó a presionar a los manifestantes. Se le dijo a la multitud que se dispersara. La reunión había sido pacífica. La policía comenzó a amenazar a los manifestantes con arrestarlos.

La policía podría haberse mantenido alejada y seguir la protesta desde la distancia. Si hubieran hecho eso, podría haber sido un evento pacífico, silencioso y sin incidentes. La reunión se habría tomado su tiempo y luego desaparecería lentamente en la fría calle de Londres. La policía se abrió paso entre la multitud para detener los discursos y comenzó a arrestar a la gente. Una vigilia pacífica se convirtió en furor policial. Las mujeres fueron arrastradas, esposadas y metidas en camionetas de la policía. Al final de la velada, miles de mujeres corearon consignas contra la policía: “Arresten a los suyos”, “No nos protegen”, “El problema son ustedes”, “Qué vergüenza”.

Acoso sexual y falta de fe en las autoridades

Según una encuesta reciente de la ONU, prácticamente todas las mujeres jóvenes del Reino Unido han sido objeto de acoso sexual. La encuesta presenta que la mayoría de las mujeres no tiene fe en el sistema. “Entre las mujeres de 18 a 24 años, el 97% dijo que habían sido acosadas sexualmente, mientras que el 80% de las mujeres de todas las edades dijeron que habían sufrido acoso sexual en espacios públicos”.

El 96% de esas mujeres, que han sido agredidas, no lo denunciaron porque creen que no cambiaría nada. En el año hasta finales de marzo de 2020, se denunciaron más de 58.000 casos de violación a la fuerza policial de Inglaterra. Esto dio lugar a poco más de 2.000 procesamientos. Y solo el 1,4% de los casos resultaron en cargos contra un sospechoso. El nivel de enjuiciamientos es una especie de despenalización de la violación.

En este terrible número de abusos sexuales, la policía metropolitana de Londres también participa con 600 denuncias de acoso sexual contra agentes de policía en Londres. 119 de las cuales resultaron casos confirmados. Se descubrió que los agentes de policía habían tenido relaciones sexuales con víctimas de violación y sobrevivientes de abuso doméstico. No es una coincidencia que las mujeres no confíen en la policía y posteriormente acusen a la policía de “misógina”. Los últimos malos tratos y violencia contra las mujeres en Londres aumentaron la preocupación entre ellas de que no se puede confiar en la policía para proteger su seguridad.

Represión policial y el futuro de la protesta

El mundo se encuentra en las garras de la crisis económica y política más profunda de la historia del capitalismo. La emergencia ecológica combinada con la pobreza, la desigualdad y el malestar social ha provocado una posible revuelta desde abajo. El sistema capitalista y sus amos están amenazados por una posible revuelta de los oprimidos. La clase dominante necesita medidas más draconianas y represivas o, en otras palabras, un estado policial.

El 16 de marzo, el gobierno británico aprobó en el Parlamento un proyecto de ley contra el crimen llamado “Policía, crimen y sentencia”. Es conocido como proyecto de ley contra las protestas por los activistas ya que le otorga a la policía poderes más duros para reprimir a los manifestantes. La oposición al proyecto de ley no solo proviene de socialistas o activistas, sino también de 150 organizaciones diferentes como Amnistía Internacional, sindicatos, organizaciones benéficas, comunidades religiosas, Liberty, Big Brother Watch, la Coalición End Violence Against Women, Unlock Democracy y Extinction Rebellion.

El proyecto de ley ha otorgado derechos a la policía como:Para detener cualquier manifestación, protesta, asambleas sobre la base del ruido. Si alguien canta en una protesta, la policía tiene derecho a prohibir toda la manifestación. Puede tomar medidas contra protestas unipersonales por motivos de ruido. Puede prohibir actividades que no están permitidas en Westminster (parlamento) y sus alrededores. Puede tener más poder para detenerse y buscar.  Puede dispersar comunidades Gyps y Traveler.

La batalla ha comenzado

La protesta de mujeres en su mayoría en el sur de Londres ha provocado indignación y hostilidad hacia la policía y el gobierno. El 19 de marzo, miles de jóvenes salieron a las calles de la ciudad de Bristol. La protesta se inspiró en la manifestación de mujeres en Londres la semana anterior. La mayoría de los jóvenes, a pesar del acoso policial y la amenaza de arresto, marcharon por las calles, alzaron la voz y enviaron un mensaje claro: “no nos callaremos”.

La protesta se había convocado a través de las redes sociales y no tenía un organizador oficial. La policía había pensado que era solo una protesta y no se habría repetido. Sin embargo, el sábado 20 y el domingo 21 de marzo cada vez más manifestantes tomaron las calles. Cientos de manifestantes participaron en escaramuzas con la policía. Los agentes de policía con cascos y escudos se movieron para dispersar violentamente a la multitud. La resistencia de los manifestantes conmocionó a la policía. Entonces, la policía utilizó perros, caballos, camionetas y un helicóptero para llevar a las multitudes al centro de la ciudad.

La protesta comenzó en Bristol, pero se extendió a otras ciudades como Manchester, Sheffield, Birmingham, Brighton, Cambridge, Cardiff y más. Las principales demandas de estos encuentros se podrían resumir en unas pocas líneas; Contra la violencia policial y el intento del gobierno de criminalizar cualquier protesta.

Crisis en el corazón del Imperio

La pandemia ha revelado y exacerbado las desigualdades en salud, educación, género, ingresos y raza. A los niños de hogares más pobres les resulta más difícil hacer las tareas escolares porque no tienen su propia habitación ni el equipo adecuado, como una computadora portátil y una conexión a Internet que funcione. Las familias de clase trabajadora fueron las más afectadas por el Covid-19. Los grupos étnicos minoritarios y las comunidades desfavorecidas sufrieron mayores tasas de mortalidad por el virus. Mientras tanto, los mejor pagados y los más educados se han visto menos afectados y muchos pueden trabajar desde casa en un entorno seguro. Los delitos de abuso doméstico se dispararon durante la pandemia. Se reveló que casi 50 mujeres fueron asesinadas durante el primer encierro (de marzo de 2020 a mayo de 2020). Se estima que el 14% de los niños británicos (1,7 millones) se enfrentaron al hambre durante los meses de la pandemia.

El 31 de diciembre, el primer ministro británico, Boris Johnson, había afirmado que venía “un nuevo amanecer para los británicos” después de salir de la UE. Ahora, la tenue luz es más visible desde el amanecer. La luz nos dice que habrá más presión, opresión y criminalización de la clase trabajadora. Los derechos básicos serán archivados y un nuevo comienzo para un país como Singapur a orillas del río Támesis significa que se necesita un estado policial. El gobierno británico cree que no tiene otra opción que ser un estado policial si les gustaría tener un bajo impuesto, baja regulación, bajo gasto en servicios públicos y un mercado libre sin censura para competir con otros estados capitalistas.