Turquía: ¿Erdogan está perdiendo el control, o descontrolándose?

Por V. U. Arslan

El 3 de noviembre de 2020, se llevaron a cabo las elecciones en Estados Unidos, lo que provocó que Trump perdiera y Biden asumiera el cargo.

El 6 de noviembre de 2020, el tipo de cambio de 1 dólar estadounidense aumentó a 8,52 liras turcas.

El 7 de noviembre, el ministro de Hacienda y Finanzas, y yerno de Erdogan, Berat Albayrak dimitió y Lütfi Elvan asumió el cargo…

Hace apenas 5 meses, Turquía atravesaba una crisis monetaria. Las reservas de divisas habían disminuido, los fondos se agotaron y la política exterior había cambiado de rumbo. Desesperados, despidieron a Berat Albayrak y cedieron a las demandas de las instituciones financieras internacionales, que incluían la implementación de tasas de interés más altas, entre otras cosas. Tras la entrada de dinero caliente que ascendió a unos 20 mil millones de dólares a la economía turca, el tipo de cambio bajó a 6,90 liras por 1 dólar.

Para continuar, se hicieron maniobras para atraer aún más el dinero caliente que abunda en el mundo. Erdogan comenzó a usar el concepto de “reforma” (nadie lo acepta) y en política exterior se dieron nuevos cambios. Se tomaron muchas decisiones humillantes. Ayudar a los saudíes en Yemen y someterse a Sisi en Egipto fueron solo algunas de ellas. A pesar de esto, Biden ni siquiera le dio una cita telefónica a Erdogan a cambio.

Mientras tanto, la popularidad del gobierno de coalición de AKP y MHP siguió cayendo en las encuestas y TÜİK (Instituto de Estadística de Turquía) tuvo que reconocer que el desempleo real en Turquía había alcanzado el 29%. El alto costo de vida se volvió irreprimible, el dinero no podía permanecer en circulación en el mercado y los comerciantes seguían quebrando. En medio del tercer pico de la pandemia, muchas de las restricciones se levantaron desesperadamente.

En ese momento, Naci Agbal, quien fue promovida como gobernadora “independiente” y “amigable con el mercado” del TCMB (Banco Central de la República de Turquía), elevó las tasas de interés en 2 puntos. Esto se debió a que la “reactivación” de la economía turca no fue como esperaban y el tipo de cambio estaba escalando a $ 1 a 7,50 liras.

Y, como era de esperar, Erdogan ni siquiera pudo soportar esta barata “independencia”, hizo despedir a Naci Agbal. Pero para que el mercado no enfrentara el impacto de su despido, se hizo un viernes por la noche. Al final, lo único que hizo fue cambiar el nombre con el que se recordaba la devaluación que vino después. En lugar de que resultara en ser llamado “Viernes Negro”, se convirtió en un “Lunes Nefasto”.

Pero no son solo las políticas económicas y las decisiones sobre Naci Agbal, no… Las acciones se tomaron contra el diputado Gergerlioglu del HDP (Partido Democrático de los Pueblos), el juicio para proscribir el HDP, la retirada de la Convención de Estambul, la transferencia de la propiedad del Parque Gezi de IBB (Municipio de Estambul), y cediéndolo a una fundación -que ni siquiera existe. ¡Estos son todos los problemas que caben en un solo día en la República de Erdogan!

No era difícil prever que la retirada de los discursos de reforma y las “normas” del libre mercado tendría graves consecuencias. ¡En solo una noche hubo una devaluación del 10% y el mercado de valores tuvo que detener las bolsas dos veces! Así, todo lo que salió de estas fue la escalada de tipos de interés que llegó al 19%.

Después de todo esto, ¿cómo se implementarán las bajas tasas de interés, que tanto buscaba Erdogan, o cómo se estabilizarán los tipos de cambio, el costo de vida y los niveles de desempleo?

Y ahora, aunque el nuevo gobernador de TCMB Sahap Kavcioglu, que es partidario del yerno de Erdogan, Berat Albayrak, había anunciado que no bajarían las tasas de interés hasta el 22 de abril, tuvo que tragarse sus propias palabras el primer día en el cargo. Actualmente, la única herramienta a su disposición para combatir los tipos de cambio en constante aumento es la oferta limitada de divisas en las reservas de los bancos públicos. En resumen, Erdogan está en una posición extremadamente desesperada, ha perdido su apoyo, excepto de sus partidarios más acérrimos. A este ritmo, seguirá perdiendo fuerza…

Ahora la pregunta importante es: ¿Erdogan está perdiendo el control o se está descontrolando? El significado de “perder el control” aquí es bastante obvio: pegarse un tiro en el pie o, si lo decimos de otra manera, cometer errores debido al pánico y la incompetencia …Y el significado detrás de “perder el control” es que Erdogan, al darse cuenta de que puede que no salga ganador en las próximas elecciones, está haciendo preparativos para eliminar las elecciones democráticas paso a paso.

Aunque seguir adelante con el juicio para proscribir el HDP, la retirada de la Convención de Estambul y las crecientes represiones nos dan la impresión de que la segunda posibilidad está en juego, también podemos asumir que se han tomado estos pasos para asegurar que ganen las elecciones. Erdogan procede con prueba y error y en los días siguientes, cambiará el gabinete con mano dura. Puede que no sea exacto suponer que se está esforzando por eliminar las elecciones en el corto plazo.

Desde que se volvió mucho más débil, Erdogan depende más de Devlet Bahceli (director de MHP) que nunca. Cuando llegue el momento, incluso podría considerar cometer fraude en las elecciones para arreglar los resultados. Pero asumir que han decidido actuar para abolir los procedimientos electivos parece inexacto en este momento. La influencia de Erdogan se ha debilitado considerablemente, enfrentaría un colapso severo si los efectos de la crisis económica golpearan más a la gente. Como no sería prudente ni fácil disputar las elecciones en estas condiciones, probablemente buscará otros métodos.

Otra posibilidad es que la clase trabajadora, harta de la pobreza, alce su voz en protesta e inunde las calles. Si esto sucediera, la caída del AKP sería segura. Pero dada la falta de organización en la clase trabajadora; el uso frecuente de la fuerza para condicionarlos a la sumisión; la falta de partidos y sindicatos de izquierda y la debilidad de los existentes; debe tenerse en cuenta su tendencia a “esperar las elecciones” para un enfrentamiento con el AKP. A este ritmo, parece que, como revolucionarios, no tenemos otra opción que concentrarnos en movilizar a la clase trabajadora y construirnos para expandir la lucha revolucionaria.