El desastre de Covid en India: las masas pagan por la insensibilidad del régimen de Modi

Por Hassan Jan

India se ha visto afectada por una nueva variante del coronavirus que ha causado estragos en el segundo país más grande del mundo. El sábado 1 de mayo, India se convirtió en el primer país del mundo en cruzar el umbral de 400.000 nuevos casos diarios con 3689 muertes. La imagen sombría de una anciana con un tubo de oxígeno en la carretera frente a un hospital repleto de pacientes de Covid, sin más camas disponibles, expone el carácter absolutamente criminal de las clases dominantes indias, independientemente de su afiliación partidaria. La desastrosa segunda oleada de Covid-19 ha disipado las fanfarronadas del primer ministro Narendra Modi, quien en enero de este año se jactó de no solo haber derrotado al Coronavirus sino también haber salvado al mundo. En septiembre del año pasado, un comité establecido por el gobierno indio para combatir la pandemia publicó un informe en el sentido de que los indios ya habían alcanzado la inmunidad de manada y asumía que los indos eran excepcionales debido a su genética o exposición previa. El ministro de salud del neofascista BJP incluso recomendó consumir orina de vaca para curar la infección por coronavirus. Tales suposiciones idiotas, junto con un sistema de salud quebrado y sumido en la codicia corporativa, contribuyeron al caos actual que atormenta aún más a las masas indias ya empobrecidas afectadas por el Covid que ahora languidecen en las carreteras.

Los crematorios se han atorado y se han quedado sin leña debido al creciente número de cadáveres que reciben. El departamento forestal ha otorgado permisos especiales para talar árboles y disponer de madera para la cremación. Los parques y estacionamientos se utilizan como crematorios improvisados.

Según un informe de Reuters, los científicos indios ya habían advertido al gobierno a principios de marzo de una nueva y más contagiosa variante del virus que se propagaba en el país, pero el gobierno no prestó atención a las advertencias y, en cambio, continuó con las tontas suposiciones de que India ya había derrotado al virus. A pesar de ser el mayor productor de vacunas del mundo, el país todavía está rezagado en vacunación con solo el 11 por ciento de la población vacunada hasta ahora.

Por un lado, el país se está recuperando de la aguda escasez de todas las instalaciones médicas, incluido el suministro de oxígeno; por el otro, el estado de Uttar Pradesh, gobernado por el BJP, uno de los más afectados, informa que “todo está bien” y ha amenazado a cualquiera que informe sobre la falta de instalaciones médicas en los hospitales con arrestos y acciones legales. Los matones del BJP están silenciando todas las voces que cuestionan su negligencia criminal. El fascista Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS) ha emitido un comunicado advirtiendo que “las fuerzas destructivas y anti-Bharat en la sociedad pueden aprovechar estas circunstancias para crear un ambiente de negatividad y desconfianza en el país”. Además, pidió a los medios de comunicación que fomenten un “ambiente positivo”.

Muchos medios de comunicación y sus corresponsales han cuestionado la autenticidad de las cifras oficiales de infecciones y muertes diarias, alegando que están subestimadas. Las entrevistas de los trabajadores de los campos de cremación, donde el fuego nunca se detiene en estos días, en diferentes partes del país pintan un panorama completamente diferente. Se cree que los hospitales en connivencia o bajo presión del gobierno no informan sobre el número de muertos. Bhramar Mukherjee, epidemiólogo de la Universidad de Michigan que ha estado siguiendo de cerca a India, dijo: “Es una completa masacre de datos. De todos los modelos que hemos realizado, creemos que el número real de muertes es entre dos y cinco veces superior al que se informa”.

La ola actual de Covid-19 ha estrangulado el ya roto sistema de salud de la India. En nombre de las reformas, los gobiernos consecutivos del Congreso Indio y del BJP siguieron desmantelando la ya exigua infraestructura de salud que existía. Oficialmente, India gasta el 1,25 por ciento de su PIB en atención médica, pero según la investigación realizada por Dipa Sinha de la Universidad Ambedkar de Delhi, esta cifra es engañosa y la cifra real se sitúa en un mísero 0,34 del PIB. En la misma investigación, encontramos que India ocupa el puesto 145 de 180 países en calidad y acceso a la atención médica y el puesto 179 de 189 países en priorizar la salud en el presupuesto gubernamental. Desde 1990, cuando comenzaron las reformas económicas neoliberales, hasta 2010, el gasto en salud pública se estancó entre el 0,9% y el 1,2% del PIB. Estas reformas y la subsecuente privatización del sector de la salud han demostrado ser una pesadilla para las masas afectadas por la pobreza. Un estudio de Lancet en 2016 muestra que el 78 por ciento de la atención médica en las áreas urbanas y el 71 por ciento en el área rural están ahora controlados por el sector privado. La privatización de la asistencia sanitaria ha provocado un aumento vertiginoso de los costos sanitarios. Según una estimación, el 40 por ciento de las personas hospitalizadas están sumidas en deudas de por vida o han sido empujadas por debajo del umbral de la pobreza debido a los altos costos de los medicamentos y el tratamiento. El Estudio Económico de la India de 2013 ha estimado que cada año el alto costo del gasto en salud empuja a 39 millones de personas a la pobreza. En 2017, los gastos de salud de bolsillo (OOP) llevaron a 55 millones de personas a la pobreza.

Las prioridades del gobierno fundamentalista hindú del BJP han sido expuestas por la activista india Aundhati Roy:

“No hay hospital en Kevadia. Solo está la Estatua de la Unidad, construida a semejanza del luchador por la libertad y primer viceprimer ministro de la India, Sardar Vallabhbhai Patel… Con 182 metros de altura, es la estatua más alta del mundo y costó 422 millones de dólares”.

Desde el comienzo de la pandemia de Corona, el gobierno de derecha del BJP, en lugar de combatir el virus con medidas sanitarias de emergencia, ha estado manipulando la pandemia como una herramienta divisoria para su política comunal. Los musulmanes fueron considerados responsables de la propagación del coronavirus. Se los acosaba y se burlaba de ellos de forma rutinaria. Los funcionarios del BJP etiquetaron abiertamente a los musulmanes como “bombas humanas” y los acusaron de llevar adelante un “corona yihad”. La naturaleza sectaria del gobierno indio quedó al descubierto cuando, a pesar de todas las advertencias de los expertos en salud, permitió el festival religioso hindú de Kumbh Mela junto al río Ganges, donde convergieron más de 3 millones de personas de toda la India. Los expertos médicos opinan que este festival podría haber impulsado el aumento de nuevos casos de Covid-19. Estas tácticas de división convencionales están destinadas a ocultar la absoluta incompetencia, negligencia y la indiferencia de las clases dominantes indias hacia la difícil situación de las masas. Están más preocupados por las ganancias de las corporaciones y las grandes empresas, que son los verdaderos jefes que llevaron a Modi al poder.

India tuvo tiempo suficiente para prepararse para la segunda ola y hacer los arreglos necesarios. Pero en lugar de prepararse y mejorar las instalaciones de atención médica para futuras pandemias, el primer ministro indio declaró la victoria sobre el coronavirus y puso a la nación en modo de celebración. En enero de este año, mientras hablaba en una reunión virtual del Foro Económico Mundial, afirmó: “En un país que alberga al 18 por ciento de la población mundial, ese país ha salvado a la humanidad de un gran desastre al contener al coronavirus de manera efectiva”. El BJP aprobó una resolución en febrero alabando a Modi por su “liderazgo para presentar a la India al mundo como una nación orgullosa y victoriosa en la lucha contra el COVID-19. Se puede decir con orgullo que India derrotó el COVID-19 bajo el liderazgo capaz, sensible, comprometido y visionario del primer ministro Narendra Modi”.

El liderazgo absurdo e idiota de la “democracia más grande del mundo” es en realidad una expresión de la profunda crisis del capitalismo indio. Hubo un tiempo en que el capitalismo indio estaba dirigido por gente como Jawaharlal Nehru, que tenía al menos una apariencia de aspiraciones burguesas de convertir la India en un Estado capitalista moderno. Pero según la teoría de la revolución permanente de León Trotsky, la burguesía de los países coloniales o ex-coloniales es absolutamente incapaz de desarrollar la sociedad y llevar a cabo las tareas democráticas burguesas de las revoluciones burguesas debido a su retraso histórico. A lo largo de las décadas, la India se ha hundido aún más en la desigualdad económica y la crisis social ha aumentado. A pesar de todas las cifras intrigantes de crecimiento económico, la pobreza y la miseria se han profundizado en la última década. Según el informe de Oxfam de enero de 2020, el 1% más rico de la India posee más de cuatro veces la riqueza que posee el 70% (953 millones) de la población del país. La enorme brecha de riqueza es una receta para una crisis social crónica. El ascenso del BJP es una indicación de que la burguesía india clásica ha perdido la batalla por el establecimiento de un Estado capitalista moderno. Las clases dominantes dependen más que nunca de instigar el odio religioso para perpetuar su gobierno asolado por la crisis. Inicialmente, la pandemia pareció darle vida al gobierno de Modi al proporcionar una excusa para aplastar el movimiento de masas contra la discriminatoria Ley de Enmienda Ciudadana CAA, pero ahora la misma pandemia está exponiendo la actitud insensible de este gobierno neofascista. Las clases trabajadoras indias siempre han mostrado su voluntad y poder para cambiar la sociedad, pero la dirección de izquierda tradicional les ha fallado una y otra vez al no proporcionar un programa de derrocamiento socialista del capitalismo en la India. Solo un derrocamiento socialista del capitalismo indio puede poner fin al dominio de los capitalistas criminales que son un impedimento para el desarrollo de la sociedad.