Afganistán y algunos principios sobre el imperialismo

Por Güneş Gümüş

Los debates y las actitudes tomadas tras la retirada de Estados Unidos de Afganistán nos recordaron una vez más el flagelo de una teoría distorsionada del imperialismo.

En nuestra geografía, que tiene un fuerte sentimiento anti-estadounidense, la tendencia social más común es la reducción del antiimperialismo a una actitud simplemente anti-estadounidense. Esta perspectiva era insuficiente incluso cuando EE.UU. se encontraba en la cima de su poder global, casi inigualable, pero como hoy los grandes actores internacionales se diversifican. En una coyuntura internacional donde rivales como China y Rusia se han vuelto más formidables, abre las puertas a actitudes erróneas. De repente, puede encontrarse diciendo “el imperialismo ha sido derrotado” y regocijarse porque Estados Unidos se va de Afganistán…

Lenin describió el imperialismo como la última etapa del capitalismo. Esta etapa significó el dominio global de las relaciones capitalistas de producción. Las tendencias expansionistas se han estado manifestando durante cientos de años en todo el mundo. A diferencia de otras formas de expansionismo, el imperialismo expresa una nueva fase del capitalismo: su fase monopolística. Es necesario entender el imperialismo como un sistema de competencia económica y geopolítica que continúa sobre la base de los estados-nación, por el bien no solo de los intereses inmediatos sino también generales y de largo plazo del capital. De una forma u otra, los intereses del capital se encuentran en el trasfondo del expansionismo imperialista. Las formas de relaciones económico-políticas en las que se basan estos intereses pueden cambiar. Y están cambiando.

Aunque está más allá del alcance de este artículo discutir toda la teoría del imperialismo, es posible establecer una base para la teoría identificando algunos principios críticos.

1- “imperialismo es igual a colonialismo” es una premisa errónea.

El capitalismo emergió en el escenario de la historia con un colonialismo brutal empapado en sangre y lágrimas y continuó durante todo el período desde el siglo XVI hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. La acumulación primitiva capitalista se logró al consumir los metales preciosos, las materias primas y el trabajo de los nativos esclavizados a expensas de la destrucción. Pero cuando el colonialismo clásico se convirtió en una carga para el desarrollo capitalista, se establecieron nuevas relaciones con las colonias del pasado dentro del imperialismo. Por supuesto, existen ejemplos actuales de la forma colonial, que corresponde a la transferencia total o parcial de derechos soberanos, pero en cantidades limitadas. Afganistán también fue un ejemplo actual de administraciones coloniales con una ocupación estadounidense directa y un régimen colonial títere sometido a Estados Unidos. Afganistán, a pesar de los que declararon la derrota del imperialismo y la victoria de los pueblos cuando termine la ocupación, va camino de dar un ejemplo del expansionismo del imperialismo más allá del colonialismo. Incluso sin la necesidad de una administración títere afgana, el imperialismo será una fuerza decisiva para la política y la economía afganas. La política del país seguirá tomando forma bajo la sombra del expansionismo imperialista. La administración talibán no solo cooperará con China para la reconstrucción y el desarrollo económico de Afganistán, sino que se encargará de hacer una aparición moderada en el ámbito de las relaciones internacionales y de disfrazarse si es necesario para que se puedan utilizar los activos congelados de $ 9 mil millones del país, y Estados Unidos y los países occidentales den su aprobación para que intervengan el FMI y el Banco Mundial.

2- El imperialismo no se limita a la política exterior de Estados Unidos o de las potencias occidentales.

Este entendimiento está lejos de establecer el vínculo indispensable entre imperialismo y capitalismo. En primer lugar, si el imperialismo se percibe simplemente como la política exterior de algunos países, entonces realmente se puede cambiar. Por otro lado, este hallazgo corresponde a interpretar el mundo de forma unipolar: EE.UU. y los demás. Sin embargo, aunque Estados Unidos se encuentra hoy en la cima del capitalismo imperialista, el mundo es multipolar económica, militar y políticamente. En primer lugar, hay potencias como Rusia y China que Estados Unidos ha declarado como la principal amenaza. A pesar de largos años de alianza, la UE no duda en diferenciar sus intereses de los de EE.UU. cuando es necesario. La relación fundamental del imperialismo hoy es la interdependencia desigual. Si bien este nivel de dependencia es desigual según el poder económico y militar de los países, una relación de determinación unidireccional (donde la pequeña potencia está completamente subordinada a la gran potencia) no es válida en gran medida. Cuando uno reduce el antiimperialismo a anti-Estados Unidos, no puede adoptar una posición sobre los movimientos expansionistas de China o Rusia.

3- Los poderes imperialistas no son omnipotentes.

Las políticas de los países están determinadas por una combinación compleja de dinámicas internas y externas. En países como Turquía, aunque a menudo nos encontramos con un entendimiento conspirativo que busca la culpa de todo tipo de males en potencias extranjeras, los imperialistas están lejos de conseguir todo lo que quieren. Se puede ver que la potencia estadounidense es menos efectiva en la remodelación de la política internacional, especialmente en estos días en que la economía mundial oscila en crisis y la máxima potencia mundial, EE.UU., no muestra la capacidad para detener la podredumbre. Por ejemplo, Estados Unidos no ha logrado dar forma a Afganistán como desea en 20 años. O no ha podido descartar a un rival al que ha declarado la mayor amenaza, como China. O, aunque el plan de Estados Unidos es que los yihadistas aflijan a Rusia bajo el régimen talibán, las ecuaciones regionales seguirán esperando muchos otros desarrollos.

4- No se puede hacer amigo de los imperialistas.

No estaríamos equivocados al decir que este es el principio más crítico. Aunque los métodos de trabajo de las potencias imperialistas cambian, su deseo de moldear la política y la economía internacionales con una feroz ambición de ganancias y acumulación nunca cambia. El expansionismo imperialista existe para proteger los intereses más generales del capital de su estado-nación bajo la competencia económico-militar internacional: no importa cuán democrático sea el vestuario en la imagen, este hecho no cambiará. El hecho de que los países de la UE reconozcan a los talibanes es un ejemplo de ello. Además de las decenas de ejemplos que se pueden dar, podemos decir que la cementera francesa Lafarge envió cemento a redes yihadistas, incluido ISIS, con el conocimiento del estado francés, con el fin de continuar sus inversiones en Siria, y transfirió € 13 millones a ISIS. Los imperialistas no tienen otros principios más que el verde del dinero; incluso el que parece más democrático no es más que un enemigo del pueblo trabajador.