Estados Unidos: Justicia por George Floyd. ¡Desmantelar la policía racista!

Por Luis Meiners

Este lunes la policía asesinó a George Floyd. El martes y el miércoles miles de personas tomaron las calles de Minneapolis y muchas otras ciudades para expresar su furia. Fueron recibidos con gases lacrimógenos y balas de goma. Los cuatro oficiales presentes durante el asesinato de Floyd fueron despedidos, pero no han sido procesados penalmente.

Con la rodilla de un policía presionando su cuello, George Floyd dijo repetidamente que no podía respirar. Los videos muestran claramente la brutalidad policial y el desprecio por la vida humana. Pero es mucho más que eso. Las palabras “No puedo respirar” recuerdan el asesinato de Eric Garner en Staten Island, Nueva York, en 2014. Estas palabras no son lo único que tenían en común. Ambas muertes, como miles más, son el producto del racismo profundamente arraigado y la brutalidad de la policía. Y detrás de esto está la estructura de la desigualdad y el poder capitalista. El racismo estructural del estado capitalista y sus fuerzas policiales es responsable de la muerte de George Floyd.

Furia en Minneapolis

Durante dos días consecutivos miles protestaron en Minneapolis. Marcharon hacia la comisaría, que estaba protegida por un cordón policial. Fueron recibidos con una dura represión. Las protestas se intensificaron el miércoles por la noche cuando la policía las reprimió violentamente. Más manifestantes también se reunieron afuera de la casa del oficial que atragantó a Floyd hasta la muerte, Derek Chauvin. En otras ciudades del país se han llevado a cabo o se están organizando acciones en solidaridad. Una de las más significativas ocurrió en Los Ángeles, donde el movimiento Black Lives Matter convocó una demostración que bloqueó una autopista del centro.

El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, dijo que el policía que mató a Floyd debería ser acusado por la justicia, pero también solicitó la presencia de la Guardia Nacional para controlar a los manifestantes. La respuesta represiva del Estado contrasta con la pasividad de la policía hacia los manifestantes blancos de extrema derecha que en las últimas semanas han desfilado fuertemente armados frente a las legislaturas estatales. La cobertura mediática también se ha lanzado a criminalizar a los manifestantes, enfocándose en los edificios dañados.

Brutalidad policial y racismo sistémico

La violencia policial no es el resultado de la “mala conducta” de una persona, o del exceso de un individuo en el uso de la fuerza. Todo lo contrario, las acciones violentas llevadas a cabo por funcionarios individuales son el resultado de toda la lógica de la institución. Estos individuos deben, por supuesto, ser considerados responsables, pero también lo es la institución que los cría.

La policía está entrenada para ser brutal y para realizar perfiles de clase y raciales. Estos no son incidentes aislados. Más de 1000 personas al año son asesinadas por las fuerzas policiales en los Estados Unidos. En 2019 hubo 1099 asesinatos policiales.[1] Esta violencia sistemática está cubierta por la impunidad sistemática. En el 99% de los casos los agentes de policía que cometieron estos asesinatos no fueron acusados de un delito. Es por eso que oficiales como Dereck Chauvin, cuyo historial muestra que ha estado involucrado en muertes, tiroteos y ha sido objeto de diez denuncias civiles, también fue galardonado con una medalla por valor en 2008. Esta impunidad garantiza la perpetuación de la brutalidad.

Esta violencia estructural también está relacionada con el racismo sistémico. Los afroamericanos y latinos son objeto de persecución a través del perfilamiento racial. También tienen mayor probabilidad de ser víctimas de la violencia y los asesinatos policiales. Según los datos registrados por mappingpoliceviolence.org, los afroamericanos tienen tres veces más probabilidades de ser asesinados por la policía que los blancos. Los primeros representan el 24% de los asesinados por la policía en 2019, a pesar de representar sólo el 13% de la población total. Políticas como “stop and frisk” (detener y registrar) en Nueva York, y ahora el control del distanciamiento social en lugares públicos, están especialmente dirigidas a las comunidades afroamericanas y latinas. Según los propios datos de la policía de Nueva York, el 81% de las citaciones por control de distancia social se fueron a personas de estas comunidades y 40 de las 35 personas arrestadas por esto eran afroamericanas.

Como quedó nuevamente demostrado por la pandemia, la pobreza, los bajos salarios, la falta de acceso a la atención médica, los empleos de alto riesgo también forman parte del racismo sistémico del capitalismo estadounidense. Y así como las comunidades afroamericanas son duramente golpeadas por la pobreza y las enfermedades, también son duramente golpeadas por la represión estatal, la policía y el sistema de justicia penal. Uno de cada cuatro varones afroamericanos de entre 20 y 29 años está encarcelado o en libertad condicional.

Justicia para George Floyd

Los cuatro oficiales que tienen la responsabilidad directa del asesinato de Floyd, como lo demuestran las grabaciones de video de varias cámaras, deben ser acusados y condenados. La institución que produce a estos asesinos no debe quedar impune. Para tener justicia para Floyd, y para todos los afroamericanos asesinados y acosados, debemos desmantelar a la policía racista. Esta institución existe para proteger los intereses del capital y sostener por la fuerza las desigualdades que produce el capitalismo. La lucha por la justicia y contra la brutalidad policial es parte de la lucha contra el sistema capitalista y racista. Desde esta perspectiva, nos solidarizamos con los manifestantes de Minneapolis y acompañamos su lucha por justicia.


[1] Fuente de datos en el párrafo: https://mappingpoliceviolence.org/