Brasil: ¡Es hora de dar vuelta todo e incendiar las calles!

Credito-Veetmano-AgênciaJCMazella
[:es]Credito-Veetmano-AgênciaJCMazella[:]

Por Alternativa Socialista

El proyecto conservador y de cierre del régimen democrático del gobierno, se está acabando Las milicias conservadoras, la agenda homofóbica, misógina, xenófoba y anti obrero de Bolsonaro encontró el límite de la resistencia de las masas que se niegan a entregar derechos y conquistas. Hoy queda poco de ése gobierno que alertaba sobre la posibilidad de un ascenso de la extrema derecha. El quiebre con el PSL, la salida de Sergio Moro, la ruptura con el STF y el poder legislativo, las contradicciones con sectores activos de las Fuerzas Armadas, el acuerdo con el “centrão”, la prisión de Queiroz, el trágico aumento de muertes por Covid-19  y lo más importante, el ascenso de la movilización que pasó de los cacerolazos a las expresiones en las calles con marchas y concentraciones a lo largo y ancho del país, explican la situación.

La lucha de clases se recrudece

El mundo capitalista atraviesa una crisis profunda desde 2008.Con la pandemia del Coronavirus se aceleró, esta crisis es la más importante en casi un siglo. Para millones en el mundo entero, y fundamentalmente en los países “ejemplos imperialistas” como Estados Unidos y de Europa, el sistema se revela como lo que siempre fue: explotación, contaminación, hambre, enfermedad y muerte para las mayorías, contra ganancias y riquezas para unos pocos. El resultado es un mundo cada vez más polarizado, por un lado una ofensiva brutal contra la clase trabajadora en busca de más explotación a favor del 1% más rico, y por otro la respuesta del 99% que se rebela, se levanta y lucha. El fabuloso levante de masas en Estados Unidos, en el medio de la pandemia, y con numerosos actos de solidaridad internacional, intensifica un período de luchas.


Tal vez te interese > Se “despertó” el pueblo brasilero


En Brasil, el rechazo de la agenda conservadora, de las reformas neoliberales, de los miles de muertos, son la base fundamental para detener a Bolsonaro. Las movilizaciones antifascistas en defensa de la democracia, con el pueblo negro antirracista en frente, tienen el poderoso motor del rechazo creciente al gobierno que lo sumerge en su irrefrenable crisis y que, como efecto dominó, provoca una crisis en el frágil régimen democrático burgués brasilero surgido post última dictadura militar. Con todo esto, los análisis que evalúan la victoria del gobierno sobre las masas no tienen base en la realidad. Es un derrotismo sostenido por cálculos electorales, con vistas al 2022, que promueven en su objetivo final la política de conciliación de clases como estrategia – como lo hacen el PT, Lula, la CUT y los principales sindicatos.

Las direcciones ausentes

La rabia de la gente no puede frenar. Incluso con Brasil ocupando amargamente el segundo lugar en muertes por Covid-19 en el mundo, las movilizaciones toman el control y la balanza se mueve a favor del pueblo trabajador y pobre, acelerando la crisis del gobierno. Hoy más que nunca está planteado tirar a Bolsonaro, Mourão y todo el gobierno con su ajuste.  Para lograrlo, hace falta que las direcciones políticas y sindicales de la clase trabajadora se decidan a hacerlo. Tuvieron que salir las barras antifascistas organizadas ante la ausencia de las direcciones obreras, a organizar y convocar las movilizaciones, provocando un nuevo escenario en la crisis del gobierno.

La fabulosa huelga de los trabajadores y las trabajadoras de los aplicativos mostró la fuerza de la juventud trabajadora que no está dispuesta a aceptar la explotación patronal. Con los aplicativos nació una nueva forma de precarización laboral y también una nueva forma de resistencia, organización y lucha. No son los únicos que están luchando, los metroviarios de São Paulo  están en pié de guerra contra el ultra-derechista de Doria, los químicos de São José dos Campos no dejaron de organizar asambleas en cada fábrica que obligan a las patronales a tomar medidas de seguridad frente a la pandemia, los y las docentes que en cada estado que enfrentan los ataques de los gobernadores y muchos sectores más que están luchando y se organizan para evitar que gobiernos y patronales descarguen sobre sus espaldas todo el peso de la crisis. 


Tal vez te interese > Brasil: Doria contra los trabajadores del metro #EuApoioOsMetroviarios


Lamentablemente todos los ejemplos que nombramos también son ejemplos donde las principales direcciones están ausentes o juegan un rol negativo al intentar evitar que las luchas avancen y triunfen. La pelea que están dando millones de trabajadores es sin el apoyo e impulso de las principales centrales sindicales como la CUT o la CTB.

Estas deben abandonar la quietud y convocar una acción de lucha nacional y unificada de todas las categorías y de este modo fortalecer todas las peleas que se están dando. Ahora es cuando necesitamos la convocatoria de una Huelga General para que nuestras luchas triunfen  y tirar el gobierno de Bolsonaro para asegurar nuestras vidas

Las direcciones con el ojo en 2022

Mientras asistimos un alza en la movilización, el PT y el PCdoB siguen con el ojo puesto en 2022. Su política es poner paños fríos en las calles y presentarse como opción electoral al gobierno de Bolsonaro. Juegan y negocian con nuestras vidas. Por eso no llaman a movilizar y en el terreno sindical, donde tienen peso al dirigir la principal central, la CUT e importantes sindicatos, no hacen nada mientras los trabajadores y las trabajadores se enfrentan a patronales y gobiernos.

Para explicar esta política levantan la tesis de que el gobierno de Bolsonaro es fascista y goza de buena salud para derrotar a la clase trabajadora y avanzar en sus planes de ajuste neoliberal. Tesis que no tiene bases reales en la situación actual pero que sirve para la construcción de un “frente amplio” con sectores que van desde la derecha hasta la izquierda que defiendan la “democracia”. El acto “Derechos ya” (soñando con ser la poderosa campaña de 1984,“Directas ya”) es una clara muestra de esta política. En definitiva, defender la democracia como eje para armar un frente político con quienes atacan nuestros derechos.

Como ya hemos dicho en otras oportunidades, es correcto y necesario construir la más amplia unidad de acción en la lucha para tirar a Bolsonaro y su ajuste. En las calles garantizar la mayor unidad posible para derrotar al gobierno. Y en el terreno de la lucha política, también es esencial construir un frente de todas las organizaciones de lucha que defienden la independencia de clase como la única alternativa posible para lograr un gobierno de los trabajadores.

Debates en el PSOL y la construcción de una alternativa política

La política liderada por el PT y el PCdoB de “Frente Amplio contra el Fascismo” es compartida por algunos camaradas del PSOL – Guilherme Boulos, Marcelo Freixo y Fernanda Melchionna participaron equivocadamente en el evento “Direitos Já” con nombres como FHC, Michel Temer, Tasso Jereissati y otros enemigos de los trabajadores y las trabajadoras. En el debate pre-electoral y de previas, se están expresando estas posiciones y en algunos municipios incluso ya se avanza en acuerdos electorales con el PT. En la trinchera opuesta, junto a otras corrientes que conformamos el Bloque de Izquierda Radical, estamos dando pelea en contra de esta equivocada política, defendiendo el programa anticapitalista y socialista de la fundación del partido y apostando al debate democrático entre las bases.

Nosotros de Alternativa Socialista estamos convencidos que la única forma de tirar a Bolsonaro y Mourão es impulsar y fortalecer las movilizaciones, y construir una alternativa política capaz de disputar el gobierno, que defienda los derechos de trabajadores, mujeres, jóvenes, pueblos indígenas y las periferias. Una alternativa política como herramienta para los miles que luchan y se enfrentan en las calles, con todas sus fuerzas y con la firme convicción de que para defender nuestros derechos sólo nos queda dar vuelta todo. Una alternativa política anticapitalista, feminista, ecosocialista e internacionalista. Te invitamos a que te sumes a este objetivo y a la construcción de Alternativa Socialista y la Liga Internacional Socialista.


Para conocernos más > Nuestra estrategia para la revolución socialista