La revolución de primavera de Myanmar

Publicamos traducido al castellano el siguiente artículo escrito por Robert Narai y publicado originalmente en Red Flag, publicación de Socialist Alternative of Australia, el 27 de febrero de 2021

Las huelgas y manifestaciones se han apoderado de Myanmar, después de que el Tatmadaw (el ejército de Myanmar) detuvo a la Consejera de Estado Aung San Suu Kyi y tomó el gobierno el 1 de febrero. Iniciado por trabajadores de la salud y estudiantes, el movimiento de desobediencia civil (MDC) ha movilizado a masas de personas en manifestaciones callejeras que han desafiado a la nueva junta.

Las huelgas han paralizado sectores del aparato estatal, incluidos los ministerios de inversión y transporte, la oficina de impuestos y el Departamento Administrativo General, que supervisa una variedad de servicios públicos y funciones gubernamentales. (Según los informes, tres cuartas partes de los funcionarios públicos de Myanmar están ahora en huelga). Se han cerrado industrias enteras, como la banca privada, y un número creciente de trabajadores de bancos estatales se está sumando a las huelgas.

Se estima que el 60 por ciento de los trabajadores estatales de la electricidad se han declarado en huelga. Varios departamentos de energía en Yangon, la ciudad más grande del país, publicaron en Facebook que se niegan a seguir las órdenes del ejército de cortar el suministro eléctrico durante las redadas nocturnas. “Nuestro deber es dar electricidad, no cortarla”, se lee en un post.

Los trabajadores de los ferrocarriles estatales también se han declarado en huelga, negándose a transportar soldados para ser utilizados como rompehuelgas. Durante toda una semana, las redes ferroviarias de Yangon y Mandalay, en el centro del país, estuvieron cerradas. En respuesta, la policía antidisturbios fue desplegada en las viviendas de los conductores de tren, pero una multitud de estudiantes y trabajadores enojados la obligó a retroceder.

En los distritos de clase trabajadora de Yangon y Mandalay, los habitantes han establecido “patrullas nocturnas” para protegerse de los matones armados que han estado trabajando junto a las fuerzas de seguridad. Antes de que comiencen las patrullas nocturnas, los residentes golpean ollas y sartenes, una tradición familiar en Myanmar para protegerse de los “espíritus malignos”, y luego cantan el himno de protesta “Kabar Ma Kyay Bu” (“Hasta el fin del mundo”), cuya letra promete una lucha interminable contra los militares:

Guardaremos rencor hasta el fin del mundo.

La historia se escribe con nuestra sangre

¡Revolución!

Los que perdieron la vida en la lucha por la democracia.

Nuestro país es una tierra construida con mártires.

Guardaremos rencor hasta el fin del mundo.

El Tatmadaw ha gobernado Myanmar durante la mayor parte de la historia moderna del país. Después de lograr independizarse del dominio británico en 1947, el país atravesó un período de rápido desarrollo industrial, acompañado de una creciente militancia de la clase trabajadora, antes de que el Tatmadaw, temeroso de la amenaza que representaba un movimiento obrero insurgente, tomara el poder en 1962.

El Tatmadaw gobernó durante las siguientes dos décadas a través de un régimen capitalista de estado autoritario que aplastó todos los emblemas independientes del movimiento obrero. Pero en agosto de 1988, el régimen se vio sacudido por manifestaciones estudiantiles y huelgas que exigían democracia. Aung San Suu Kyi, hija de Aung San, el líder militar que condujo el movimiento por la independencia del dominio británico, se puso a la cabeza del movimiento, desviándolo del enfrentamiento con el régimen. El Tatmadaw recuperó el control de la situación, masacrando a miles de civiles y quemando a los líderes de las protestas mientras aún estaban vivos. Muchos de los que escaparon de ese destino, incluida Suu Kyi, fueron posteriormente encarcelados o puestos bajo arresto domiciliario.

Desde la década de 1990, el Tatmadaw se ha consolidado como una fracción central de la clase capitalista de Myanmar. A través de dos conglomerados de propiedad militar, Myanmar Economic Corporation y Myanmar Economic Holding Ltd., el Tatmadaw utilizó las privatizaciones para hacerse del control de las antiguas empresas estatales a precios de remate. Estos conglomerados controlan negocios e inversiones en sectores que van desde la cerveza, el tabaco y bienes de consumo hasta minas, molinos, turismo, desarrollo inmobiliario y comunicaciones.

El Tatmadaw elaboró ​​la constitución de 2008 para asegurarse que continuaría controlando las palancas clave del poder. Una cuarta parte de los escaños en ambas cámaras parlamentarias están reservados para designados por los militares, lo que garantiza que puedan bloquear cualquier enmienda constitucional. El Tatmadaw también mantiene el control de ministerios poderosos, incluidos los de Defensa e Interior, y está así exempto de cualquier supervisión civil. Suu Kyi, que fue liberada del arresto domiciliario en 2010, y su Liga Nacional Democrática (LND) acordaron mantener este arreglo a pesar de que el ejército permitió formalmente un gobierno civil hace una década.

Desde entonces, Myanmar se ha convertido en el destino de grandes inversiones de capitalistas de Asia oriental y sudoriental, principalmente de China, Tailandia, Singapur y Japón, en la fabricación de prendas de vestir, la agroindustria, la minería y el petróleo. El resultado ha sido el despojo generalizado de tierras en las zonas rurales, que ha apuntalado la expansión del empleo precario, informal y de bajos salarios en los centros urbanos en rápido desarrollo. (Según el Departamento de Trabajo de Myanmar, el 83 por ciento de la fuerza laboral está ahora involucrada en el sector informal). En los últimos años, también ha resultado en una ola de huelgas y organización laboral en la industria textil dominada por mujeres.

Estando en el poder, la LND y sus aliados en el Tatmadaw intentaron redirigir la ira de clase por los problemas económicos avivando el nacionalismo étnico. Los musulmanes rohingya del estado de Rakhine se convirtieron en un objetivo particular del régimen de Suu Kyi, que culminó en 2017 con una campaña de traslados forzosos que incluyó violaciones militares, asesinatos e incendios de viviendas. Cientos de miles de rohingya fueron expulsados ​​de Myanmar hacia el vecino Bangladesh y aún no han regresado.

Durante el gobierno de la LND, el Tatmadaw creyó que podía avanzar en su posición a través de un vehículo electoral, el Partido Unión, Solidaridad y Desarrollo. Pero el PUSD ha demostrado ser un fracaso completo en términos electorales, completamente eclipsado en las urnas por la LND, que ganó mayorías parlamentarias abrumadoras tanto en las elecciones de 2015 como en las de 2020.

En combinación con un declive general en el clima económico, intensificado por el inicio del COVID-19, la decisión del Tatmadaw de tomar el poder se debe al colapso de las condiciones que han mantenido un equilibrio entre el gobierno civil y militar. Pero estas condiciones también han elevado las expectativas de toda una generación que ahora ha vivido sin una dictadura militar abierta. El resultado ha sido la explosión de huelgas y manifestaciones que ahora envuelven a todo el país.

En respuesta al creciente movimiento, el Tatmadaw ha utilizado una feroz represión, incluidos gases lacrimógenos, cañones de agua, cortes de telecomunicaciones y electricidad, toques de queda nocturnos y arrestos masivos, en un esfuerzo por intimidar a los manifestantes y detener a los líderes de la huelga. (Según la Asociación de Asistencia a Presos Políticos, más de 700 personas han sido arrestadas desde el 1 de febrero). Muchos trabajadores de industrias estratégicamente importantes, como bancos estatales, centrales eléctricas, transporte y telecomunicaciones, son obligados a trabajar a punta de pistola. .

El Tatmadaw también ha utilizado fuerza letal. En Naypyidaw, la capital, la estudiante de 20 años Mya Thwet Thwet Khine murió en el hospital después de que la policía le disparara en la cabeza. En el municipio de Shew Pyithar de Yangon, Ko Tin Htut Hein, un miembro de 30 años de una patrulla nocturna civil, fue abatido a tiros por la policía en una camioneta civil. Y en Mandalay, Wai Yan Tun, de 16 años, y Ko Min Min Min Ko, de 37, murieron y otras 30 personas resultaron heridas cuando la policía antidisturbios abrió fuego con munición real contra los residentes locales que protegían a los trabajadores de los astilleros en huelga.

La intensa represión solo ha conseguido avivar al movimiento. El 20 de febrero, se formó un “comité de huelga general”, que reunió a partidos políticos, sindicatos de trabajadores, estudiantes y agricultores, grupos de mujeres, grupos religiosos, monjes, médicos, abogados y grupos de escritores que, junto con la formación de comités de huelga locales, tiene como objetivo poner fin al régimen militar, liberar a todos los presos políticos, abolir la constitución de 2008 y establecer una unión democrática federal (una que otorgaría derechos políticos a todas las minorías étnicas, incluidos los rohingya). En un comunicado oficial, el comité de huelga dijo: “No podemos colapsar. Si retrocedemos ahora, el régimen militar intensificará su represión. Por eso, es importante unir organizaciones e intensificar la huelga”.

El 22 de febrero, más de un millón de personas se unieron al llamado a la huelga general y marcharon en la mayor movilización a nivel nacional desde que comenzó la resistencia al golpe. En Yangon, cientos de miles de manifestantes descendieron sobre la avenida Sule Pagoda, la intersección Hledan y Myaynigone, retomando estos puntos de reunión después de que habían sido atrincherados con alambre de púas y cubiertos de policías antidisturbios el fin de semana anterior. En Mandalay, decenas de miles de manifestantes cerraron el distrito comercial central, lo que imposibilitó que la policía y las fuerzas armadas llevaran a cabo la represión.

La creación de comités de huelga proporciona una fuente de poder alternativa al Tatmadaw a través de la cual el movimiento puede coordinarse a escala nacional. Pero para desafiar verdaderamente el poder económico y político del Tatmadaw, los comités de huelga deberán arraigarse en los lugares de trabajo bajo la dirección de los trabajadores en huelga. En los próximos días y semanas, la capacidad de la poderosa clase trabajadora de Myanmar para imponer su voluntad sobre la situación, a través de más huelgas que paralizan la economía, será crucial.