Debate de programa socialista para Palestina: Por qué un Medio Oriente Socialista es la única alternativa

Por V. U. Arslan

Durante muchos años, Israel ha pasado de una guerra a otra y ha masacrado a los palestinos. Los mapas de Israel/Palestina, que han cambiado drásticamente con el tiempo, revelan esto a los ojos de todos los interesados. Llegando a la actualidad, los palestinos han quedado con pequeños islotes que están desconectados entre sí. La pobreza, la opresión, la violencia sin fin y la guerra llegaron para quedarse. Millones de palestinos fueron expulsados ​​de su país. Las migraciones judías complementarias y los asentamientos judíos, que se han construido constantemente, interrumpen continuamente la estructura de la población en Palestina a favor del sionismo.

Las “grandes potencias” y los regímenes árabes despóticos de la región siempre se han puesto del lado de Israel. Con el paso de los años, Israel no aceptó las fronteras de 1967 ni aceptó una solución de dos Estados. Y siempre quiso la guerra porque es fuerte, tienen aliados poderosos y los palestinos siempre se han quedado solos.

Palestina, kurdos y laicismo

Silenciar lo que se ha hecho a los kurdos y llorar por los palestinos es una gran hipocresía. No hay nada que discutir ni perdonar en esto. Lo contrario también es cierto. También es incoherente defender los derechos de los kurdos y no ser solidario con los palestinos. Nuestros amigos del movimiento nacional kurdo deben ser sensibles en este asunto. Si se mira el tema con un reflejo de “interés nacional”, uno simplemente se convierte en nacionalista. También hay quienes ven el tema desde la perspectiva del laicismo y permanecen distantes de la causa palestina debido a Hamas. Una comprensión del laicismo que no aprenda a ver la vida a través de los ojos de los oprimidos está condenada a perderse. Además, las organizaciones de resistencia palestina no son solo Hamas y la Jihad Islámica; Organizaciones como Al Fatah, los Comités de Resistencia Popular, el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), el Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) tienen una gran representación en el pueblo palestino.

Un Medio Oriente socialista es la única alternativa

El lema “Del río al mar, Palestina será libre” es muy popular en los círculos socialistas, pero preguntémonos cómo será posible una Palestina así. ¿Qué decimos sobre esto? ¿Qué deberían proponer y hacer los socialistas para la liberación de Palestina más allá de maldecir a Israel?

En términos de defender la legitimidad de los palestinos, exponer al Israel pirata y dar a las naciones oprimidas el derecho a la autodeterminación, a nivel principista, se debe defender un Estado palestino democrático, único y en el que los judíos también vivan indiscriminadamente. Ya sea una revolución democrática, una mesa de negociaciones o una liberación nacional, las soluciones democráticas, que no disuelven las relaciones de propiedad capitalistas, nunca han producido una solución real. Las mesas de negociación lideradas por los imperialistas siempre han sido una trampa para Palestina. Aquí está muy claro. Por otro lado, debido a la terrible desigualdad entre poderes, los palestinos no pueden aplastar y liberar a Israel mediante la lucha armada.

Entonces, ¿cómo se liberará Palestina? Solo hay una salida, y es un tornado de revolución socialista en toda la región. Palestina solo puede ser liberada con la ayuda del tornado de la revolución socialista que derroque a los dictadores de Medio Oriente. Palestina no puede derrotar a Israel de ninguna otra manera. Palestina no será liberada, ni habrá una mejora significativa en la vida de las clases trabajadoras en todo el Medio Oriente, sin grandes disturbios y grandes tormentas. Por esta razón, la lucha por la liberación de los pueblos oprimidos palestinos y kurdos está vinculada a la lucha por la igualdad y la libertad de los trabajadores de Oriente Medio.

En el período reciente (no hay necesidad recurrir a la historia antigua) Medio Oriente ha sido sacudido por poderosos levantamientos populares desde Egipto hasta Túnez, desde Irak hasta Irán y Líbano. En otras palabras, nadie puede afirmar que las condiciones objetivas no son adecuadas para levantamientos y revoluciones en Medio Oriente. Ya hay nuevas rebeliones a la vuelta de la esquina. Pero las experiencias de los levantamientos anteriores también han demostrado que un contenido democrático burgués no puede vencer a los déspotas corruptos. Ni trabajo, ni democracia, ni bienestar ni derechos humanos, ni buen futuro ni secularismo, ni los derechos de la mujer, ni la fraternidad, ni la paz pueden llegar sin abolir las relaciones de propiedad capitalistas.

Por otro lado, el “socialismo internacional” es la única salida unificadora de los pueblos contra los estrangulamientos étnicos, religiosos y sectarios. Es la única alternativa de futuro para la clase trabajadora contra la explotación, el desempleo y la pobreza; es el único medio de libertad contra los dictadores; es el único camino hacia un futuro brillante contra el fanatismo religioso. Por lo tanto, una vez que los socialistas puedan mostrarse, los trabajadores y los jóvenes acudirán en masa a ellos. Y esta vez, los levantamientos populares serán más conscientes, más organizados y más audaces. No es casualidad que los levantamientos limitados al programa democrático contra dictadores estén estancados. El esfuerzo por crear una tradición socialista que combine las revueltas con origen en la clase trabajadora y los pobres con la perspectiva del poder es el único contenido programático de la lucha revolucionaria actual. La versión cristalina de esto es el Estado socialista palestino que tendrá lugar en la Federación Socialista de Medio Oriente. Este programa también es válido para un Kurdistán socialista unido.

La izquierda socialista de Turquía, por otro lado, todavía adopta el programa revolucionario democrático etapista, percibe la vida en torno a los programas nacionales y, además, se está separando gradualmente de la perspectiva de clase y se está desplazando hacia la política de identidad y cultural.

Sin embargo, además de Kurdistán, existen oportunidades para crear centros socialistas revolucionarios en Irán, Irak, Líbano y África del Norte. Con esta perspectiva, la LIS ha logrado un progreso significativo en el Líbano. Estos esfuerzos continúan desde el Sáhara Occidental hasta Irak, Irán y Túnez. En el pasado, cuando Mubarak fue derrocado en Egipto, la juventud socialista promovía la causa palestina y generaba una gran energía a pesar de sus limitados medios. El golpe de Sisi que aplastó al movimiento de masas en Egipto detuvo esta maduración, pero había señales de qué tipo de viento crearían las masas con conciencia de clase.

En resumen, no podemos derrotar al capitalismo imperialista sin la perspectiva de un Medio Oriente socialista y la revolución permanente. Los programas nacionales y democráticos esperan ser enviados a la basura. El verdadero antídoto es el anticapitalismo, el internacionalismo y el bolchevismo.