Brasil: genocidio indígena anunciado

brasil amazonas genocidio indígena

Por Neide Solimões – Coordinadora General del Sintsep-pa y de la Dirección de Luta Socialista/PSOL.

Algunas personas piensan que el genocidio indígena en Brasil sólo ocurrió en la época de la invasión europea en 1500. De hecho, fue en esa época cuando se produjo la mayor matanza y esclavización de indígenas, además de la invasión de sus tierras, empujando a los supervivientes de la costa brasileña hacia el centro de los bosques existentes. Muchos pueblos indígenas se extinguieron en esa época. En los 521 años que siguieron, no hubo tregua. Todos los gobiernos, de una manera u otra, en mayor o menor medida, han contribuido a la reducción e incluso a la extinción de muchos pueblos indígenas durante este tiempo.

La invasión de las tierras indígenas por parte de terratenientes, ganaderos, hacendados y madereros, sin que el gobierno brasileño, el Ministerio de Medio Ambiente o la FUNAI lo impidieran, redujo el espacio geográfico para su agricultura de subsistencia, la recolección de materiales para sus artesanías y vestimentas rituales, e incluso para su deambulación natural o para ubicar sus aldeas y casas para las nuevas parejas y sus familias. La apertura de rutas durante los gobiernos militares y la Nueva República, atravesando sus tierras, como la Autopista Transamazónica entre muchas otras, hizo posible la entrada de invasores con los más diversos objetivos. La construcción de presas hidroeléctricas, como la de Belo Monte, ya en los gobiernos del PT, que desviaron el río Xingu, secaron parte de los arroyos que bañaban sus tierras o inundaron parte de sus territorios, expulsándolos a Altamira u otras ciudades vecinas donde, sin trabajo y sin la protección de la FUNAI, y sometidos a prejuicios, discriminación y enfermedades de los “blancos”, sobreviven de la caridad de los demás.

Por si todo eso fuera poco, bajo el gobierno genocida de Bolsonaro, que en su campaña electoral dejó claro su rechazo a los pueblos indígenas cuando dijo alto y claro que en su gobierno no demarcaría ni un centímetro de tierra indígena, el ataque a esos pueblos se ha hecho aún más evidente. En primer lugar, la FUNAI fue entregada a los bolsonaristas que son enemigos de los pueblos originarios, porque odian su cultura, sus rituales y sus creencias. Quieren a toda costa “civilizarlos”, basándose en las normas, la moral, las creencias y las reglas de la civilización occidental. Pero eso no es todo. El gobierno de Bolsonaro, a través de su ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, ha hecho gestos para legalizar la tala de cientos de árboles en tierras indígenas, por parte de sus amigos madereros, enemigos mortales de los pueblos originarios. Tuvo el descaro de venir de Brasilia a Pará, sólo para desautorizar la incautación, por parte de la Policía Federal de Amazonas y Pará, de toneladas de madera extraída de zonas indígenas. 

Últimamente, hemos observado con asombro, el avance de la minería ilegal en las zonas Munduruku en Pará y Yanomami en Roraima. La minería en zonas indígenas es defendida públicamente por Bolsonaro: “Es mi intención regular la minería, incluso para los indios. Deben tener derecho a explorar la minería en su propia propiedad, la tierra indígena es como si fuera de su propiedad”, declaró. Una minoría indígena es seducida por los que practican la minería ilegal, armados hasta los dientes y utilizan equipos pesados, para que les permitan entrar en esas tierras, lo que está prohibido por la ley. La mayoría de los líderes afirman que no quieren la presencia de mineras en sus tierras porque la minería sólo produce destrucción y muerte. El equipo utilizado para dragar los ríos donde se intenta encontrar oro, además de dejar grandes agujeros en las orillas, convierte los ríos en barro. El mercurio utilizado para amalgamar el oro y separarlo de los desechos contamina el agua de los ríos y los peces que van a ser consumidos por los indígenas, haciéndoles enfermar con problemas dermatológicos e intoxicación, lo que les incapacita para sus actividades laborales y en algunos casos puede culminar en la muerte. Hay informes de que algunos niños nacen contaminados por el mercurio en las zonas donde la minería es intensa.

Sin embargo, en las últimas semanas se ha informado de un recrudecimiento de las actividades mineras ilegales en las zonas Munduruku y Yanomami, con el uso de la violencia contra los indígenas que se oponen a la minería. La casa donde funcionaba la Asociación de Mujeres Indígenas Mundurukus, en Jacareacanga, Pará, que hacen campaña contra la minería ilegal en sus tierras, fue invadida, saqueada e incendiada. Las mujeres Mundurukus que estaban con los niños en un bote fueron sacadas a la fuerza y amenazadas por los mineros con la ayuda de los indígenas que reclutaron. En la zona yanomami, las mineras ilegales pasaban a toda velocidad por delante de las aldeas indígenas, disparando al azar contra mujeres y niños. Los guerreros yanomami intentaron armarse con sus arcos y flechas con la esperanza de defender a su pueblo. Sabemos que si hay un enfrentamiento, será una carnicería, porque los mineros están bien armados, con mucha munición, como mostró el reportaje de Fantástico, en la red Globo, el domingo pasado.

El gobierno genocida de Bolsonaro, su ministro de Medio Ambiente, los presidentes del Ibama, ICMBio y Funai, no harán nada para contener a las mineras ilegales, porque apoyan y protegen a estos criminales. En el siglo XXI, ¿veremos una repetición de los acontecimientos del siglo XVI? No permitiremos que esto ocurra. El gobierno brasileño ya ha sido denunciado en un Tribunal Internacional por el delito de genocidio de los pueblos indígenas. Debemos apoyar toda la agenda de luchas de los pueblos originarios y sus reivindicaciones.

Demarcación de tierras indígenas, ¡ya!

¡Fuera mineras de las tierras indígenas! ¡No al PL 191!

Fin de la deforestación del Amazonas.

Contra el genocidio de los pueblos indígenas

Fuera Bolsonaro, Mourão y todos sus secuaces