Presentamos un importante estudio del camarada Chris Ford sobre la historia del marxismo revolucionario en Ucrania

Ucraniana

Por Oleg VERNYK, presidente del Sindicato Independiente de Toda Ucrania “Zahist Pratsi” (“Protección Laboral”) y la Liga Socialista Ucraniana.

El estudio de nuestro camarada británico Christopher Ford, que presentamos a continuación, dedicado a la historia de un fenómeno como el “ukapismo”, es una aporte importante en el desarrollo de nuestro conocimiento de la historia de la formación del marxismo revolucionario en Ucrania. La idea clave de este estudio es que Ucrania tiene su propia historia de la formación de la tradición marxista es muy importante para nosotros en la actual confrontación ideológica y política con los diversos y numerosos “izquierdistas prorrusos” en Ucrania, que han dirigido todas sus fuerzas a fundamentar la naturaleza secundaria del marxismo ucraniano en relación con la gran tradición marxista rusa. Por supuesto, tales “izquierdistas” en Ucrania trabajan consciente o involuntariamente a raíz de los intereses del capital imperialista ruso y causan el máximo daño a la causa de la formación del marxismo revolucionario ucraniano internacionalista.

Es muy importante que observemos que durante mucho tiempo la lucha antiestalinista de la “Oposición de Izquierda” en el R.C.P.(B.) y el C.P.S.U.(B.), dirigida por Trotsky, tomó una especie de curso paralelo con la lucha de los comunistas ucranianos contra las tendencias del renacimiento del chovinismo gran-ruso en el Partido Bolchevique. Incluso en los últimos años de su vida, Lenin señaló el peligro no sólo de la degeneración burocrática del Partido, sino también del peligro de fortalecer los sentimientos chovinistas de la gran potencia gran-rusa en el Partido, al que asoció acertadamente con la facción de Stalin. 

Ya en su obra de 1914 Sobre el derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin escribió lo siguiente: “Socialista perteneciente a una nación opresora, Marx pregunta sobre su actitud hacia la nación oprimida e inmediatamente revela a los socialistas comunes de las naciones gobernantes (inglesas y rusas) un inconveniente: la falta de comprensión de sus deberes socialistas hacia las naciones oprimidas, la masticación de los prejuicios adoptados de la burguesía de la “gran potencia”. Para Lenin, la lucha por el socialismo era inseparable de la lucha por la independencia nacional de todos los pueblos oprimidos, y fue a los principios de la política nacional de Lenin a los que apelaron numerosos comunistas ucranianos, que abogaron por el desarrollo de la condición de Estado de los trabajadores ucranianos. Casi todos ellos fueron destruidos durante las represiones de Stalin al mismo tiempo que los activistas de la “Oposición de Izquierda” de Trotsky.


Tal vez te interese El tercer Congreso de la Internacional Comunista. Una escuela de estrategia revolucionaria


Khvylevoy, Skripnik, Shumsky, Kotsyubinsky, Primakov, Kurbas… y miles de comunistas ucranianos más prominentes fueron asesinados durante las represiones de Stalin. Stalin los tildaba de “comunistas nacionales”, aunque eran los verdaderos internacionalistas que luchaban por los ideales de igualdad de todos los pueblos. León Trotsky, que nació y creció en Ucrania, en los últimos años de su vida dio un fuerte apoyo a los combatientes ucranianos. En su famoso trabajo de 1939 “Sobre la cuestión ucraniana”,  escribió: “La Cuarta Internacional debe darse cuenta claramente de la gran importancia de la cuestión ucraniana para el destino no sólo del sudeste y el este de Europa, sino también de Europa en su conjunto. Se trata de un pueblo que ha demostrado su vitalidad, igual en tamaño a la población de Francia, que ocupa un territorio excepcionalmente rico, extremadamente importante, por otra parte, en términos estratégicos. La cuestión del destino de Ucrania se plantea en pleno crecimiento. Necesitamos un eslogan claro y distinto que responda a la nueva situación.  Creo que tal eslogan solo puede ser en la actualidad: ¡Una Ucrania soviética de trabajadores y campesinos libres e independientes unidos!”. 

En el segundo volumen inacabado de su destacada obra Stalin, León Trotsky también escribirá: “Como Comisario del Pueblo de las Nacionalidades, Stalin consideró los problemas nacionales no desde el punto de vista de las leyes de la historia, a las que rindió homenaje en su trabajo en 1913, sino desde el punto de vista de la conveniencia de la gestión administrativa. Al hacerlo, por supuesto, entró en conflicto con las necesidades de las naciones más atrasadas y oprimidas y proporcionó un contrapeso al imperialismo burocrático de la Gran Rusia. Es notable que durante esta purga todas las nacionalidades oprimidas fueran culpables de nacionalismo. Sólo en Moscú, donde se concentraban los opresores, Stalin no descubrió ningún nacionalismo. Mientras tanto, Lenin en 1923, poco antes del segundo golpe, advirtió al Partido contra las tendencias burocráticas de Stalin. ¿Que el georgiano debería convertirse en un representante de las tendencias de la Gran Rusia? Tales paradojas han ocurrido más de una vez en la historia. El georgiano Dzhugashvili se convirtió en el portador de la opresión burocrática gran-rusa de acuerdo con las mismas leyes de la historia, según las cuales el Hitler austríaco dio una conclusión extrema al espíritu de la casta militarista prusiana.”

En mi opinión, el trabajo fundamental de León Trotsky en defensa del lema de la independencia de la Ucrania soviética fue su obra de 1939 “Independencia de Ucrania y confusión sectaria”.   En él, la lógica de Trotsky sobre la cuestión ucraniana con la que se continuó y desarrolló. “Los trabajadores avanzados de los Grandes Rusos deben entender ahora las causas del separatismo ucraniano, su fuerza, su legitimidad histórica, y deben declarar al pueblo ucraniano sin ninguna duda que están dispuestos a apoyar con todas sus fuerzas el eslogan de la independencia de la Ucrania soviética en la lucha conjunta contra la burocracia autocrática y el imperialismo”.  

La investigación científica de Chris Ford no es sólo un tributo a la justicia histórica y a la objetividad científica. Las fuerzas burguesas de derecha en Ucrania se han unido ahora a las fuerzas prorrusas para afirmar la tesis de que el marxismo en Ucrania es un fenómeno externo totalmente exagerado, que no tiene raíces en la historia del pensamiento político ucraniano y que fue traído a Ucrania exclusivamente en las bayonetas de los bolcheviques rusos. Sin embargo, este no es el caso y este estudio histórico confirma la tesis de que el pensamiento político revolucionario ucraniano reconoció al marxismo como su parte inmanente, como resultado del desarrollo de la cosmovisión socialista del propio pueblo ucraniano. Las dos revoluciones totalmente rusas de 1917 cayeron en Ucrania en un terreno extremadamente fértil, lo que nos permite hablar con bastante justicia sobre la revolución socialista ucraniana de 1917 como parte del proceso revolucionario mundial.

Deseo sinceramente al camarada Christopher Ford la continuación con éxito de su trabajo científico y de su investigación científica, que es un componente importante de nuestra lucha revolucionaria común en Ucrania y en todo el mundo. Les invitamos a conocer su introducción al mismo.


Ukapisme. Una izquierda perdida

El marxismo anticolonial en la revolución ucraniana 1917-1925

Por Christopher Ford

Aquí se presenta por primera vez en francés un relato histórico y una selección de escritos de marxistas ucranianos cuyos nombres y roles han sido olvidados durante mucho tiempo en la historia del movimiento obrero.

Este volumen de textos perdidos busca llenar un vacío en nuestro conocimiento y comprensión del período revolucionario. El tema de este libro es una izquierda perdida, perdida no solo debido a su exterminio físico durante el terror masivo del gobierno estalinista y la ocupación de Ucrania por Hitler, sino también debido a una larga sucesión de enfoques retrógrados de la historia de la revolución que han presentado a la tradición marxista ucraniana de manera peyorativa.

Particularmente desde los eventos del Euromaidan de 2014, hemos visto un aumento del interés en Ucrania; pero este desarrollo positivo va acompañado de un nuevo retroceso; hemos sido testigos de un resurgimiento de la narrativa antes propuesta por el viejo movimiento blanco ruso durante la revolución. Sus defensores basan su interpretación de la cuestión de Ucrania en un conjunto de principios clave:

1) “Gran Rusia”, “Pequeña Rusia” y “Bielorrusia” son tres ramas del único pueblo ruso,

2.) El idioma y la cultura rusa son logros comunes de un único pueblo ruso;

3) “Pequeña Rusia”, es decir, Ucrania, es una parte inseparable de una Rusia unitaria;

4); la idea de una nación ucraniana separada fue fabricada por potencias extranjeras para desmembrar y debilitar a Rusia.

El entierro del general Denikin en 2005 con todos los honores militares en Moscú fue un símbolo adecuado de esta reconexión con el Imperio. Que Denikin consiguiera patrocinadores occidentales para la causa nacionalista rusa en 1919 es comprensible; que Vladimir Putin pueda aprovechar el apoyo de la extrema derecha europea contemporánea no es ninguna sorpresa. Lo que es significativo es el apoyo de sectores de la izquierda a tal retroceso histórico en la Rusia moderna, que ni siquiera busca un camuflaje comunista al actuar como heredera y guardián de las políticas imperialistas de los zares.

El retroceso también es evidente en la Ucrania independiente. Las figuras presentadas en este libro, como Volodymyr Vynnychenko, no se conmemoran como socialistas, sino como protagonistas de la Revolución Ucraniana, que forma un elemento fundamental en la ideología del Estado ucraniano moderno.

Los esfuerzos hacia una descolonización de la historia de Ucrania se han enfrentado al peligro de reemplazar las limitaciones del pasado con las nuevas limitaciones de una narrativa histórica estatal alternativa. Uno donde los elogios oficiales de la revolución a menudo ignoran o minimizan el socialismo de los pioneros de la Ucrania independiente. Muchos historiadores ucranianos, desde 1991, han presentado la revolución principalmente como una lucha de liberación nacional. Se identifican con las conclusiones a las que llegaron los participantes moderados y conservadores de la revolución. Esta historia desde arriba ha considerado la conducta de la élite, no de las masas obreras y campesinas, como decisiva en el resultado de la revolución.

Un nuevo giro en el enfoque de la historia tuvo lugar a partir de 2014, en particular por parte del grupo que dirige el Instituto Ucraniano para el Recuerdo Nacional que busca presentar la revolución como un desarrollo histórico unilineal hacia la estadidad, lavar la revolución de su contenido socialista y colocar a los conservadores en el centro la escena. Las figuras de Symon Petlyura, Pavlo Skoropadsky y, sobre todo, Stepan Bandera, se retratan como si fueran las únicas que representan al movimiento ucraniano y casi como encarnación de la propia nación. Nadie es reivindicado más que los nacionalistas integrales de la época de la guerra, en particular la Organización de Nacionalistas Ucranianos liderada por Bandera, que son presentados como herederos de la revolución de 1917-1921.

Esta visión retrógrada fue desafiada nada menos que por Volodymyr Vynnychenko, una de las figuras más populares de la revolución y líder del Estado independiente de Ucrania. Vynnychenko, un socialdemócrata veterano y líder del Grupo Extranjero del Partido Comunista de Ucrania, argumentó que la derrota de su “primavera ucraniana” no se debió solo a la debilidad militar sino al desorden político. Los bolcheviques tenían un “miedo intenso de perder la colonia” pero también “izaron la bandera de la revolución social y económica más decisiva que era la demanda de las masas obreras-campesinas ucranianas”. La pregunta se planteó como: “liberación nacional o social” o “Ucrania o tierra y fábricas”. El cuerpo central de la revolución, la “Rada Central, no intentó combinar estas dos consignas”, creyendo que “el entusiasmo del renacimiento nacional estaría por encima de todos los demás intereses”. Vynnychenko vio esto como un problema recurrente. Los seguidores de Bandera adoptaron un enfoque aún más dogmático y se negaron a aprender de la historia:

“La juventud Bandera-UHVRista, enseñándome como luchar por Ucrania, me dijo categóricamente que solo los idiotas y los traidores plantean la cuestión de lo que debería ser Ucrania. Para ellos, esta cuestión no tiene peso, solo Ucrania.”

En contraste, Vynnychenko vio la tendencia histórica de la revolución como el esfuerzo de las masas hacia la emancipación universal. Enfatizó que no todos pensaban de la misma manera, que la revolución creó una corriente de “liberación unilateral” (odnobichnoho vyzvolennya) centrada en la estadidad nacional u una “corriente universal” que buscaba una “liberación integral” (vsebichnoho vyzvolennya) tanto social como nacional. Los miembros de la “corriente universal” comprendían a los socialistas revolucionarios ucranianos de izquierda (Borotbisty), los socialdemócratas ucranianos de izquierda (Ukapisty) y elementos de oposición dentro del Partido Comunista (bolcheviques) de Ucrania.

Este libro es la historia de un elemento de esa corriente universal, la Ukapisty, pero no es solo su historia. A medida que se desarrollaba la revolución, con el Borotbisty disuelto e incorporado al PC(b)U, y los bolcheviques de oposición demostrando ser incapaces de progresar, era el Ukapisty que estaba en condiciones de unificar a los marxistas ucranianos en un Partido Comunista Ucraniano verdaderamente independiente.

Que el líder de la Oposición Federalista en el PC(b)U Yuri Lapchynsky se uniera a ellos en este esfuerzo es un testimonio del potencial que tenía el Ukapisty. Fueron estos marxistas ucranianos quienes buscaron realizar los objetivos emancipadores de la revolución, una lucha que habían comenzado dentro de las filas de la socialdemocracia ucraniana desde el cambio de siglo.

La importancia histórica del marxismo ucraniano

Los marxistas ucranianos del Partido Obrero Socialdemócrata de Ucrania, a través de su comité de Petrogrado, organizaron a los soldados ucranianos en los regimientos de Izmailovsky y Semenov. En un momento crítico decidieron el destino de la Revolución de Febrero de 1917 en su batalla con las tropas zaristas. A partir de ese momento, este partido desempeñaría un papel destacado en la revolución nacional en Ucrania.

Vynnychenko, un marxista, fue el primer presidente de la Secretaría General de la Rada Central, el gobierno autónomo de Ucrania, y luego de la República Popular de Ucrania. En su historia, El renacimiento de una nación, escribió que eran los socialdemócratas ucranianos quienes estaban mejor situados para tomar la iniciativa en la revolución:

“Y no por el elogio de un partido, sino en nombre de la objetividad histórica y la comprensión de todo el proceso de nuestro movimiento, debo señalar: la mayor parte de la carga, tanto de ese trabajo heroico como de todos los errores graves posteriores, le corresponde a la corriente socialdemócrata. Se puede decir con confianza que el papel principal en el renacimiento de la nación ucraniana fue desempeñado por la socialdemocracia ucraniana en ese momento.”

Cuando comenzó la revolución había tres partidos políticos ucranianos, el Partido Ucraniano de Socialistas-Federalistas, formado a partir de la moderada Asociación Progresivista Ucraniana, en su mayoría intelectuales sin relaciones políticas u organizativas con los campesinos o trabajadores. El Partido de los Socialistas Revolucionarios de Ucrania, que sólo existía con grupos embrionarios antes de que se formara en abril de 1917, se desarrolló en el curso de la revolución organizándose en el partido de masas del campesinado ucraniano. Por lo tanto, el único partido político, en el sentido estricto de la palabra, fue el USDRP. Como señaló Vynnychenko:

“Tenía un pasado considerable (desde 1901, entonces se llamaba Partido Revolucionario Ucraniano; en 1904 lo cambiaba a Partido Obrero Socialdemócrata de Ucrania). Su programa y tácticas, que se originaron en el programa y tácticas del socialismo internacional, ya estaban adaptados a las condiciones de Ucrania. Tenía su historia, tradiciones, métodos y su propia escuela. La experiencia del trabajo clandestino del partido revolucionario familiarizó a sus miembros con la buena organización, los educó, formó una perspectiva estable y los acostumbró al trabajo político. El mismo nombre del partido, así como los nombres de sus principales figuras, era conocido en una amplia gama de trabajadores ucranianos. Al no ser numerosas, las organizaciones del partido estaban compuestas al mismo tiempo por un elemento proletario educado, avanzado, más activo y revolucionario.”

En Ucrania, la historia oficial actual del Estado honra su papel de “luchadores por la independencia de Ucrania”, pero no se reconoce que fueran marxistas. Sin embargo, la realidad es que los marxistas ucranianos hicieron una contribución significativa a la lucha no solo por la emancipación nacional sino también social.

Los marxistas han jugado un papel vital en el movimiento ucraniano moderno en cada etapa de su desarrollo desde los mismos comienzos del renacimiento nacional ucraniano en el siglo XIX. La figura principal de esa generación fue Mykhailo Drahomanov, el destacado pensador político ucraniano de la época. Bajo la influencia directa de Drahomanov, en 1890 se fundó en Lviv, uno de los primeros partidos socialistas de Europa del Este y el primer partido político ucraniano: el Partido Radical Ruteno-Ucraniano. Un amigo y colaborador de Drahamanov fue Mykola Ziber, el comentarista favorito de Marx y el primer teórico marxista y editor de las ideas de Marx en el Imperio Ruso.

Serhii Podolynsky, “precursor del marxismo ucraniano”, formó parte del círculo de socialistas ucranianos de Ginebra con Drahamanov y fue coeditor de la primera revista política ucraniana moderna, Hromada (Comunidad). En 1875, Podolynsky izó la bandera de un partido socialdemócrata ucraniano. Fue un prolífico escritor y un enérgico organizador. Este círculo socialista que publicó Hromada contrabandeó decenas de miles de libros y propaganda desde Ucrania. La confiscación de un lote condujo al primer juicio antisocialista en la historia de Austria. Podolynsky en sus memorias advirtió que la mayor amenaza para los gobernantes de Ucrania y la clave para el éxito del socialismo ucraniano sería de:

“Aquellos que llevan a Karl Marx en un bolsillo y en el otro al padre Taras Shevchenko, es decir, personas que saben combinar las enseñanzas del socialismo con las tradiciones y simpatías evocadas por el nacionalismo local ucraniano, es decir, el deseo del pueblo ucraniano, junto con la emancipación económica, para lograr la independencia política y cultural.”

Esta lección fue llevada adelante por los marxistas ucranianos que hicieron una importante contribución a las ideas y organización del movimiento ucraniano en su conjunto. En la década de 1890, el movimiento obrero socialdemócrata se extendió internacionalmente, casi todas las naciones de Europa tenían su propio partido socialdemócrata. El movimiento socialdemócrata ucraniano moderno comenzó a principios del siglo XIX y XX con la formación no de uno, sino de dos partidos socialdemócratas ucranianos. Esto no se debe a la división entre facciones, sino a los hechos de la partición de las tierras ucranianas.

Fueron dos de las figuras históricas más destacadas de Ucrania quienes fundaron las primeras organizaciones socialdemócratas ucranianas. Lesya Ukrainka es reconocida como una de las escritoras más importantes de Ucrania. En 1896 creó el ilegal Grupo Socialdemócrata Ucraniano (USD), el primero en la Ucrania gobernada por Rusia. Hizo hincapié en la necesidad de la autoorganización de Ucrania y de una “Ucrania de trabajadores y campesinos” autónoma en una federación. El USD advirtió sobre el peligro de una ‘división cultural’ que surgiera entre los campesinos y trabajadores ucranianos. Defendiendo la agitación por un ‘sindicato de trabajadores y campesinos’, en 1901 Ukrainka argumentó que: “Junto con la propaganda socialista sobre la concordia nacional (ucraniana) ahora es más importante entre los trabajadores urbanos para que no se vuelvan ajenos a su identidad y a sus hermanos, los trabajadores del pueblo”.

El USD fue crítico del POSDR cuando se fundó como “centralista de Estado” ruso tanto en su programa, composición y nombre, pidiendo en cambio partidos nacionales autónomos que trabajen en unión.

Mientras estuvo en Galicia, fue Yulian Bachynsky, autor de Ucrania en 1895, quien fue pionero en el concepto de un Estado ucraniano unificado e independiente. Junto con un grupo de socialistas galicianos en Lviv, fundó el Partido Socialdemócrata de Ucrania (USDP) en 1897. El USDP formaba parte del Partido Obrero Socialdemócrata de toda Austria (Gesamtpartei), a través del cual participó plenamente en la Segunda Internacional. Fundaron el primer periódico socialdemócrata ucraniano, el Robitnyk quincenal.

Hubo una amplia cooperación entre los socialdemócratas ucranianos de los imperios austrohúngaro y ruso. Una masa de panfletos, volantes y periódicos se imprimieron en Galicia y se contrabandearon a través de la frontera. Esta cooperación con el USDP en Galicia aceleró la evolución de los activistas del RUP hacia la socialdemocracia revolucionaria. El Partido se alineó rápidamente con la Segunda Internacional.

Las actividades conjuntas de la socialdemocracia ucraniana hicieron una contribución significativa en la lucha por unificar Ucrania y llevaron la cuestión ucraniana a la prominencia en la política europea. Los socialdemócratas ucranianos ocuparon escaños en los parlamentos de ambos imperios, en la Duma zarista y en el Reichsrat del Imperio austrohúngaro.

En el período anterior a la Revolución de 1917, los marxistas ucranianos, más que cualquier otra tendencia, fueron responsables de las publicaciones políticas más consistentes y extendidas en ucraniano. El USDRP publicó más de veinte títulos de periódicos y publicaciones periódicas.

Reeditaron en ucraniano muchas obras de los líderes del movimiento socialista, entre ellos Bebel, Lafargue, Liebnecht y Kautsky. Su propaganda tuvo una influencia mucho más allá de sus propias filas. En la primavera de 1902, las autoridades zaristas culparon a su “propaganda revolucionaria … impresa en Galicia en ucraniano”, como la causa de las huelgas agrarias masivas en las provincias de Poltava, Kharkiv, Kherson y Katerynoslav. Consideradas por los marxistas ucranianos como el “comienzo de la revolución ucraniana”, su literatura actuó como la chispa de estas rebeliones espontáneas.

El trabajo de la socialdemocracia ucraniana fue históricamente significativo en la búsqueda de llevar el movimiento ucraniano más allá de las preocupaciones exclusivamente culturales de la rusificación, para ver a la lucha anticolonial como una cuestión social al mismo tiempo. Mykola Porsh, teórico fundador del USDRP, en su libro Sobre la autonomía de Ucrania, se destacó al presentar una crítica integral de la explotación de Ucrania. Se convirtió en un manual del movimiento ucraniano.

Los marxistas ucranianos fueron activos a nivel internacional, particularmente en el trabajo de la Segunda Internacional. El USDP y el USDRP presentaron informes conjuntos regulares a los congresos de la Segunda Internacional. En el período comprendido entre la fundación de la Internacional en París en 1889 y el último Congreso antes de la guerra en Basilea en 1912, los socialdemócratas ucranianos participaron en los distintos Congresos Internacionales Socialistas. Cuando estalló la guerra, el Grupo Extranjero del USDRP, dirigido por Yurkevych, apoyó la Conferencia Socialista Internacional en Holanda en 1916, y las conferencias socialistas pacifistas en Zimmerwald en 1915, y Kienthal en 1916.

Fueron prominentes en los debates de la Segunda Internacional, Lev Yurkevych, Volodymyr Levinsky, Yulian Bachynsky estuvieron entre los involucrados en enfrentamientos con figuras como Otto Bauer, Georgi Plekhanov y Vladimir Lenin sobre la cuestión nacional. Fueron prominentes en las controversias sobre las cuestiones checas y polacas que se apoderaron de la Segunda Internacional antes de 1914.

Las opiniones de los marxistas ucranianos sobre la cuestión nacional los llevaron a un conflicto agudo con las tendencias centralistas dentro de la socialdemocracia rusa y austriaca. Ellos y otros marxistas no rusos consideraron que los socialdemócratas ucranianos existían como una sección autónoma del Partido Obrero Socialdemócrata de Austria federal como un modelo para un partido unido en el Imperio ruso.

La insistencia de los marxistas ucranianos en mantener una organización socialdemócrata de trabajadores ucranianos fue para asegurar su existencia continua y, como resultado, su capacidad para desempeñar un papel central en la revolución ucraniana.

Lo que podría haber sido

La experiencia de los marxistas ucranianos durante la revolución pone en duda lo que ha sido una explicación largamente aceptada del destino de la revolución rusa: el papel principal de los factores externos en su degeneración y ascenso del estalinismo. Junto con esta evaluación está la afirmación de que las circunstancias desfavorables imponían a los bolcheviques una restricción a las opciones disponibles para ellos.

Sin embargo, al leer la historia de esta izquierda perdida, ¿podemos realmente estar de acuerdo en que esto explica completamente el destino de la revolución? Incluso si se acepta la opinión de que el Estado de partido único en Rusia surgió de la falta de aliados bolcheviques, esto no puede explicar los eventos en Ucrania. Aquí los marxistas ucranianos y los partidos prosoviéticos buscaron alianzas, y cuando se rebelaron, fueron en parte empujados y en parte arrastrados por una situación creada por los mismos comunistas rusos. A una democracia multipartidista basada en los soviets se le negó la oportunidad de existir en Ucrania.

Para Lenin, el éxito del proyecto bolchevique se basaba en la extensión de la revolución hacia el oeste. Todo el enfoque del socialismo desde arriba en Ucrania contribuyó a socavar la perspectiva misma en la que se basó la Revolución de Octubre.

En el verano de 1919, el gobierno bolchevique en Ucrania se desintegró, lo que resultó en la ocupación de grandes áreas por el Ejército Voluntario Ruso. Las espantosas políticas y prácticas del “Gobierno de Emergencia” del general Denikin respaldado por Occidente con sus pogromos; la represión y el chovinismo rara vez se reconocen. Proporcionan una acusación contra los liberales rusos que encabezaron su Centro Político.

Lo sorprendente de esta coyuntura clave es que a pesar de la desesperación con el régimen de Khristian Rakovsky, quien había sido impuesto por Moscú para encabezar la Ucrania soviética, no hubo un colapso en el apoyo a los partidos prosoviéticos. El Borotbisty fue testigo de un aumento en su apoyo, y el ala izquierda del USDRP, el Nezalezhnyky, lanzó el Partido Comunista de Ucrania (PCU), el Ukapisty. Sin estas fuerzas, los partisanos rojos en Ucrania, el Ejército Rojo no podría haber rechazado la ofensiva de Denikin en el centro de Rusia. Además, más ucranianos lucharon en el Ejército Rojo para derrotar la invasión polaca de 1920, que en el ejército de Petlyura aliado a Pilsudski.

En 1920, las agotadas fuerzas prosoviéticas derrotaron al Ejército Voluntario Ruso y la invasión polaca. El tratado de paz de Riga resultante volvió a dividir Ucrania: cinco millones de ucranianos permanecieron bajo el dominio polaco. Ivan Maistrenko, entonces miembro del PCU, concluyó que “la lucha por una RSS soberana de Ucrania no se decidió negativamente por el desarrollo interno de la vida política ucraniana, sino por la presión externa de la organización administrativa”. Pero el fracaso en establecer una Ucrania completamente independiente no es el final de la historia del PCU ni proporcionaría una evaluación adecuada de la Revolución Ucraniana.

La dialéctica de la revolución resultó en lo que Bojcun describe como “menos de lo que los socialistas ucranianos querían ganar. Sin embargo, era más de lo que los socialistas rusos estaban dispuestos a conceder”. Antes de 1917 sólo existía el “sur de Rusia”. La revolución había barrido el antiguo orden social y forjado la RSS de Ucrania, un “organismo nacional, económico y cultural claramente definido”.

Los marxistas ucranianos intentaron llegar a un acuerdo con los problemas de la revolución, Vynnychenko, quien dirigió el Grupo Extranjero del Partido Comunista de Ucrania, publicó Revolución en peligro como uno de esos intentos que provocó un debate internacional con Georgi Lukacs. Desde el principio de su creación, el PCU se esforzó por ser admitido en la Comintern como sección ucraniana independiente, en los mismos términos que se dieron a otras secciones de la Comintern (irlandés, francés, alemán, polaco, etc.), que representaban partidos en países individuales. Asistieron al Segundo Congreso de la Comintern junto con Vynnychenko, pero su solicitud fue rechazada sobre la base de que Ucrania ya estaba representada por el PC(b)U, como parte del Partido Ruso.

El PCU continuó su lucha en la Ucrania soviética como un partido de oposición abierta. Criticaron las políticas de los comunistas rusos: la Nueva Políticas Económicas y la retirada en dirección al capitalismo. Se opusieron al creciente autoritarismo del Estado y defendieron el autogobierno de los trabajadores. Velychenko en su estudio del PCU se equivoca al afirmar que si los marxistas ucranianos hubieran llegado al poder, probablemente hubieran establecido una dictadura del partido y usado el terror contra sus súbditos. Si hubieran llegado al poder hubiera sido con otros y hubiera evitado el terror estalinista.

Si bien se permitió que el PCU existiera formalmente, en la práctica, fue perseguido constantemente hasta su liquidación en 1925. Los diversos comunistas ucranianos lograron asegurar la política de korenizatsiia (indigenización) con un programa de “acción positiva”. Si bien este logo fue frágil, la ucranización anunció un renacimiento nacional sin precedentes en la década de 1920.

Destacados marxistas ucranianos llevaron adelante enérgicamente la ucranización considerada como un “arma de revolución cultural en Ucrania”. Fue parte de un intenso conflicto para dar forma a la URSS. Como tal, la ucranización no solo fue el motor de los esfuerzos para afirmar la autonomía y liquidar los vestigios del colonialismo, sino una manifestación de oposición al estalinismo en ascenso. Llevó “al pueblo ucraniano al umbral de la nacionalidad a finales de la década”. Pero la dinámica del centralismo estalinista y su socio inherente, el chovinismo ruso, destruyó los últimos vestigios de igualdad entre las repúblicas. Los comunistas y la intelectualidad ucranianos fueron aniquilados.

El lector de este volumen no puede sino sentirse conmovido por lo que es una tragedia histórica e interpelado por las preguntas que plantea a las explicaciones aceptadas desde hace mucho tiempo sobre el destino de la revolución.

La dirección de los comunistas rusos estuvo invariablemente dominada por la creencia errónea de que la Revolución de Octubre demostró de una vez por todas el camino que debía seguir toda revolución posterior. Operaron sobre la suposición errónea de que su modelo en cierto sentido representaba el prototipo de la transformación socialista. Mantuvieron la convicción absolutamente infundada de que otros tenían que tener un partido comunista basado en su modelo y bajo su autoridad. Fue un modelo que fue rechazado por prácticamente todo el marxismo clásico y por la mayoría de los socialdemócratas del Imperio Ruso. La consecuencia fue una actitud completamente sectaria hacia la Revolución Ucraniana y hacia otros partidos que finalmente fueron destruidos. El socialismo fue redefinido como un gobierno del “partido” en lugar de un gobierno de la clase trabajadora.

El contraste entre la cooperación revolucionaria de los socialistas del imperio en 1905 y la experiencia de 1917-1921 es marcado. Desde la década de 1870, cuando surgió la socialdemocracia ucraniana, hasta 1917, el socialismo en Ucrania había crecido de unos pocos intelectuales a una dimensión nacional. Si la Revolución Ucraniana se hubiera desarrollado orgánicamente sin obstáculos de otras fuerzas, inevitablemente habría visto a la República Popular Ucraniana bajo el liderazgo de los radicales de los Socialistas Revolucionarios Ucranianos y la Socialdemocracia Ucraniana. Si el centralismo ruso del gobierno de Lenin y el carácter sectario de los bolcheviques no hubieran impedido la participación constructiva en la revolución ucraniana, hubieran mejorado este proceso y reforzado la formación de la república ucraniana. La división entre el campesinado y la clase trabajadora urbana podría haberse trascendido. La pionera autonomía nacional judía establecida por los partidos socialistas judíos en la UNR hubiera seguido desarrollándose y la comunidad judía de Ucrania podría haberse librado de la tragedia que vendría a continuación.

La cuestión de lo que pudo haber sido abre muchas posibilidades, el socialismo ucraniano no fue absorbido y marginado por el nacionalismo ucraniano, fue destruido por fuerzas externas. Este destino fue compartido por sectores judíos, polacos y otros del socialismo ruso. El esfuerzo de los bolcheviques por fundar su propio Partido Comunista de Ucrania fue una maniobra, una subunidad del Partido Comunista Ruso. El PC(b)U, lejos de representar una culminación de desarrollos anteriores dentro del movimiento socialista en Ucrania, fue en cambio una creación artificial.

El efecto objetivo de la formación del PC(b)U y de un modelo de partido único impuesto a Ucrania fue la destrucción de toda la tradición socialista anterior de la que formaba parte el PCU. Podemos recordar un discurso olvidado en Zurich en 1914 donde Lenin había dicho:

“Lo que Irlanda fue para Inglaterra, Ucrania se ha convertido para Rusia: explotada al extremo y sin recibir nada a cambio. Así, los intereses del proletariado mundial en general y del proletariado ruso en particular requieren que Ucrania recupere su independencia.”

Qué bien debería haber recordado Lenin la declaración de Marx de que “la República inglesa bajo Cromwell naufragó en Irlanda. ¡Esto no sucederá dos veces!” Lo hizo, en la Irlanda de Rusia.

Puedes conseguir el libro en https://www.ibidem.eu/en/ukapisme-une-gauche-perdue-9783838208992.html