Afganistán: La tierra de las tragedias sin fin

Por Omid Jurrat Rastakhiz

Imagina: eres un hombre joven en sus 30 y también te has graduado de la universidad. Durante cinco años, te presentaste a instituciones gubernamentales y empresas del sector privado una por una con tu título universitario con la esperanza de encontrar un trabajo, y recibiste una respuesta negativa en cada ocasión. Finalmente compraste una carreta con mucho esfuerzo y empezaste a vender frutas y vegetales. Aun así tus ingresos diarios no son más que 10-50 afganis. Sin embargo, tienes dos niños en casa que alimentar con tu esposa, un pequeño pedazo de pan cuesta 10 afganis. Es más, no puedes ganar esa cantidad de dinero todos los días. Debido a la pandemia del coronavirus, la mayoría de las instituciones están cerradas, las empresas del sector privado están en quiebra, y no están pagando los salarios de los trabajadores. Millones de personas están desempleadas, no pueden satisfacer sus necesidades y cuando no puedes vender frutas y vegetales, no puedes ganar siquiera la pequeña cantidad que mencioné antes. Por otro lado, circulan rumores de que el Taliban, un virus peor que el coronavirus, ha llegado a las puertas de la ciudad. Las persianas bajan, las tiendas y las panaderías cierran; todo el mundo está nervioso. Porque, si comienza el conflicto, los pobres no podrán obtener ni siquiera los 10-50 afganis que ganan diariamente y se morirán de hambre. Los ricos, los que están en la cima del Estado, enviaron a sus familias al extranjero con los miles de millones de dólares que despilfarraron durante 20 años, adquirieron las propiedades de Turquía, Chipre y los países europeos, y obtuvieron la ciudadanía de estos países; sus corazones están tranquilos. Si las cosas se complican, saldrán corriendo del país inmediatamente. Tus hijos están hambrientos y devastados. En este caso, querrías alistarse en el ejército, que tiene un sueldo mensual de $100. Pero cuando te enteras de que una media de 100 soldados son brutalmente asesinados por los talibanes cada día, renuncias a esta idea porque no quieres morir en vano. Existe el rumor de que los jefes de las instituciones estatales se confabularon con los talibanes y regalaron distritos y puestos militares. En los mercados, en las calles y en todas partes, vagan hombres, mujeres y niños hambrientos. Han llegado a un punto en el que se destrozarían unos a otros por 10 afganis del hambre. Además, cada minuto hay atentados suicidas o explosiones en la ciudad, y mueren decenas de pobres, trabajadores y civiles. Cuando sales de tu casa por la mañana para buscar una rebanada de pan, no estás seguro de que volverás a casa sano y salvo por la noche. ¿Qué harías en esta situación? Por desgracia, la situación del 90% de la población de Afganistán no es mejor que la que he descrito.

Vamos al problema principal y miremos la situación en la que Afganistán ha estado por un año e intentemos interpretar los escenarios futuros.

Durante muchos años, Estados Unidos, sus aliados y los esclavos que pusieron a cargo del país han estado pregonando la “paz”. Por esta razón, el imperialismo estadounidense envió al asesino de origen afgano Zalmai Khalilzad a la región, supuestamente para hacer la paz con los talibanes. Lo conocemos de los años 80, cuando Estados Unidos y sus aliados de todo el mundo deportaron a los yihadistas a Afganistán. Es uno de los integrantes de la yihad islámica. Los yihadistas que convirtieron Afganistán en un infierno en los años 90 son considerados los padres fundadores de los talibanes y de Al Qaeda. Por lo tanto, esta persona no hará más que avivar la llama de la guerra, y mucho menos traerá la paz. Lo que ha ocurrido en el último año demuestra esta afirmación. El año pasado se alcanzó un supuesto acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes, cuyo contenido aún no se ha revelado. Sólo sabemos que Estados Unidos y sus aliados retirarán toda su fuerza militar de Afganistán y que todos los militantes talibanes encarcelados serán liberados. A cambio, los talibanes “reducirán la violencia”. Para mí, es un concepto bastante curioso el de “reducir la violencia”. No se dice eliminar la violencia, sino reducirla. En otras palabras, seguir haciendo la guerra. Esto significa que si antes lanzaban 100 cohetes, ahora pueden lanzar 90 u 80. Si al menos pusieran en práctica lo que dicen. Sin embargo, desde hace un año, la guerra continúa a toda velocidad. Porque, más de cinco mil brutales y bárbaros militantes talibanes, entre ellos cientos de asesinos de civiles, se han sumado de nuevo al campo de batalla. En los últimos dos años, más de 100 distritos han sido ocupados por los talibanes y la guerra ha llegado a las puertas de las grandes ciudades. Curiosamente, mientras que los focos de guerra solían estar en las regiones del sur de Afganistán, fronterizas con Pakistán, desde hace tres o cuatro años se ha desplazado al norte del país. Más exactamente, ha sido desplazado. Como todos sabemos, las provincias del norte del país limitan con los países de Asia Central, con China en el lado noreste y Rusia por encima. Por lo tanto, cuando se evalúan los acontecimientos con una mente política sólida, no se puede evitar pensar que estas guerras son un proyecto. Porque el imperialismo estadounidense no ha dado la espalda a sus amigos yihadistas. Al contrario, los está armando y haciendo luchar a toda velocidad contra las naciones que puedan oponerse a ellos, lo que hemos visto en las crisis de Irak y Siria. Utilizó la carta del ISIS en Irak y sobre todo en Siria, pero fracasó parcialmente en este plan con los intentos de Rusia. Y quiso aplicar el mismo plan en Afganistán, pero el ISIS no encajó en la sociedad afgana y, por otra parte, se enemistó con Pakistán y los talibanes. Porque una vez que el ISIS ocupara su lugar, los talibanes perderían su poder, y Pakistán perdería su posición estratégica sobre Afganistán. Recuerdo que hace unos años, cuando el tema del ISIS se calentaba, los comentaristas políticos y algunos altos funcionarios del Estado hicieron las siguientes declaraciones: “El ISIS sustituirá a los talibanes y se instalará en las provincias fronterizas con Asia Central. Cuando el norte de Afganistán esté sumido en una completa confusión y la guerra civil vuelva a estar en marcha, los militantes del ISIS aprovecharán la oportunidad para infiltrarse en la geografía del Turquestán y, desde allí, apretar a Rusia y China. Los líderes de los talibanes se unirán al Estado de Afganistán, en cuyo caso los restos de los talibanes no tendrán más remedio que unirse al ISIS. El norte de Afganistán se convertirá en un segundo Waziristán, esta vez contra Asia Central. Pero el control del ISIS también estará en manos del gobierno afgano; serán dirigidos por Hanif Atmar, ahora ministro de Asuntos Exteriores de Afganistán”. Pero como he dicho más arriba, este plan no funcionó. Especialmente Pakistán se opuso a este plan. Porque Pakistán perdería su carta talibán. De hecho, EE.UU. quiere volver a poner en marcha este plan con los talibanes. Ya el Pentágono dice que Al Qaeda volverá en dos años, antes de que retiren sus tropas.

También se sabe que hasta un niño sabe que, Pakistán y especialmente su agencia de inteligencia ISI está detrás de los talibanes. Si EE.UU. es el enemigo de los talibanes y aparentemente ha luchado durante años, ¿por qué da miles de millones de dólares cada año a Pakistán y especialmente a los militares de Pakistán? ¿No es esto una contradicción? Por lo tanto, teniendo esto en cuenta, sería una tontería ignorar el hecho de que Estados Unidos sigue apoyando, fortaleciendo y armando a los talibanes a través de Pakistán. También está claro que los talibanes tienen lazos inquebrantables con Al Qaeda, algo que los propios Estados Unidos admiten. Cuando los talibanes lleguen, al-Qaeda seguramente vendrá con ellos, y el escenario que mencioné anteriormente se proyectará por sí mismo.

Permítanme contarles un incidente para entender mejor lo que he escrito más arriba: Tuve una charla con uno de los comandantes locales de la provincia de Kunduz, situada en el norte del país (desgraciadamente, no puedo decir su nombre por su seguridad). Me contó lo siguiente: “Un día, salí con mis tropas, de unas 100 personas, para atacar las zonas donde se encuentran los talibanes. Mientras íbamos rápidamente hacia los talibanes, el gobernador de Kunduz me llamó por teléfono para que no atacáramos. No obedecí y seguimos avanzando con los vehículos. Luego, recibí una llamada del Ministerio de Defensa, desde donde se me ordenó no atacar. De nuevo, no obedecí y seguí avanzando. Pero esta vez llamó el general Rashid Dostum (ahora sería mariscal). En primer lugar, me amenazó e insultó como un soldado. Dijo que si no volvíamos, nos destruirían los aviones estadounidenses. Esta vez tuve que detener el ataque y dar la vuelta”. Además, este comandante había presenciado en repetidas ocasiones el aterrizaje y despegue de helicópteros extranjeros en las filas talibanes y la entrega de munición a los mismos.

Según otro escenario, los EE.UU. y sus aliados quieren dividir Afganistán, de modo que cuando abandonen este país, dejen atrás una crisis como la de Palestina-Israel o Pakistán-India. El hecho de que los antiguos yihadistas que estaban en contra de los talibanes y lucharon contra los soviéticos en el último mes reunieran a sus militantes y se armaran con todo el equipo para proteger el llamado norte de Afganistán de los talibanes también demuestra relativamente este escenario. En el pasado, tanto el Estado afgano como EE.UU. estaban en contra del armamento de estos yihadistas, pero ahora lo permiten precisamente. Sin embargo, lo que hicieron estos agentes en los años 90 fue mucho peor que los talibanes. Masacraron a 70.000 civiles sólo en Kabul y la arrasaron. Como si no fuera suficiente con que estos agentes hayan dilapidado bajo el techo del gobierno durante 20 años, ahora están a punto de volver a empezar la brutalidad de los 90. Si la situación continúa así, es inevitable una nueva guerra civil. Incluso si derrotan a los talibanes, después nadie podrá controlar fácilmente a estos yihadistas, formados por decenas de miles de salvajes. Seguirán desgarrándose y destrozándose unos a otros, como antes. Obviamente, la historia de los años 90 está a punto de reescribirse. Si hay una guerra civil como antes, es probable que Afganistán se divida.

Según el otro escenario, los talibanes ocuparán todos los distritos del norte, que constituyen la mayoría de la población de Afganistán, después de un tiempo, se logrará la llamada paz y el país celebrará elecciones. En este caso, los talibanes, que tienen la mayoría de la población del país, ganarán fácilmente las elecciones y se harán con el control del país. Una vez que se apoderen de todo, tendrán las cartas de Al Qaeda y amenazarán a Asia Central y a Rusia desde el norte de Afganistán. Para ello, la frontera entre Tayikistán y Afganistán, formada por difíciles regiones montañosas, es muy conveniente. Naturalmente, Rusia y China tendrán contramedidas contra esto, pero a EE.UU. y sus aliados les interesará mantenerlos ocupados en esta región durante mucho tiempo y hacer que gasten su poder económico y militar.

Mientras escribo estas líneas, las fuerzas talibanes han llegado a la puerta de la ciudad donde vivo. El pánico es máximo, los hombres ya se están dejando crecer la barba. Se producen cortes de electricidad; las líneas telefónicas e Internet no funcionan bien. No podemos saber nada de nuestros familiares en los distritos capturados por los talibanes, las líneas telefónicas y las redes de Internet allí están completamente cortadas. Las bandas yihadistas que he mencionado antes, armadas de pies a cabeza con armas pesadas y ligeras, recorren la ciudad. De vez en cuando estallan conflictos entre ellos, roban y secuestran cuando quieren. Es deplorable que no haya ningún movimiento por parte de las organizaciones de izquierda en estos días, que es el período más sensible y vital, mientras que el norte de Afganistán está derivando rápidamente hacia la masacre, la brutalidad y la agitación. La gente, que hasta ayer clamaba por la “revolución” a través de las redes sociales, ha permanecido en silencio o ha encontrado la solución de huir a Kabul y al extranjero. Era obvio que las organizaciones de izquierda actuaran así. Porque los jefes de estas organizaciones demostraron que no podían hacer nada con sus actividades erróneas en los años 80. Por otra parte, su estilo organizativo es erróneo. Si no pueden reunirse ni siquiera una vez al mes en pequeños números y no pueden atraer ni siquiera a tres personas a sus organizaciones en un año, uno puede considerar el resto. Por lo tanto, el pueblo afgano, con todo su sufrimiento, fue abandonado a su suerte.

Lo importante aquí es que un valiente entre las organizaciones de izquierda muestre un poco de coraje y salga a organizar a la gente aprovechando las oportunidades que se presenten.  Espero que tal acontecimiento se produzca pronto, de lo contrario, los intelectuales y las organizaciones de izquierda de Afganistán tendrán que responder ante la historia en el futuro.

Por último, sacamos a colación el deseo de Turquía de implicarse directamente en la crisis de Afganistán en nombre de la protección del aeropuerto internacional de Hamid Karzai. La historia de Afganistán lo ha demostrado: Los que entraron en este país se quedaron atrapados en el pantano y no pudieron salir fácilmente. Gran Bretaña y la Unión Soviética son muy buenos ejemplos. En realidad, no sabemos exactamente qué desea Erdoğan. No sabemos si tiene el deseo de difundir la idea del neootomanismo en su mente o si quiere obtener beneficios de Occidente con este comportamiento y acercarse de nuevo a Occidente. Pero no hay que olvidar que Afganistán no es Siria o Irak para Turquía. Para tener tropas en Afganistán, primero es necesario obtener la aprobación de Pakistán y de los talibanes. Incluso con esta aprobación, Turquía tiene que ser hostil a países como Irán, Rusia, India y China. Sin embargo, estos países tienen inversiones en Afganistán en las que llevan años trabajando. No dejarían fácilmente el país a Turquía. Por otra parte, la amistad que hasta hoy existe entre los pueblos de Turquía y Afganistán se verá afectada por la decisión de Erdoğan. Ya hay una retórica de la gente común a mí alrededor que se preocupa de que Turquía traiga al ISIS a nuestro país. Por lo tanto, si Erdoğan envía soldados a Afganistán, no podrá evitar ser atrapado, arriesgará la vida de los soldados, la mayoría de los cuales son jóvenes pobres, y quedará es estigmatizada como un ocupante a los ojos del pueblo afgano. Si Erdoğan entra en Afganistán, es seguro que se quedará atrapado en este pantano durante al menos diez años y la historia se repetirá.