Brasil: Las amenazas autoritarias y la urgencia del Fuera Bolsonaro y Mourão

Por Alessandro Fernandes, Alternativa Socialista/PSOL – LIS, Brasil

En un artículo publicado el pasado jueves 22, el periódico O Estado de SP publicó una amenaza atribuida al ministro de Defensa, el general Walter Braga Netto, sobre las elecciones de 2022, afirma: “sin ‘votos auditables’, las Fuerzas Armadas no celebrarán las elecciones”. A medida que la crisis se profundiza y el gobierno de Bolsonaro se encuentra cada vez más aislado, las amenazas se vuelven más agresivas.

El propio Braga Netto no tardó en negar el contenido del informe y afirmar que las Fuerzas Armadas “actuarán siempre dentro de los límites previstos por la Constitución”. Arthur Lira, presidente de la Cámara de Diputados, también salió inmediatamente a desmentir la amenaza, una “invención”; Luís Roberto Barroso, ministro del STF y presidente del TSE, dijo que en conversación con Lira y Braga Netto, ambos lo negaron; el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, dijo que la elección de 2022 es “innegociable”. El juego de tirar la piedra y esconder la mano sobre el régimen del 88 gana otro capítulo. Por nuestra parte no hay duda, al gobierno le importa un bledo la Constitución. La pregunta es: ¿podrá Bolsonaro romper la Carta Magna de una vez por todas?

El discurso atribuido a Braga Netto; la participación del ex ministro de Salud Eduardo Pazuello en un acto pro-Bolsonaro, sin castigo a pesar de ser un general en activo; la respuesta en tono amenazante de los tres comandantes de las Fuerzas Armadas sobre la declaración del senador y presidente del CPI de Covid Omar Aziz; y otros episodios, demuestran: 1. La estructura de las Fuerzas Armadas se mantiene intacta desde la transición operada en las alturas entre el fin de la Dictadura Militar y la Redemocratización; 2. Esta estructura en su conjunto es inestable en su relación con las demás instituciones del régimen y, por lo tanto, siempre amenazante para los derechos mínimos conquistados por la clase trabajadora; 3. La “fusión” entre el aparato gubernamental y los militares, con una presencia extravagante en el gobierno, muestra cómo esta categoría social permanece con un proyecto de autoconservación.

Al mismo tiempo que avanza la inestabilidad, las encuestas publicadas por Datafolha en julio muestran un gobierno cada vez más desacreditado. Por primera vez, la mayoría de la población está a favor del impeachment (54%), un porcentaje que gana fuerza cuando se pregunta si hay corrupción en el gobierno (70%). No conforme, Bolsonaro es considerado indigno de confianza (55%), incompetente (58%), deshonesto (52%), poco inteligente (57%), falso (55%), indeciso (57%), poco preparado (62%) y, no menos importante, autoritario (66%)[1]. Al ver que su popularidad cae en picada, Bolsonaro también está viendo cómo sus actos son cada vez más pequeños, incluso cuando llaman la atención por la irresponsabilidad de los fanáticos agrupados sin máscaras. Su defensa en las calles está en manos de un núcleo duro, de extrema derecha, que insiste en una “intervención militar con Bolsonaro en el poder”. Pero no hay duda, son actos muy inferiores a lo que eran antes y precisamente eso explica la agresividad. El núcleo duro hará cualquier cosa por su “mito”.

Ante la caótica situación, la vanguardia pide a gritos una salida en las calles: 29M, 19J, 3J, 13J y 24J. Bolsonaro está cada vez más acorralado por todos lados, tanto por las manifestaciones como por la derecha, enmascarada de “centrão”, que le facturan cada vez más mantener el acuerdo burgués que lo apoya -la noticia más reciente es el nombramiento del senador Ciro Nogueira (PP) en la Casa Civil y Bolsonaro, en un video, diciendo ser parte del “centrão”, tantas veces criticados por él mismo. Si Bolsonaro gana, ensayará una fanfarria de “Bonaparte”; si gana el “centrão” o la izquierda del orden, empujará la crisis a las elecciones de 2022; si el grito en las calles es victorioso, Bolsonaro saldrá expulsado. Apostamos todas nuestras fichas a la tercera vía.

Bolsonaro se retuerce y Lula juega con el 2022. ¿Y nosotros?

No ha habido un día en que hayamos visto a Bolsonaro en la prensa exaltando la posibilidad de un “fraude” en las elecciones para Presidente de la República en 2022. Reclama el regreso de la boleta impresa, proyecto que es presentado en el Congreso por su avalista Lira, habla de que los votos tienen que ser “auditables”, entre otras intrigas que buscan profundizar la disputa entre las instituciones del ya fracturado régimen.

En esta disputa, Lira es la otra cara de la colaboración y el apoyo del presidente. Además de los planes de ataque en curso (privatización de Correos, Eletrobras, reforma administrativa y fiscal, etc.), recientemente salió en defensa del semipresidencialismo, un peligroso proyecto que pone sobre la mesa la hipótesis de disolver el Congreso de la mano del Presidente en momentos de “grave crisis política e institucional”, convocando nuevas elecciones en 60 días. Lira es el Bolsonarismo “blando”, una prueba más de la relación utilitaria, y por tanto desechable, que el “centrão” tiene con el régimen; acomodándose y ganando cada vez más terreno en un gobierno que antes era “sangre pura” de la extrema derecha.

A medida que la crisis avanza y Bolsonaro ve cómo su gobierno se transforma en un espectro de lo que fue, Lula emerge como una posible opción hacia la presidencia en 2023. La última encuesta para las elecciones de 2022 muestra a Lula con un 46% en la primera vuelta y un 58% en la segunda; Bolsonaro con un 25% en la primera vuelta y un 31% en la segunda, perdiendo en la segunda vuelta incluso frente a candidatos como Ciro Gomes (PDT) y João Doria (PSDB)[2]. Lula ya ha “cantado” que su oportunidad es ver a Bolsonaro deshidratado y ganarle el próximo año. Es decir, Bolsonaro hasta el final de su mandato. En un momento en que las condiciones de vida del pueblo brasileño se deterioran, las viejas direcciones muestran su rostro traidor.

La irresponsabilidad política de la izquierda del régimen al ver a Bolsonaro desangrarse en dosis, sin arrojar ningún peso para su derrocamiento, muestra lo necesario que es construir una alternativa política. El presidente eleva el tono de un autoproyecto; Lula se reúne con figuras de los partidos burgueses tradicionales tratando de costurar un acuerdo para un nuevo gobierno de conciliación de clases, con un programa más degradado que el de 2003-2016. Este es el trágico escenario del juego político.

De todo esto queda la pregunta: ¿la tarea es derrotar a la extrema derecha de una vez por todas o volver a alimentar la ilusión de conciliación de la clase trabajadora? Estamos hablando de la misma conciliación que sirvió a EEUU en las “misiones de paz” en Haití, la MINUSTAH, entregando el mando en manos de Generales que, años después, formaron o forman parte del gobierno de Bolsonaro, para poner apenas un ejemplo. Tal vez usted, lector, esté pensando: aunque se trate de conciliación de clases, es diferente de la extrema derecha. La respuesta es sí, por supuesto. Sería una tontería hacerlos iguales. Pero, ¿qué elementos contribuyeron a que surgiera el bolsonarismo en Brasil? ¿Un rayo caído del cielo o alguien cumplió el papel de romper el huevo de la serpiente?

La certeza que tenemos es que la lucha de clases se agudiza. En este sentido, necesitamos la unidad efectiva de todas las organizaciones que estén dispuestas a tirar hoy a Bolsonaro y, concomitantemente, construir un polo alternativo con un programa radical por trabajo, vacunas, subsidios sociales dignos, cárcel y la expropiación de los bienes de los corruptos, el fin de la “bolsa de los banqueros”, que combata el machismo, el racismo, la lgbtfobia, el capacitismo y el exterminio de las capas más empobrecidas; un programa de la clase obrera, de los pobres, de los oprimidos y de las oprimidas.


[1] Pesquisa Datafolha (7-8/07/2021): https://g1.globo.com/politica/noticia/2021/07/08/maioria-considera-bolsonaro-despreparado-desonesto-indeciso-incompetente-falso-pouco-inteligente-e-autoritario-revela-datafolha.ghtml

[2] Pesquisa Datafolha (7-8/07/2021): https://g1.globo.com/politica/noticia/2021/07/09/lula-tem-46percent-e-bolsonaro-25percent-no-1o-turno-aponta-pesquisa-datafolha-para-a-eleicao-de-2022.ghtml