El reequilibrio del orden burgués en Túnez

Por Emre Güntekin

Túnez, donde se inició la Primavera Árabe, está atravesando un nuevo punto de inflexión. El presidente Kays Said anunció el domingo que había disuelto el parlamento, alegando las “extraordinarias condiciones en las que se encuentra el país”, que se levantaba la inmunidad de los diputados y que se destituía al primer ministro Hisham al-Mashishi. Tras la decisión de Said, Rashid al-Gannouchi, líder del partido político islamista En-Nahda y presidente de la Asamblea, calificó los hechos como un golpe de Estado.

¿Cuál fue la historia detrás?

Cuando Zeynel Abidin Ben Ali, que gobernaba el país con mano de hierro desde 1987, fue derrocado por un levantamiento popular en 2011, los trabajadores tunecinos esperaban que se resolvieran los problemas económicos y democráticos acumulados durante décadas, pero en la década transcurrida, pocas de sus expectativas se hicieron realidad.

En Túnez, que ha estado bajo la influencia de una profunda inestabilidad económica y política durante los últimos años, una de las cuestiones más temidas por las clases dominantes era la posibilidad de que el malestar social se convirtiera en una nueva explosión. Las condiciones que desencadenaron la rebelión de 2011 siguen existiendo, especialmente con el efecto de la pandemia. La revuelta de 2011 estalló cuando un joven desempleado, Mohammed Bouazizi, se prendió fuego. Aunque el desempleo juvenil en el país ha disminuido en comparación con 2011, todavía ronda el 35%. El desempleo general ha aumentado en el último año, acercándose al 18% con el efecto de la pandemia.

Una de las áreas más infructuosas de los sujetos políticos que llegaron al poder desde 2014 es crear una solución al problema del desempleo. En este proceso, las medidas de austeridad impuestas por el FMI, que se aplicaron para resolver los problemas económicos, sólo han agravado los problemas de las clase trabajadora. Mientras se firmaba un acuerdo de préstamo de 2.800 millones de dólares con el FMI en 2016; una de las primeras exigencias del FMI fue la congelación de los salarios de los trabajadores públicos, que se mostraban como una de las principales razones del déficit presupuestario.

Túnez se vio sacudido por una huelga general en 2019, en la que los empleados públicos tuvieron una gran participación. 670.000 empleados públicos fueron a la huelga en demanda de mayores salarios; especialmente en los sectores del ferrocarril, el transporte aéreo, la sanidad y la educación, las ruedas se pararon por completo. Las huelgas contaron con la participación más masiva después de las acciones que siguieron al asesinato del líder de la oposición Şükrü Belayid en 2013. Tras la huelga, surgió un intenso movimiento callejero contra la actual administración; la mayor confederación sindical del país, UGTT (Union Générale Tunisienne du Travail), desempeñó un papel clave en la actual crisis política, también jugó el papel de mantener el movimiento dentro de unos límites razonables. El Partido Nida y En Nahda, que compartían el poder, adoptaron una postura dura contra el movimiento callejero que surgió contra la crisis económica. Aunque los sujetos políticos burgueses adoptaron posiciones políticas diferentes, el radicalismo del movimiento callejero les obligó a unirse en la enemistad de clase.

Aunque las elecciones presidenciales y parlamentarias celebradas en octubre de 2019 fueron testigos de los esfuerzos por resolver la crisis política, cabe señalar que esto no se ha logrado en el período de dos años. El descenso de la participación electoral del 69% al 41% en el quinquenio reveló hasta qué punto habían caído las expectativas de las masas respecto a los actores actuales. Esta tasa se redujo al 9% si se considera la población de entre 18 y 25 años. El gobierno, que se estableció bajo la dirección de Ilyas al-Fahfah en febrero de 2020 sólo pudo permanecer en el cargo durante 6 meses en el actual entorno de crisis.

Al-Mashishi, que asumió el cargo después de al-Fahfah, se enfrentó a los problemas que agravaron la pandemia. En julio, Túnez registró el mayor número de casos desde el inicio de la pandemia; el sistema sanitario ha fallado. El 20 de julio, el ministro de Sanidad, Fevzi al-Mahdi, fue destituido debido a las intensas críticas recibidas. En nombre de la lucha contra la pandemia, Kays Said se puso especialmente en contacto con Arabia Saudí y le pidió ayuda. El fracaso del gobierno ante la pandemia había desencadenado protestas callejeras radicales en muchos lugares.

Esto es lo que el presidente Said quiso decir con las “condiciones extraordinarias” en las que se encuentra el país: la posibilidad de una inminente explosión social. Aunque, en Turquía, los asuntos de Túnez se describen rápidamente como un golpe de estado contra los Hermanos Musulmanes con la ayuda de los EAU, en realidad, lo que Said hizo fue evitar que el régimen se viera arrastrado a la deriva.

Sin embargo, la eliminación de Ennahda de la política tunecina sólo será una solución temporal para frenar la oposición social. Estaba claro desde el principio que el islamismo político, simbolizado por Ennahda, entraría en conflicto con la sociedad tunecina, que tiene un fuerte campo laico. Los asesinatos contra importantes figuras políticas de la oposición, como Şükrü Belayid y Muhammed Brahimi, cuando el salafismo empezó a ganar poder, reforzaron la ira contra Ennahda en la sociedad. Por otra parte, aunque Nahda siguió un camino conciliador con los elementos seculares, a partir del trágico colapso del régimen de la Hermandad en Egipto, levantó sospechas sobre muchas contradicciones, desde la corrupción hasta su papel en el encubrimiento de asesinatos políticos.

Como resultado, tras la Primavera Árabe, el ejemplo de Túnez comenzó a desgarrarse. Al principio, fue pulido como un ejemplo de democracia para las regiones árabes. Mientras que los problemas de las clases trabajadoras del país se están volviendo tan pesados que ningún actor actual puede manejarlos, la relación con el FMI o los regímenes del Golfo sólo agrava estas condiciones.

Los trabajadores tunecinos tienen dos opciones ante sí: o crean un futuro igualitario y libre con sus propias manos superando los obstáculos que se les presentan con una línea de clase independiente o están condenados a perder una y otra vez en las luchas internas de las clases dominantes. No hay que olvidar que el golpe de Sisi en Egipto no sólo aplastó a los Hermanos Musulmanes, sino que estrelló a toda la oposición social. En cuanto las clases dominantes resuelvan sus conflictos internos, buscarán una oportunidad para silenciar a la oposición social.