Afganistán: ¿destinada a la miseria?

Afganistán: ¿destinada a la miseria?

Por Lal Khan – La Lucha de Pakistán

Los estrategas serios del imperialismo estadounidense entienden que se descartaba una victoria militar en Afganistán. Al mismo tiempo, Rusia, India, China y otras potencias están maniobrando para sacar ventaja de la situación. Todo esto es el resultado de la derrota reaccionaria de la Revolución Saur de 1978. Ahora, sin embargo, los recuerdos de ese período están regresando entre los trabajadores y la juventud, que buscan una alternativa tanto a los fundamentalistas reaccionarios como al régimen actual. Compartimos un artículo revelador la Revolución Saur de Afganistán de 1978, escrito originalmente en 2010 por el camarada Lal Khan, que da un relato detallado de los eventos nunca mencionados por los medios corporativos.

“La posición geográfica de Afganistán y el carácter único de su pueblo en su conjunto confieren a este país tal importancia política en los asuntos de Asia Central que es imposible sobreestimar”. (Fredrick Engels 1820-1895)

Como en varios otros “puntos de inflamación” alrededor del planeta, la importancia geoestratégica de Afganistán se ha convertido en una maldición más que en una bendición para su gente. Durante siglos, Afganistán ha sido el campo de batalla de guerras indirectas, insurgencias y el gran Juego, en el que las potencias imperialistas compitieron por el control de Asia Central. En el pasado fue un conflicto entre Gran Bretaña y Rusia. Ahora Rusia está nuevamente involucrada en intrigas con las poblaciones de Tayikistán y Uzbekistán en el norte. Irán está extendiendo su influencia sobre los hablantes de dari y los chiítas. China está ansiosa por explotar los recursos minerales de Afganistán, donde posee la mina de cobre más grande del mundo. Por último, pero no menos importante, India también está interviniendo activamente, lo que agrava el conflicto con Pakistán, que ve a Afganistán como su propio patio trasero. Esta exhibición cínica de la política de poder regional posiblemente podría conducir a la división de Afganistán en sus partes constituyentes en el futuro. Este infeliz país se encuentra en las garras de una brutal invasión imperialista y está envuelto en una sangrienta guerra de desgaste sin un final a la vista.


Tal vez te interese Declaración de la LIS sobre Afganistán: Contra la barbarie talibán y el imperialismo, solidaridad con el pueblo trabajador y las mujeres de Afganistán


La agresión imperialista no ha logrado infundir optimismo en Occidente ni ha aliviado el espantoso sufrimiento de las masas afganas. Las elecciones a la “Loya Jirga” (parlamento) no han resuelto nada. La imagen difícilmente puede ser más desoladora. Una narcoeconomía dirigida por señores de la guerra traidores, la brutal agresión imperialista, la corrupción universal y el salvajismo de los talibanes oscurantistas: esta es la realidad del Afganistán de hoy.

Sin embargo, este no siempre fue el caso. Hubo momentos en que Kabul era conocido como la “París de Oriente”. La victoria sobre los británicos en la tercera guerra anglo-afgana de 1919 puso fin a aproximadamente un siglo de incursiones imperialistas y se logró cierta soberanía nacional precaria. La Rusia soviética, bajo el liderazgo de Lenin y Trotsky, fue el primer país en reconocer a Afganistán como nación independiente. Sin embargo, esta independencia duró poco y la dinastía Nadir impuso una autocracia monárquica en 1929.

La guerra actual no comenzó con la invasión estadounidense de Afganistán en 2001. Esta agresión data de hace más de treinta y dos años. El golpe militar de Muhammad Daoud en 1973 representó los intereses de los grandes terratenientes y la burguesía. Recibió ayuda del imperialismo estadounidense y de la burocracia estalinista en Moscú. Ambos intentaron cortejar al régimen autocrático de Daoud durante la Guerra Fría.

El PDPA (Partido Democrático Popular de Afganistán) se formó en el congreso de unidad de las diferentes facciones del Partido Comunista el 1 de enero de 1965. El 17 de abril de 1978, Mir Ali Akbar Khyber fue asesinado por el régimen de Daoud en la prisión de Pul-a-Charkhi en Kabul. Hubo una manifestación de protesta espontánea de más de 10.000 personas en Kabul que sacudió al régimen represivo. Daoud planeaba matar a los otros dirigentes del PDPA que languidecían en prisión.

El PDPA no tuvo más remedio que tomar represalias. El 27 de abril de 1978, los oficiales del PDPA del ejército y la fuerza aérea afganos derrocaron al opresivo régimen de Daoud mediante un sangriento golpe. Los muros de la prisión de Pul-a-Charkhi fueron bombardeados por el cuerpo blindado y los líderes del PDPA fueron liberados. Se proclamó la República Democrática de Afganistán y se formó un consejo revolucionario y un nuevo gobierno, encabezados por Noor Muhammad Taraki, secretario general del PDPA.

Uno de los primeros decretos emitidos por el Consejo Revolucionario fue la prohibición total de la compra y venta de mujeres. Las mujeres en el Afganistán prerrevolucionario aran privadas de cualquier derecho. Eran esencialmente una mercancía cuya compra estaba apenas velada por el pago del dinero de la novia en la sociedad afgana prefeudal. Sin embargo, estos actos bárbaros todavía prevalecen en Afganistán hoy, no solo en las áreas de los talibanes sino también en aquellas bajo la “democracia” impuesta por el imperialismo.

En julio de 1978, el Decreto No. 6 canceló todas las deudas con los terratenientes y prestamistas. Esto significó que, de un plumazo, más de 11,5 millones de personas, el 80 por ciento de la población rural ya no estaba retenida por los prestamistas. El valor total de las deudas abolidas ascendió a 33.000 millones de afganis. El nuevo gobierno también llevó a cabo una reforma agraria. El cinco por ciento de la población poseía las tres cuartas partes de toda la tierra cultivada. En el otoño de 1979, toda esta tierra fue expropiada y otorgada a más de 300.000 campesinos sin tierra.

También se abolió el papel de los intermediarios en los productos agrícolas. Se llevó a cabo el primer censo. Se tomaron medidas radicales para mejorar la atención médica, la vivienda, el suministro de alimentos y para eliminar el desempleo. En 1978-79 se establecieron más de 600 escuelas e instituciones de educación superior. 800.000 trabajadores y campesinos comenzaron a asistir a cursos de campañas de alfabetización. Se nacionalizaron grandes franjas de capital y activos imperialistas y de burgueses “nacionales”.

Naturalmente, el nuevo gobierno revolucionario fue visto como una amenaza por los imperialistas. Entre las muchas calumnias lanzadas contra la Revolución Saur (primavera) estaba que fue “patrocinada por los soviéticos”. Esto es completamente falso, como incluso algunos medios occidentales se vieron obligados a admitir. Por ejemplo, la revista Time escribió en su edición del 28 de enero de 1980: “El golpe marxista en el que Noor Muhammad Taraki derrocó a Daoud en abril de 1978 sorprendió tanto a los soviéticos como a los estadounidenses. La inteligencia occidental no ha podido encontrar huellas dactilares rusas en la escena de ‘la Revolución de Abril'”.

En un discurso pronunciado el 9 de abril de 1979, Taraki dijo:

“No hubo fuerzas externas involucradas en la Revolución de Abril. Afganistán no importa ni exporta revolución… Se ha embarcado en un nuevo rumbo, el de construir una sociedad libre de la explotación del hombre por el hombre”.

Las medidas radicales tomadas en los primeros meses después de la revolución tuvieron un impacto enorme, especialmente en el sur, centro y oeste de Asia. El imperialismo estaba aterrorizado por las posibles repercusiones en toda la región. Esa es la verdadera razón por la que se desató la mayor operación encubierta en la historia de la CIA contra la revolución afgana. Es también cuando comenzó la guerra actual, con la insurgencia reaccionaria que fue organizada por el imperialismo bajo la bandera de una “Jihad Islámica”.

El Washington Post escribió el 15 de febrero: “Los comités clave del Congreso responsables de supervisar las actividades encubiertas han sido informados de las acciones del Departamento de Estado y la CIA … las transacciones encubiertas podrían, en última instancia, plantear preguntas sobre si la ayuda secreta a los rebeldes, mientras acosa y inmoviliza a las fuerzas rusas, también puede obstaculizar su salida, que es el objetivo declarado de la Administración”.

Los principales verdugos de esta operación encubierta de la CIA para derrocar al gobierno de izquierda en Kabul fueron la dictadura de Zia en Pakistán y la monarquía saudí. La “jihad del dólar” fue lanzada nada menos que por el asesor de seguridad nacional del presidente Carter, Zbigneiv Brzezinski, en el otoño de 1978 en el paso de Khyber. Él fue quien reclutó a Osama bin Laden para esta “guerra santa”. Incluso cantó “Allah-o-Akbar” en su lanzamiento.

Sin embargo, las deficiencias ideológicas, la confusión y la perspectiva nacionalista estrecha de la dirección del PDPA obstaculizaron la formulación y ejecución de una política revolucionaria de clase e internacionalista para combatir y derrotar a la insurgencia imperialista. La ideología de los líderes del PDPA estuvo dominada más por tendencias nacionalistas que por el internacionalismo marxista. Esto reflejaba sus antecedentes y educación estalinistas.

Intentar ganar apoyo para la revolución sobre la base del nacionalismo pashtoon (y otros) estaba destinado al fracaso. A medida que aumentaba la presión de la insurgencia, estallaron luchas internas entre los líderes del PDPA, que también reflejaron divisiones nacionales y étnicas. Como resultado, Taraki murió y los tanques rusos entraron en Afganistán, cruzaron el río Oxus y atravesaron el paso de Salang. Esto transformó toda la dimensión del conflicto.

Las consecuencias fueron predichas solo por los marxistas. Ted Grant escribió en junio de 1978, pocas semanas después de la Revolución Saur:

“Si ellos (los líderes del PDPA) contemporizan, posiblemente bajo la influencia del régimen ruso, prepararán el camino para una feroz contrarrevolución basada en la nobleza amenazada y los mulás. Si tiene éxito, la contrarrevolución restauraría el antiguo régimen sobre los huesos de cientos de miles de campesinos, las masacres de oficiales radicales y el casi exterminio de la élite educada”.

Esta extraordinaria predicción se ha llevado a cabo al pie de la letra en el período posterior. Los talibanes tomaron Kabul en 1996 con la ayuda de Estados Unidos. La persona principal que orquestó la “conquista de Kabul” por los talibanes bajo el mulá Omer, fue el ex subsecretario de Estado de Estados Unidos, Robert Oakley. Actuaba en connivencia con el gobierno de Benazir y los servicios secretos de Pakistán (el ISI).

Después de la retirada de las tropas soviéticas en 1987, los estadounidenses abandonaron Afganistán a la tierna merced de las fuerzas de reacción que habían creado. Estos causaron estragos y caos en esta infeliz tierra. Pero en 2001, el monstruo de Frankenstein que habían construido se volvió contra ellos con fuerza. Esto fue lo que llevó a la ocupación imperialista de Afganistán, que ha traído una devastación y una miseria sin paliativos a las masas ya empobrecidas.

Después de casi nueve años de ocupación directa, la derrota ahora está mirando a los estadounidenses a la cara. El grupo de expertos “Stratfor” creado por el antiguo personal de la CIA, en su último informe del 6 de septiembre hace la siguiente admisión asombrosa:

“(Es) particularmente cruda dada la realidad fundamental de que Estados Unidos no va a lograr una victoria en Afganistán en ningún sentido convencional … los talibanes probablemente tendrán que ser parte de cualquier arreglo que pueda preceder a la retirada de Estados Unidos”.

Dada la debilidad de la coalición dominada por Estados Unidos, el controvertido presidente de Afganistán, Hamid Karzai, ha pasado de ser un títere de Washington a un crítico abierto de Estados Unidos. Washington está alarmado por los términos del acuerdo de paz que ahora está explorando Karzai. El Pentágono, el Departamento de Estado y la CIA están amargamente divididos sobre este proyecto de acuerdo “negociado”.

La Casa Blanca busca una salida elegante. Pero las condiciones sobre el terreno descartan tal resultado. Los aliados de la OTAN de Estados Unidos no están de humor para quedarse. El pueblo estadounidense ahora anhela una retirada. Pero el Pentágono no puede permitirse uno. El comandante general de los Estados Unidos, Petraeus, ha presionado fuertemente a Obama para que retrase cualquier retiro serio de tropas hasta mucho más allá del plazo de julio de 2011 favorecido por el presidente. Obama aparentemente se está alejando de la fecha límite. Los estrategas y las fuerzas armadas de Estados Unidos están metidos en un lío de su propia creación. No pueden darse el lujo de retirarse, pero tampoco pueden sostener una guerra tan terriblemente cara y sangrienta. Como dijo Howard Hart, un exjefe de área de la CIA, a Nicholas Kristof del New York Times: “La mera presencia de nuestras fuerzas es el problema. Cuantas más tropas ponemos, mayor es la oposición”.

Lo que ocultan los medios occidentales es que los talibanes y Al Qaeda no son la única oposición. Ignoran la creciente ola de manifestaciones masivas sobre cuestiones sociales y económicas que han tenido lugar en la mayoría de las principales ciudades de Afganistán. Numerosos elementos de izquierda, nacionalistas y otros están involucrados en la resistencia nacional contra la ocupación extranjera. Las manifestaciones de protesta en las ciudades de Afganistán están aumentando en frecuencia y militancia. Cuanta más devastación inflijan las fuerzas de ocupación, más fuerte se volverá la resistencia.

En algunos sectores existe el temor de que la retirada de las tropas de la OTAN provoque la anarquía y una sangrienta guerra civil. Otros preguntan cuánta más carnicería y caos puede surgir desde las turbulencias extremas y las masacres que ya están siendo infligidas por las fuerzas de ocupación. Los reaccionarios talibanes están usando esto como una coartada para asesinar y agredir a personas inocentes.

Desesperados, los imperialistas pueden considerar dividir el país para dar paso a una “salida elegante”. Hay tensiones étnicas entre la mayoría pashtoon (44%) y los tayikos (27%), uzbekos, hazaras y otras minorías del norte, que, como hemos señalado, están siendo exacerbadas y explotadas por potencias extranjeras. Estos conflictos nacionales hacen que no se descarte por completo la balcanización del país. Pero no es la perspectiva más probable a corto plazo. Si los imperialistas se embarcaran en esta estrategia, habría un baño de sangre aún más espantoso en Afganistán.

La posibilidad de lograr la estabilidad bajo la ocupación está disminuyendo día a día. Puede ser que el general McChrystal provocara deliberadamente su destitución en previsión de una derrota inminente. Su sucesor, Petraeus, no ha reducido la tasa de bajas ni ha logrado avances significativos en la guerra. El Associated Press informó que él dijo el 4 de septiembre: “no se sale de una insurgencia de nivel industrial matando y capturando”.

Las elecciones a la Loya Jirga (una asamblea tribal pre-medieval) fueron tan manipuladas como las presidenciales. Esta farsa parlamentaria es un intento engañoso de los imperialistas y sus títeres por ganar algo de credibilidad a los ojos del público occidental. Tiene la intención de proporcionar algún tipo de justificación para una aventura que ha salido terriblemente mal. La única opción que tenían las masas afganas en estas elecciones era entre diferentes señores de la guerra y criminales de guerra. Son matones mercenarios que han ganado millones con esta guerra a través del tráfico de drogas, secuestrando para pedir rescates y chantajeando en base a lealtades cambiantes.

En Afganistán, el capitalismo no puede desarrollar la sociedad ni mejorar la suerte de los millones de afganos. Bajo las actuales relaciones mafioso-capitalistas no se puede establecer una economía nacional formal, por no hablar de las otras tareas de la revolución democrática nacional. Toda la economía se basa en la ayuda exterior y el narcotráfico. En esta narcoeconomía, con un 70% de analfabetismo, un tejido social destrozado, dominación oscurantista medieval, pobreza extrema, miseria y enfermedad, ningún sistema “democrático” injertado por el imperialismo podría funcionar jamás. La reconstrucción, el desarrollo y la prosperidad son una quimera que no guarda relación con la realidad. En este pantano de explosivas contradicciones, no hay salida. Afganistán no puede superar los conflictos étnicos, los desequilibrios económicos, la inestabilidad crónica, las guerras, el derramamiento de sangre y las privaciones sin una ruptura fundamental con el pasado.

La imagen pintada en Occidente del pueblo afgano como fanáticos islámicos y partidarios de los talibanes es completamente falsa. Las fuerzas oscuras del fundamentalismo y los corruptos demócratas liberales no atraen a las masas. Pero están los comienzos de un resurgimiento significativo de las fuerzas de izquierda. Ha habido un resurgimiento del PDPA que ha celebrado un congreso recientemente en Kabul. Otros partidos de izquierda también han vuelto a activarse.

Los recuerdos de los logros de los campesinos pobres, los trabajadores y la juventud después de la Revolución de 1978 se han transmitido a la nueva generación. El período de los primeros meses de la Revolución “Saur” dio una idea de lo que podría lograrse con el derrocamiento de este sistema capitalista en descomposición y el establecimiento de una economía planificada, incluso en forma de caricatura.

La propaganda imperialista que presenta el espectro de un dominio oscurantista despiadado y la talibanización de Afganistán como única alternativa a la ocupación imperialista es una absoluta tontería. En 1978, Afganistán era el único país del sur de Asia donde el latifundismo y el capitalismo habían sido derrocados y el dominio imperialista se había quebrado. Aprendiendo de los errores cometidos por los viejos dirigentes, una nueva generación de jóvenes y trabajadores de Afganistán podría llevar a cabo una revolución socialista en un nivel mucho más avanzado.

El resurgimiento del viejo sistema obsoleto a través de la agresión imperialista y el fanatismo religioso ha significado un desastre para la sociedad afgana. La nueva generación ha crecido en condiciones atroces. Se han criado en la escuela de la tiranía, la explotación y el trabajo penoso. Sin embargo, no es el destino inevitable del pueblo de Afganistán soportar este sufrimiento. La nueva generación avanza hacia conclusiones revolucionarias. En un debate reciente en un popular sitio web de la juventud afgana, más del 70% estaba a favor de estudiar y comprender a Trotsky.

El internacionalismo es la clave del éxito de la futura revolución afgana. Hoy más que nunca el destino de Afganistán está ligado a lo que sucede en Pakistán e Irán. Fuertes lazos históricos, culturales y económicos han unido a estas sociedades durante miles de años. Nuestra organización, La Lucha, también ha desarrollado fuerzas revolucionarias modestas pero firmes en estos países. La fundación de un local en el centro de Kabul no es un logro menor para el crecimiento y desarrollo de las fuerzas del marxismo revolucionario.

Las fuerzas del marxismo revolucionario pueden crecer rápidamente en los tormentosos acontecimientos que se avecinan. Una victoria socialista puede ponerse a la orden del día antes de lo que la mayoría de la gente podría imaginar en la actualidad. La historia ha decretado que esta región o descenderá al abismo de la barbarie o saltará las diferentes etapas del desarrollo capitalista mediante una revolución socialista. Ésa es la única forma de avanzar. Es el único camino hacia la supervivencia y la emancipación de los millones de personas explotadas y oprimidas que anhelan un cambio.