Brasil: Una lucha ancestral que no acepta marcos

Por Carlos Lopes – Alternativa Socialista/LIS, Brasil.

¡La vida primero! Este es el lema del Grito de los Excluidos 2021, tradicional manifestación de los movimientos sociales y de la Iglesia católica que se realiza anualmente el 7 de septiembre, y que este año estará marcado por la unificación de las protestas contra el gobierno de Jair Bolsonaro. Pero más que una frase, el lema representa la lucha que los pueblos indígenas vienen librando en Brasilia contra la propuesta de Marco Temporal.

El Marco Temporal es una tesis que está siendo analizada por el Supremo Tribunal Federal (STF). El asunto establece que los indígenas sólo pueden reclamar las tierras que ocupaban antes de la promulgación de la Constitución de 1988. La propuesta podría poner fin a más de 300 procesos de demarcación de tierras indígenas en curso en el país. Detrás de esto está el interés de los ruralistas en expulsar cada vez más a los pueblos originarios de sus tierras y avanzar en el agronegocio y la devastación de la naturaleza.

Demostrando la resistencia que llevan a cabo desde hace siglos, los indígenas acamparon en Brasilia (DF) para presionar al STF y a los diputados para que se pronuncien contra esta atrocidad. El Campamento Lucha por la Vida es, pues, un poderoso ejemplo de la lucha y la resistencia de miles de indígenas que no están dispuestos a perder sus tierras y su derecho ancestral a habitarlas.

Pero más que una tesis, el Marco Temporal es una regulación de prácticas que no han nacido hoy. Viene del intento de borrar y silenciar los derechos indígenas, y que encontró eco bajo el gobierno ecocida de Bolsonaro. Es sintomático, incluso, del escenario de caos y empobrecimiento en Brasil. En uno de los países que más alimentos produce en el mundo, la población se ha destacado en las calles y en las noticias por la falta de comida en sus platos. La mitad de la población brasileña sufre actualmente un grado de inseguridad alimentaria. Bajo la lógica de la ganancia sin límites, los grandes empresarios prefieren exportar la producción mientras el pueblo pasa hambre. Con la bendición de la presidencia, ahora los capitalistas quieren avanzar aún más sobre la tierra, promoviendo la deforestación y la ocupación para el latifundio, el agronegocio y la minería desenfrenada. 

Nuestra historia no comienza en 1988

Reivindicando la tesis del Marco Temporal, los ruralistas quieren hacernos creer que los indígenas nacieron en 1988. No es cierto. Desde antes de 1500, han ocupado este territorio con una agricultura de subsistencia y respeto por la tierra. Los genocidios sistemáticos, producidos desde los bandeirantes hasta los empresarios de hoy, expulsaron a los indios de sus legítimas posesiones. La Constitución de 1988, entonces, fue una bocanada de aire fresco que garantizó un entramado de derechos sociales, conquistados por la lucha incansable de los pueblos originarios, y que últimamente están siendo borrados. No es sorprendente, por tanto, la continuidad de las violaciones de los primeros habitantes de esta tierra, ni la batalla por la vida a la que deben enfrentarse de nuevo.

Hay que decir que este sistema, que quema la Amazonia y aumenta la temperatura media de la Tierra, es responsable de la degradación de la sociedad. El capitalismo, con su ansia de poder y de aumentar la riqueza, contamina, destruye y mata en nombre del “progreso”. Desde la regulación del clima hasta las tierras fértiles y el mantenimiento de las fuentes de agua, las tierras indígenas se traducen en un territorio libre de explotación. Nombrar a los propietarios de esta crisis es también echar por tierra cualquier ilusión que los ecologistas y la población puedan tener en un “capitalismo verde”, un régimen que busca el equilibrio de los diferentes intereses. Pensar en el poder capitalista es, necesariamente, pensar en el fin de la vida.

En defensa de la vida, ecosocialismo.

La defensa del ecosocialismo, por tanto, es una de las formas de posponer el fin del mundo, parafraseando el título del libro de Ailton Krenak. Con las invasiones de tierras auspiciadas por el Ministerio de Medio Ambiente, la deforestación en la Amazonia se ha disparado, alcanzando un aumento del 51% en julio, según datos del Imazon (Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonia). Junto con esto, los usurpadores de tierras y los mineros ilegales hacen un gran negocio con la impunidad. Por lo tanto, la lucha de los pueblos originarios implica también el derrocamiento de este gobierno corrupto, aliado de los crímenes y la explotación. No será el fin del Marco Temporal, se apruebe o no, lo que detenga la saña del Bolsonarismo y de los representantes capitalistas de Brasil para acabar con los bosques y los ríos. Sólo la lucha combinada entre el campo, el bosque y la ciudad puede dar la respuesta que el gobierno merece.

La salida es la organización internacional y democrática con un programa ecosocialista y anticapitalista que señale el camino de la victoria. Luchamos por la autodemarcación y autodefensa de los pueblos y movimientos indígenas para enfrentar los planes de Bolsonaro y del capital extractivo, por una verdadera Reforma Agraria porque la tierra es de quienes la habitan y trabajan, por la participación de los pueblos indígenas en las decisiones sobre el uso de la tierra y las políticas de conservación socioambiental de los territorios, por la reparación socioambiental a todas las áreas y comunidades afectadas, financiada a través de las empresas penalizadas por la destrucción.

Así, por el pan, la tierra y el trabajo, volvemos a recordar el lema del Grito de los Excluidos, esta vez de 2016. “Este sistema es insoportable: excluye, degrada, mata”. ¡Todo el apoyo a los indígenas acampados en Brasilia! Que el STF vote en contra del Marco Temporal y amplíe los derechos de los pueblos indígenas. Desde Alternativa Socialista, la sección brasileña de la Liga Internacional Socialista, resonará nuestro grito: ¡fuera los gobiernos de la muerte y los enemigos del medio ambiente! Ecosocialismo o barbarie