Turquía: triunfo de una dirección obrera marxista

44 trabajadores de Tay Tekstil, una fábrica de prendas de vestir para el gigante mundial Zara, ganaron su lucha tras una fuerte resistencia frente a la fábrica en el distrito conservador de Sultangazi, Estambul.

La lucha fue organizada y dirigida por el Sindicato de Trabajadores Textiles (UTWF), organización de trabajadores del SEP. Millones de trabajadores que trabajan sufren una alta tasa de explotación, acoso, largas jornadas laborales y bajos salarios. Turquía ha sido convertida en un infierno de mano de obra barata y desorganizada por el régimen de Erdogan y uno de los principales sectores explotadores es el textil. Durante más de un año, el UTWF ha estado organizando a los trabajadores en Sultangazi, un distrito conservador donde miles de trabajadores nunca antes habían experimentado una lucha.

Los trabajadores de Tay Tekstil se organizaron contra los despidos no remunerados y la sobreexplotación del patrón mediante el establecimiento de un comité en el lugar de trabajo bajo la dirección de los cuadros trabajadores marxistas de la UTWF. Mientras continuaban las amenazas de despido del patrón, los trabajadores se unieron e hicieron todo tipo de planificación con anticipación. Horas después de que el patrón despidiera verbalmente a 44 trabajadores, los trabajadores comenzaron a luchar frente a la fábrica. El patrón, que había pensado que los trabajadores se dispersarían, exigió una reunión con ellos unas horas más tarde. Nuestro compañero, que también es el abogado de los trabajadores, y el portavoz de los trabajadores elegido democráticamente, condujo todo el proceso de manera transparente. En la primera reunión, el patrón acordó pagar la indemnización por despido, pero afirmó que los propios trabajadores renunciaron al trabajo y dijo que no pagaría las indemnizaciones por preaviso y que también lo reportaría a la seguridad social. Dado que esto significaba que no podrían recibir prestaciones por desempleo, los trabajadores decidieron rechazar las sugerencias del patrón y continuar la lucha.

Durante los siguientes tres días, aunque el patrón exigió una reunión con los trabajadores todos los días, ellos demostraron su determinación de luchar hasta que sus demandas fueran aceptadas protestando frente a la sede de Zara. Durante los días de la lucha, los trabajadores intentaron ganarse el apoyo de otros trabajadores, contando sus luchas en otras fábricas y talleres. El creciente apoyo a los trabajadores de otras fábricas y la determinación del comité de trabajadores obligaron al patrón a aceptar todas las demandas y los trabajadores de Tay Tekstil ganaron.

La lucha de los trabajadores en un lugar de trabajo se extendió rápidamente entre los trabajadores de toda la región. Romper el infierno de explotación creado en la Turquía de Erdogan y crear experiencias de lucha entre los sectores no organizados de la clase trabajadora es la única forma de cambiar el futuro del país. Turquía tiene las mayores cifras de desempleo en su historia y el costo de vida está aumentando. Los debates de “normalización” de los actores burgueses contra la crisis económica y la política de Erdogan no prometen ningún cambio para los trabajadores. Cambiar el tejido social por parte de los socialistas a través de la experiencia y la organización de la lucha de los trabajadores es la única forma que marcará la diferencia para el futuro de las clases trabajadoras y los oprimidos. Esta exitosa experiencia de los trabajadores textiles significa mucho más que una lucha en el lugar de trabajo. Es un triunfo de los cuadros obreros marxistas,” lo que nos fortalecerá más.