Resolução sobre a Venezuela

Considerando:

1) Que Venezuela se encuentra bajo una certera amenaza imperialista con actuales injerencias económicas y políticas y riesgos de una posible intervención militar de alguna forma, aunque haya fracasado la maniobra golpista monitoreada por Trump y el llamado Grupo de Lima y perpetrada por Guaidó y Leopoldo López el 30 de abril de este año. La derecha y el imperialismo continúan el plan injerencista al servicio del gran capital con la finalidad de administrar el millonario negocio que otorgan nuestros extraordinarios recursos energéticos y están hoy provocando acciones económicas y políticas contra Venezuela que empeoran aún más la vida de millones. Y pretenden bajo está política fortalecer también sus planes económicos y políticos en toda la región junto a sus gobiernos socios y agentes regionales. Sabemos que nada bueno para el pueblo y lxs trabajadorxs venezolanos y latinoamericanos vendrá de la mano del imperialismo ni de la derecha títere de EEUU, y por eso rechazamos cualquier tipo de injerencismo gringo o del llamado Grupo de Lima y llamamos a enfrentarlo en las calles sin ninguna confianza en el gobierno de Maduro.

2) Que el gobierno de Nicolás Maduro apoyado en las fuerzas armadas ha venido desmantelando las mejores conquistas sociales del proceso bolivariano y ha venido aplicando un paquete hambreador de carácter anti obrero y capitalista, instalando una nueva burguesía y hundiéndonos en el sistema expoliador de la deuda externa, entregando o destruyendo los recursos naturales  y haciéndonos más vulnerables a los apetitos de las potencias extranjeras. Sometiendo a las trabajadoras, trabajadores, los sectores populares y la juventud a vivir en una situación de absoluta precariedad con la falta de agua, luz, alimentos, medicinas y todas las necesidades básicas y con salarios menores a 6 dólares por mes que no alcanzan para pagar ni una cena. Y que es también un agente del capital transnacional, en algunos casos de propios capitales estadounidenses y en general de capitales rusos y chinos, quienes en el marco de una lucha geopolítica también quieren quedarse con los recursos naturales y estratégicos de Venezuela.

3) Que al mismo tiempo que Guaidó y la derecha imperialista vociferan contra Maduro y que éste clama contra EEUU y sus títeres locales, existen enormes intentos de negociar una salida a la crisis que favorezca sus propios intereses de cúpulas, mientras seguirán descargando medidas antipopulares sobre las espaldas de lxs trabajadores y el pueblo. Que Guaidó siga en libertad y moviéndose por el país, que hubiera intensas negociaciones de los cancilleres de EEUU y Rusia y luego las reuniones en Oslo confirmadas y avaladas por el gobierno y por la oposición confirman este hecho, por lo cual exigimos el fin de las negociaciones a espaldas del pueblo venezolano, reuniones donde no se debate además ni sobre la crisis de alimentos, la falta de gasolina o la inflación incesante, sino sobre los intereses de ambas cúpulas.

4) Que frente a esto creemos que es el pueblo quien debe decidir los destinos del país; planteamos la realización de una verdadera Asamblea Constituyente libre y soberana que discuta cómo reordenar el país sobre nuevas bases económicas, políticas y sociales, y en la cual plantearíamos medidas de fondo para una salida obrera y socialista a esta crisis, en la perspectiva de un gobierno de los trabajadores, que es la única solución a favor de la clase obrera y el pueblo, frente a la profunda crisis en la cual nos sumieron dos bandos capitalistas antagónicos. Estamos por la salida de las corporaciones petroleras y el control estatal y obrero del total de la producción y distribución, estamos por el fin de la megaminería y toda forma de saqueo y destrucción ambiental, por el no pago de la deuda externa, por repatriar los millones de dólares desfalcados, por atender con esos recursos las enormes necesidades de alimentos y medicamentos que hoy tiene la población y por otorgar un verdadero aumento general de salarios. También por prohibir los aumentos de precios y castigar a toda empresa que no cumpla.

5) Que la clase trabajadora y los sectores populares necesitamos salir de esta polarización entre dos cúpulas reaccionarias y capitalistas que nos están matando y que pugnan por imponerse.  Y que frente a esta situación se necesita impulsar una política independiente y de clase, ordenada por el rechazo a toda injerencia imperialista y sus títeres locales, pero sin ningún tipo de confianza ni apoyo político al gobierno de Maduro y las Fuerzas Armadas que están sometiendo al país y debilitando todas las conquistas de la clase obrera y los sectores populares.

6) Y que se hace cada vez más necesario el impulso de las luchas obreras y populares genuinas y la coordinación de los sectores sindicales que quieran impulsan la pelea por los derechos obreros, de manera independiente del gobierno y también de la oposición proimperialista. A la vez que también se necesita la unidad en el terreno político de las fuerzas obreras, anticapitalistas y socialistas para ir forjando una alternativa.

Resolvemos:

  1. Impulsar declaraciones y otras iniciativas y acciones políticas contra toda injerencia imperialista en Venezuela y contra todo intento de golpe de estado y demás acciones que impulsa Guaidó. Seguir realizando esta política de denuncia a todos los planes de EEUU desde una posición política independiente y sin darle ningún apoyo político al régimen de Maduro.
  2. Mantener activo el impulso por construir en Venezuela una organización militante, socialista, revolucionaria, anticapitalista e internacionalista.
  3. Apoyar los pasos de coordinación clasista en las luchas obreras y de unidad obrera y socialista en el terreno político.
  4. Apoyar la campaña contra la censura de aporrea.org, medio de comunicación alternativo, popular e independiente.