Brasil: reforma administrativa: acuerdo burgués contra el pueblo

Por Alternativa Socialista/LIS

El gobierno de Bolsonaro entregó la propuesta de Reforma Administrativa. Las sonrisas en los rostros de Bolsonaro, Guedes, Maia, Alcolumbre e incluso Rede Globo, que avanzaron con la campaña “imparcial” a favor de la reforma, eran notables. El objetivo es aprobarlo a finales de este año. Como ya hemos dicho, es el acuerdo burgués para atropellar a la clase obrera y al pueblo pobre.

El proyecto de Reforma Administrativa tiene por objeto destruir el sector público, responsable de los servicios indispensables para la población brasileña. Algunos de los puntos de la reforma son: fin de la estabilidad para la mayoría de las categorías de servidores; prohibición de las progresiones de carrera por duración del servicio; despidos por desempeño; extinción de cargos y órganos vacantes, lo que puede abrir las puertas a la extinción de Ibama y del INCRA, por ejemplo, todo lo que quiere Bolsonaro; reorganización de las autarquías y fundaciones, lo que puede afectar directamente a las universidades e institutos federales, amenazando sus autonomías.

Los medios de comunicación, incluida la Red Globo, el gran “enemigo” del clan Bolsonaro, ya han comenzado sus campañas para la aprobación urgente de la Reforma. Incluyen en su programación los engañosos discursos de “modernización del servicio público” y “fin de los privilegios”. ¡Todo mentira! Las viejas castas, jueces, militares y parlamentarios ni siquiera se verán afectados por esta reforma. En otras palabras, el grueso de lo que ellos consideran “gastos” permanecerá intacto mientras que las categorías con salarios más bajos, y que en realidad trabajan, serán golpeadas – los maestros y los trabajadores de la salud que este gobierno odia tanto.

En la misma campaña, tratan de dividir nuestra clase jugando a los trabajadores del sector público contra los del sector privado. El apuro es tan grande para la aprobación, ya que se cobra constantemente por ello al Bolsonaro-Guedes, que por el momento han quitado la Reforma Fiscal, que enfrenta acalorados desacuerdos en el propio sector burgués, y darán total prioridad a la Reforma Administrativa.

Puede parecer que el ataque se limitará a los trabajadores del estado, pero el problema es mayor. Si se aprueba la reforma, los gobiernos de turno -federal, estatal y municipal- podrán mantener el servicio público bajo su control político, con mandos y desmandos donde y cuando quieran, ofreciendo a la población un servicio precario en el que los trabajadores y las trabajadoras del sector público, que efectivamente prestan el servicio, se verán constantemente acosados sin seguridad laboral y sin la posibilidad de tener voz y lucha para defender y mejorar el servicio. Los gobiernos podrán, en la práctica, decidir si los servicios existirán realmente o no.

La confianza en sí mismo que se ha ido apoderando de Bolsonaro, desde la última encuesta de popularidad, ha llevado al gobierno a evaluar que era el momento de seguir atacando, incluso con cautela y desconfianza. Se hizo evidente, por ejemplo, la indisposición entre Guedes y Maia, pero el gobierno da marcha atrás. La crisis continúa, es crónica, institucional y la definición del régimen aún no ha salido de la mesa precisamente porque es el elemento principal de la crisis.

Entonces, ¿cuál es la “fórmula” de Bolsonaro y su pandilla para resolver la crisis? Empujando a la clase obrera a la miseria, a la juventud a la desesperanza, a los sectores oprimidos a la opresión y al exterminio, y a los pobres al hambre. La Reforma Administrativa es una parte de este paquete de guerra donde el objetivo es mantener los bolsillos de la burguesía, los verdaderos parásitos, siempre llenos.

¿Es posible derrotar la Reforma Administrativa y derrocar a Bolsonaro?

Las oposiciones al gobierno, incluyendo la izquierda y los “progresistas”, aún no se han despertado, o no quieren hacerlo, y siguen rezando la misma cartilla de oposición sobre los límites del orden, es decir, la que dejará que Bolsonaro desangre al pueblo hasta las elecciones de 2022. Por el momento, algunos, como Lula y el PT, están preocupados por ganar el mayor número posible de ayuntamientos, pero Bolsonaro se queda. Incluso es conveniente, ya que servirá de espantapájaros para las campañas de la oposición.

Estos sectores todavía alimentan la idea de que es posible “domar” a Bolsonaro y prohibir lo que sus políticas pueden hacer. Sabemos que esto no es posible. La manera de derrotar a este gobierno de guerra es movilizarse en defensa del 99% de la población y de la soberanía del estado brasileño que está siendo profundamente atacado. Se moverán para impedir la reforma en el terreno de la burguesía y donde somos minoría, el parlamento, para luego resignarse a “hicimos todo lo que pudimos”. Los derrotistas seguirán diciendo: “nuestra clase no estaba lo suficientemente madura para movilizarse.

El gobierno está tratando sabiamente de recuperarse en medio de la pandemia de Covid-19 y encontrar un acuerdo sólido para continuar hasta el final del mandato y, quién sabe, otro. Pero la crisis mundial y la brasileña no es fácil de resolver. Empuja a los trabajadores a la miseria, pero también abre posibilidades de lucha. Nuestra tarea es saber cómo aprovechar estas lagunas para luchar contra nuestros enemigos.

La verdad es que si las centrales sindicales, los sindicatos, los partidos y los movimientos sociales no sacan los pies del atolladero en que se encuentran y construyen una campaña nacional masiva, se dará la derrota.

El CSP-Conlutas debe convocar urgentemente a todas sus bases para discutir cómo enfrentar ésta y las demás reformas. Debemos exigir que los demás centrales dejen de dormir y convoquen a las bases para poner en marcha un plan nacional de lucha.

El momento de luchar es ahora. Es perfectamente posible hacer converger las movilizaciones con la participación en las elecciones. Sin sectarismo ni oportunismo. Con unidad de acción en las calles para impedir reformas impopulares y reconstruir el derrocamiento del gobierno de Bolsonaro-Mourão.

Alternativa Socialista-PSOL, defiende una campaña nacional en defensa de nuestros derechos, para impedir la Reforma Administrativa, en defensa del servicio público! Fora Bolsonaro y Mourão!