Brasil – Elecciones municipales: votá PSOL 50 y luchá con la izquierda radical

Por Alternativa Socialista/PSOL

Hay al menos dos factores generales que pueden definir las elecciones municipales de este año como atípicas. El Brasil y el mundo han sido devastados por un escenario pandémico no visto desde hace un siglo, con miles de muertos y millones de contaminados en el país. Otro factor importante, como una extensión de 2018, es la presentación pública de candidaturas de extrema derecha en las elecciones. Todo esto, y mucho más, en el momento de una crisis sin horizonte de solución.

El país está hundido en más de 14 millones de desocupados, 4,1 millones sólo entre mayo y septiembre, y 4,8 millones están desanimados. Un PBI que ya había disminuido, se espera que caiga en un -5%, según el Banco Central. Dondequiera que se mire, el panorama es abrumador. La inflación erosiona los salarios diariamente con artículos básicos, cada vez más “lujosos”, el Real es aplastado por el Dólar/Euro.

¿Qué futuro?

Es una pregunta que aún no está clara. La izquierda radical presenta un proyecto alternativo para salir de la crisis y derrotar a la extrema derecha, pero de forma embrionaria. Al mismo tiempo, disputan la derecha tradicional, centro-derecha/izquierda y la izquierda del regimen. Cada una de ellas ofrece soluciones que van desde la barbarie completa hasta el mantenimiento de relaciones podridas entre las instituciones burguesas.

El gobierno continúa atacando donde puede para garantizar el beneficio de la pequeña porción de los súper ricos: bioma devastado, reforma administrativa en curso, dinero usurpado de la educación, fin de subsidios y planes sociales, etc. A decir verdad, las embestidas no siempre logran victorias, el reciente intento de allanar el camino para la privatización de las Unidades Básicas de Atención de Salud, ha resultado ser un fiasco por el rechazo popular. Aún así, Bolsonaro se sostiene por el “gran acuerdo burgués” evitando así el mal tiempo en el período electoral, pero con una deshidratación de la base que salió a la calle en su defensa y una mala/pésima aceptación que oscila en las capitales desde el 17% en Boa Vista hasta el 65% en Salvador[1].

La izquierda podría aprovechar toda esta situación de crisis para disputar una solución alternativa. Pero esto no es lo que sucede. Por un lado, un sector se aísla en la autoproclamación, por otro, el PSOL, el partido que construimos, alimenta las ilusiones en el PT/PCdoB, adscrito en la mayoría de las capitales, haciendo alianzas con partidos bolsonaristas en varios municipios y atacando a la clase obrera en los estados donde gobiernan.

Al mismo tiempo, se especuló con que el bolsonarismo cosecharía los mejores frutos de las elecciones, lo cual no está ocurriendo. Están bien situados en unas pocas capitales. En São Paulo, por ejemplo, la amenaza bolsonarista es Boulos. Además, la regla es más fisuras en sus candidaturas, en algunos lugares más de dos o tres. La mayoría, en las ciudades medianas y pequeñas, ni siquiera vinculan directamente el apoyo al Bolsonaro por miedo a perder votos.

Los hijos legítimos del bolsonarismo no están ocupando los espacios deseados, pero estos espacios están ocupados por la derecha tradicional o centro-derecha/izquierda que negocian directamente con el gobierno y ayudarán – o cerrarán los ojos – en la aplicación de medidas impopulares. De todo este escenario, está claro que sólo la izquierda radical y socialista es capaz de luchar consistentemente contra este miserable gobierno.

Vamos con el PSOL 50

La tendencia del PSOL en estas elecciones es de expansión parlamentaria y en algunas ciudades del ejecutivo. En São Paulo, Boulos lleva una campaña de calle, con mucha llegada y con cada encuesta crece en sus intenciones de voto. El gran desafío es asegurar un lugar en la segunda ronda contra Bruno Covas, el candidato a gobernador, el ex BolsoDoria. Pero hay algunas piedras en el camino, el asqueroso Russomano, un candidato de Bolsonaro, y Márcio França, un tucano fuera del nido. En cualquier caso, Boulos ya ha demostrado ser un fenómeno electoral importante, acumulando una importante victoria política.

En Belem, Edmilson tiene una ventaja considerable sobre el segundo puesto y evidencia una campaña en la que la población pide un gobierno de los que trabajan. Contradictoriamente, Edmilson ha cerrado un peligroso y equivocado arco de alianzas que incluso contiene el PDT y  REDE. No es posible gobernar para nuestra clase con partidos burgueses, el frente popular no es el camino para derrotar al bolsonarismo. Con una campaña clasista, la camarada Silvia Leticia, candidata a concejala con el apoyo de la Alternativa Socialista y la LIS, es una verdadera apuesta de un mandato socialista de lucha.

A pesar del avance electoral, el PSOL sigue mostrando sus limitaciones: en Recife juega el papel deprimente de “consejero de izquierda” de la candidatura del PT (con el PMB y el PTC) contra el PSB que, en general, tiene el mismo programa de gestión de la ciudad para los ricos. En Río de Janeiro, Freixo, el único con posibilidades reales contra Paes o Crivella, cometió un grave error al no mantener su candidatura. La población está ahora amargada entre dos candidatos burgueses corruptos. Freixo se aleja cada vez más, incluso hace campaña para candidatos de partidos patronales. En varias ciudades del país, el PSOL hace alianzas con partidos burgueses. Es necesario que el partido cambie esta línea.

Llamamos a votar por el número 50 y luchamos para que el PSOL sea una herramienta en la derrota de Bolsonaro y en la superación de los proyectos de Frente Popular. Pero todavía hay un camino. Todavía estamos discutiendo con camaradas y agrupaciones del Bloque de la Izquierda Radical.

Elecciones antidemocráticas y pos-elecciones

Esta elección municipal será marcada como una de las más antidemocráticas de los últimos años. Cada vez menos personas tienen acceso a debates cruciales. Partidos como el PCB, el PSTU, la UP y el PCO viven en una situación de semi-ilegalidad debido a la exclusión en los espacios y el PSOL tiene un tiempo cada vez más suprimido. Las principales cadenas de televisión han terminado los debates con la excusa de la pandemia, pero siguen con la programación normal. Es necesario utilizar el espacio que tenemos para denunciar esta situación y los ataques del gobierno de Bolsonaro. El PSOL ha infrautilizado el espacio para este fin.

Las centrales sindicales y los partidos, PT/PCdoB, que antes de las elecciones no movían un dedo contra el Bolsonaro por la pandemia, ahora hacen cínicamente sus campañas callejeras – las candidaturas burguesas están haciendo una verdadera juerga de contaminación del Covid-19. La cínica excusa continuará con el receso de fin de año.

Debemos detener el letargo. Es hora de movilizarse, reconstruir la lucha para derrocar al gobierno de Bolsonaro y presentar a la clase obrera, a los sectores minoritarios y a los pobres un programa para superar la crisis con: 1) Fin del pago de la “deuda” externa; 2) Tributación de los súper ricos; 3) Plan nacional de generación de empleos con obras públicas; 4) Aumento salarial según Dieese (R$ 5). 005,91 en octubre); 5) Planificación nacional de salud pública al 100% en la lucha contra Covid-19; 6) Anulación de las reformas impopulares; 7) Plan nacional de recuperación del bioma; 8) Estatización de los sectores estratégicos bajo el control democrático de la clase obrera.

Nosotros, desde la Alternativa Socialista (PSOL), defendemos este programa y nos ponemos al servicio de la importante tarea que tiene por delante la izquierda socialista y la tan necesaria unidad de acción contra el gobierno de Bolsonaro. ¡Vote por el PSOL 50 y luche con la izquierda radical!


[1] La segunda encuesta de Ibope realizada en el período da campaña electoral indica una caída en la aceptación del gobierno de Muy bueno/Bueno y aumento de Malo/Pésimo