Brasil: 7° Congreso del PSOL profundiza la política de último vagón en el tren del PT

PSOL Brasil

Por Alternativa Socialista/PSOL – LIS, Brasil

Mientras la crisis y la lucha de clases se hace más intensa en Brasil, momento en que las organizaciones que se reclaman socialistas deberían ser más activas, el PSOL pasa por su 7º Congreso Nacional, más antidemocrático, donde la dirección mayoritaria (campo del PSOL de todas las luchas) profundiza la línea de bajar sus banderas para garantizar un lugar como ala izquierda de la conciliación de clases lulopetistas. Presentamos un primer balance sobre el congreso aún en curso.

El 7º Congreso Nacional del PSOL, el partido que construimos como corriente interna, se celebra entre los meses de abril y septiembre. Un congreso marcado por las profundas desigualdades y el avance de los elementos más antidemocráticos del partido. Desde el principio, desde el Movimiento de Izquierda Radical, junto con otras corrientes (adiacongressopsol.com.br), nos hemos posicionado en contra de la celebración del congreso en un año pandémico, con miles de muertos y Brasil en el epicentro de la contaminación mundial, y sin la vacunación de la mayoría de la población, conscientemente paralizada por el gobierno genocida de Bolsonaro. A pesar de ello, el campo del PSOL de todas las luchas (construido por las corrientes Primavera Socialista, Revolução Solidária[1], Resistencia, Insurgencia, Subverta y otras menores), mayoritario en la Dirección Nacional, decidió jugar un congreso con debates virtuales vaciados y votaciones presenciales, arriesgando a la militancia de forma innecesaria, para poder avanzar en su proyecto de “refundación” del partido.

El momento en el que más crece el PSOL es también en el que el partido se enfrenta a una encrucijada: seguir siendo una referencia en la vanguardia que grita por Fora Bolsonaro en las calles (29M, 19J, 3J, 13J, 24J) e impulsar una alternativa posible con otras fuerzas de la izquierda clasista; o hacer trizas su programa fundacional y hundirse de una vez por todas como consejero de izquierdas del proyecto históricamente fracasado del PT, es decir, ser uno más entre tantos que engañan a la clase trabajadora con garantías en el capitalismo en su fase decadente. Decimos encrucijada porque esto es fundamentalmente lo que está en juego en el curso del congreso.

Ser o no ser el último vagón en el tren Lula 2022

Esa es la cuestión. El camino equivocado que sigue el campo del PSOL de todas las luchas al demarcar públicamente su antagonismo a la precandidatura de Glauber Braga a la Presidencia de la República, del propio partido y construida entre muchas manos (manifestoglauber.com.br), arroja a nuestra organización al ostracismo. No hay duda de que la tarea fundamental e inmediata es el derrocamiento de Bolsonaro en las calles; al mismo tiempo, el PSOL debe armarse políticamente en todos los espacios. La precandidatura de Guilherme Boulos a la gobernación de São Paulo en 2022, que evaluamos como verticalizada y equivocada, ¿significa abandonar la lucha por Fora Bolsonaro hoy? La política del bando mayoritario desarma al partido lanzándolo a la campaña Lula 2022.

Con las encuestas estimadas sobre las elecciones de 2022 apuntando a Lula en primer lugar con una buena ventaja frente a Bolsonaro, que podría perder incluso con Ciro Gomes (PDT) y João Doria (PSDB) en la segunda vuelta, el campo del PSOL de todas las luchas actúa en unidad para garantizar el último vagón de la conciliación de clases, detrás de los vagones de los sectores burgueses “progresistas” que Lula intenta montar para garantizar su victoria. De todo ello, el giro más regresivo proviene de las corrientes que se reivindican trotskistas y que hoy son las responsables de sostener a la mayoría de la dirección. Por un lado, desgraciadamente, la conversión de la Insurgencia/Subverta (dos de las tres secciones oficiales del Secretariado Unificado) en una línea auxiliar, borrando de una vez por todas la pasada oposición al antiguo campo mayoritario de la Unidad Socialista. Por otro lado, la Resistencia, fruto de una escisión del PSTU y posterior unificación con otra organización, cumpliendo el papel de ser el sector acrítico en defensa de Lula 2022: compartiendo mensajes de las redes del ex presidente, participando en espacios de la campaña petista, como Llama a Lula / Plan de Reconstrucción de Brasil y, cuando Lula comete algún “desliz”, poniéndose a disposición para ser los nuevos asesores de la izquierda.

La participación de los socialistas en las elecciones burguesas es un puente entre la táctica y los principios. Combatimos el oportunismo donde todo en el campo electoral es táctico, de la misma manera, el sectarismo donde cualquier movimiento escapa de los principios. No hay ningún principio en tener una candidatura propia, en este momento crucial de la crisis brasileña debemos lanzar todas nuestras fuerzas en un frente clasista en las calles y por supuesto en las elecciones con un programa anticapitalista. La precandidatura colectiva con Glauber Braga abre el debate, no lo cierra, y precisamente éste era uno de los objetivos del congreso. El apoyo a Lula el próximo año ofrece como única opción la adhesión al programa de conciliación de clases, no hay posibilidad progresiva ni de ruptura de ningún sector de este espacio. Incluso en minoría, el PSOL no puede diluirse en la ilusión de que Lula resuelva la crisis que hoy asola Brasil.

Una parte de la población alberga la ilusión de que Lula puede resolver los problemas que enfrentamos. Respetamos y entendemos que esta experiencia se pueda hacer. Es decir, que el ciclo del lulismo aún no ha terminado, por innumerables factores que no caben aquí. Pero en ningún momento las corrientes socialistas pueden utilizar el factor subjetivo, de hecho un elemento de este factor, para justificar el ir detrás de la conciencia inmediata. Primero porque también es real que otra parte de la población aún vive la desilusión con el petismo, y segundo porque Lula no resolverá las condiciones objetivas de la crisis brasileña. Las condiciones anteriores que hicieron posible el crecimiento económico, considerablemente para los sectores burgueses, en los gobiernos del PT ya no existen y no pueden ser creadas artificialmente a golpe de bolígrafo, lo que ni siquiera ocurrirá. Sólo una ruptura radical con las recetas del capital dará a Brasil la posibilidad de salir de la condición periférica y ofrecer a la mayoría de la población condiciones verdaderamente dignas con un gobierno socialista. La dinámica de esta época del capitalismo empujará a la clase obrera, a los pobres y a los oprimidos cada vez más a la miseria absoluta y a la barbarie total.


Tal vez te interese Brasil: Bolsonaro, Lula y el abajo que se mueve


Qué PSOL queremos

El 7º Congreso Nacional del PSOL se produce en el peor momento y de la peor manera. Es antidemocrático por excelencia al separar los espacios de debate de las tesis y las contribuciones nacionales/estatales de las votaciones. Los debates virtuales que ya se han cerrado se han vaciado, quedando muy lejos de la vida orgánica militante. El resultado será que los afiliados votarán sin haber seguido en absoluto los debates cruciales para el partido. Esta lógica sólo interesa a los que ya son mayoría, el campo del PSOL de todas las luchas. Es urgente conformar una unidad de todas las corrientes nacionales y regionales para dar la consiguiente batalla en defensa del programa fundacional y por tanto contra el proyecto de “refundación” del campo mayoritario. Nosotros, desde Alternativa Socialista y el Movimiento de Izquierda Radical, llamamos a los compañeros del MES, la Comuna, la APS, la Centralidad del Trabajo, la CST, la LSR, Alicerce, Fortalecer el PSOL, la Revolución Brasileña, las corrientes regionales y la militancia independiente a unirse en esta unidad en defensa del PSOL.

La tarea inmediata es derrotar a la banda corrupta y genocida de Bolsonaro. Para ello, necesitamos un PSOL radical, ligado umbilicalmente a su base y capaz de conectarse con la vanguardia que se muestra dispuesta en las calles a echar a Bolsonaro y a Mourão. No queremos formar parte del tren de la conciliación de clases.


[1] Corriente recientemente fundada y que Guilherme Boulos representa.