Papeles de Pandora: los ricos evaden, los pobres pagan

Papeles de Pandora: los ricos evaden, los pobres pagan

El nuevo escándalo por la investigación sobre los grandes evasores pone de relieve la codicia y la injusticia del sistema capitalista.

Por Rubén Tzanoff

Eludir impuestos es una práctica común entre los ricos y poderosos. La facilitan los gobiernos y las instituciones. Mientras los ricos evaden para sus lujos, los pobres pagan impuestos por los alimentos y por trabajar. No son hechos aislados, sino prácticas comunes, propias del sistema capitalista.

Investigación reveladora

Cada tanto hay filtraciones de informaciones que ponen al desnudo el funcionamiento del capitalismo. En su momento fueron los Papeles de Panamá  y WikiLeaks. Ahora les llegó el turno a los Papeles de Pandora, nombre con el que se dio a conocer la indagación realizada por el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación. Los documentos publicados explicitan la riqueza oculta y los mecanismos de las sociedades “off shore” para eludir impuestos mediante un entramado de sociedades pantallas.

Ricos y famosos

En la lista figuran las maniobras financieras de: 35 líderes y ex jefes de Estado, 330 altos cargos políticos, 91 países y de muchos personajes de renombre mundial. Entre otros tantos se encuentran: el rey Abdalá de Jordania, el ex primer ministro británico Tony Blair, miembros del entorno del presidente ruso Vladímir Putin, el primer ministro de la República Checa, Andrej Babis, los presidentes: Volodímir Zelenski (Ucrania), Sebastián Piñera (Chile) y Luis Abinader (República Dominicana). Los expresidentes: Andrés Pastrana y César Gaviria (Colombia) y allegados a los exmandatarios Néstor Kirchner y Mauricio Macri (Argentina).

Algunos de los famosos señalados son: Julio Iglesias, Shakira y Pep Guardiola. También están Corinna Larsen, ex amante del emérito Juan Carlos I y Sanginés-Krause, el empresario y amigo que financió tarjetas de crédito utilizadas por miembros de la familia real.

Cínica formalidad

A modo de denuncia, desde el 2017 la Unión Europea publica una lista negra de paraísos fiscales. Es una formalidad que acaba de mostrar su inutilidad con la última actualización, dada a conocer hace pocos días. En ella dejaron afuera a las islas Seychelles, Anguila y Dominica. Y no incluyeron las islas Vírgenes Británicas. O sea que, no figuran los paraísos fiscales que ocupan lugares destacados en los Papeles de Pandora. El poder no evita la evasión, la facilita con cínica formalidad.   

Penalizados y favorecidos

Los gobiernos y sus organismos recaudadores penalizan al pueblo trabajador con cargas tributarias regresivas, como el IVA y el impuesto a las ganancias sobre el salario. Es decir, que aumentan los precios de los bienes de consumo elementales y cobran por ejercer el derecho al trabajo. Lo que hay que hacer es eliminar ambos gravámenes y cobrar impuestos progresivos a las grandes fortunas.

Como contracara, las sociedades “off shore” son legales, a condición de que sus actividades sean declaradas ante las autoridades fiscales del país del residente. Desde el poder se facilitan los mecanismos legales para concretar la evasión. Crean una válvula de escape financiero para favorecer a los ricos de tal manera que mantengan sus privilegios y sólo paguen migajas.

Es el capitalismo

Cuando los empresarios y los ricos evaden, se llevan a sus bolsillos el dinero que los Estados deberían destinar a salarios, salud, vivienda y educación pública. Y lo seguirán haciendo. Siempre con la complicidad de las autoridades, cuyos funcionarios de alto rango también evaden.

A pesar de los anuncios propagandísticos sobre supuestos controles, la transparencia no aparece. Aunque cambian los nombres de las listas, se mantiene la esencia opaca del capitalismo. Un sistema que no puede ser humanizado, honesto, ni justo. Por eso hay que derrotarlo con la revolución socialista y construir una sociedad completamente distinta, sin explotadores, ni corruptos. Justa y solidaria, donde sean los trabajadores y el pueblo los que debatan y decidan todo.


Te puede interesar El nuevo pacto militar imperialista, AUKUS, le hace pagar a la clase obrera la guerra con China